La policía de Nueva York busca al autor del tiroteo del metro

Al menos 23 heridos, de ellos 10 por bala, es el último balance del tiroteo provocado por un hombre el martes en plena hora punta en el metro de Nueva York, anunció la policía, que pidió la colaboración ciudadana para hallar al sospechoso.


Fuente: AFP

 

“Realmente hemos tenido suerte de que no fuera mucho peor de lo que ha sido”, dijo la jefa de la policía de Nueva York, Keechant Sewell en una conferencia de prensa.

La policía ofrece una recompensa de 50.000 dólares por llegar al autor del tiroteo que se volatilizó en medio del caos.

La policía está siguiendo la pista de un hombre de 62 años, que alquiló en Filadelfia un vehículo, encontrado en la tarde del martes en Brooklyn, cuyas llaves se encontraron en el lugar del tiroteo, precisaron las autoridades locales.

Se trata de un hombre negro corpulento, que llevaba un chaleco de obra de nilón de color naranja y verde, y cuya foto difundieron en la rueda de prensa.

El ataque se produjo a las 08H24 (12H24 GMT), en plena hora pico, en una concurrida línea que une el sur de Brooklyn con Manhattan. “10 personas resultaron heridas por bala y otras 13 sufrieron inhalación de humo, caídas o ataques de pánico”, precisó la policía.

Los testigos describieron a un hombre de piel oscura sentado en el segundo vagón del metro que vestía un chaleco de nylón naranja y gris y una sudadera gris con capucha y mascarilla quirúrgica que activó dos granadas de humo cuando el tren entraba en la estación “36 Street”.

“Empuñó una pistola de nueve milímetros y disparó al menos 33 veces hiriendo a 10 personas”, precisó la policía, que encontró en el lugar una pistola de estas características.

Fotos y vídeos de los pasajeros en las redes sociales mostraban sangre en el piso y personas tendidas en el suelo del tren y en la plataforma de la estación “36th Street”.

– “Planificado” –

 

Threstan Ralph, de 34 años, habitante de Brooklyn contó a la AFP que al llegar a la estación, “vi una nube de humo, vi gente en el caos, personas tumbadas, tres personas en el suelo. Inmediatamente me dije que había que irse”.

“La gente gritaba ‘¿qué pasa?’ ‘¿por qué disparó?’ no sabía lo que ocurría”, agregó.

Otro pasajero, Yav Montano, explicó a la CNN, que hubo la “explosión de una granada de humo… una bomba, unos dos minutos antes de que llegáramos a la estación”.

“Parecía como si estuviera planificado (…). Estábamos bloqueados en el vagón (…) había mucha sangre en el suelo”, agregó.

Un portavoz de los bomberos precisó a la AFP que se habían encontrado “artefactos explosivos no activados” en el lugar, aunque ninguno “funcionaba”, según la policía.

Las fuerzas de seguridad acordonaron la estación, situada en la calle 36 y la 4ª Avenida, en el sur de Brooklyn, cerca del cementerio de Greenwood.

Varios colegios de Brooklyn suspendieron las salidas de sus alumnos al exterior.

– Proliferación de armas –

 

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, un antiguo policía confinado por covid-19, prometió “detener y enjuiciar” al autor del tiroteo, antes de arremeter contra la proliferación de armas en el país: más de “400 millones” en manos privadas, recordó.

El índice de homicidios en el país “es 26 veces mayor” que en otros países desarrollados, dijo el alcalde, que fue elegido con la promesa de ofrecer seguridad a los casi nueve millones de habitantes de la capital financiera estadounidense.

El lunes, el presidente Joe Biden, anunció nuevas medidas contra la proliferación de armas de fuego que mataron a 45.000 personas en 2021 en el país, según la organización Gun Violence Archive. La Casa Blanca habla a menudo de “epidemia”.

Desde la pandemia de covid-19, la ciudad de Nueva York ha experimentado un aumento de la criminalidad. El número de homicidios pasó de 319 a 488 en 2021, pese a que el balance anual está muy lejos de los 2.000 que se producían a principios de los años 1990.

En el primer trimestre de 2022, el número de tiroteos y disparos en Nueva York pasó de 260 a 296 con relación al mismo periodo de 2021, según datos de la policía difundidos la semana pasada.

“Estamos hartos de leer los grandes titulares contra la criminalidad, ya sea un tiroteo, la pérdida de una adolescente o de un joven de 13 años. Esto debe parar”, dijo la gobernadora Kathy Hochul, en alusión a varias víctimas recientes -entre ellas menores – de tiroteos o balas perdidas.

