La horrible historia de la orangután abusada por cientos de hombres en un burdel

Pony fue por años la “estrella” de un prostíbulo en Borneo, Indonesia. Hoy vive al cuidado de una fundación protectora de animales, aún traumatizada por los tratos crueles a los que fue sometida.


Fuente: Infobae

Su nombre es Pony y hace 18 años vive en un refugio para orangutanes, tratando de volver a confiar nuevamente en las personas y sin poder vivir en la naturaleza a causa de los traumas y secuelas que le quedaron de sus años de maltratos.

En 2003, 35 policías armados entraron a un burdel de Indonesia para realizar un rescate de lo más insólito, pues por muchos años en ese lugar habían tenido a una orangután esclavizada y víctima de abusos sexuales.

Antes de su rescate, Pony era una de las principales atracciones de un burdel en Borneo, al cual acudían trabajadores de una granja de palma cercana que no tenían mucho dinero para pagar por una buena compañía.

Ella era la “solución” para saciar su apetito sexual por poco dinero, y sorprendentemente era toda una sensación.

Era un suplicio diario, Pony permanecía encadenada en el burdel, y cada dos días le afeitaban todo su cuerpo para dejarla “lista” para los clientes. Esto le causaba llagas en la piel, irritaciones, la exponía a los mosquitos y a enfermedades.

También la maquillaban, obligando a usar labial, mascarillas, vestidos, pelucas, cadenas y todo tipo de artefactos para hacerla “más atractiva”, pero que solo servían para hacer su situación más degradante.

A Pony la enseñaron a hacer actos sexuales desde muy pequeña, cuando fue arrebatada de los brazos de su madre y vendida quien sabe cuantas veces antes de dar a parar a aquel prostíbulo.

Cuando la rescataron, dicen los expertos, la orangután ya llevaba mucho tiempo siendo abusada. Un primate de esta especie se queda con su madre entre los seis u once primeros años de vida. Por lo que la separación de Pony debió ser muy traumática.

Hoy, con 24 años, sigue al cuidado de la Borneo Orangutan Survival Foundation, viviendo en uno de sus centros de rehabilitación.

“Pony está viviendo una vida saludable dentro del complejo en estos días. A la edad de 24 años, su condición actual, la falta de habilidades y comportamiento naturales, no le permite ser colocada en otro tipo de recintos”, dice en una comunicación reciente con The Sun el portavoz de la fundación Nico Hermanu.

La fundación cuenta con una isla santuario donde tiene orangutanes rescatados, pero Pony todavía no está apta para vivir allí a causa de sus traumas.

“Esperamos que algún día pueda tener la oportunidad de vivir en la isla santuario. En el complejo en el que se aloja, Pony siempre muestra un apetito saludable por las frutas y las herramientas de enriquecimiento que le brinda nuestro equipo”, agrega.

De acuerdos con expertos consultados por este medio, el tráfico de orangutanes es un fenómeno que viene en aumento y que con la deforestación se ha convertido en una de las principales amenazas de la especie.

Dicen que en la actualidad, redes como Instagram y Facebook se usan para comercializar orangutanes en el mercado negro, los cuales pueden llegar a costar unos 14.000 dólares.

Nadie sabe exactamente cuánto tiempo Pony fue abusada antes de ser rescatada del burdel en Indonesia.

“Fue horrible. Ella era una esclava sexual, era grotesco. Estaba cubierta de abscesos, y le pusieron maquillaje y aretes. Debe haber estado sufriendo mucho. Fue horrible pensar en lo aterrorizada que debe haber estado”, dijo Michelle Desilets, que trabajó como directora de la Borneo Orangutan Survival Foundation UK cuando Pony fue rescatada.

“Cuando descubrí que la usaban para la prostitución y no solo una mascota, me horroricé. Quizás en mi ingenuidad nunca había pensado que fuera humanamente posible hacerle algo así a un animal”, dijo por su parte la conservacionista danesa Lone Droscher-Nielsen, quien formó parte del equipo que rescató a Pony en 2003.

Ese rescate necesitó la intervención de agentes armados de la policía, pues la comunidad estaba reacia a dejar ir a la orangután, pues era una buena fuente de ingresos.

“Fueron amenazados con pistolas y cuchillos (los rescatistas). La señora (dueña del burdel) lloró amargamente cuando se llevaron a Pony”, contó Michelle.

