OMS dice que sacrificar a la gente mayor para lograr inmunidad grupal es inaceptable

Buscar la inmunidad grupal, una estrategia que países como Reino Unido o Suecia intentaron en diferentes etapas de la pandemia, es un sacrificio "inaceptable", por lo que hay que mantener las medidas preventivas, señaló hoy el principal responsable de emergencias de la Organización Mundial de la Salud Mike Ryan.


Fuente: EFE

"Si decidimos que todo el mundo se infecte vamos a pagar un precio, habrá 'efectos colaterales', un término terrible, y yo no acepto personalmente que la gente mayor sea sacrificada de esta forma, no es lo correcto ni lo que representamos como sociedad", subrayó Ryan en una sesión de preguntas con internautas.

El experto irlandés aseguró que sigue siendo prioritario intentar "que el menor número posible de gente se contagie de esta enfermedad, lo que nos da más tiempo para tratarla, estudiarla, o desarrollar vacunas más seguras".

Ryan reconoció que "los grandes confinamientos durante un tiempo largo se han mostrado como la mejor solución, necesaria cuando no se puede hacer otra cosa", pero matizó que "hay que buscar un equilibrio" entre detener esta enfermedad y parar la vida económica y social "sin que ello se convierta en una polémica política".

La directora técnica de la OMS para el COVID-19, Maria Van Kerkhove, participó en la misma sesión con internautas, transmitida en diversas redes sociales, donde recordó las vías de transmisión del coronavirus,

Van Kerkhove aclaró que algunas partículas expelidas pueden ser aerosoles, más finas que unas gotas, por lo que pueden estar mayor tiempo en el aire, y transmitirse a otras personas no sólo por vía nasal o bucal, sino también ocular.

Ryan subrayó que en muchos casos la transmisión secundaria ocurre en el seno de una misma familia, y en ese caso afirmó que en países como China o Corea del Sur "el éxito en el control ha estado en encontrar sitios donde aislarse en una casa" de sus parientes.

Asimismo, "en Suecia se ha evitado esa transmisión secundaria porque mucha gente vive sola o en familias pequeñas", mientras que en Italia muchas personas mayores se contagiaron por vivir con sus parientes, "lo cual es una costumbre fantástica, pero en este caso expuso a mucha más gente".

 

Argentina ratifica acuerdo de Escazú

El acuerdo de Acceso a la Información, Participación Pública y Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales, más conocido como Escazú, suma la aprobación de Argentina.

Con 240 votos positivos, 4 negativos y 2 abstenciones el Legislativo de la Argentina se ratificó en el tratado de Escazú.

"El presente acuerdo regional celebrado en la ciudad de Escazú, en la República de Costa Rica, parte de la premisa de asegurar la protección del medio ambiente y los derechos humanos en un modelo de desarrollo sostenible”, destacó el diputado bonaerense Eduardo Valdés.

Uruguay hizo lo suyo en septiembre de 2019, cuando los ministros Rodolfo Nin Novoa, de Relaciones Exteriores, y Eneida de León, de Vivienda y Medio Ambiente,anunciaron la ratificación del convenio.

El tratado de Escazú, firmado el 27 de septiembre del 2018, es el primer pacto mundial que contiene disposiciones vinculantes para la protección y promoción de personas, grupos y organizaciones que promueven y defienden los derechos humanos en asuntos ambientales.

Antigua y Barbuda, Bolivia, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Uruguay y Argentina son los que han ratificado dicha firma.

En Paraguay, el Ministerio de Agricultura y Ganadería sentó postura en contra de este acuerdo. “Esta cartera de Estado viene promoviendo que las relaciones comerciales estén basadas en ciencia y pruebas científicas, promueve todo lo contrario por lo que (este ministerio) manifiesta una gran preocupación ante la posibilidad de que el Paraguay pueda ratificar dicho acuerdo”.

"Sudamérica y el Caribe va a terminar divididas en dos grupos disparejos de países: una enorme mayoría que ratificará el Acuerdo de Escazú y adherirá a principios de protección ambiental, para darle sello a su producción, y otro, bueno…el resto", opinó el economista Amílcar Ferreira.

 

En el Vaticano exigen uso de tapabocas hasta en espacios abiertos

El Vaticano dispuso el uso obligatorio de las mascarillas en espacios abiertos. La utilización de estos implementos de seguridad sanitaria se dará en todo el pequeño territorio.

La medida es una extensión de la que se tomó en el acontecer de junio, cuando se obligó al uso de las mascarillas para la entrada a los museos.

El aumento de los casos positivos de covid en Italia hace que se endurezca la medida en Vaticano, donde la obligatoriedad es extensiva para los espacios abiertos.

En el caso de Italia, dicho país anunció asimismo la obligatoriedad del tapabocas ante la amenaza de una segunda ola de la pandemia.

Precisamente, allí se registraron hasta la fecha más de 330.000 casos y 36.000 fallecimientos, siendo uno de los países europeos más afectados por la enfermedad.

 

Alertan sobre "gran peligro" de hipertermia por el elevado calor en Brasilia

Las autoridades meteorológicas de Brasil alertaron este martes sobre un "gran peligro" de casos de hipertermia durante los próximos días en Brasilia y sus alrededores, que sufren con unas altas temperaturas y una humedad que ha caído a menos del 10 %.


Fuente: EFE

Según el Instituto Nacional de Meteorología (Inmet), el estado de "alerta" declarado este martes seguirá al menos hasta el viernes, período en que se esperan unas temperaturas "por encima de la media histórica" registrada en la capital brasileña en esta época, la más calurosa del año y que es de 32 grados.

Brasilia, situada en una meseta semidesértica del centro-oeste del país, ha registrado en los últimos días unas temperaturas de unos 36 grados, pero el Inmet considera que las actuales condiciones climáticas pueden elevarla más allá de los 40 grados en los próximos días.

Según el Inmet, la combinación de elevadas temperaturas con una bajísima humedad del aire puede provocar casos de hipertermia y unas serias deshidrataciones perjudiciales para la salud, que representan un "gran peligro" y pueden llevar incluso a la "muerte".

La región central de Brasil está en el tramo final de una época anual de sequía, que ha sido más intensa este año y afecta en particular a la capital del país, donde hace diez días un aguacero pasajero puso fin a un período de cuatro meses sin una sola lluvia.

Sin embargo, tras esa llovizna el fenómeno no se ha repetido y la humedad del aire ha caído a tasas de entre 8 y 9 %, muy inferiores a las que registran desiertos como el de Sahara o el de Atacama, en el norte de Chile.

Esta situación se presenta cuando la pandemia de coronavirus aún mantiene una fuerte incidencia en Brasilia, una ciudad de unos tres millones de habitantes que hasta ahora registra unos 200.000 casos y 3.350 muertes por COVID-19, que en el país acumula casi 5 millones de contagios y cerca de 147.000 fallecidos.

Las altas temperaturas están concentradas en prácticamente todo el país, que sufre con una ola de calor atípica para la primavera austral, aunque sin las bajísimas tasas de humedad de la meseta en que se asienta Brasilia, situada a unos 1.000 kilómetros del litoral marítimo y a 1.000 metros por encima del nivel del mar.

Según el Inmet, eso se debe a una masa de aire seco instalada en la mayor parte del país desde hace unas semanas, a la cual también se atribuye, en alguna medida, el aumento de los incendios en la región amazónica y en los humedales del Pantanal.

No obstante, se sospecha que esos incendios también responden a la acción de hacendados y campesinos que preparan tierras para la siembra en esos biomas, una hipótesis reforzada por autoridades policiales y grupos ecologistas, aunque negada por el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro.