Primeras pruebas de una vacuna china contra el COVID-19 dan resultados positivos

Los resultados de la primera fase de los ensayos clínicos de una vacuna creada en China demuestran que ésta es segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmunológica contra el coronavirus en humanos.


Fuente: EFE

El responsable de este ensayo clínico -la vacuna tiene que pasar tres fases- es el Instituto de Biotecnología de Pekín, en China, y sus resultados se publican en la revista científica The Lancet.

El estudio se ha hecho en 108 adultos sanos entre 18 y 60 años y demuestra “resultados prometedores” después de 28 días, según los autores, que no obstante señalan que son necesarios más ensayos para saber si la respuesta inmune que provoca protege eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.

“Estos resultados representan un hito importante”, señala Wei Chen, del Instituto de Biotecnología de Pekín, para quien este ensayo demuestra que una sola dosis de la nueva vacuna, que utiliza un vector adenovirus tipo 5 (Ad5-nCoV), produce en 14 días anticuerpos específicos contra el virus y células T -un tipo de glóbulos blancos que juega un papel clave en la respuesta inmune-.

Esto la convierte “en una candidata potencial para una mayor investigación”, indica Chen, quien no obstante apunta que los resultados deben ser interpretados con cautela.

Y es que, según The Lancet, la capacidad de desencadenar respuestas inmunológicas no indica necesariamente que la vacuna protegerá a los humanos de la enfermedad.

“Este resultado muestra una visión prometedora para el desarrollo de la vacuna, pero todavía estamos muy lejos de que esté disponible para todos”, subraya Chen.

Según explica la revista, el candidato a vacuna evaluado en este ensayo es el primero que se ha probado en humanos.

La vacuna, que cuenta con la participación de la empresa CanSino, fue bien tolerada en todas las dosis, sin que se notificaran eventos adversos graves en los 28 días posteriores a la vacunación; en todo caso, la mayoría fueron leves o moderados.

Las reacciones adversas más comunes fueron un dolor leve, fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular.

A las dos semanas de la vacunación, todos los niveles de dosis de la vacuna desencadenaron algún nivel de respuesta inmunológica en forma de anticuerpos aglutinantes (que pueden unirse al coronavirus pero no necesariamente lo atacan); algunos de los participantes presentaron anticuerpos neutralizantes detectables contra el SARS-CoV-2.

Esto también ocurrió al cabo de 28 días, donde la mayoría cuadruplicó los anticuerpos aglutinantes; la mitad de los participantes que recibieron dosis de vacunación baja y media, y tres cuartas partes de los del grupo de dosis alta mostraron anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2.

La vacuna también estimuló una rápida respuesta de las células T en la mayoría de los voluntarios, que fue mayor en los que recibieron las dosis altas y medias de la vacuna.

Los autores señalan que las principales limitaciones del ensayo son el pequeño tamaño de la muestra, la duración relativamente corta y la falta de un grupo de control aleatorio, lo que limita la capacidad de detectar reacciones adversas más raras a la vacuna o de proporcionar pruebas sólidas de su capacidad para generar una reacción inmunológica.

En la ciudad de Wuhan ya ha comenzado la fase 2 del ensayo para determinar si los resultados pueden reproducirse y si hay algún evento adverso hasta seis meses después de la vacunación.

Participan 500 adultos sanos, 250 voluntarios a los que se les administró una dosis media, 125 a los que se les administró una dosis baja y 125 a los que se les dio un placebo como control.

Por primera vez, se incluyó a participantes mayores de 60 años, una importante población objeto de la vacuna.

A principios de esta semana, la farmacéutica estadounidense Moderna informó de los resultados “positivos” de su vacuna también en una primera fase de experimentación, la cual demostró “potencial para evitar la enfermedad de COVID-19” en humanos.

 

Donald Trump exige a gobernadores a la reapertura de las iglesias

Donald Trump, presidente de Estados Unidos advierte que si los gobernadores de cada uno de los estados no proceden a la reapertura de las iglesias, no dudará en tomar decisiones drásticas.

