Nuevo récord de contagios por coronavirus en Argentina

Argentina tuvo este miércoles un nuevo récord de contagios por coronavirus, al igual que en tres de los últimos cuatro días. Registró 316 nuevos casos, para que el total llegue a 6.879 desde que comenzó la pandemia, informaron fuentes oficiales.


Fuente: EFE

El Ministerio de Salud reportó en su informe vespertino que 178 de ellos fueron en la ciudad de Buenos Aires mientras que 96 los contabilizó la provincia de Buenos Aires, por lo que ambas conforman el principal foco de contagio por COVID-19, con 2.465 y 2.332 contagios en total, respectivamente.

Es la primera vez que el vecino país detectan más de 300 casos del virus en un solo día.

Hasta el momento, Argentina lamentó 329 muertes por coronavirus en el país, y en las últimas 24 horas se produjeron diez decesos más por la enfermedad: cinco de los fallecidos residían en la ciudad de Buenos Aires, cuatro eran de la provincia de Buenos Aires, y el restante residía en Chaco (norte)

Se trataba de cinco hombres y cinco mujeres con edades entre los 40 y los 82 años.

Del total de los casos producidos hasta el momento, el 13,6 % son importados, el 45,2 % son contactos estrechos de casos confirmados, el 29,6 % son producto de la circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

De los casos producidos este miércoles, la tercera provincia que más registró fue Chaco (norte), con 18, y es también la tercera que más afectados totales tiene, con 504.

Hay dos provincias argentinas que registraron casos de coronavirus -Formosa y Catamarca, en el norte ambas-, y seis más que presentan menos de 15 contagios.

El número de altas otorgadas tras superar el coronavirus es de 2.266.

SUBUTILIZACIÓN DEL SISTEMA DE SALUD, SEGÚN EL GOBIERNO

El ministro de Salud de Argentina, Ginés González García, afirmó este miércoles que el sistema sanitario del país está “subutilizado” porque la gente con patologías diferentes al coronavirus “está con miedo” y “a veces no concurre o concurre tardíamente” a los centros de salud.

“La población está con miedo y ese es el factor central por el cual no concurre a veces o concurre tardíamente y eso no es bueno. El sistema de salud está subutilizado, tenemos más de la mitad de las camas de la unidad de cuidados intensivos vacías”, afirmó en declaraciones a Radio Mitre.

La ocupación de camas de cuidados intensivos en todo el país “no llega a la mitad”, y en cuanto a las camas generales están “al 42 % o 43 %”, lo que puede tener consecuencias negativas a futuro.

 

Llama a todas las religiones a unirse en una cadena mundial de oración

El Papa Francisco hizo un llamado a los creyentes de toda línea doctrinal a unirse en oración este jueves. El Sumo Pontífice apela a la fe para vencer al coronavirus desde una posición cristiana.

"Una jornada de oración, ayuno y obras de caridad", manifestó Jorge Bergoglio, el Papa desde el Vaticano.

El coronavirus ya segó la vida de 295 mil fallecidos y más cuatro millones de personas contagiadas con la enfermedad.

Tal es así que el Papa Francisco recurre a un ecumenismo de fe ante la creciente de la pandemia "que nos golpea a todos, sin distinción de ricos, pobres, malos y buenos".

Dentro de este pedido, el Papa destacó la labor de las enfermeras, quienes el martes último celebraron su día.

El argentino asegura que "en esta época de la pandemia han dado ejemplo de heroísmo y algunos han dado su vida" en pos de salvar vidas ajenas.

"Hay que implorar a Dios que ayude a la humanidad", añade el mensaje emitido a través de la página Vatican News.

 

EE.UU acusa a hackers chinos de intentar robar datos sobre claves de vacuna anti Covid-19

Las autoridades de Estados Unidos acusaron este miércoles a piratas informáticos chinos de haber llevado a cabo ciberataques contra centros de investigación estadounidenses para robar información sobre las vacunas y los tratamientos que se están probando frente al COVID-19.


Fuente: EFE

Así lo denunciaron el FBI y la Agencia gubernamental l de Ciberseguridad e Infraestructura (CISA, en inglés), dependiente del Departamento de Seguridad Nacional, en un comunicado, con el que pretenden “concienciar sobre la amenaza a la investigación relacionada con el COVID-19”.

Actualmente el FBI desarrolla pesquisas sobre supuestos ciberataques de “hackers” chinos a organizaciones en EE.UU. que llevan a cabo investigación sobre el nuevo coronavirus.

“Se ha observado que estos actores (los piratas informáticos) están intentando identificar y obtener de forma ilícita propiedad intelectual valiosa y datos de salud pública relacionados con vacunas, tratamientos y tests de redes y personal afiliados a la investigación relacionada con COVID-19”, indica la nota.

UN TRATAMIENTO SEGURO FRENTE AL COVID-19, EN PELIGRO

El FBI y CISA alertaron de que el robo de ese tipo de información pondría en riesgo la meta de alcanzar un tratamiento “seguro, efectivo y eficiente” para el COVID-19.

