Nueva York cerrará las escuelas públicas por el aumento de casos de COVID-19

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, declaró este miércoles que la ciudad, que tiene el mayor distrito educativo de Estados Unidos, cerrará sus escuelas a partir del jueves por "precaución" debido al aumento de casos de COVID-19 y aseguró que no reabrirán hasta después de la festividad de Acción de Gracias, que se celebra el próximo jueves 26 de noviembre.


Fuente: EFE

De Blasio escribió en su cuenta de Twitter que la Gran Manzana ha alcanzado un 3 % de positividad en un prorrateo de siete días, el "límite" establecido para echar marcha atrás a la apertura híbrida de las escuelas, por lo que los centros "estarán cerrados mañana".

"Debemos luchar contra la segunda ola de covid-19", agregó el alcalde en un sucinto mensaje después de un retraso de cinco horas para su rueda de prensa diaria, que achacó a conversaciones con la Administración estatal para asegurar que el dato del 3 % exacto era "100% correcto".

El director del sistema de enseñanza pública neoyorquino, Richard Carranza, informó en su cuenta y más tarde en conferencia de prensa que las clases "continuarán de forma remota hasta próximo aviso" y que los alumnos que asistían una parte de la semana a los centros tendrán que hacer una "transición".

"El alcalde y yo hemos tenido claro, desde el principio, que necesitábamos llevar a los estudiantes a las aulas tan pronto como fuera seguro. Y llevamos la misma urgencia hoy al anunciar este cierre temporal: traeremos a los estudiantes a los edificios tan pronto como podamos, de manera segura", comunicó Carranza.

El titular de Educación local dijo a las familias que los directores de las escuelas se pondrán en contacto pronto con ellas y que la ciudad ofrecerá "apoyo con los dispositivos -la ciudad ha encargado 100.000- y consejos sobre la enseñanza remota", además de comidas gratuitas para todos los estudiantes.

El pasado viernes, De Blasio ya advirtió que esta semana podrían cerrarse los colegios si el índice de positividad seguía aumentando y pidió a los padres que se prepararan para afrontar esta eventualidad.

El sistema educativo público de Nueva York ciudad acoge a más de un millón de alumnos, de los cuales un tercio aproximadamente estaban inscritos en el programa híbrido, combinando asistencia presencial a clase varios días a la semana con clases virtuales.

"VIENEN RESTRICCIONES"

En su rueda de prensa, el alcalde dijo que el cierre "temporal" de las escuelas se alargará hasta después del festivo estadounidense de Acción de Gracias -el jueves 26 de noviembre- y aseguró que en los próximos dos días ofrecerá un plan para reabrir los centros.

El anuncio del cierre de las escuelas se produjo mientras el gobernador del estado, Andrew Cuomo, finalizaba una rueda de prensa en la que había recordado que si la ciudad alcanzaba ese límite de positividad del 3 % entraría en la categoría de "zona naranja", con mayores restricciones a la movilidad en general.

En todo el estado, las escuelas en "zona naranja" pueden reabrir si cierran cuatro días como mínimo, se desinfectan a fondo y se realizan pruebas a la comunidad a medida que retorna a los centros, pero para la ciudad de Nueva York, por su tamaño, se necesitaría una "fórmula diferente", dijo Cuomo.

No obstante, la ciudad y el estado utilizan métricas diferentes dependiendo de la fecha de realización de pruebas de covid-19 y la fecha de llegada de los resultados, y de acuerdo a esta última Administración, la tasa de la ciudad prorrateada en los últimos 7 días está por debajo del 3 %, lo que ha generado cierta confusión.

De Blasio consideró que la ciudad entrará en la "zona naranja" cuando el estado lo requiera, ya que forma parte de su propia estrategia y sus métricas, por lo que adelantó que "vienen restricciones, y vienen pronto".

Preguntado por el paso atrás en las escuelas tomado por el alcalde, el gobernador Cuomo dijo que esperaba que la Alcaldía las cerrara si alcanzaba el porcentaje del 3 %, por lo que no consideró que su estrategia de reapertura esté fracasando.

"En todo el mundo está aumentando (el coronavirus), cada estado de la nación. El éxito depende de cómo lo hacemos en relación con el resto. Somos los cuartos en EE.UU. (...) después de haber tenido la mayor tasa de infección en EE.UU. Los neoyorquinos están haciendo un buen trabajo", señaló Cuomo.

 

Con un 95 % de eficacia, Pfizer pedirá autorizar su vacuna en días

La farmacéutica estadounidense Pfizer mejoró este miércoles los datos clínicos de su candidata a vacuna contra el COVID-19 y espera solicitar autorización de emergencia en Estados Unidos en cuestión de "días", con lo que podría convertirse en breve en la primera vacuna desarrollada en Occidente para ser administrada entre la población.


