‘Mujica gold’, nueva semilla de marihuana para expresidente de Uruguay

El mediático expresidente uruguayo José Mujica, que aprobó una ley para regular el mercado del cannabis durante su gestión, tiene ahora una variedad de marihuana "homenaje": la "Mujica gold".

Se trata de una semilla producida “a modo de homenaje” y en “reconocimiento de la labor” de Mujica “por el tema que nos incumbe de la ley de la marihuana“, explicó a la AFP Javier Ruiz, de Ketama Seeds (http://www.ketamaseeds.com), la empresa que creó la nueva variedad.

Pero también “por el cariño que le tenemos”, agregó Ruiz vía telefónica desde Navarra, España, donde tiene sede la firma. “Mujica gold” fue introducida al mercado el año pasado, y su consumo comenzó a desarrollarse, explicó. “Los que la cultivaron la vuelven a cultivar”.

Ruiz admitió que el nombre “llama la atención” aunque asegura que no buscaron un efecto de marketing al bautizarla con el apellido del expresidente uruguayo, durante cuya gestión se aprobó una polémica ley que regula producción, distribución y consumo de la marihuana en Uruguay.

La ley tiene la particularidad de que, una vez que esté implementada plenamente, colocará al Estado como garante de la producción y comercialización de la droga. “Algunos la han querido probar por simpatía hacia Pepe”, dice Ruiz, utilizando el sobrenombre del exmandatario.

Consultado por las características de la semilla, sostuvo que es fácil de cultivar y señaló que tiene aromas “frutados y florales”. La empresa comercializa las semillas en paquetes de máximo 10 unidades que cuestan 85 euros.

Mujica dejó el poder el 1 de marzo de 2015. De la ley que firmó a fines de 2013 solo el capítulo que corresponde al autocultivo a través de clubes o de forma individual está funcionando plenamente. La producción en manos del Estado y la distribución de la droga a partir de un registro de consumidores todavía no se ha implementado bajo el gobierno de Tabaré Vázquez.

Qué se sabe de John Poulos, sospechoso de matar a su novia Valentina Trespalacios

El hombre aseguró que el Cártel de Medellín asesinó a su novia y que también estaría detrás de él para matarlo.


Fuente: RT en español

El ciudadano estadounidense John Nelson Poulos, de 35 años, es el principal sospechoso de la muerte de la DJ colombiana Valentina Trespalacios, quien era su novia y cuyo cuerpo fue encontrado desmembrado dentro de una maleta en un contenedor de basura en el barrio Los Cámbulos, al oeste de Bogotá, el pasado domingo 22 de enero.

De acuerdo con un informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia, el cadáver de Trespalacios, de 23 años, presentaba “signos de estrangulamiento y maniobras de ocultamiento”, además de múltiples golpes en el rostro y en el cuerpo.

Captura de John Nelson Poulos, principal sospechoso del asesinato de la colombiana Valentina Trespalacios.

Las autoridades colombianas confirmaron que Poulos había huido con destino a Centroamérica el mismo día en que su pareja fue encontrada sin vida.

Dos días después, el 24 de enero, el estadounidense fue capturado en el Aeropuerto Internacional de Tocumen de Panamá, tras conocerse una alerta de Interpol emitida desde Colombia. Entonces, la Policía panameña informó que Poulos “intentaba viajar en el vuelo 0904 de la línea Aérea Turkish, con destino Estambul-Turquía“.

Había llegado a Panamá el lunes 23 de enero, procedente de Bogotá “en el vuelo 056 de Avianca”, detalló la Policía Nacional de Panamá.

Luego de su detención, el principal sospechoso del asesinato de Trespalacios fue deportado a Colombia el miércoles.

¿El Cártel de Medellín?

Al momento de su detención, Poulos brindó una declaración extraoficial, con la que intentó explicar su salida del país suramericano. Según su versión, el Cártel de Medellín estaría detrás del asesinato de su novia y también intentaría matarlo a él, reseñó El Espectador.

Sin embargo, es ampliamente conocido que ese cártel, que se originó en la década de 1970 y cuyo fundador y máximo líder fue Pablo Escobar, se disolvió en 1994.

Durante la audiencia de legalización de captura, que se llevó a cabo entre la noche del jueves y la madrugada de este viernes, la defensa del estadounidense dijo que el hombre temía por su vida debido a la exposición mediática del caso.

Valentina Trespalacios fue asesinada el pasado domingo 22 de enero.

“El ciudadano extranjero insiste o le preocupa la seguridad, en este momento teme sobre su vida por lo que el caso ha sido sumamente mediático”, señaló la defensa, según cita El Colombiano.

