La Jerusalén desconocida

Una ciudad que es más que sorprendente y bella de lo que muestran los relatos y lugares comunes. Cómo vivieron sus habitantes la fiesta de la independencia y los secretos para disfrutarla como turista.


Fuente: La Nación

Por Mike Silvero

mike.silvero@gruponacion.com.py

Fotos: Shutterstock

La superficie de Jerusalén

es de 125 kilómetros cuadrados, solo 3 kilómetros cuadrados más pequeña que Asunción. Y con cerca de 900 mil habitantes y una infraestructura imponente, recorrerla fuera de los muros de la vieja ciudad nos muestra una urbe que no llega a ser una metrópolis europea; muy por el contrario, tiene una sensación barrial acogedora y con tesoros escondidos.

Como destino turístico,

la Ciudad Vieja amurallada es una cita ineludible, pero en esta ocasión hablamos de la ciudad moderna y universal. Llegar hasta Jerusalén implica un viaje desde el aeropuerto de Ben Gurión, desde Tel Aviv, sea por carretera en taxi o por las vías de un tren que conecta a las dos ciudades más importantes de Israel en 23 minutos y con conexión wifi, por unos 17 shekels, es decir cerca de 35 mil guaraníes.

A diferencia de la

plana y playera Tel Aviv, Jerusalén se erige entre colinas, con la presencia siempre imponente de las torres y puertas de la antigua zona. Quizás por los prejuicios uno esperaría que la zona esté solamente habitada por judíos ortodoxos, no es el caso. Si bien es frecuente verlos en las calles o el transporte público, no son la única rama religiosa en la zona, hay diversidad con musulmanes trabajando y habitando, así como una minoría cristiana.

Las jornadas de la

semana que terminó fueron absolutamente particulares, la noche del martes 7 de mayo marcó en su atardecer un momento de sobrepasadora emoción. Al ponerse el sol, a las 20:00 sonaron las sirenas de la ciudad y el silencio posterior fue abrumador. Quienes manejaban pararon su recorrido para descender y rendir honor a los caídos, civiles y soldados en defensa del Estado de Israel. Era el arranque del Yom Hazikarón, el Día de la Memoria, donde el recuerdo por los que ya no están generó un aura de nostalgia que se acompañaba con plegarias y oraciones en forma de tristes canciones en el Muro Occidental, donde participaron de un evento exclusivo autoridades nacionales.

Uno creería que ese

sería el espíritu general de una ciudad considerada como únicamente de carácter religioso desde otras latitudes, pero los que sucedió en la noche posterior cambió por completo el panorama. A la misma hora, pero en la noche de miércoles, se iniciaba el Yom Ha’atzmaut, el festejo por el día de la independencia, que en realidad se dio un 14 de mayo de 1948 cuando se creaba el Estado de Israel al apartarse del Imperio Británico, pero cuya celebración al igual que Yom Hazikarón responde al calendario hebreo. Se trata del día 5 del mes de iyar, por eso la variante en relación al calendario gregoriano.

Mientras el cielo

–usualmente escenario de derribo de misiles– se iluminaba con fuegos de artificio, los jerosolimitanos tomaban las calles convirtiendo el recorrido habitual del tren ligero que cruza la ciudad en una peatonal de música y fiesta. Una multitud de jóvenes saludaban a desconocidos o amigos con la alegría de repetir “Happy Holiday”, orgullosos de estar donde están y de que llegue un aniversario más de su país, en este caso el 71, en una situación cercana a la paz.

Quizás el secreto

gastronómico más importante de la ciudad está en la zona conocida como Mahane Yehuda, donde un mercado –un poco más ordenado que nuestro autóctono Mercado 4– permite a residentes y turistas probar todos los sabores tradicionales de la zona; desde la dulzura de un baklava hasta el condimentado acompañamiento del falafel, también especias de la región, café molido en el lugar, frutas, dátiles, un tradicional shawarma e incluso pescado fresco.

Por los festejos,

las puertas de los locales no se cerraron, sino que se convirtieron en más espacios para los festejos. Banderas de Israel por toda la zona, cantos y una amabilidad extrema por parte de los pobladores que no dudaban en recomendar platos, bebidas o lugares para escuchar música.

La jornada se extendió

a bien entrada la madrugada con la gente en las calles esperando transporte para retornar, resguardados por policías y soldados, ante también la llamativa escena de grandes colectivos cortando las calles haciendo de barricada, quizás con la misión de proteger ante una eventualidad lamentable como las que se han vivido en los anteriores años en calles o urbes europeas.

El jueves toda la

zona sufría de una resaca de fiesta, pero la ciudad ya estaba nuevamente impecable. Los soldados retornaron de a decenas a sus funciones ya en el viernes en el inicio del Ramadán, el noveno mes del calendario musulmán, donde los que profesan aquella fe ayunan desde la salida hasta la puesta del sol.