Duque defiende en la ONU su plan de “Paz con Legalidad” en Colombia

El presidente colombiano, Iván Duque, defendió este martes ante el Consejo de Seguridad de la ONU los avances de la reinserción de excombatientes de las FARC y el desarrollo de zonas que durante décadas fueron pasto de la violencia del conflicto armado.


Fuente: AFP

 

“La paz es un deber y un derecho de obligatorio cumplimiento”, dijo Duque, que participó por iniciativa propia por primera vez en este foro de la ONU, del que depende la Misión de Verificación de Naciones Unidas de los acuerdos de paz en Colombia.

Pese a la violencia en algunas zonas, que achacó a guerrillas como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), a disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y cárteles de la droga, en particular el Clan del Golfo, el presidente defendió el legado de los acuerdos de paz de 2016, que tanto denostó durante su campaña electoral y que trató de reformar al inicio de su gobierno.

En total, unos 6,6 millones de personas que viven en los 170 municipios de estas zonas se han beneficiado del programa “Paz con Legalidad”, como Duque ha rebautizado al acuerdo, que, aseguró, tiene un enfoque “integral”.

Durante su gobierno, dijo, prorrogó otros 10 años la Ley de Víctimas, hasta 2031, y otorgó 358.000 indemnizaciones, mediante una inversión de 3.080 millones de dólares.

Asimismo, dijo, se mantiene el apoyo a más de 12.828 excombatientes que debía concluir en 2019. De estos, 8.600 han desarrollado proyectos productivos o emprendimientos económicos, recordó con orgullo.

“La paz con legalidad es una realidad”, sostuvo en la tribuna del máximo organismo de la ONU, y aseguró en la recta final de su mandato -el próximo 29 de mayo está prevista la primera vuelta de la elección presidencial-, que no éste no es “un asunto político y electoral ni ideológico”, sino el propósito “colectivo” de todo el país y sus instituciones.

“En Colombia, no hay enemigos de la paz dentro de la institucionalidad y en la democracia: todos la queremos”, zanjó Duque.

Actualmente, el “mayor enemigo de la construcción de la paz en Colombia”, dijo Duque a la prensa, y pidió “corresponsabilidad” a los países consumidores de droga para acabar con el comercio.

Poco antes, el jefe de la Misión de Verificación, de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, recordó que los esfuerzos para la consolidación de la paz en Colombia se deben sobre todo a la “perseverancia del Estado colombiano y a las antiguas FARC-EP”, así como al “apoyo decidido de la sociedad civil, las víctimas y las comunidades de todas las regiones”.

– Violencia –

 

Tras la intervención de Duque, la mayoría de los representantes de los 15 países que integran el Consejo de Seguridad manifestaron su preocupación por la violencia, al igual que lo hace el último informe trimestral del secretario general de la ONU, António Guterres, presentado a finales de marzo.

Dicho informe reitera una vez más que los principales retos del acuerdo de paz es la “creciente violencia en algunas regiones”, que azota en particular a las comunidades indígenas y afrocolombianas, así como “persistir en la implementación integral” del mismo.

Sólo en los tres meses que abarca el informe del jefe de la ONU, fueron asesinados 11 excombatientes, elevando el total a 315 desde las firma de los acuerdos. Asimismo, advierte, el informe, muchos candidatos a las recientes elecciones legislativas se retiraron al temer por su vida.

 

– “Mejor aliado en América Latina” –

El pasado 28 de marzo, otras 11 personas fueron asesinadas en un incidente en la ciudad de Puerto Leguizamo en el departamento de Putumayo. Las autoridades colombianas aseguraron que el incidente fue una operación de las fuerzas armadas contra grupos disidentes de las FARC-EP, pero testigos locales y organizaciones de la sociedad civil aseguran que hubo civiles muertos, entre ellos un líder indígena y un adolescente de 16 años.

Pero lo que sacó de quicio a Duque, que le hizo pedir de nuevo la palabra al final de la sesión, fueron los comentarios del embajador ruso, Vassily Nebenzia, que criticó entre otras cosas que “Paz con Legalidad no fue aprobado por el Consejo de Seguridad”.

Duque, que calificó de “genocidio” la intervención militar rusa en Ucrania, dijo “no se habla de paz por quienes están sembrando la guerra y la desolación”.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, aseguró en otro acto auspiciado por Duque, que Estados Unidos “no tiene mejor aliado en América Latina que Colombia”, y aseguró que su país seguirá al lado del gobierno y de los colombianos en el camino emprendido hacia “una paz justa y una prosperidad duradera”.