Ante ello, insisten, “la solicitud que el ciudadano hace es que de ahora en adelante sea salvaguardada su vida y, al estar a órdenes del Estado, solicita se guarde esa seguridad con el fin de garantizar su vida”.

En esa audiencia, la defensa solicitó la anulación de la captura de Poulos, argumentando que las autoridades habrían incurrido en errores de procedimiento y vulneración de derechos fundamentales al momento de su aprehensión, por las horas que pasó retenido en el aeropuerto de Tucumen hasta ser entregado a Colombia.

Sin embargo, el juez de control de garantías respondió que al ciudadano estadounidense se le respetaron sus derechos en todo momento, por lo que no prosperó la solicitud de la defensa.

Pruebas

Entre las pruebas que tienen las autoridades colombianas en contra de Poulos están varios videos. En uno de ellos se observa cuando presuntamente sacó dentro de la maleta el cuerpo sin vida de Trespalacios de su apartamento, y lo subió al baúl del carro.

En otro, se ve a un hombre –que se trataría del sospechoso– tirando la maleta en la que apareció el cuerpo de la DJ al contenedor de basura. De acuerdo al registro, el sujeto habría huido a bordo de un carro gris.

Además, se habría confirmado que sería él quien arrojó el celular de la DJ colombiana en un tacho de basura del Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá.

“Fue encontrado en un sitio específico. También fue entregado a la Fiscalía General para su análisis y quedan en cadena de custodia”, dijo el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, Carlos Triana.

Asimismo, tras su detención y durante un registro fotográfico para dejar evidencia del procedimiento, a Poulos se le vio un rasguño al costado izquierdo de su cara, posiblemente producto de un forcejeo.

A esto se suman, ha señalado la Policía, testimonios de amigos y familiares que señalan que Poulos era posesivo y celoso con Trespalacios.

También circula en los medios colombianos el testimonio de un chófer de la aplicación de viajes InDriver, quien había trasportado a la pareja a una discoteca de Bogotá y señaló que la mujer había pedido auxilio.

“Los dos estaban tomados y cuando ella se monta pega un grito y me dice: ‘Ay, por qué escribí esto’ y miro en el soporte de InDriver que escribió ‘ayuda, estoy en peligro’. Yo la miro y le digo ‘¿estás bien?’ y ella empieza a manotear mientras el man se sube al carro”, comentó.

La condena del capo colombiano de la droga Otoniel se conocerá el 14 de julio

La condena al capo colombiano de la droga Dairo Antonio Usuga David, alias "Otoniel", que se acaba de declarar culpable ante la justicia de Estados Unidos de los cargos de tráfico de cocaína, se dará a conocer el próximo 14 de julio, anunciaron este viernes fuentes judiciales.


Fuente: AFP

La jueza que instruye el caso, Dora Irizarry, “ha fijado la sentencia para el 14 de julio de 2023”, informó el tribunal de Brooklyn donde está su caso.

Otoniel, uno de los más sanguinarios y violentos capos de la droga desde la era de Pablo Escobar, se declaró el miércoles culpable de tres cargos: empresa criminal continuada, conspirar para manufacturar y distribuir cocaína, así como de conspiración marítima para tráfico de drogas, del que le acusaba un tribunal de Florida.

Estos cargos son pasibles de cadena perpetua pero el hecho de que el líder del grupo paramilitar de extrema derecha Autodefensas Gaitanistas de Colombia, también conocido como Clan del Golfo, de 51 años, se haya declarado culpable evitando un largo y costoso juicio, podría influir en el fallo.

Puede interesar: “Racismo, machismo y clasismo” en el crimen de Fernando Báez Sosa, dicen sociólogos

Según la fiscalía estadounidense, entre 2003 y hasta su detención en 2021, Otoniel fue “líder de una empresa criminal responsable de exportar múltiples cargamentos de cocaína de Colombia a México y América Central con Estados Unidos como destino final.

En una declaración leída en la audiencia del miércoles, Otoniel reconoció haber enviado a Estados Unidos 96.800 kilos de cocaína.

Tras reconocer que en el “trabajo militar, se cometieron homicidios”, sostuvo que su grupo, también conocido como Los Urabeños y Clan Úsuga, “dio seguridad a laboratorios y narcotraficantes y cobraban impuestos” por la cocaína que se procesaba y transitaba por los territorios que controlaban.

Lea también: La aerolínea le perdió a sus 4 perros y el dueño está destrozado

Parte del acuerdo es el pago de 216 millones de dólares de indemnización, además de la multa que le imponga la jueza y que podría ascender a 22 millones de dólares.