Fuente: EFE

Algo más de una semana después de asegurar que sus primeros datos provisionales de la fase 3 de pruebas clínicas indicaban que su vacuna era efectiva en un 90 %, Pfizer presentó un nuevo conjunto de datos que amplían ese dato de efectividad hasta el 95 % con una respuesta similar (94 %) en casos de personas mayores de 65 años.

Además, la vacuna no provocó efectos secundarios reseñables entre los voluntarios a los que le fue administrada y la única pega que parece tener la candidata de Pfizer es que requiere congeladores ultra-fríos, que mantienen los viales a 70 grados bajo cero, un obstáculo para su distribución y un añadido a su coste.

Según el comunicado publicado por Pfizer, en esta última evaluación de la fase tres se han identificado 170 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 162 se observaron en el grupo de placebo frente a 8 en el grupo al que se administró la vacuna.

En total, cerca de 43.000 personas han participado en este ensayo en todo el mundo, de los cuales algo más de 41.000 recibieron una segunda dosis el pasado 13 de noviembre.

"La eficacia fue constante según la edad, el género, la raza y la etnia", dice el comunicado de la compañía, que resalta que "la eficacia observada en adultos mayores de 65 años fue superior al 94 %".

Según Pfizer, los datos demuestran que la vacuna fue bien tolerada en todas las muestras de participantes inscritos y que no se observaron problemas de seguridad graves. Los únicos efectos secundarios importantes han sido fatiga (3,8 %) y dolor de cabeza (2 %).

Pese a que en muchos casos eficacia y efectividad se utilizan como sinónimo, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que representan al Gobierno estadounidense en varios proyectos de tratamientos para combatir la covid-19, la eficacia se utiliza para medir las respuestas en un entorno controlado de pruebas mientras que efectividad se emplea en un medio enfrentado al mundo real, como ocurre en el caso de las pruebas de Pfizer, en la que los voluntarios se infectan en su vida diaria.

PFIZER Y MODERNA, A LA CABEZA

"Los resultados de este estudio marcan un importante paso en un viaje histórico de ocho meses para avanzar en una vacuna capaz de ayudar a poner fin a esta devastadora pandemia", indicó este miércoles Albert Borula, consejero delegado de Pfizer.

El nuevo anuncio de Pfizer se da dos días después de que Moderna, una farmacéutica mucho más pequeña y con menos años de vida, presentara resultados de efectividad del 94,5 % en su fase 3, a la que se ha adscrito 30.000 voluntarios, de los cuales 95 se contagiaron del COVID-19, 90 de ellos habían recibido un placebo y 5 la vacuna experimental.

Moderna también espera solicitar en breve la autorización de emergencia de la FDA, que se está usando durante la pandemia para acelerar la disponibilidad de terapias experimentales, al tiempo que se analizan los datos de pruebas clínicas.

Al igual que le sucedió a Pfizer, que respondió con caídas a las noticias de Moderna, es hoy esta última empresa la que ha registrado retrocesos en la cotización, lo que demuestra el complicado escenario que se presenta para estas compañías en un producto, la vacuna contra la covid-19, cada vez más competitivo y que cuenta también con alternativas en China y Rusia.

Moderna parte con la ventaja de que su vacuna se puede conservar en congeladores comunes e incluso mantenerse a temperaturas por encima del punto de congelación durante varias semanas, lo que le abre las puertas de países en desarrollo y centros de salud rurales o remotos.

LA PANDEMIA CONTINÚA

El desarrollo de estas vacunas se ha llevado en menos de un año, un récord inédito en este tipo de trabajos, que requieren un complejo calendario de pruebas y análisis.

Mientras tanto la pandemia sigue avanzando inexorable en Estados Unidos, que ha registrado cerca de un cuarto de millón de muertos y que ha sumado un millón de infectados en la última semana hasta superar los 11,3 millones de casos acumulados.

El epidemiólogo más importante de Estados Unidos y director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, opinó ayer en una entrevista que el mundo podrá comenzar a ver la luz al final del túnel si las vacunas siguen avanzando en su proceso de aprobación, manufactura y distribución, el próximo otoño.

 

Trump sigue insistiendo en que ganó las elecciones y que hubo "fraude"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue insistiendo en que ganó las elecciones del pasado 3 de noviembre y en que hubo un "fraude" generalizado que dio la victoria a su rival demócrata, Joe Biden.


Fuente: EFE

"Gané las elecciones. ¡Fraude al votante en todo el país!", escribió este miércoles Trump en su cuenta de Twitter, todo en mayúsculas, junto a una serie de comentarios en los que pone en entredicho la limpieza de los recuentos y las decisiones sobre impugnaciones que ha presentado su equipo.

"Esta fue una elección amañada. Prohíben a los compromisarios electorales republicanos, las máquinas de votación fallan por todas partes (¡lo que significa que los atraparon haciendo trampa!)", escribió el gobernante reaccionando a una encuesta que apunta a que sus denuncias pueden estar socavando la confianza en el sistema.

