Los robots asesinos centran negociaciones diplomáticas en Ginebra

¿Qué normas imponer a los Sistemas de Armas Letales Autónomas (SALA), también llamadas "robots asesinos" por sus adversarios? Prohibición total, utilización respetuosa del derecho humanitario o uso ilimitado, tales son las alternativas que 125 Estados van a debatir, en un foro que mezcla alta tecnología y ética.

La cuestión es difícil de abordar porque, pese a que el cine ha alimentado la imaginación popular con los Terminator, los especialistas no están de acuerdo sobre la definición de lo que es un arma autónoma.

Los debates se celebran toda esta semana en Ginebra, en el marco de la conferencia de examen del Convenio de Naciones Unidas sobre Ciertas Armas Convencionales (CCAC), bajo la presidencia de Francia.

El tema de los SALA tiene eco en la opinión pública, preocupada por el desarrollo de la inteligencia artificial, y sus consecuencias.

La conferencia “debe avanzar rápidamente en sus trabajos sobre las armas autónomas, que pueden designar objetivos y matar a gente sin intervención humana”, afirmó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un mensaje a los delegados.

Guterres pidió “un ambicioso plan de futuro para fijar las restricciones para el uso de ciertos tipos de armas autónomas”.

La campaña “Stop Killer Robots”, que agrupa a unas 180 oenegés, entre ellas Human Rights Watch y Amnistía Internacional, acaba de apoyar a decenas de países que desean la prohibición total de estas armas.

– Oportunidad-

En Ginebra, los Estados tienen la oportunidad de “fijar una línea roja contra máquinas asesinas de hombres, la forma postrera de la deshumanización digital” subraya “Stop Killer Robot”.

El Comité Internacional de la Cruz Roja—guardián del derecho humanitario internacional promulgado en las Convenciones de Ginebra- pide a los Estados que se pongan de acuerdo sobre los límites a imponer a los sistemas de armas autónomas “para garantizar la protección de civiles, el respeto del derecho internacional humanitario y la aceptabilidad ética de estos sistemas”.

Aunque ya existen armas parcialmente autónomas, los sistemas realmente autónomos en los campos de batalla, capaces de combatir sin intervención humana, siguen siendo teóricos, según la mayoría de los expertos.

– Consenso –

El problema—pero también la fuerza—de los debates en el seno de esta CCAC es que la convención funciona mediante consenso, explicaba recientemente el embajador de Francia, encargado de temas de desarme en Ginebra, Yann Hwang.

Si se halla un acuerdo en este marco, ello “englobaría a todas las principales potencias militares” y “cuando se debate y se negocia estamos seguros de que todo el mundo acepta las obligaciones”, subraya.

Pero por el momento parece muy difícil obtener un consenso.

Hay dos grupos de países, “los que consideran que hay que prohibir de forma preventiva” estas armas, “incluso su desarrollo por razones éticas, y luego países como Francia que piensan que sí hay riesgos pero que éstos pueden ser controlados”, explica el embajador galo.

“Para (…) muchos países europeos la perspectiva ética es legítima pero no suficiente como para elaborar una regulación que controle el armamento”, agrega.

Una de las dificultades estriba en el hecho de que las tecnologías presentes tienen un doble uso militar y civil.

Tradicionalmente los rusos no quieren atarse las manos y los estadounidenses quieren un texto no vinculante.

El viernes se sabrá si los Estados quieren proseguir estos debates o no.

Un muerto en Reino Unido por variante ómicron

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció la primera muerte de un paciente con ómicron en el Reino Unido.

“Lamentablemente ómicron está produciendo hospitalizaciones y, lamentablemente, se ha confirmado que al menos un paciente ha muerto” por esta nueva variante del coronavirus, dijo a los periodistas el primer ministro Boris Johnson al visitar uno de los centros de vacunación ante los que se formaban largas filas para recibir una tercera inyección.

Unos 15 días después de su aparición en el país, se han registrado ya 3.137 casos de ómicron en el Reino Unido, pero se cree que el número real es muy superior y el gobierno prevé que se convierta en la variante dominante en pocos días.

Según el ministro de Sanidad, Sajid Javid, ya es responsable del 40% de las infecciones en Londres.

“Al final del día de mañana serán la mayoría de los casos y no deja de aumentar”, advirtió Johnson, cuyo ejecutivo se ha propuesto la titánica misión de haber ofrecido una tercera dosis a todos los mayores de 18 años antes del 31 de diciembre.

Estos implica casi un millón de inyecciones diarias, para lo que se abrieron más centros de vacunación, durante más horas al día y con la ayuda del ejército.

Sin embargo la página web que permite pedir cita se colapsó el domingo por la noche, tras un discurso a la nación de Johnson, y el lunes seguía con problemas.

El mismo servicio informaba también que se agotaron los test de antígenos que la sanidad pública inglesa distribuye gratuitamente y que ahora deberán hacer a diario quienes sean contacto cercano de un infectado con ómicron.

Johnson llamó a “dejar a un lado” la “idea de que esto es de alguna manera una versión más suave del virus”. “Lo mejor que podemos hacer es vacunarnos todos”, insistió.

– Teletrabajo y pasaportes sanitarios –

“¡No pensé que habría tanta gente! Es increíble”, decía a la AFP Sarah Jackson, una londinense de 29 años que esperaba frente a un centro de vacunación donde se anunciaba dos horas para registrarse y dos más para recibir la inyección.

“Voy a ver a mis abuelos por Navidad, pero no sé si será suficiente”, explicaba lamentando que pese a haberse tomado la mañana libre tendría que faltar al trabajo y criticando al gobierno por haber reaccionado tarde.

