Justicia de EEUU anula condena de adolescente negro ejecutado hace más de 90 años

La justicia llega demasiado tarde para Alexander McClay Williams, ejecutado hace 91 años, cuando tenía 16, por un crimen que no cometió. Un juez de Filadelfia ha declarado "nolle prosequi" la condena, retirando oficialmente todos los cargos contra este joven negro acusado de homicidio.


Fuente: AFP

 

El empeño de Sam Lemon, bisnieto del que fue su abogado defensor, William H. Ridley, el primer negro que entró en el colegio de abogados del condado de Delaware, han hecho posible esta revisión de la historia judicial estadounidense.

El abandono de los cargos contra Williams “es un reconocimiento de que las acusaciones contra él nunca deberían haberse producido”, dice el fiscal del distrito Jack Stollsteimer en un comunicado fechado el 13 de junio.

“Tristemente, no podemos deshacer el pasado. No podemos reescribir la historia para borrar los agravios atroces de nuestros antepasados. Sin embargo, cuando, como en este caso, se puede hacer justicia reconociendo públicamente nuestro error, debemos aprovechar esa oportunidad”, sostiene el fiscal, que espera que con esta decisión, tanto la familia del joven como su abogado “puedan estar en paz”.

Williams, internado en el colegio para chicos Glen Mills para expiar sus culpas de delincuente, fue reconocido culpable y sentenciado a muerte el 27 de febrero de 1931 por el asesinato de la enfermera (blanca) Vida Robare, de 34 años, en la casa que ésta ocupaba en el recinto del centro.

El cuerpo sin vida lo encontró su exmarido Fred Robare, también empleado del colegio y del que estaba divorciada por su “extrema crueldad”, lo que fue obviado por los investigadores, que nunca le consideraron sospechoso.

Y eso pese que en la puerta de la escena del crimen había huellas de una mano de adulto ensangrentada. Dos expertos en huellas dactilares las examinaron pero nunca se esclareció a quién pertenecían.

 

– Sin pruebas –

 

El acusado fue el joven Williams, quien en los 17 días transcurridos entre su detención y la designación de un abogado de oficio, firmó tres confesiones diferentes y fue interrogado cinco veces sin la presencia de un letrado o de algún familiar.

El joven terminó “confesando” el crimen pese a que no había testigos ni pruebas que lo implicaran directamente.

El abogado defensor, al que el tribunal le dio 10 dólares para gastos (unos 173 dólares actuales) solo dispuso de 74 días para armar una defensa, sin medios apara contratar investigadores o expertos.

El jurado del juicio, que duró menos de dos días, estaba integrado exclusivamente por blancos, que tardaron menos de cuatro horas en establecer su culpabilidad.

Nunca se presentó un recurso contra el fallo.

“Estoy feliz de que haya acabado de la forma en que debería haberlo hecho al principio”, dice su hermana Susie Wiliam-Carter en declaraciones al diario The Inquirer.

“Queríamos que se anulara, porque sabíamos que era inocente, y ahora queremos que todo el mundo lo sepa también”, agrega esta mujer de 92 años, única superviviente de los hermanos del ejecutado más joven del estado de Pensilvania.

En 2017, a raíz de las gestiones de Sam Lemon y de su abogado, Robert Keller, el expediente de Williams fue eliminado.

“Creemos que es del interés de la justicia y de la defensa de la integridad de nuestros tribunales hacer lo que esté en nuestras manos para subsanar este error”, ya que los derechos del joven “fueron violados en una forma irreparable”.

Recientemente, otro hombre, Kevin Strickland, fue absuelto tras pasar 43 años entre rejas por un crimen que no cometió.

Lo dicho por el papa sobre “mariconeo”, fue a puertas cerradas: ‘traicionado’ pide disculpas

El papa Francisco “nunca tuvo la intención de ofender o expresarse en términos homófobos, y pide disculpas a quienes se sintieron ofendidos”, publicó este martes la oficina de prensa del Vaticano, tras la polémica que se generó después de que el pontífice instara a los obispos italianos a no aceptar en los seminarios a candidatos gays, porque “ya había mucho mariconeo” en esos lugares.

Según medios italianos, el papa Francisco utilizó un término despectivo para referirse a los homosexuales en la Iglesia Católica durante una reunión a puertas cerradas con obispos italianos. Jorge Bergoglio, de 87 años, usó una palabra del dialecto de Roma, “frociaggine”, que se considera despectiva para referirse a los homosexuales.

“Según los obispos contactados” por el diario Corriere della Sera, “está claro que el pontífice no era consciente de lo insultantes que eran sus palabras en italiano”, escribió el principal diario italiano en su página web.

“Más que con vergüenza, sus declaraciones fueron recibidas con algunas risas incrédulas, porque la metedura de pata” del papa argentino “era evidente”, prosiguió el medio. En tanto, el diario La Repubblica dio la misma información, citando varias fuentes que la corroboran.

En el comunicado difundido por la Sala de Prensa de la Santa Sede se detalla que Jorge Mario Bergoglio está al tanto de las noticias publicadas sobre su reunión con los obispos de la Conferencia Episcopal Italiana. Por ello, repite una vez más que “¡en la Iglesia hay lugar para todos, para todos! Nadie es inútil, nadie sobra, hay sitio para todos. Tal como somos, todos nosotros”.

