Los chinos comienzan a vencer el tabú y a hablar de los problemas mentales

El trepidante ritmo de vida ha hecho que la ansiedad, la depresión y otros trastornos mentales aumenten en China, donde pocas personas osan hablar de estas dificultades por miedo a sentirse marginadas socialmente.


Fuente: AFP

Durante años, Cracks, una artista de Shanghái, escondió su bipolaridad, una patología en la que el enfermo alterna períodos de extrema felicidad con otros de profunda tristeza. Solo su círculo más cercano estaba al corriente.

"La gente piensa que estamos locos, que no podemos integrarnos en la sociedad o que pasamos nuestra vida en el hospital psiquiátrico", declara a la AFP la joven de 24 años, que no desea dar su nombre real.

El contrato de trabajo de su precedente empleo mencionaba explícitamente que cualquier problema mental podía provocar un despido. Por ello, debió esconder sus cambios de humor y sus pensamientos suicidas.

Su seudónimo Cracks ("fisura" en inglés) viene de sus obras, que percibe como aperturas que "dejan entrar la luz" en su vida, marcada por varias depresiones "dolorosas".

Unos 173 millones de chinos padecen trastornos mentales, según un estudio publicado en 2019 en la revista científica The Lancet. La inmensa mayoría de ellos no sigue ningún tratamiento.

DEBILIDAD

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 54 millones de chinos están afectados por depresión y 41 millones por ansiedad patológica.

El gobierno chino expresó el año pasado su preocupación, y se comprometió a mejorar la sensibilización del público y el acceso a los tratamientos

Pero queda mucho camino por recorrer.

La cultura del trabajo es muy fuerte en China y los problemas mentales son a menudo percibidos como una señal de debilidad, subraya Chen Mengyuan, comisario en Shanghái de una exposición sobre este tema, que reúne obras de Cracks y de otros 80 artistas.

La psicoterapia en el país está todavía en un estado muy incipiente, incluso los pacientes son escépticos sobre su eficacia. Suelen mostrarse reacios a ser tratados, por miedo a ser estigmatizados, subraya Luo Gaoyu, una terapeuta de Shanghái.

Además, China se enfrenta a una carencia de profesionales. "Hay pocos profesores para un gran número de estudiantes potenciales. Es un problema fundamental" subraya Luo.

La salud mental debe convertirse en una prioridad en materia de salud pública, porque, si no es así, las personas afectadas "seguirán sufriendo" y "serán incapaces de vivir y de trabajar correctamente", declara a la AFP un psiquiatra que requiere el anonimato.

PRESIONES LABORALES

El problema no es sencillo en una China donde la urbanización y el desenfrenado ritmo de vida son sinónimos de presión en materia de empleo e ingresos.

Los jóvenes son particularmente vulnerables, pues sus padres les empujan a casarse, comprar una vivienda y tener hijos, lo que puede generar ansiedad suplementaria.

"Los jóvenes en China son diferentes de los jóvenes en el extranjero" y ocultan a menudo su problemas mentales para evitar las críticas de sus progenitores, destaca la terapeuta Luo Gaoyu.

Si hablan de ello a sus padres "es como admitir que no son brillantes, o incluso que no están cuerdos", asegura Chen Mengyuan, la comisaria de la exposición de Shanghái.

A muchos chinos mayores u oriundos de zonas rurales, los psicólogos les despiertan recelos.

Luo Gaoyu cuenta que su propio padre no apoya realmente su trabajo de terapeuta y le aconseja más bien que se haga funcionario, un empleo que considera más estable.

Otro artista de la exposición de Shanghái, Chen Qi, crea pinturas que reflejan su combate contra la ansiedad.

Su madre le reprocha estar "encarcelado" en una prisión imaginaria que él mismo se ha construido.

"Pero debemos hablar de estos problemas mentales", estima Chen Qi. "Si no, toda una parte de la población seguirá siendo invisible".

 

Ante el aumento de robos de perros, el Reino Unido endurece las sanciones

El gobierno del Reino Unido anunció este viernes que tipificará como delito penal el robo de mascotas, en un intento de frenar un fenómeno que se disparó durante la pandemia y que provocó indignación entre los británicos, muy apegados a sus animales de compañía.


Fuente: AFP

En la actualidad, la ley británica considera a un animal robado como un objeto perdido. Un proyecto de ley, que se presentará en el Parlamento, "tendrá en cuenta el bienestar de los animales y el hecho de que los animales de compañía son considerados más que una propiedad", explicó el Ministerio de Medio Ambiente en un comunicado.