“Racismo, machismo y clasismo” en el crimen de Fernando Báez Sosa, dicen sociólogos

El caso del asesinato a golpes y patadas del joven Fernando Báez Sosa en Argentina, atacado por ocho rugbiers en desigual pelea entre adolescentes mayores, es un aterrador cóctel de odio "clasista", "racista" y "machista", según sociólogos entrevistados por la AFP.


Fuente: AFP

Los hechos ocurrieron hace tres años frente a una discoteca del balneario de Villa Gesell, 375 km al sur de Buenos Aires, en plenas vacaciones de verano austral, y el juicio oral despertó una fascinación nada común en la sociedad, que está a la espera del veredicto del tribunal de tres jueces el 6 de febrero.

Salvo de la inflación desbordada (95% en 2022), no se habla de otra cosa en el país sudamericano.

“La cuestión de clase juega un papel importante en este caso. La mayoría de los rubgiers son de familias ricas de pueblo”, en este caso de Zárate, 90 km al norte de la capital, dijo el sociólogo Guillermo Levy, profesor en las universidades de Buenos Aires y Avellaneda.

En el juicio que se realiza en Dolores, 200 km al sur de la capital, los fiscales y querellantes pidieron condena a prisión perpetua para los ocho acusados, como “coautores del delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y concurso premeditado”.

“Es verdad que es un cóctel de violencia, racismo, machismo, alcohol, etc. Pero voy a agregar el componente de la formación del rugby. El accionar en manada podría estar siendo reflejo”, dijo Facundo Sassone, sociólogo y entrenador de juveniles de rugby en el club Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó.

– “Reflexión sobre la sociedad” –

El abogado Hugo Tomei, defensor de los acusados, que jugaban al rugby en un club de Zárate, pidió “la absolución”, alegando que “no se pudo probar el plan para matar” ni quién o quiénes fueron los autores del crimen.

“La reflexión debe ser sobre la sociedad que produce esto, y no sobre si están locos, si son psicópatas, porque ahí nos equivocamos”, señaló Levy.

Fernando Báez Sosa (18 años, el fallecido) discutió con el rugbiers Máximo Thomsen (de 23 años ahora) dentro de la discoteca y le tiró un puñetazo.

Los fiscales aseguran que Thomsen instigó a sus compañeros a tomar venganza. En la puerta del local rodearon a Báez Sosa, lo derribaron a golpes y lo patearon mientras estaba inconciente hasta causarle la muerte.

Uno de los rugbiers gritaba: “¡Negro de mierda, mátenlo!”, según testigos presenciales que declararon en el juicio. Las escenas quedaron registradas en videos, incluso de un móvil de los agresores, y corroboradas en chats, además de los peritajes de ADN y sangre.

“Resulta insoslayable la apelación a la negritud de Fernando durante la agresión, y hacernos cargo del racismo y clasismo”, dijo Sebastián Bruno, sociólogo e investigador en ciencias sociales.

– Masculinidad violenta –

Bruno planteó: “Los sectores medios y altos marcaron o etiquetaron a quienes fueron protagonistas de los movimientos migratorios”.

Báez Sosa era hijo de una cuidadora de ancianos y un albañil, ambos inmigrantes paraguayos. Había iniciado la carrera de abogacía, luego de graduarse en un colegio parroquial católico y realizar obras de caridad.

Los imputados, con edades ahora de 21 a 23 años y en prisión preventiva desde 2020, tuvieron expresiones como “pido perdón”, “pido disculpas”, “no hubo intención de matar”, “no hubo un plan (de asesinar)” y “estoy arrepentido”.

“Fue atacado por sorpresa, a traición, causándole múltiples lesiones en el cráneo y el hígado, con hemorragia masiva. Acordaron matarlo”, dijo en su alegato el fiscal Gustavo García.

Levy aseveró: “Está el aplauso de la violencia machista, de la cosa patotera, maleva (pendenciera). Y también el clasismo. Negro de mierda, paraguayo (pese a nacer en Argentina)”.

El rugby en Argentina es amateur e históricamente son los sectores de clase media y alta los que lo practican o asisten a los partidos.

“Si nos rasgamos las vestiduras y decimos que es un deporte de valores, de amistad, ¿por qué falló? Y es que algunas cuestiones pueden ser malentendidas por jugadores de rugby que pueden generar situaciones de violencia fuera de las canchas”, sostuvo Sassone.

La Unión de Rugby de Buenos Aires organizó talleres después del crimen para reeducar a jóvenes que han sido entrenados para actuar en grupo y con violencia ante una agresión.