Papa reprueba a los cardenales "negacionistas" que no quieren vacunarse

El papa Francisco reprobó este miércoles a los cardenales "negacionistas", que rechazan vacunarse contra el covid y luego se contagian, en una alusión a uno de sus principales opositores.


Fuente: AFP

"En el colegio de cardenales hay algunos negacionistas. Uno de ellos, pobre, se contagió con el virus", contó el pontífice en el avión que lo conducía de regreso de su viaje apostólico de cuatro días a Eslovaquia, en Europa Central.

Francisco se refería al cardenal estadounidense ultraconservador Raymond Burke, uno de sus críticos más feroces, quien se enfermó en agosto por el covid-19.

El papa argentino aclaró que dentro del Vaticano "todos están vacunados, excepto un pequeño grupo", por lo que "estamos estudiando cómo ayudarlos", agregó, durante una conferencia de prensa a bordo del avión papal.

El pontífice, un acérrimo defensor de la vacunación contra el covid-19, reconoció que no entiende las razones de tanto escepticismo frente a las vacunas.

"Es un poco extraño, porque la historia de la humanidad con las vacunas ha demostrado ser amiga", dijo, refiriéndose a décadas de campañas para proteger a los niños de sarampión y poliomielitis.

"Debemos aclarar el tema y hablar con serenidad", aconsejó, aunque admitió que la diversidad de vacunas y su desigual reputación pueden haber creado incertidumbre o miedo.

 

Papa condena el aborto pero pide un enfoque "pastoral"

El papa Francisco reiteró este miércoles que "el aborto es un homicidio", pero instó a los obispos a abordar el tema como pastores y no como políticos, en declaraciones a bordo del avión que lo conducía de regreso a Roma desde Eslovaquia.


Fuente: AFP


"Nunca he rechazado dar la eucarastía a alguien", afirmó el pontífice argentino al ser interrogado sobre la propuesta de algunos obispos estadounidenses de negar la comunión a los políticos católicos que apoyan leyes a favor del aborto.

"La comunión no es un premio para los perfectos", aseguró tras afirmar que el "aborto es más que un problema, es un homicidio. Quien aborta asesina, es así", dijo.

Sin embargo, advirtió que "cuando la Iglesia, para defender un principio, no se comporta como pastor termina por tomar partido político", dijo.

"Siempre ha sido así, basta recordar la historia", añadió tras citar el caso de Juana de Arco y Savonarola, quemados durante la Inquisición por herejía.

"¿Que qué debe hacer un pastor? Ser pastor, no debe andar condenando", subrayó.

"¿Ser pastor de los excomulgados? Si. El pastor debe estar con ellos. Ser pastor con el estilo de Dios. Y el estilo de Dios es cercanía, compasión y ternura", explicó.

El tema de la legalización o no del aborto es de actualidad en numerosos países, e inclusive en Estados Unidos, el presidente Joe Biden, fustigó a inicios del mes la negativa de la Corte Suprema de bloquear una ley de Texas que prohíbe el aborto después de seis semanas de embarazo.

A finales de 2020, Argentina, el país de nacimiento del papa Francisco, se sumó al pequeño grupo de países de América Latina donde la interrupción voluntaria del embarazo está despenalizada en las primeras semanas de gestación.

 

Chile flexibiliza restricciones fronterizas y autoriza ingreso de turistas

El gobierno chileno flexibilizó este miércoles las restricciones en sus fronteras, que permanecen cerradas desde abril, y permitirá a partir de octubre el ingreso de extranjeros que validen previamente sus vacunas contra el covid-19.


Fuente: AFP


Las autoridades hicieron el anuncio cuando los contagios y decesos por coronavirus han descendido considerablemente y la campaña de vacunación marcha con celeridad, alcanzando poco más de 72% de los 19 millones de habitantes (con dos dosis). Esta semana comenzó la inmunización de niños de entre 6 y 11 años.

A partir del 1 de octubre, los aeropuertos de las ciudades norteñas de Antofagasta e Iquique comenzarán a recibir vuelos del exterior, hasta ahora solo permitidos en la terminal aérea de Santiago bajo un riguroso control sanitario.

También podrán ingresar extranjeros no residentes en el país, como medida para potenciar el turismo, sector duramente golpeado por la pandemia. Desde abril solo podían ingresar al país los ciudadanos chilenos y residentes extranjeros.

Las fronteras terrestres (con Argentina, Bolivia y Perú) se mantienen cerradas, salvo para camiones de carga.

"Este anuncio de apertura de fronteras, que es un primer paso de un proceso que será progresivo, permite que turistas extranjeros puedan venir a nuestro país", dijo el subsecretario de Turismo, José Luis Uriarte, en una rueda de prensa junto a responsables de Salud y del Ministerio del Interior.

Hasta antes de la pandemia, miles de argentinos visitaban las playas chilenas durante el verano austral.

Los turistas y otros viajeros extranjeros deberán llenar una "declaración jurada" en línea 48 horas antes de su vuelo y tener un examen PCR negativo de hasta 72 horas antes.

Los extranjeros deberán además contar con un seguro médico de al menos 30.000 dólares de cobertura y validar previamente en línea sus vacunas contra el covid-19. Esta solicitud podrá realizarse desde este jueves, pero la respuesta puede demorar hasta 30 días.