"Algunos gobernadores consideraron esenciales a negocios que venden alcohol y clínicas que hacen abortos y dejaron afuera a los templos".

Así protestó Trump hoy en una jornada en la que emitió un mensaje a la ciudadanía desde la Casa Blanca. Advirtió que "pasaré por encima de ellos" si no reabren las iglesias.

"Estoy corrigiendo esa injusticia y las estoy incluyendo en la categoría de esenciales. Así que llamo a los gobernadores a hacerlo ahora mismo", avisó.

Fundamentó que "son espacios que mantienen unida a nuestra sociedad" y que "muchos norteamericanos consideran su fe como parte central de sus vidas".

"No creo que nada malo les pase a ellos (feligreses y líderes religiosos). Los gobernadores deben hacer lo correcto y permitir que reabran desde este fin de semana", dijo.

Trump no aclaró si el gobierno en sí tiene alguna medida preparada en caso de que los gobernadores de los 51 estados incumplan su exigencia.

A nivel general, las iglesias en el mundo están restringidas de celebraciones con público presente, dada la aglomeración que ello implicaría y que iría en contrasentido a las normativas sanitarias.

Informes oficiales refieren que varias muertes se registraron en este tiempo por asistencia a cultos religiosos. Algunos de esos decesos se registraron en las ciudades de California y Arkansas.

New York flexibilizó la cuarentena con sus habitantes y permite la reunión de personas en iglesias con un máximo de diez personas, todas ellas obligadas a cumplir con reglamentos sanitarios como el uso de tapabocas.

 

Censuran parte del video en el que Bolsonaro habla de Paraguay y puede desatar conflicto

El magistrado Celso de Mello, decano de la Corte Suprema de Brasil, ordenó este viernes la divulgación de un video que pudiera comprometer al jefe de Estado, Jair Bolsonaro, en una investigación sobre supuestas injerencias ilegales en la Policía Federal. Sin embargo, se decidió eliminar solo dos extractos, que contienen comentarios sobre China y Paraguay.


Fuente: EFE

Según determinó el juez, que supervisa la investigación a cargo de la Fiscalía, el video que registró una reunión ministerial que se celebró el pasado 22 de abril deberá ser difundido en forma parcial, con una edición que sólo mostrará lo que tenga relación con el caso.

El vídeo, que puede ser hecho público a partir de este momento, es de una reunión de Bolsonaro con su gabinete, fue grabado en la sede de la Presidencia y, según afirma el exministro de Justicia Sergio Moro, sería una de las pruebas de las supuestas “presiones” e “injerencias ilegales” del mandatario en la Policía Federal.

Moro renunció días después de esa reunión ministerial y atribuyó su decisión a esas “presiones” de Bolsonaro sobre un órgano policial autónomo, las cuales calificó de “injerencia política inaceptable”.

Las sospechas vertidas por Moro llevaron a la Fiscalía a iniciar una investigación, supervisada por el decano del Supremo, quien hace diez días determinó que la Presidencia debía entregar el video a la Justicia.

Las imágenes ya han sido analizadas y Celso de Mello decidió este viernes que sean hechas públicas, pero limitó el contenido que será difundido a lo relacionado estrictamente con la averiguación.

El contenido que no se hará público es donde supuestamente Bolsonaro se refiere con comentarios ofensivos hacia China y Paraguay. Se busca que esto no traiga conflictos diplomáticos al Brasil.

En el marco de esa investigación, el magistrado también pidió este viernes a la Fiscalía que analice la posible necesidad de que sean incautados los teléfonos móviles del gobernante y de uno de sus hijos, Carlos, quien es concejal en Río de Janeiro, sobre la base de algunas noticias publicadas en medios locales.

 

Madrid y Barcelona iniciarán desconfinamiento junto al resto de España

Madrid.- La región de Madrid y Barcelona y su área metropolitana se sumarán el próximo lunes al plan de desconfinamiento progresivo elaborado por el Gobierno español para el regreso del país a la normalidad tras la pandemia de coronavirus, después de dos semanas esperando la aprobación de las autoridades sanitarias.


