Muertes por COVID-19 en Brasil pasan de 13.000 e infectados suman más de 188.000

Un total de 749 personas murieron en las últimas 24 horas en Brasil a consecuencia del COVID-19, con lo que el número de fallecidos en el país ya sobrepasa los 13.000, según informó este miércoles el Ministerio de Salud.


Fuente: EFE

De acuerdo con el último balance divulgado por la cartera, los contagios también continúan avanzando y durante la última jornada fueron registrados 11.385 nuevos casos, lo que supone que al menos 188.974 personas se han infectado en el gigante suramericano.

Con los resultados divulgados hoy, Brasil sobrepasó a Francia (178.060) en el ránking mundial y se convirtió en el sexto país del mundo con el mayor número de casos confirmados de COVID-19.

Según el balance, el 41,5 % del total de infectados hasta el momento, que corresponde a 78.424 personas, se recuperaron de la enfermedad, mientras que 97.402 personas (51,4 %) continúan en observación.

Asimismo, el Ministerio informó que hay 2.050 muertes en investigación.

Sao Paulo, el estado más industrializado y poblado de Brasil, con unos 46 millones de habitantes, continúa concentrando el mayor número de casos, con 4.118 muertes, y en las últimas 24 horas superó los 50.000 infectados a pesar de que las autoridades regionales han fortalecido las medidas para evitar la propagación del virus.

Le sigue el estado de Río de Janeiro, donde ya se registran más de 2.000 víctimas mortales y el número de contagios llega a los 18.728.

No obstante, por número de casos confirmados, el nordestino estado de Ceará, con 19.156 personas infectadas, sobrepasó a Río y ahora ocupa el segundo lugar.

SAO PAULO ANUNCIA MÁS RECURSOS

Ad portas de que el caos llegue a Sao Paulo, donde la red pública está al borde del colapso y la privada cuenta con los dedos las unidades de atención emergencial disponibles, el gobernador Joao Doria anunció este miércoles que destinará 30 millones de reales (unos cinco millones de dólares) para la compra de 350 camas de unidades de cuidados intensivos.

Sao Paulo es la región más afectada por el coronavirus en Brasil y desde finales de marzo las autoridades han decretado medidas para evitar su propagación. Más allá del aislamiento social, la gobernación ordenó una cuarentena que debía terminar el 11 de mayo pero que fue prorrogada hasta final de mes, ante el incremento de los casos.

En el mismo orden, Doria se negó a autorizar la apertura de salones de belleza y gimnasios, para los que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decretó su inmediato regreso a funcionamiento en el país por considerarlos "actividades esenciales", y la Alcaldía limitó la circulación de automóviles.

No obstante, aunque en las vías se evidenció la disminución de automotores, en el transporte público se notó un incremento de los usuarios por lo que el aislamiento no se está cumpliendo en el porcentaje deseado, ya que según la Gobernación apenas llega a un 46 %.

NUEVOS EQUIPOS DAN UN RESPIRO EN RÍO

La red pública de salud de la "Cidade Maravilhosa" tuvo un alivio hoy con la llegada del segundo y último lote de respiradores y monitores adquiridos en China y que comenzaron a llegar el martes.

En total fueron recibidos 306 respiradores y 500 monitores, así como máscaras y otros equipos que comenzaron a montarse en diferentes centros de salud y en el hospital de campaña que fue montado por la administración municipal.

 

Nuevo récord de contagios por coronavirus en Argentina

Argentina tuvo este miércoles un nuevo récord de contagios por coronavirus, al igual que en tres de los últimos cuatro días. Registró 316 nuevos casos, para que el total llegue a 6.879 desde que comenzó la pandemia, informaron fuentes oficiales.


Fuente: EFE

El Ministerio de Salud reportó en su informe vespertino que 178 de ellos fueron en la ciudad de Buenos Aires mientras que 96 los contabilizó la provincia de Buenos Aires, por lo que ambas conforman el principal foco de contagio por COVID-19, con 2.465 y 2.332 contagios en total, respectivamente.

