Netanyahu no habló de ocupar Gaza, dice ministro israelí

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, "no habló de ocupar Gaza" después de la guerra con Hamás, dijo Ron Dermer, ministro israelí de Asuntos Estratégicos, durante una entrevista a la cadena estadounidense MSNBC


Fuente: AFP

 

“Estamos totalmente retirados de Gaza desde hace 17 años y nos devolvieron un Estado terrorista. Es obvio que no podemos repetir eso”, dijo Dermer, que participa como observador en el gabinete de guerra israelí.

“Cuando Hamás ya no esté en el poder, Israel deberá tener una responsabilidad general de seguridad por un periodo indefinido”, explicó en la misma línea de lo expresado en la víspera por primer ministro Benjamin Netanyahu.

Pero preguntado sobre cómo ejercerá esta responsabilidad, Dermer dijo que la cuestión está todavía abierta, pero aseguró que “no se tratará de una ocupación”.

Por medio de varios representantes, Estados Unidos expresó el martes su oposición a una reocupación de este territorio controlado desde 2007 por el movimiento islamista Hamás.

El presidente Joe Biden “mantiene su posición conforme a que una reocupación de las fuerzas israelíes no es lo adecuado”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, John Kirby.

“Hay algo sobre la que no hay absolutamente ninguna duda: Hamás no puede formar parte de la ecuación”, añadió.

El portavoz de Hamás, Abdel Latif al Qanou, reaccionó a estas declaraciones en Telegram y afirmó que “lo que Kirby ha dicho sobre el futuro de Gaza después de Hamás es una fantasía”.

“Nuestro pueblo está en simbiosis con la resistencia y él decidirá su futuro”, agregó.

Dermer admitió que Israel se enfrentará al dilema del día después de acabar con Hamás.

“¿Quién gestionará Gaza? Si es una fuerza palestina que gobierna Gaza para el bienestar de sus habitantes y sin querer destruir Hamás, entonces podemos hablar”, afirmó.

La canciller argentina expresa su “malestar” a Cameron por viaje a Malvinas

La ministra argentina de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, expresó este miércoles su “malestar” a su par británico David Cameron por su reciente visita a las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama el país sudamericano, al margen de una reunión del G20 en Rio de Janeiro.

Fuente: AFP

Mondino transmitió a Cameron, quien viajó al archipiélago hace dos días, “el malestar por sus declaraciones y su visita a las Islas Malvinas”, y “reafirmó los derechos de soberanía de la República Argentina” sobre el territorio, señaló el gobierno argentino en un comunicado.

Durante su estadía el lunes en las islas del Atlántico Sur, Cameron manifestó su deseo de que los habitantes del territorio quieran seguir “para siempre” bajo administración del Reino Unido.

Mondino y Cameron “reconocieron la existencia de un desacuerdo”, que Argentina tiene la “disposición” de resolver “de conformidad con el mandato de la comunidad internacional”, agregó la nota emitida por Argentina.

Tras la reunión, Mondino publicó en X una foto junto a Cameron acompañada de la frase: “Poniendo las cosas en su lugar”.

Un portavoz del gobierno británico dijo después del encuentro que Cameron “reiteró el apoyo continuo del Reino Unido al derecho de autodeterminación de los habitantes de las Falklands Islands”, como los británicos denominan a las islas en inglés.

Sin embargo, subrayó que ello “no impediría la cooperación en áreas que serían mutuamente beneficiosas” para los dos países.

“Esperamos embarcarnos en una nueva era de relaciones entre Argentina y el Reino Unido”, tuiteó Cameron después del encuentro.

El viaje de Cameron a las Islas Mavinas ocurrió un mes después de reunirse con el presidente argentino, Javier Milei, en el Foro Económico Mundial de Davos.

La visita fue tachada de “provocación” por el gobierno de la provincia argentina de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, que incluye el territorio de las Malvinas en su mapa. Cameron fue declarado allí “persona non grata”.

Argentina se enfrentó en 1982 en una guerra con el Reino Unido por las Malvinas, cuya soberanía sigue reclamando.

El conflicto dejó 649 argentinos y 255 británicos muertos.

Una empresa privada de EEUU intenta posarse en la Luna

Una empresa de Texas intentará el jueves convertirse en la primera compañía privada en posarse en la Luna, tras varios intentos fallidos de competidoras de ese sector.

Si Intuitive Machines consigue su hazaña no sólo marcaría un hito importante para el sector espacial, sino que también lograría el primer alunizaje de una sonda estadounidense desde el final del legendario programa Apolo en 1972.

El módulo de alunizaje Nova-C, que transporta experimentos científicos de la NASA, despegó de Florida la semana pasada.

El intento de alunizaje está previsto a las 16H49 (22H49 GMT) hora de Houston, en Texas, donde se encuentra la sala de control de Intuitive Machines.

El sistema de propulsión de la nave, crucial para el alunizaje, ya ha sido probado con éxito en vuelo.

Este miércoles tiene que superar otra etapa importante: entrar en órbita lunar a unos 100 km de altitud. Permanecerá allí unas 24 horas antes de su descenso final, totalmente automatizado y que podrá seguirse en directo en el sitio web de la NASA.