Esta ciudad persiste

entre una historia de desencuentros entre las más grandes religiones monoteístas del mundo y la modernidad con sus fuertes mecanismos de seguridad. Abandonarla tiene dos opciones de salida, una de ellas es quizás la parte más triste de todo el viaje, la nueva autopista que divide a Palestina en dos para alivianar el tráfico a Tel Aviv.

Allí donde familias

se han separado por un muro que, como ha marcado la historia, nunca son instrumentos de paz. Razones al gobierno para haber tomado la decisión de crear una especie de prisión a cielo abierto no faltarán, la presencia terrorista de Hamás es una realidad, pero parece ilógico pensar que 1,5 millones de palestinos quieran atentar contra vidas ajenas. Termina siendo parte del paisaje, de una ciudad maravillosa, que tiene mucho pasado, pero cuya historia se sigue escribiendo día a día.

 

Rivlin recibe en Jerusalén a Cartes: "Es un gran placer verle aquí de nuevo, mi amigo"

El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, recibió hoy en Jerusalén al expresidente Horacio Cartes, que se encuentra de visita en el país, con el que sigue trabajando para mejorar los lazos entre las dos naciones.


Fuente: EFE

“Es un gran placer verle aquí de nuevo, mi amigo”, dijo Rivlin a Cartes, al que agradeció “todos sus esfuerzos por las relaciones entre Israel y Paraguay”, tanto durante su mandato.

La última vez que se encontraron ambos fue durante la ceremonia de apertura de la embajada de Paraguay en Jerusalén, tras tomar Cartes la decisión de trasladarla desde Tel Aviv, siguiendo los pasos de Washington y Guatemala.

Pese a su salida de la Presidencia, Cartes continúa involucrado en la mejora de las relaciones entre Paraguay e Israel, en especial en el desarrollo de lazos académicos y comerciales.

Además de hablar sobre la situación política, ambos “también trataron sobre fútbol, una pasión común que comparten”, informó la oficina de Rivlin.

El exmandatario nacional estuvo en carácter de invitado de honor del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en las actividades de los festejos patrios.

 

Chaco argentino, con panorama tan desolador como en Ñeembucú

A la par que Ñeembucú, en Argentina también se sufre con la crecida de los afluentes y el fenómeno El Niño. La zona de Resistencia está severamente afectada por el desborde y se calcula una pérdida económica de once millones de dólares.

Y según las estimaciones, el mal tiempo y el clima inestable podría extenderse hasta mediados de año.

El portal argentino Infobae describe la problemática que asuela al Chaco, que a la fecha registra un millón y medio de hectáreas de producción afectadas.

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica que el fenómeno seguirá vigente al menos hasta julio. Además, abril fue el mes más lluvioso en esa zona en los últimos 59 años.

Resistencia acusó una caída de 159 milímetros de agua, comprometiendo al área rural y urbana. Los cultivos de soja, algodón y maíz están gravemente dañados.

Ante el desolador panorama, el temor que ahora invade a las autoridades es el brote de dengue, debido a las aguas acumuladas, así como inconvenientes tales como gastroenteritis, lesiones en la piel y diarreas en niños.

 

Papa dona 100.000 euros a Caritas griega para ayudar a los refugiados

Atenas- El papa Francisco ha donado 100.000 euros a la sección griega de la organización caritativa católica Caritas para financiar su actividad de apoyo a los refugiados y migrantes, según informaron los medios locales este viernes.


Fuente: EFE

Una delegación del Vaticano encabezada por el cardenal Konrad Krajewski visitó estos días la isla de Lesbos para analizar la situación de los campos de refugiados

"Aquí vemos muchos niños y muchas mujeres embarazadas que están a la espera desde hace meses de que Europa abra sus puertas, porque aquí no tienen futuro", dijo el cardenal en declaraciones citadas por los medios locales,.

Krajewski señaló que la prioridad para el papa es "construir para esta gente un puente hacia una vida mejor".

Francisco visitó la isla de Lesbos hace tres años y desde entonces piensa a diario en la gente de los campos, añadió el cardenal polaco.

En su visita a Lesbos en 2016, el papa quedó impactado por la situación en el campo de Moria y organizó el traslado inmediato de varias familias de refugiados a Roma.

"El papa nos envió porque parece que Europa ha olvidado que hay tantos campos de refugiados aquí", destacó el cardinal tras su reunión con el encargado del ministerio de Migración para la gestión de los campos, Andreas Gugulís.

Según los datos del ministerio de Migración, en Grecia hay actualmente alrededor 70.000 refugiados, repartidos en decenas de campos, hoteles y viviendas alquiladas.

De este total, más de 14.000 se encuentran en los campamentos de las islas de Egeo, cuya capacidad de acogida es para tan solo 6.500 personas y de los que solo pueden salir si han recibido un aviso positivo a su solicitud de asilo o si pertenecen a algún grupo vulnerable