Te puede interesar: ¿USD 200.000 para no ver 213 kg de cocaína?: caída y prisión para comisario y cinco policías

El diario La República recordó que el papa Francisco siempre militó por una Iglesia abierta a todos, sin distinción de la orientación sexual de los fieles, pero en la reunión insistió en prohibir el acceso a los seminarios a las personas abiertamente homosexuales.

Según recalcó el medio Vida Nueva, esta postura de Francisco va en la línea de la praxis y la normativa de la Iglesia. La Instrucción elaborada por el Vaticano en 2005 y confirmada por él mismo en el 2016 estipula que “la Iglesia no puede admitir em el seminario y las órdenes sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay”.

El Papa pide frenar el “mariconeo” y evitar ingreso de homosexuales a seminarios

Según medios italianos, el líder de la Iglesia católica supuestamente habría sido “categórico” al comunicar a los obispos que “no deben admitirse personas homosexuales en los seminarios”.

La respuesta del Papa Francisco llegó después de una pregunta formulada por un obispo que solicitó ser aconsejado respecto a cómo actuar ante la situación en que una persona abiertamente homosexual solicite la orden para convertirse en sacerdote. El Papa le respondió que, por experiencia, es mejor que no entren en el seminario, pues “suelen mantener una doble vida” que hace que sufran tanto ellos como quienes les rodean.

El pontífice, de nacionalidad argentina, supuestamente utilizó la palabra Frocciagine, una palabra despectiva y ofensiva en italiano, equivalente al “mariconeo” o “mariconería” en español. Sin embargo, pidió a los obispos que “acompañen” con “respeto y delicadeza” a los seminaristas rechazados.

Te puede interesar: Rachid anuncia que acudirá al Congreso si lo convocan por los conductos correctos

El Vaticano emitió un pronunciamiento señalando que el Papa no hablaba italiano en su familia, sino piamontés, por lo que no sabía que el término es ofensivo. Según el medio ‘Corriere della Sera’, los obispos presentes consultados dijeron que la frase fue recibida “con algunas risas incrédulas” y que “era evidente” que el Papa no era consciente de lo ofensiva que resulta esa palabra en italiano.

Capturan en Colombia a ‘El monstruo de Tabio’, un peligroso feminicida serial

Carlos Andrés Rivera Ruíz, de 42 años, habría asesinado por lo menos a ocho mujeres en varios municipios rurales del país suramericano.

Un peligroso feminicida serial, que habría asesinado por lo menos a ocho mujeres, fue capturado por las autoridades colombianas en el municipio Tabio, Cundinamarca, a 31 kilómetros de Bogotá, la capital del país suramericano.

Carlos Andrés Rivera Ruíz, de 42 años, fue detenido por la Fiscalía de Colombia y la Policía. ‘El Monstruo de Tabio’, como ha sido llamado, es señalado de acechar a sus víctimas, de someterlas, de golpearlas brutalmente y de abusar sexualmente de ellas para luego asesinarlas.

La Fiscalía colombiana informó en sus redes que Rivera Ruíz estaría implicado en, por lo menos, ocho feminicidios ocurridos entre 2019 y 2024 en Cundinamarca, Medellín y otros municipios de Antioquia.

¿De qué se le acusa?

El Ministerio Público lo acusa de feminicidio, acceso carnal violento y hurto calificado, todas las conductas son agravadas.

Debido a que no aceptó su responsabilidad en los hechos atribuidos, deberá cumplir medida de aseguramiento en un centro carcelario.

La captura ocurrió cuando funcionarios de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía (SIJIN) lo interceptaron a bordo de un autobús. Rivera Ruíz tenía con él ropa y objetos cortopunzantes que pudieron haber sido utilizados en sus asesinatos.

¿Cómo cometía los feminicidios?

Su más reciente crimen había ocurrido días atrás, el 19 de mayo. ‘El monstruo de Tabio’ sería el responsable del feminicidio de Cecilia Santana, de 58 años, cuyo cadáver fue hallado a orillas del río Frío, en el mencionado municipio cundinamarqués.

Su ‘modus operandi’, según la Fiscalía, era identificar a las posibles víctimas mientras caminaban solas por zonas rurales. En parajes alejados les salía al paso y las amenazaba con objetos cortopunzantes.

Tras someterlas, las llevaba por la fuerza a lugares solitarios donde las golpeaba cruelmente y las violentaba sexualmente para, posteriormente, asfixiarlas. Las autoridades reportan que en algunos casos les cortó una oreja a sus víctimas.

El ente acusador afirma en un audio que el feminicida sometía a las mujeres a una serie de vejámenes físicos y sexuales. Además, el tratamiento dado a los cuerpos, una vez que cometía los asesinatos, “demuestra el desprecio por la dignidad humana”.

Los otros casos

Las investigaciones hechas por la Policía permitieron determinar que los femicidios anteriores tuvieron lugar en Medellín y en los municipios antioqueños de Bello, Copacabana y Ciudad Bolívar. Tras cometer el último de sus crímenes se escondió en una finca.

Según se asevera en una grabación del ente acusador, con las declaraciones de una fiscal no identificada, en tres de los feminicidios que habrían sido cometidos por Rivera Ruíz se encontraron elementos en común.

Tres de los cadáveres fueron hallados en las riberas de un río y las víctimas “fueron agredidas sexualmente y se evidenció que fueron golpeadas brutalmente, causándoles múltiples agresiones y asfixia. Además, fueron degradadas completamente en su integridad física y sexual”.

Ya en 2023, la Secretaría de Seguridad de Medellín había ofrecido una recompensa de 200 millones de pesos (unos 51.000 dólares) por datos que llevaran a su captura.