"Tener este trámite realizado exitosamente será un requisito para poder embarcar a nuestro país", destacó la subsecretaria de Salud, Paula Daza, quien recomendó a los extranjeros o chilenos que viven en el exterior "no planificar un viaje sin antes tener la validación de vacunas".

Al llegar a Chile, todos los viajeros deberán cumplir una cuarentena, que será fiscalizada por funcionarios de Salud. El confinamiento, en una casa o en hotel, será de cinco días para los vacunados y de siete días para quienes no lo estén, explicó Daza.

Hasta ahora, todos los viajeros cumplían una cuarentena de siete días. Los no vacunados lo debían hacer en un "hotel sanitario", a cargo del propio pasajero, modalidad ahora eliminada.

Chile acumula 1,6 millones de contagios y 37.000 muertos por la pandemia, pero los nuevos casos y muertes vienen descendiendo desde hace semanas, lo que ha permitido que se eliminen paulatinamente diversas restricciones.

 

A un mes que los talibanes tomaron el poder tras la conquista en Kabul

Un mes después de la conquista talibán de Kabul, Afganistán se enfrenta ahora a una crisis humanitaria y a la incertidumbre sobre qué rumbo adoptará finalmente el nuevo gobierno, mientras el aspecto del país vive una profunda transformación.


Fuente: EFE

Muchas cosas han cambiado, especialmente en la capital afgana, desde que los combatientes fundamentalistas se hicieron con el poder al término de una fulgurante campaña militar y con la retirada final de las tropas de Estados Unidos y de la OTAN como telón de fondo.

Pintadas sobre la victoria y la ropa tradicional

Eslóganes en blanco y negro ensalzando la victoria de los talibanes ocupan ahora el lugar de los coloridos murales que salpicaban las aparatosas barreras de cemento en Kabul, instaladas a lo largo de los años para limitar el daño de los atentados.

Las grandes fotografías del depuesto presidente Ashraf Ghani, ahora exiliado en Emiratos Árabes Unidos, o de iconos como el difunto guerrillero Ahmad Shah Massoud, "el león del Panjshir", también han sido retiradas, al igual que la bandera republicana.

Sin embargo, el tráfico de la ciudad, propenso a los atascos masivos, circula ahora con más fluidez debido al éxodo de un buen número de afganos a otros países y a la salida final de las tropas extranjeras.

Pero uno de los mayores cambios se encuentra en la ropa de los habitantes de Kabul, que ante la llegada de los fundamentalistas islámicos han abandonado en buena parte los pantalones vaqueros y las camisetas en favor de ropas más tradicionales. O, en el caso de las mujeres, vestimentas que cubran más.

"Para ser honesto, tengo miedo de los talibanes así que ya no llevo pantalones ni camiseta, y me he dejado crecer la barba. Tenemos que ajustarnos", dijo a Efe Sher Khan, que trabaja como guardia de seguridad para una compañía de telecomunicaciones.

La música desapareció de Kabul

Las bodas afganas, que pueden llegar a acoger a cientos de personas en grandes salas, se han visto silenciadas por temor a los islamistas.

Los talibanes llegaron a prohibir la música cuando gobernaron el país entre 1996 y 2001, además de relegar al hogar a las mujeres en base a su estricta interpretación del islam y prohibirles trabajar o ir a la escuela, algo que por ahora no ha sucedido abiertamente.

"Ya no hay música en directo en los salones de bodas, solo hay un pequeño reproductor en la parte de las mujeres. No hay ni bailes ni felicidad para los jóvenes", dijo a Efe Qari Malik, gerente de una de estas salas en Kabul.

Los medios de comunicación afganos han dejado también de emitir programas musicales.

Seguridad y crisis económica

Muhammad Anwar, que regenta un pequeño establecimiento de intercambio de divisas en la capital, afirmó a Efe que la seguridad en la capital ha mejorado y ya no tiene que preocuparse por los atracos a mano armada tan corrientes durante el Gobierno de Ghani.

Los atentados de los talibanes, ahora en el poder, también han parado. Pero la inestabilidad ha terminado por afectar a su negocio, y ha pasado de ganar unos 2.000 afganis diarios (unos 23 dólares) a cerca de 500 (unos 6 dólares).

"Menos personas quieren cambiar dinero, ya que la mayoría de los bancos están cerrados desde hace un mes y no dejan retirar dinero, y el número de empleados que eran pagados en dólares y luego los intercambiaban por afganis se ha reducido significativamente", lamentó.

La escasez de dinero en efectivo se ha convertido en un quebradero de cabeza para los afganos, que se han visto obligados a formar largas colas frente a los pocos bancos que siguen abiertos y solo pueden retirar un máximo de 200 dólares por semana.

La crisis económica afgana amenaza con sumir a un 97 % de la población en la pobreza a mediados de 2022, según la ONU.

"Podemos decir que en general, la tasa de desempleo está en su punto más álgido de los últimos 20 años. Los empleados del Gobierno no reciben sus sueldos desde hace tres o cuatro meses", dijo a Efe el activista y analista Ghulam Jailani Humayoon.

A la crisis económica se suma la humanitaria, con millones de desplazados tanto dentro del país como en el extranjero. La ONU consiguió el lunes la promesa de más de mil millones de dólares de la comunidad internacional, y los talibanes han visto en este influjo de ayuda un paso positivo para establecer relaciones diplomáticas y capear la crisis.