Cuando por fin la liberaron de sus cadenas, Pony se encontraba en una condición física horrible, con la piel gravemente infectada y sin poder dejar de rascarse.

“Conocí a Pony poco después de que la rescataran. Su resistencia es asombrosa. A pesar del trauma, mantuvo la dignidad y el sentido del humor. Tenía la mejor personalidad y aprendió a confiar muy rápidamente, a pesar de lo que había pasado”, agregó Michelle.

El proceso para readaptar a Pony no fue sencillo, primero tuvieron que hacerla confiar nuevamente en las personas, para que los cuidadores le pudieran dar tratamiento adecuado en su nuevo hogar.

Tuvieron que aislarla de hombres, pues no confiaba en ellos, y poco a poco hacerla sentir segura nuevamente.

“Después de su cuarentena, la llevábamos al bosque con los orangutanes más jóvenes, todavía solo mujeres”, explica Lone.

“A medida que mejoraba, poco a poco se le fueron presentando cuidadores masculinos. Ya no parecía tenerles miedo y estaba feliz con cualquier compañía que pudiera tener. Finalmente, la trasladaron a una de las islas”, agregó.

Lamentablemente, debido a su falta de habilidades de supervivencia y al hecho de que pasó demasiado tiempo en cautiverio humano, nunca será liberada de nuevo en la naturaleza.

Sin embargo, ahora, 15 años después, goza de buena salud y vive en un recinto en el Centro de Rehabilitación Nyaru Menteng con otros siete orangutanes, y ha aprendido a hacer nidos y forraje.

Aunque trágica, la historia de Pony es de supervivencia y contó con un final feliz para cómo empezó, una suerte con la que no corren muchos orangutanes traficados en el mercado negro.

Según expertos, estos primates son muy apetecidos, en especial cuando son bebés, pues son animales muy lindos que parecieran hacer excelentes mascotas.

 

Penas de cárcel por secuestrar a una mujer para un matrimonio forzado en Kirguistán

Un tribunal de Kirguistán condenó este martes a cinco hombres a penas de prisión de hasta siete años por haber secuestrado a una mujer para casarla por la fuerza, una tradición en este país de Asia central.


Fuente: AFP

Aizada Kanabekova, de 27 años, fue encontrada muerta en abril, dos días después de haber sido secuestrada en el centro de Biskek, la capital, por hombres que la metieron en un automóvil y la ataron.

Según los investigadores, su pretendiente, un taxista, violó a la joven y después la asfixió antes de suicidarse. Sus cuerpos fueron encontrados en el coche utilizado para el secuestro.

El secuestro fue grabado por cámaras de vigilancia y las imágenes se compartieron en las redes sociales, lo que provocó manifestaciones de cientos de personas.

La tradición de los matrimonios mediante secuestro es muy antigua en Kirguistán, un país con población sobre todo musulmana y habitado durante mucho tiempo por tribus nómadas.

Ya existía antes de que este territorio montañoso se convirtiera en una república soviética en los años 1920 y resistió a los intentos de las autoridades por erradicarla. Tras la caída de la URSS en 1991 fue a más.

El martes un tribunal de Biskek condenó a tres de los cómplices del asesino a siete años de prisión y a otros dos a seis años y medio. Además cada uno deberá pagar el equivalente a unos 1.000 euros (1.180 dólares) a la familia.

Esta práctica ancestral fue tolerada durante mucho tiempo en Kirguistán, pero en los últimos años las asociaciones se movilizan para cambiar las mentalidades.

En abril el presidente Sadyr Japarov pidió que el caso de Aizada Kanabekova se convierta en "el último secuestro de la historia" para un matrimonio forzado.

En 2018 la muerte de una estudiante kirguisa, Burulai Turdaaly Kyzy, de 20 años, asesinada por su secuestrador en una comisaría cuando iba a poner una denuncia contra él, desató protestas.

Según la ONU, uno de cada cinco matrimonios en este país pobre de 6,5 millones de habitantes se produce después de un secuestro.

 

Austria condena a dos miembros de las "Panteras Rosas"

Un tribunal austríaco condenó este martes a penas de cárcel a dos serbios de las "Panteras Rosas", una red internacional dedicada sobre todo al robo de joyas.