La encuesta indica que cerca de la mitad de los republicanos cree en la veracidad de las denuncias de Trump de que ganó las elecciones y que le fueron robadas por un fraude generalizado que favoreció a Biden, pese a que no se haya demostrado que así sea.

Los comentarios de Trump, siempre con la advertencia de Twitter de que sus denuncias de fraude "son cuestionadas", también aluden a la decisión de la Junta Electoral del Condado de Wayne, en Michigan, que la noche del martes certificó unánimemente los resultados, tras haber estado bloqueada debido a la negativa de los republicanos a hacerlo.

"¡Incorrecto! Al principio votaron en contra porque había muchos más VOTOS que GENTE (¡Triste!). Luego fueron amenazados, les gritaron y fueron hostigados brutalmente, y fueron FORZADOS a cambiar su voto, pero luego SE NEGARON, como patriotas estadounidenses, a firmar los documentos", escribió Trump.

El de Wayne, donde se encuentra Detroit, es el condado más poblado de Michigan, con un 80 % de población negra, que se supone que en su mayoría votó a Biden, quien se llevó los 16 votos electorales en disputa con una ventaja de 2,7 puntos porcentuales.

Trump también se quejó de nuevo de que en Pensilvania a los observadores republicanos "ni siquiera les permitieron entrar al edificio para mirar", algo que han negado las autoridades electorales de ese estado, que también ganó Biden.

Finalmente, sobre el recuento de los votos en Georgia debido a lo ajustado del resultado, "es una broma y se hace BAJO PROTESTA. Aunque se han encontrado miles de votos fraudulentos, el número real está en firmas coincidentes".

Pese a las denuncias de Trump, el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, ha indicado que los secretarios electorales deben comparar las firmas de los sobres de votación y cotejarlos con los de los votantes.

La campaña de Trump también ha anunciado que hoy presentará una petición de recuento en dos condados de Wisconsin, Milwaukee y Dane, por considerar que hay "votos ausentes alterados ilegalmente y emitidas ilegalmente".

Biden ganó los 10 votos electorales de Wisconsin con una diferencia de unos 20.500 votos.

Este martes, su equipo también presentó una nueva querella por supuestas "irregularidades sustanciales" y "fraude" por la "falta de fiabilidad" de las máquinas de procesamiento y escaneo de votos en Nevada.

En ese estado, Biden obtuvo el 50,1 % de los votos, frente al 47,7 % de Trump.

 

Uruguay supera por primera vez los 100 casos de COVID-19 en un día

Uruguay alcanzó este martes un nuevo récord de casos diarios de COVID-19 con 104 contagios y superó por primera vez la barrera de los 100 en una misma jornada desde que se anunciaron los positivos iniciales y se decretó la emergencia sanitaria el pasado 13 de marzo.


Fuente: EFE

Así lo detalló el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) en su informe diario, en el que también señaló que se hicieron 4.128 análisis.

Desde que se detectó la enfermedad en Uruguay hay 4.208 casos positivos (792 activos) y el departamento (provincia) más afectado sigue siendo Montevideo con 449 casos, mientras que en segundo lugar se encuentra Canelones (sur) con 105.

Además, en Cerro Largo (este), donde días atrás se registró un importante brote, hay 76 casos activos y en Rivera (noreste) hay 35. Estos dos departamentos, ambos con frontera terrestre con Brasil, han sido de los más afectados a lo largo de la pandemia y de los que más han preocupado a las autoridades sanitarias.

Por otra parte, el informe indica que hay 12 personas en tratamientos intensivos y que se registró un nuevo deceso por lo que ya son 68 las personas que fallecieron por la mencionada enfermedad.

Rafael Radi y Henry Cohen, dos de los integrantes del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), que brinda ayuda al Gobierno en la gestión del coronavirus, señalaron en reiteras oportunidades la importancia de que el país se mantenga en una cifra diaria de dos dígitos para que la situación no se descontrole.

De acuerdo con esto, apuntaron que los 100 positivos diarios son un límite que puede complicar la situación sanitaria de Uruguay.

Debido a ello, las autoridades ya están tomando medidas y este lunes el ministro de Salud Pública del país, Daniel Salinas, dijo ante la prensa que el país tendrá “un aumento significativo” de la capacidad de testeo, aunque no detalló cifras.

Asimismo, reiteró la contratación de más rastreadores (personas que se encargan de seguir el hilo epidemiológico) que días atrás había anunciado la prensa local y confirmaron fuentes del MSP a Efe para alcanzar la cifra de 114 en todo el país.

El rastreo y aislamiento de casos es, hasta el momento, la más eficaz de las armas con las que Uruguay lucha contra la pandemia, favorecido por su baja población -apenas 3,5 millones de habitantes- y su escasa densidad -menos de 20 uruguayos por kilómetro cuadrado-.