Por ese motivo, instaron a los centros de investigación que refuercen su ciberseguridad para evitar hurtos y solucionar cualquier brecha en sus sistemas informáticos; y aconsejaron rehuir de cualquier atención mediática para evitar “un mayor interés y ciberactividad” por parte de los piratas.

Las autoridades estadounidenses lanzaron estas acusaciones contra China sin aportar ninguna prueba que las sustenten.

Un funcionario consultado por la cadena de televisión CNN precisó que algunas de las instituciones y organizaciones de investigación presuntamente blancos de ciberataques chinos han sido hospitales, laboratorios y compañías farmacéuticas.

El “hackeo” afectó también al Departamento de Salud y Servicios Humanos, que supervisa los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) y que experimentó un incremento de los intentos de ciberataques diarios, de acuerdo a esa fuente.

EL CORONAVIRUS ALIMENTA LOS CIBERATAQUES

En los últimos meses, los ciberataques aumentaron como consecuencia de la crisis del coronavirus.

El pasado 22 de abril el Departamento de Justicia de EE.UU. informó de que el FBI había recibido más de 3.600 quejas relacionadas con delitos informáticos relacionados con COVID-19, muchos de ellos perpetrados a través de páginas web que anunciaban vacunas y curas falsas.

Como consecuencia de la crisis sanitaria también aumentaron la tensión entre Washington y Pekín, ya que el Gobierno estadounidense alimenta la hipótesis de la responsabilidad de China en la expansión de la pandemia por presuntamente “ocultar” información sobre la “gravedad” del coronavirus, al que el presidente Donald Trump se refiere como el “virus chino”.

Además, desde la Casa Blanca se defiende la hipótesis, rechazada por gran parte de la comunidad científica y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que atribuye el patógeno a un “origen animal”, de que el coronavirus se generó en un laboratorio en la ciudad china de Wuhan, foco inicial de la pandemia.

UN AVISO QUE NO ES UN MERO AVISO

Según el diario The New York Times, que cita a funcionarios y exfuncionarios de la Administración estadounidense, la decisión de hacer públicas estas acusaciones de ciberataques forma parte de una estrategia amplia de disuasión, diseñada por el Cibercomando de EE.UU., que depende del Departamento de Defensa, y la Agencia de Seguridad Nacional.

Bajo la autoridad legal que les concedió Trump hace casi dos años, ambos organismos tienen poder para infiltrarse en las redes chinas para orquestar ciberataques de respuesta proporcionados, aunque por el momento se desconoce si finalmente se ha llevado a cabo alguno.

Este nuevo episodio de la nueva “Guerra Fría” entre Washington y Pekín se produce en medio de la grave crisis sanitaria desencadenada por la expansión del nuevo coronavirus.

El país norteamericano es el epicentro actual de la pandemia, al liderar a nivel mundial tanto el número de contagios como el de muertos, con 1.380.465 casos confirmados y 83.249 fallecidos por COVID-19.

Ante esta situación, el director del Programa de Ciencia e Innovación Tecnológica del laboratorio de ideas Wilson Center, Meg King, destacó en un declaración enviada a Efe la importancia de “las herramientas de tecnología sanitaria”, claves para acabar con la pandemia, pero que también pueden servir para llevar a cabo ciberataques.

Y consideró que ese tipo de información puede servir para lograr ventajas geopolíticas o ganancias financieras, con lo que el aviso de hoy de EE.UU. “es crucial”: “Al igual que la comunidad médica protege los datos de los pacientes, los avances en investigación también deben ser salvaguardados”, indicó.

 

En Bolivia autorizan tratamiento del coronavirus con la ivermectina

Pacientes con la enfermedad virósica podrán ser tratados con el referido fármaco, que es usado en animales. En varios países se restringió el uso de esta medicina, pero desde el Ministerio de Salud avalan su uso controlado.

La ivermectina es un antiparasitario animal, pero su empleo será aún de carácter experimental.

El ministro de salud Marcelo Navajas indicó en rueda de prensa en La Paz que "se autoriza el uso bajo protocolos médicos".

"Esto bajo ningún sentido significa que las personas podrán acceder al remedio para la automedicación", añadió Navajas.

La ivermectina aún no cuenta con certificación científica sobre sus efectos positivos sobre el coronavirus, a pesar de que varios estudios dieron cuenta de efectos satisfactorios en diversos pacientes.

De todas formas, el fármaco está en la agenda de la Organización Mundial de la Salud, mientras varios laboratorios del mundo trabajan sobre el desarrollo de vacunas y anticuerpos.

La ivermectina se usa para combatir a las garrapatas, sarna y nematodiasis en equinos, bovinos, caprinos, ovinos, suinos, caninos y felinos.

Bolivia computa 2964 casos confirmados de la enfermedad y registra un total de 128 fallecidos. El aislamiento social continuará hasta el 31 de mayo.