Fuente: AFP


El tribunal de Innsbruck (oeste) condenó a ambos, de 37 años y 35 años, a nueve años y a cuatro años y medio de prisión respectivamente por robos cometidos entre 2011 y 2017.

Algunas víctimas sufrieron heridas graves en estos robos perpetrados con armas y hachas para romper escaparates por un botín total estimado en unos dos millones de euros (2,4 millones de dólares).

Los dos hombres se declararon culpables y dijeron arrepentirse, lo que el juez consideró una circunstancia atenuante.

Ya habían sido condenados por actos similares en Suiza en 2020 antes de ser extraditados.

La policía británica bautizó la banda con el nombre de Panteras Rosas después del robo de un diamante en Londres en 2003.

La joya fue escondida en un frasco de crema de belleza, como en una de las películas de la serie "La Pantera Rosa".

 

Rusia prosigue su ofensiva contra gigantes de internet en vísperas de las elecciones

La justicia rusa impuso este martes nuevas multas a Facebook y Twitter, en plena ofensiva contra los gigantes estadounidenses de internet, acusados de injerencia, especialmente en vísperas de las elecciones legislativas.


Fuente: AFP


Moscú lleva apuntando desde hace meses hacia los gigantes digitales extranjeros, a los que acusa de no moderar de manera adecuada sus contenidos y en algunos casos de interferir en asuntos rusos, al negarse a eliminar las publicaciones de opositores al Kremlin.

El movimiento de oposición del principal detractor del Kremlin, el encarcelado Alexéi Navalni, tiene una gran presencia y audiencia en estas redes sociales.

Este martes, Facebook y Twitter, ya sancionados en otras ocasiones, fueron condenados a pagar multas de 21 y 5 millones de rublos (245.000 y 58.200 euros, 289.000 y 68.000 dólares), respectivamente, por negarse a eliminar ciertos contenidos, de acuerdo a la cuenta en Telegram de la justicia moscovita.

No obstante, no trascendió la naturaleza exacta de las infracciones imputadas.

La mensajería Telegram, fundada por el ruso Pavel Durov—que vive en el extranjero—también fue multada con 9 millones de rublos (105.000 euros, 124.000 dólares).

Los estadounidenses Facebook, Twitter y Google están acusados de no moderar lo suficiente sus contenidos, sobre todo los políticos, y por ello han sido criticados directamente por el presidente Vladimir Putin.

En estos meses, Moscú ha acusado además a las redes sociales reiteradamente de mantener en línea publicaciones que promocionan drogas o el suicidio, y otras instando a los menores a manifestarse en apoyo a la oposición.
Esta batalla se ha acentuado al acercarse las elecciones legislativas previstas del 17 al 19 de septiembre en Rusia, que se celebran sin la participación de Navalni, encarcelado desde enero, ni de sus aliados, excluidos de los comicios u obligados al exilio, pues su movimiento fue declarado "extremista".

- Injerencia electoral -

Pero los aliados de Navalni propugnan una estrategia del "voto inteligente" llamando a los rusos en cada circunscripción a votar por el candidato—sea cual fuere su partido—mejor ubicado para derrotar al del partido en el poder.

Este método obtuvo algunos éxitos en las elecciones locales desde 2019, en particular en Moscú.

Las autoridades han replicado bloqueando el acceso al sitio que organiza este "voto inteligente" y exigieron a Google y Apple que supriman la aplicación correspondiente en sus tiendas, pero estos gigantes parecen no haberse plegado a esta exigencia.

Ante este rechazo, Moscú acusó la semana pasada a Google y Apple de "injerencia electoral", y amenazó a las firmas estadounidenses con acciones penales.

Una fuente del ministerio ruso de Exteriores afirmó por su lado el lunes por la noche a la AFP que el "voto inteligente" de Navalni estaba vinculado a los "servicios secretos estadounidenses" .

A fines de enero pasado, Putin había juzgado además que los gigantes de internet se encuentran "en competencia 'de facto' con los Estados", haciendo referencia a "intentos de controlar de manera brutal a la sociedad".

En 2019 Rusia aprobó una ley para el desarrollo de un internet soberano. Las autoridades niegan querer desarrollar una red nacional controlada, como en el caso de China, pero precisamente esto es lo que temen las oenegés y los opositores al Kremlin.