Restricciones por covid-19 causaron mejora temporal de la calidad del aire

Las medidas de confinamiento y las restricciones a los viajes ordenadas por la pandemia causaron unas enormes pero muy breves mejoras en la calidad del aire y un descenso de la contaminación, indicó la ONU este viernes.


Fuente: AFP

Según un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial de la ONU (OMM), las restricciones impuestas por el covid-19 el año pasado mejoraron de forma temporal la calidad del aire en numerosos lugares, sobre todo en zonas urbanas.

Pero también provocó un aumento de algunos contaminantes dañinos para la salud y con un impacto poco claro sobre el cambio climático.

"El covid-19 demostró ser un experimento sobre la calidad del aire no planeado", declaró el jefe de la OMM, Petteri Taalas, en un comunicado. "Condujo a mejoras temporales localizadas".

"Pero la pandemia no sustituye a una acción sostenida y sistemática para atajar a los principales causantes de la contaminación y del cambio climático, así que hay que salvaguardar la salud tanto de la gente como del planeta", matizó.

La contaminación atmosférica, sobre todo la causada por micropartículas, afecta especialmente a la salud de los humanos y está relacionada con millones de muertes cada año.

Los análisis recabados en decenas de ciudades de todo el mundo mostraban caídas de hasta el 40% en las concentraciones de partículas pequeñas durante el periodo de confinamiento total, en comparación con los mismos periodos de 2015-2019.

Esto, en general, significa que la calidad del aire ha mejorado, aunque volvió a empeorar cuando las emisiones contaminantes se dispararon tras el levantamiento de las restricciones.

Pero, aunque las emisiones provocadas por los humanos bajaran, los episodios climáticos extremos provocados por el calentamiento global "generaron unas tormentas de arena y polvo sin precedentes y unos incendios forestales que afectaron a la calidad del aire", señaló la OMM.

Además, la merma de algunas micropartículas puede acelerar el cambio climático, como las que tienen sulfuro -que ayudan a enfriar la atmósfera-, explicó Oksana Tarasova, que dirige la división de Investigación Atmosférica de la OMM.

Además, en los lugares donde las emisiones causadas por los humanos cayeron, se registró un aumento del nivel de ozono, que puede ser peligroso para la salud humana en capas bajas de la atmósfera.

 

Talibanes se comprometen a proteger los intereses chinos en Afganistán

El director adjunto de la oficina política de los talibanes en Qatar, Abdul Salam Hanafi, aseguró este jueves que su grupo "nunca permitirán que nadie use Afganistán para amenazar los intereses de China" durante una llamada con el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Wu Jianghao, informan medios chinos.


Fuente: EFE

Hanafi aseguró que el grupo islamista está dispuesto a "continuar desarrollando relaciones amistosas con China", según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de la potencia asiática.

Por su parte, Wu dijo a Hanafi que China siempre "ha respetado la soberanía y la independencia" de Afganistán, cuyo pueblo ahora "tiene en sus manos su propio destino".

Además de garantizar la seguridad de las instituciones y los ciudadanos chinos en el país centroasiático, Hanafi describió a China como "un amigo en quien Afganistán puede confiar".

A finales de julio, antes de la toma de Kabul por parte de los talibanes, una delegación de representantes del grupo se reunió en China con el canciller chino, Wang Yi, quien describió a los talibanes como una "fuerza militar y política crucial" en Afganistán.

Más recientemente, después de la retirada estadounidense del país, la cancillería china expresó su esperanza de que los talibanes formen un Gobierno "islámico, pero abierto e inclusivo" y de "desempeñar un papel constructivo" en el país centroasiático, el cual habría entrado en un "nuevo punto de partida".

China y Afganistán comparten unos 60 kilómetros de frontera en la región noroccidental china de Xinjiang, habitada en parte por varias etnias de credo mahometano.

 

Los chinos comienzan a vencer el tabú y a hablar de los problemas mentales

El trepidante ritmo de vida ha hecho que la ansiedad, la depresión y otros trastornos mentales aumenten en China, donde pocas personas osan hablar de estas dificultades por miedo a sentirse marginadas socialmente.


Fuente: AFP

Durante años, Cracks, una artista de Shanghái, escondió su bipolaridad, una patología en la que el enfermo alterna períodos de extrema felicidad con otros de profunda tristeza. Solo su círculo más cercano estaba al corriente.