De 66 millones de habitantes, el Reino Unido, que con más de 146.000 muertos es uno de los países de Europa más afectados por la pandemia, ya había decretado la semana pasada medidas de precaución contra ómicron como el uso de mascarillas en casi todos los lugares cerrados y el teletrabajo, que entró en vigor este lunes.

No obstante, a primera hora de la mañana el tráfico era intenso en zonas de oficinas como la City de Londres, comprobó un periodista de la AFP, y muchos autobuses circulaban abarrotados.

A partir de esta semana, también se exigirán pasaportes sanitarios en lugares masificados como clubes nocturnos y estadios de fútbol.

Estas medidas han enfurecido a algunos diputados del Partido Conservador de Johnson, que el martes amenazan con una gran rebelión cuando el Parlamento vote las nuevas reglas que, sin embargo, tienen la aprobación garantizada gracias al apoyo del opositor Partido Laborista.

Sería un nuevo duro revés para el primer ministro, muy debilitado por una serie de escándalos relacionados con supuestas fiestas celebradas en Downing Street el pasado invierno, cuando estaban prohibidas por la pandemia y los británicos se vieron privados de reuniones familiares navideñas.

Ante una economía que empieza a despegar tras el levantamiento de la mayoría de restricciones contra el covid-19 el pasado verano boreal, el ejecutivo se resiste a cerrar comercios o escuelas, obligando a los padres a quedarse en casa con sus hijos.

Así, a la espera de conocer el impacto para la salud de esta variante altamente contagiosa, detectada por primera vez en noviembre en Sudáfrica y que se propaga por todo el mundo, “nuestra estrategia ha sido ganar tiempo para evaluarlo y construir nuestras defensas” evitando que los hospitales se vean desbordados, explicó Javid al canal Sky News.

Debido al rápido aumento de los contagios, el nivel de alerta se elevó el domingo de tres a cuatro, el segundo más alto en una escala de cinco, lo que indica que “la transmisión es alta” y la presión sobre la sanidad “significativa o creciente”.

El Reino Unido sube su nivel de alerta por el covid por el auge de ómicron

Los responsables sanitarios del Reino Unidos subieron el nivel de alerta por el covid-19 debido al "rápido aumento" de los casos de la variante ómicron.

El nivel pasó de tres a cuatro, lo que indica que “el contagio es alto y que la presión sobre los servicios de salud es generalizada, significativa, y está en aumento”.

“Los primeros elementos muestran que ómicron se propaga mucho más rápidamente que delta y que la protección de las vacunas contra los cuadros sintomáticos de ómicron se reduce”, destacaron las autoridades.

Además señalaron que todavía no se conoce la gravedad de ómicron y que esto quedará más claro “en las próximas semanas”, pero que ya hay hospitalizaciones debido a la variante y que es “probable” que su número “aumente rápidamente”.

El primer ministro Boris Johnson tenía previsto dirigirse al país en la noche del domingo en una alocución grabada, informó su despacho de Downing Street.

El Ministerio de Salud también anunció el domingo que a partir del martes los casos contactos de las personas totalmente vacunadas van a tener que someterse a pruebas de antígenos durante siete días. Aquellos que no están vacunados deben permanecer aislados durante diez días.

Estas medidas se suman a la estrategia anunciada por Johnson como un retorno al teletrabajo y el uso de un pasaporte sanitario en algunos lugares, que serán votadas el martes por el Parlamento.

El Reino Unido es uno de los países más golpeados por la pandemia con cerca de 146.000 muertos y cerca de 50.000 nuevos contagios cada día.

El presidente de Sudáfrica da positivo por COVID-19

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, dio positivo este domingo por covid-19 después de haber asistido esta mañana a un servicio funeral oficial en memoria del expresidente Frederik Willem de Klerk (1989-1994), informaron fuentes oficiales.

El mandatario, que fue vacunado en febrero pasado con una dosis de Johnson and Johnson, está siendo tratado con síntomas “suaves”, según informó la presidencia sudafricana en un comunicado emitido a última hora de esta jornada.

“El presidente empezó a sentirse mal después de marcharse del servicio funeral”, señala el mensaje, que también precisa que Ramaphosa está con “buen ánimo”.

El jefe de Estado está siendo tratado por un equipo médico militar y permanecerá en cuarentena en Ciudad del Cabo (suroeste del país), que es donde se celebró esta mañana el oficio en memoria de De Klerk, el líder que abrió la puerta al fin del sistema de segregación racista del “apartheid”, fallecido el mes pasado.

La presidencia sudafricana precisó que el mandatario había dado negativo en varias pruebas realizadas esta semana durante una gira que realizó por varios países del África occidental.

También había dado negativo en otra prueba más realizada el día de su retorno a Sudáfrica, el 8 de diciembre.

El comunicado también destacó que la ceremonia de hoy se realizó siguiendo todos los protocolos sanitarios pertinentes, incluidas medidas higiénicas y de distancia social, y que todas las personas en contacto con el presidente están siendo monitoreadas.

“El presidente dice que su propia infección sirve como aviso para toda la gente en el país de que estén vacunados y atentos a las exposiciones”, recoge el comunicado.

Durante la convalecencia, Ramaphosa delegará sus responsabilidades en el vicepresidente del país, David Mabuza.

Sudáfrica, que se mantiene como el epicentro de la pandemia de covid-19 en África, se encuentra actualmente atravesando su cuarta ola de contagios, presuntamente impulsada por la variante ómicron.

Hasta la fecha, este país austral acumula 3,1 millones de contagios y algo más de 90.000 muertes.