Es la primera vez que el vecino país detectan más de 300 casos del virus en un solo día.

Hasta el momento, Argentina lamentó 329 muertes por coronavirus en el país, y en las últimas 24 horas se produjeron diez decesos más por la enfermedad: cinco de los fallecidos residían en la ciudad de Buenos Aires, cuatro eran de la provincia de Buenos Aires, y el restante residía en Chaco (norte)

Se trataba de cinco hombres y cinco mujeres con edades entre los 40 y los 82 años.

Del total de los casos producidos hasta el momento, el 13,6 % son importados, el 45,2 % son contactos estrechos de casos confirmados, el 29,6 % son producto de la circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

De los casos producidos este miércoles, la tercera provincia que más registró fue Chaco (norte), con 18, y es también la tercera que más afectados totales tiene, con 504.

Hay dos provincias argentinas que registraron casos de coronavirus -Formosa y Catamarca, en el norte ambas-, y seis más que presentan menos de 15 contagios.

El número de altas otorgadas tras superar el coronavirus es de 2.266.

SUBUTILIZACIÓN DEL SISTEMA DE SALUD, SEGÚN EL GOBIERNO

El ministro de Salud de Argentina, Ginés González García, afirmó este miércoles que el sistema sanitario del país está “subutilizado” porque la gente con patologías diferentes al coronavirus “está con miedo” y “a veces no concurre o concurre tardíamente” a los centros de salud.

“La población está con miedo y ese es el factor central por el cual no concurre a veces o concurre tardíamente y eso no es bueno. El sistema de salud está subutilizado, tenemos más de la mitad de las camas de la unidad de cuidados intensivos vacías”, afirmó en declaraciones a Radio Mitre.

La ocupación de camas de cuidados intensivos en todo el país “no llega a la mitad”, y en cuanto a las camas generales están “al 42 % o 43 %”, lo que puede tener consecuencias negativas a futuro.

 

Llama a todas las religiones a unirse en una cadena mundial de oración

El Papa Francisco hizo un llamado a los creyentes de toda línea doctrinal a unirse en oración este jueves. El Sumo Pontífice apela a la fe para vencer al coronavirus desde una posición cristiana.

"Una jornada de oración, ayuno y obras de caridad", manifestó Jorge Bergoglio, el Papa desde el Vaticano.

El coronavirus ya segó la vida de 295 mil fallecidos y más cuatro millones de personas contagiadas con la enfermedad.

Tal es así que el Papa Francisco recurre a un ecumenismo de fe ante la creciente de la pandemia "que nos golpea a todos, sin distinción de ricos, pobres, malos y buenos".

Dentro de este pedido, el Papa destacó la labor de las enfermeras, quienes el martes último celebraron su día.

El argentino asegura que "en esta época de la pandemia han dado ejemplo de heroísmo y algunos han dado su vida" en pos de salvar vidas ajenas.

"Hay que implorar a Dios que ayude a la humanidad", añade el mensaje emitido a través de la página Vatican News.

 

EE.UU acusa a hackers chinos de intentar robar datos sobre claves de vacuna anti Covid-19

Las autoridades de Estados Unidos acusaron este miércoles a piratas informáticos chinos de haber llevado a cabo ciberataques contra centros de investigación estadounidenses para robar información sobre las vacunas y los tratamientos que se están probando frente al COVID-19.


Fuente: EFE

Así lo denunciaron el FBI y la Agencia gubernamental l de Ciberseguridad e Infraestructura (CISA, en inglés), dependiente del Departamento de Seguridad Nacional, en un comunicado, con el que pretenden “concienciar sobre la amenaza a la investigación relacionada con el COVID-19”.

Actualmente el FBI desarrolla pesquisas sobre supuestos ciberataques de “hackers” chinos a organizaciones en EE.UU. que llevan a cabo investigación sobre el nuevo coronavirus.