Washington lamenta continuo “retroceso” de los DDHH en el mundo

El gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, denunció el martes un "retroceso" continuo de los derechos humanos en el mundo, ilustrado según él por la guerra en Ucrania.


Fuente: AFP

“Desde hace muchos años, asistimos a un retroceso alarmante de la democracia, del Estado de derecho, del respecto a los derechos humanos en numerosas partes del mundo”, declaró el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, al presentar a la prensa el informe anual del Departamento de Estado sobre derechos humanos.

“Desde la publicación de nuestro precedente informe”, hace un año, “este atraso, lamentablemente, prosiguió”, agregó en nombre del gobierno que afirma poner a los derechos humanos en el centro de su política extranjera.

Blinken evocó la situación en Ucrania desde la invasión rusa como la ilustración de “la más flagrante” de las “consecuencias humanitarias de este declive”, al acusar nuevamente a las fuerzas moscovitas de “atrocidades generalizadas” en las zonas que ocupan.

Algunas de esas atrocidades son “los cuerpos dejados en las calles con las manos atadas; teatros, estaciones de tren, inmuebles reducidos a ruinas con civiles al interior”; “testimonios de mujeres y niñas violadas, y los civiles asediados, muriendo de hambre y de frío”; enumeró.

El secretario de Estado denunció sobre todo las violaciones de derechos humanos en los países enemistados con Estados Unidos, al acusar nuevamente a China de perpetrar un “genocidio” con los musulmanes uigures, y a los talibanes de multiplicar los “arrestos arbitrarios de mujeres, manifestantes y periodistas” desde su llegada al poder en agosto en Afganistán.

Pero también criticó las derivas de países socios de Washington, como Egipto, al que reprochó el encarcelamiento del abogado y defensor de derechos humanos Mohamed al-Baqer; o de Etiopía en donde, dijo, “todos los beligerantes” han “cometido atrocidades” y en donde “miles de etíopes son detenidos injustamente en condiciones que ponen su vida en peligro”.

Blinken rechazó las críticas de organizaciones en defensa de los derechos humanos que lamentan justamente que la administración Biden no presione suficientemente a algunos países aliados.

“Sea un país amigo o un país con el que tenemos verdaderas diferencias, nuestra unidad de medida es la misma”, porque los derechos humanos “son universales”, declaró.

fff/led/dl/dga

Biden usa la palabra “genocidio” para describir la guerra en Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, usó este martes por primera vez la palabra "genocidio" para describir la guerra en Ucrania.


Fuente: EFE

El mandatario hizo ese comentario cuando estaba hablando de los esfuerzos de su Gobierno para frenar el aumento de los precios de la gasolina como resultado de la invasión lanzada por el presidente ruso, Vladímir Putin, en Ucrania.

“Estoy haciendo todo lo que está en mi poder con órdenes ejecutivas para reducir los precios y hacer frente a esa alza de precios provocada por Putin”, dijo Biden en un acto en el estado agrícola de Iowa.

“El presupuesto de sus familias, su habilidad para llenar el tanque, nada de eso debería depender de si un dictador declara la guerra y comete un genocidio en el otro lado del mundo”, añadió el mandatario en referencia a Putin y a Ucrania.

Biden ha arremetido en las últimas semanas contra Putin, al que ha llegado a calificar de “carnicero”, y ha acusado al Kremlin de cometer crímenes de guerra en Ucrania.

La prensa preguntó la semana pasada a Biden si calificaría como genocidio la masacre de Bucha, a las afueras de Kiev y donde han aparecido más de 250 cadáveres de civiles tras la retirada de las tropas rusas.

“No, creo que es un crimen de guerra”, contestó entonces el presidente.

Dentro del Gobierno estadounidense existe un proceso burocrático para determinar si se está cometiendo genocidio en un país y no está claro si ese proceso ha concluido o está teniendo lugar.

El Departamento de Estado de EE.UU. sí finalizó el mes pasado una investigación formal en la que determinó que las tropas rusas habían cometido crímenes de guerra en Ucrania, una afirmación que puede llevar a enjuiciamientos penales en cortes estadounidenses y a otros procesos a nivel internacional.

El pasado 24 de febrero, el Kremlin ordenó la invasión de Ucrania y, desde entonces, la guerra ha dejado miles de muertos, más de cuatro millones de refugiados y unos siete millones de desplazados internos, de acuerdo con Naciones Unidas.