La decisión coincide con la publicación de un informe de un grupo de trabajo creado por el Ejecutivo en mayo de 2021 para hacer frente a una epidemia de robos de perros en un país que cuenta con unos 10 millones de ellos.

En plena pandemia de coronavirus, los grupos de defensa de los animales dieron la voz de alarma y diputados de todo el espectro político pidieron al gobierno que endurezca las sanciones.

Para huir del aburrimiento, la soledad y la angustia que provocan los largos y duros confinamientos en el país, muchos británicos querían comprar una mascota.

Los precios se dispararon y esto atrajo la codicia de algunos.

Según el informe, siete de cada diez robos de animales registrados por la policía fueron de perros. El precio de algunas razas especialmente codiciadas ha subido hasta un 89% en comparación con los precios anteriores a la pandemia.

"El robo de un animal de compañía es un delito horrible que puede causar una gran angustia emocional a las familias y, mientras tanto, los insensibles delincuentes se llenan los bolsillos", lamentó la ministra de Interior, Priti Patel.

El nuevo delito penal "dará a la policía una herramienta adicional" para llevar a estas personas ante la justicia, añadió.

La pena de cárcel a la que se exponen no fue precisada.

El director de RSPCA, una asociación de defensa de los animales, Chris Sherwood, dijo confiar en que "esto anime a los tribunales a imponer sentencias mucho más duras a los ladrones de mascotas".

 

Al menos 28 muertos por inundaciones repentinas en Nueva York y alrededores

Las inundaciones por las torrenciales lluvias remanentes del huracán Ida dejaron este jueves al menos 28 muertos en Nueva York y sus alrededores, incluidos varios fallecidos en sótanos durante un evento meteorológico "histórico" que las autoridades atribuyeron al cambio climático.


Fuente: AFP

Las precipitaciones récord, que provocaron una advertencia de emergencia por inundaciones repentinas sin precedentes para la ciudad de Nueva York, convirtieron las calles en ríos y provocaron el cierre del metro, donde en muchas estaciones el agua caía en cascada sobre las vías.

"Tengo 50 años y nunca había visto tanta lluvia", comentó a la AFP Metodija Mihajlov, que vio el sótano de su restaurante en Manhattan inundarse con ocho centímetros de agua.

"Era como vivir en la selva, como la lluvia tropical. Increíble. Todo es tan extraño este año", dijo.

Cientos de vuelos fueron cancelados en los aeropuertos LaGuardia y JFK, así como en Newark, en el vecino estado de Nueva Jersey, donde imágenes de video mostraban una terminal inundada por la lluvia.

"Estamos todos juntos en esto. La nación está lista para ayudar", afirmó el presidente Joe Biden, quien el viernes prevé viajar al estado sureño de Luisiana, donde Ida destruyó edificios y dejó más de un millón de hogares sin electricidad.

Las inundaciones impidieron el tránsito en las principales vías de varios distritos de Nueva York, incluidos Manhattan, el Bronx y Queens, sumergiendo muchos vehículos y obligando a los bomberos a rescatar a cientos de personas.

Doce murieron en la ciudad de Nueva York, incluidos 11 que no pudieron escapar de sus sótanos, dijo la policía. Las víctimas tenían entre 2 y 86 años.

"Entre las personas MÁS en riesgo durante las inundaciones repentinas aquí están las que viven en viviendas en sótanos que no están registradas y que no cumplen con los códigos de seguridad", tuiteó la legisladora Alexandria Ocasio-Cortez.

Son "familias de clase trabajadora, inmigrantes y de bajos ingresos", agregó.

Justo al norte de Manhattan, en el exclusivo condado de Westchester, que todavía estaba embarrado el jueves por la tarde, un funcionario le dijo a CNN que tres personas que intentaron salir de sus autos murieron probablemente ahogadas.

En el vecino estado de Nueva Jersey, también afectado por la tormenta Ida, un total de diez personas perdieron la vida y tres fallecieron en el área metropolitana de Filadelfia, en Pensilvania, según informes oficiales provisionales.

ESTELA DE DESTRUCCIÓN

Ida sembró una estela de destrucción hacia el norte después de impactar como huracán de categoría 4 el fin de semana en Luisiana, donde provocó graves inundaciones y tornados.

"Estamos soportando un evento meteorológico histórico esta noche con lluvias récord en toda la ciudad, inundaciones brutales y condiciones peligrosas en nuestras calles", sostuvo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, el miércoles por la noche.

Nueva York y Nueva Jersey declararon el estado de emergencia, mientras que el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) emitió su primera alerta por inundación repentina en la historia de NYC, ya golpeada en octubre de 2012 por el huracán Sandy.