Desde una altitud de 30 metros, el módulo de alunizaje bajará en vertical a una velocidad de tres metros por segundo, antes de frenar a un metro por segundo durante los últimos diez metros.

Intuitive Machines espera poder confirmar el alunizaje unos 15 segundos después de que los seis pies de la sonda toquen tierra.

India y Japón lograron alunizar recientemente gracias a sus agencias espaciales nacionales, convirtiéndose en el cuarto y quinto país en conseguirlo, tras la Unión Soviética, Estados Unidos y China.

Pero los estadounidenses, que pretenden enviar astronautas a la Luna a partir de 2026, llevan más de 50 años sin hacerlo. Y ninguna de las empresas privadas que lo han intentado (israelíes, japonesas o estadounidenses) lo ha conseguido.

- Polo sur lunar -

El objetivo de Intuitive Machines está situado a unos 300 kilómetros del polo sur de la Luna. Las misiones Apolo aterrizaron más cerca del ecuador.

El polo sur lunar es de especial interés porque contiene agua en forma de hielo, que podría explotarse.

El cráter que servirá de pista de alunizaje se llama Malapert A, en honor a un astrónomo del siglo XVII.

El módulo de aterrizaje lunar, de poco más de cuatro metros de altura, transporta seis cargamentos privados (incluidas unas esculturas del artista contemporáneo Jeff Koons que representan las fases de la Luna) y seis instrumentos científicos de la NASA.

Incluye además un sistema de cámaras desarrollado por la Universidad de Aeronáutica Embry-Riddle, que será eyectado 30 metros por encima de la superficie lunar para captar desde el exterior el momento del alunizaje.

Entre el material embarcado hay unas cámaras situadas bajo el módulo de aterrizaje lunar que analizarán la cantidad de polvo arrojado durante el descenso, con el fin de compararlo con los alunizajes de Apolo.

Otro instrumento estudiará el plasma lunar (una capa de gas con carga eléctrica) y medirá las ondas de radio procedentes del Sol y de otros planetas.

El módulo de alunizaje, bautizado Odysseus, funcionará con paneles solares. Se espera que funcione siete días desde el momento en que se posa.

- Reducir costos -

El contrato firmado por la agencia espacial estadounidense para esta primera misión de Intuitive Machines asciende a 118 millones de dólares.

Se trata de la segunda misión del nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a empresas privadas que lleven su material científico a la Luna, en lugar de desarrollar ella misma vehículos para hacerlo.

El objetivo es reducir los costos para la agencia pública pero seguir desarrollando la economía espacial.

Una primera misión, dirigida por la empresa estadounidense Astrobotic, fracasó el mes pasado.

Este año están previstas al menos otras cuatro misiones estadounidenses, entre ellas otras dos de Intuitive Machines.

Para la NASA, estas misiones prepararán el regreso de astronautas a la Luna en el marco de su otro programa emblemático: Artemisa.

© Agence France-Presse

Petro respalda a Lula en disputa con Israel

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, expresó este martes su “solidaridad integral” con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, trenzado en una crisis diplomática con Israel por comparar la guerra en Gaza con el Holocausto

Fuente: AFP

“En Gaza hay un genocidio y se asesina cobardemente a miles de niños, mujeres y ancianos civiles. Lula solo ha dicho la verdad y la verdad se defiende o la barbarie nos aniquilará”, escribió Petro en la red social X (antes Twitter).

“Expreso mi solidaridad integral al presidente del Brasil”, agregó el primer mandatario de izquierda en la historia de Colombia.

El domingo, el presidente brasileño acusó a Israel de cometer un “genocidio” contra los palestinos de la Franja de Gaza y comparó la ofensiva israelí con el exterminio de los judíos por parte de los nazis.

En respuesta, Israel lo declaró “persona non grata” y Brasil llamó a consultas a su embajador en ese país.

La guerra fue desencadenada por el ataque del movimiento islamista Hamás en el sur de Israel del 7 de octubre, que dejó unos 1.160 muertos, en su mayoría civiles, según un balance de la AFP basado en cifras israelíes.

Los combatientes palestinos también tomaron como rehenes a 250 personas, de las cuales 130 siguen secuestradas en Gaza, incluyendo a 30 que habrían muerto en cautiverio.

En represalia, Israel lanzó una ofensiva para “aniquilar” a Hamás, que provocó al menos 29.195 muertos, en su mayoría mujeres y niños.

Petro, quien aceptó en enero un pedido del gobierno de Israel para mediar en la liberación de los rehenes en poder de Hamás, llamó a los países latinoamericanos a “unirse para que cese la violencia de inmediato en Palestina”.

A finales de 2022 el presidente de Colombia también comparó las acciones del ejército israelí en Gaza con las de los nazis, desatando una crisis diplomática que se saldó con una reunión con el embajador de Israel en Bogotá.

Brasil y Colombia apoyan la demanda presentada por Sudáfrica contra Israel en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la supuesta violación de la Convención de 1948 contra el Genocidio.