Fuente: EFE

Los dos territorios, los más golpeados por la enfermedad durante estos meses, y Castilla y León, región limítrofe con Madrid, pasarán ese día a la llamada fase 1, después de haber quedado rezagados quince días con respecto a otras zonas del país.

El lunes "toda España estará ya como mínimo en fase 1", afirmó este viernes en rueda de prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien insistió en que "cada paso" que se da "debe ser un paso seguro" para no retroceder en la lucha contra la pandemia.

Madrid, Barcelona y Castilla y León se añaden a otros territorios que pasaron a esta fase 1 durante la pasada semana. En total, suponen unos 25 millones de habitantes, el 53 % de la población española.

El resto de regiones, que suman unos 22 millones de personas y representan el 47 % de la población, pasarán desde el próximo lunes a la fase 2, que permite una mayor actividad económica y social.

"Si tenemos cuidado en la vuelta a las actividades, el coronavirus podría estar muy cerca de alcanzar niveles prácticamente indetectables, por lo que lo interesante ahora es que ninguna provincia dé un paso atrás", dijo el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia, en rueda de prensa.

El experto explicó que los criterios con los que se evalúa el cambio de fase van variando a medida que lo hace la epidemia, y que ahora lo que prima es la capacidad de detección precoz del virus, el seguimiento de los casos y sus contactos, lo que implica reaccionar "rápido de cara un brote".

QUÉ SUPONE CADA FASE

Cuando hace quince días el Ejecutivo decidió poner en marcha la desescalada del confinamiento por el coronavirus, decretado el pasado 14 de marzo, estableció tres fases, cada una de ellas más abierta, para facilitar la movilidad de los ciudadanos una vez que la pandemia está remitiendo.

En los territorios que están en la fase 1, entre otras cosas, puede abrir el pequeño comercio sin cita previa; se pueden reunir familiares y amigos hasta diez personas; abrir las terrazas de bares y restaurantes al 50 % de su capacidad, o los mercadillos al 25 %, y también la apertura de hoteles sin usar las zonas comunes.

También se pueden celebrar velatorios con un número limitado de personas y abrir los lugares de culto, aunque a un tercio de su capacidad, y en el ámbito cultural, estarán permitidos los actos con límites de asistencia.

En los lugares donde esté vigente la fase 2, los bares y restaurantes servirán comida dentro de los locales con limitación de aforo, también abrirán los centros comerciales, con limitación de ocupación, mientras que se amplía el de las tiendas pequeñas.

Asimismo se amplía el aforo en los lugares de culto y se permitirán bodas, aunque con limitación de asistentes igual que en y se permite la reapertura de cines, teatros y auditorios, que se podrán reabrir.

MENOS DE CIEN MUERTES POR SEXTO DÍA CONSECUTIVO

España recupera la normalidad mientras los efectos de la pandemia también disminuyen.

Los últimos datos ofrecidos hoy por el Ministerio de Sanidad sitúan el número de fallecidos por sexto día consecutivo por debajo del centenar, con 56 este viernes.

Igual que ayer, la cifra de hoy no incluye los datos de la región de Cataluña, donde "se están revisando" algunas cifras, indicó el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia, en rueda de prensa.

El total de fallecidos hasta el momento es de 28.628, 688 más que ayer. Los 632 fallecimientos que quedan tras contabilizar los 56 muertos de hoy son decesos ocurridos en días anteriores en la región de Cataluña pero que aún no habían sido contabilizados, explicó Simón.

De hecho, tras validar los datos de ayer, Cataluña contabiliza un total de 6.656 muertes, lo que supone 635 más que las que figuraban en el balance de este jueves.

Esta región ha notificado 150 de los 446 nuevos contagios contabilizados hoy, mientras que Madrid ha comunicado 376 nuevos casos y 13 fallecimientos.

Simón reconoció su preocupación por los datos enviados "ayer y hoy" por Cataluña, y señaló que "si no se soluciona este problema, habrá que tener discusiones a nivel más alto" entre las administraciones nacional y regional.