"No conduzca por las calles inundadas. No sabemos qué profundidad tiene (el agua) y es muy peligroso. Dé media vuelta", instó en un tuit.

El NWS registró 80 milímetros de lluvia en Central Park en solo una hora, batiendo un récord del mes pasado durante la tormenta Henri.

Los fuertes vientos y lluvias hicieron suspender el Abierto de tenis de Estados Unidos.

En Flushing Meadows, la tormenta interrumpió el partido de segunda ronda entre el sudafricano Kevin Anderson y el argentino Diego Schwartzman. En una escena surrealista, el agua entró por las cuatro esquinas del techo del recinto, colocado en 2018 justamente para que pudieran disputarse partidos bajo lluvia.

AMENAZA DE TORNADO

Los neoyorquinos se despertaron con un cielo azul despejado el jueves, cuando la ciudad volvió a la vida.

Pero la destrucción de la noche anterior se hacía evidente en las ramas de los árboles caídos de las calles, mientras los servicios del metro se reanudaban lentamente.

Alrededor de 98.000 hogares en Pensilvania, 60.000 en Nueva Jersey y 40.000 en Nueva York estaban sin electricidad, según el sitio web poweroutage.us.

Es raro que tormentas así golpeen la costa noreste de Estados Unidos. Esto se produce cuando la capa superficial de los océanos se calienta debido al cambio climático.

El calentamiento global está causando que los ciclones se vuelvan más poderosos y transporten más agua, lo que representa una amenaza cada vez mayor para las comunidades costeras de todo el mundo, según los científicos.

"El calentamiento global es una realidad y empeorará cada vez más a menos que hagamos algo al respecto", advirtió el senador Chuck Schumer.

En Annapolis, a 50 kilómetros de Washington, un tornado arrancó árboles y derribó postes de electricidad.

El NWS advirtió que la amenaza de tornados sigue vigente, con alertas para zonas del sur de Connecticut, el norte de Nueva Jersey y el sur de Nueva York, mientras Ida avanzaba hacia el norte a través de Nueva Inglaterra este jueves.

 

Hijo de narcotraficante colombiano demandará a productores de serie transmitida en Netflix

Un hijo del narcotraficante colombiano Miguel Rodríguez Orejuela, quien fuera uno de los jefes del desmantelado Cartel de Cali, anunció este jueves que demandará a los productores de una serie emitida en Netflix por presentar una versión irreal sobre su familia.


Fuente: AFP

William Rodríguez, hijo mayor del capo, dijo que iniciará "todas las acciones judiciales que sean necesarias" para que la serie, producida por la cadena colombiana Caracol Televisión, "salga del aire".

En una entrevista con W Radio, Rodríguez agregó que los 60 capítulos de "El Cartel de los Sapos. El Origen" cuentan una "irrealidad total" sobre la familia de Rodríguez Orejuela y su hermano Gilberto, líderes de la poderosa mafia, presos en Estados Unidos.

Según la reseña de la plataforma de streaming, la producción, que se estrenó en julio y todavía no se transmite en Colombia, cuenta la historia de los Villegas, "dos hermanos humildes de Cali" en su "camino a convertirse en capos narcos".

Aunque Netflix aclara que se trata de una "obra de ficción" y los hechos "son producto de la imaginación de los libretistas", Rodríguez alega que la producción viola su "intimidad familiar".

En su opinión, Wilmer, el protagonista de la serie, tiene semejanzas con su vida. "Está claro que han comercializado mi nombre", agregó Rodríguez.

Añadió que la producción está plagiando "gran parte" de uno de sus libros sobre la historia familiar de los Rodríguez Orejuela, generando "mucho lucro para estas plataformas". "La historia fue plagiada, mi libro fue plagiado", enfatizó.

La demanda también buscará que la productora repare "todos los daños morales y perjuicios" causados "por inventar esta historieta", que Netflix emite en países como Estados Unidos y España.

En su sitio web, Caracol Televisión Internacional asegura que se trata de una serie "basada en hechos reales" sobre "cabezas del temido Cartel de Cali".

Desmantelado a mediados de la década de 1990, el Cartel de Cali llegó a ser considerado por Estados Unidos como la mayor organización narcotraficante en el mundo tras la caída de Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín y enconado enemigo de los Rodríguez Orejuela.

Gilberto (82 años) y Miguel (78) fueron capturados en 1995 y extraditados una década después a Estados Unidos, donde purgan una pena de 30 años de prisión por narcotráfico y lavado de dinero.