“Se ha observado que estos actores (los piratas informáticos) están intentando identificar y obtener de forma ilícita propiedad intelectual valiosa y datos de salud pública relacionados con vacunas, tratamientos y tests de redes y personal afiliados a la investigación relacionada con COVID-19”, indica la nota.

UN TRATAMIENTO SEGURO FRENTE AL COVID-19, EN PELIGRO

El FBI y CISA alertaron de que el robo de ese tipo de información pondría en riesgo la meta de alcanzar un tratamiento “seguro, efectivo y eficiente” para el COVID-19.

Por ese motivo, instaron a los centros de investigación que refuercen su ciberseguridad para evitar hurtos y solucionar cualquier brecha en sus sistemas informáticos; y aconsejaron rehuir de cualquier atención mediática para evitar “un mayor interés y ciberactividad” por parte de los piratas.

Las autoridades estadounidenses lanzaron estas acusaciones contra China sin aportar ninguna prueba que las sustenten.

Un funcionario consultado por la cadena de televisión CNN precisó que algunas de las instituciones y organizaciones de investigación presuntamente blancos de ciberataques chinos han sido hospitales, laboratorios y compañías farmacéuticas.

El “hackeo” afectó también al Departamento de Salud y Servicios Humanos, que supervisa los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) y que experimentó un incremento de los intentos de ciberataques diarios, de acuerdo a esa fuente.

EL CORONAVIRUS ALIMENTA LOS CIBERATAQUES

En los últimos meses, los ciberataques aumentaron como consecuencia de la crisis del coronavirus.

El pasado 22 de abril el Departamento de Justicia de EE.UU. informó de que el FBI había recibido más de 3.600 quejas relacionadas con delitos informáticos relacionados con COVID-19, muchos de ellos perpetrados a través de páginas web que anunciaban vacunas y curas falsas.

Como consecuencia de la crisis sanitaria también aumentaron la tensión entre Washington y Pekín, ya que el Gobierno estadounidense alimenta la hipótesis de la responsabilidad de China en la expansión de la pandemia por presuntamente “ocultar” información sobre la “gravedad” del coronavirus, al que el presidente Donald Trump se refiere como el “virus chino”.

Además, desde la Casa Blanca se defiende la hipótesis, rechazada por gran parte de la comunidad científica y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que atribuye el patógeno a un “origen animal”, de que el coronavirus se generó en un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, foco inicial de la pandemia.

UN AVISO QUE NO ES UN MERO AVISO

Según el diario The New York Times, que cita a funcionarios y exfuncionarios de la Administración estadounidense, la decisión de hacer públicas estas acusaciones de ciberataques forma parte de una estrategia amplia de disuasión, diseñada por el Cibercomando de EE.UU., que depende del Departamento de Defensa, y la Agencia de Seguridad Nacional.

Bajo la autoridad legal que les concedió Trump hace casi dos años, ambos organismos tienen poder para infiltrarse en las redes chinas para orquestar ciberataques de respuesta proporcionados, aunque por el momento se desconoce si finalmente se ha llevado a cabo alguno.

Este nuevo episodio de la nueva “Guerra Fría” entre Washington y Pekín se produce en medio de la grave crisis sanitaria desencadenada por la expansión del nuevo coronavirus.

El país norteamericano es el epicentro actual de la pandemia, al liderar a nivel mundial tanto el número de contagios como el de muertos, con 1.380.465 casos confirmados y 83.249 fallecidos por COVID-19.

Ante esta situación, el director del Programa de Ciencia e Innovación Tecnológica del laboratorio de ideas Wilson Center, Meg King, destacó en un declaración enviada a Efe la importancia de “las herramientas de tecnología sanitaria”, claves para acabar con la pandemia, pero que también pueden servir para llevar a cabo ciberataques.

Y consideró que ese tipo de información puede servir para lograr ventajas geopolíticas o ganancias financieras, con lo que el aviso de hoy de EE.UU. “es crucial”: “Al igual que la comunidad médica protege los datos de los pacientes, los avances en investigación también deben ser salvaguardados”, indicó.