"La gente piensa que estamos locos, que no podemos integrarnos en la sociedad o que pasamos nuestra vida en el hospital psiquiátrico", declara a la AFP la joven de 24 años, que no desea dar su nombre real.

El contrato de trabajo de su precedente empleo mencionaba explícitamente que cualquier problema mental podía provocar un despido. Por ello, debió esconder sus cambios de humor y sus pensamientos suicidas.

Su seudónimo Cracks ("fisura" en inglés) viene de sus obras, que percibe como aperturas que "dejan entrar la luz" en su vida, marcada por varias depresiones "dolorosas".

Unos 173 millones de chinos padecen trastornos mentales, según un estudio publicado en 2019 en la revista científica The Lancet. La inmensa mayoría de ellos no sigue ningún tratamiento.

DEBILIDAD

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 54 millones de chinos están afectados por depresión y 41 millones por ansiedad patológica.

El gobierno chino expresó el año pasado su preocupación, y se comprometió a mejorar la sensibilización del público y el acceso a los tratamientos

Pero queda mucho camino por recorrer.

La cultura del trabajo es muy fuerte en China y los problemas mentales son a menudo percibidos como una señal de debilidad, subraya Chen Mengyuan, comisario en Shanghái de una exposición sobre este tema, que reúne obras de Cracks y de otros 80 artistas.

La psicoterapia en el país está todavía en un estado muy incipiente, incluso los pacientes son escépticos sobre su eficacia. Suelen mostrarse reacios a ser tratados, por miedo a ser estigmatizados, subraya Luo Gaoyu, una terapeuta de Shanghái.

Además, China se enfrenta a una carencia de profesionales. "Hay pocos profesores para un gran número de estudiantes potenciales. Es un problema fundamental" subraya Luo.

La salud mental debe convertirse en una prioridad en materia de salud pública, porque, si no es así, las personas afectadas "seguirán sufriendo" y "serán incapaces de vivir y de trabajar correctamente", declara a la AFP un psiquiatra que requiere el anonimato.

PRESIONES LABORALES

El problema no es sencillo en una China donde la urbanización y el desenfrenado ritmo de vida son sinónimos de presión en materia de empleo e ingresos.

Los jóvenes son particularmente vulnerables, pues sus padres les empujan a casarse, comprar una vivienda y tener hijos, lo que puede generar ansiedad suplementaria.

"Los jóvenes en China son diferentes de los jóvenes en el extranjero" y ocultan a menudo su problemas mentales para evitar las críticas de sus progenitores, destaca la terapeuta Luo Gaoyu.

Si hablan de ello a sus padres "es como admitir que no son brillantes, o incluso que no están cuerdos", asegura Chen Mengyuan, la comisaria de la exposición de Shanghái.

A muchos chinos mayores u oriundos de zonas rurales, los psicólogos les despiertan recelos.

Luo Gaoyu cuenta que su propio padre no apoya realmente su trabajo de terapeuta y le aconseja más bien que se haga funcionario, un empleo que considera más estable.

Otro artista de la exposición de Shanghái, Chen Qi, crea pinturas que reflejan su combate contra la ansiedad.

Su madre le reprocha estar "encarcelado" en una prisión imaginaria que él mismo se ha construido.

"Pero debemos hablar de estos problemas mentales", estima Chen Qi. "Si no, toda una parte de la población seguirá siendo invisible".

 

Ante el aumento de robos de perros, el Reino Unido endurece las sanciones

El gobierno del Reino Unido anunció este viernes que tipificará como delito penal el robo de mascotas, en un intento de frenar un fenómeno que se disparó durante la pandemia y que provocó indignación entre los británicos, muy apegados a sus animales de compañía.


Fuente: AFP

En la actualidad, la ley británica considera a un animal robado como un objeto perdido. Un proyecto de ley, que se presentará en el Parlamento, "tendrá en cuenta el bienestar de los animales y el hecho de que los animales de compañía son considerados más que una propiedad", explicó el Ministerio de Medio Ambiente en un comunicado.

La decisión coincide con la publicación de un informe de un grupo de trabajo creado por el Ejecutivo en mayo de 2021 para hacer frente a una epidemia de robos de perros en un país que cuenta con unos 10 millones de ellos.

En plena pandemia de coronavirus, los grupos de defensa de los animales dieron la voz de alarma y diputados de todo el espectro político pidieron al gobierno que endurezca las sanciones.

Para huir del aburrimiento, la soledad y la angustia que provocan los largos y duros confinamientos en el país, muchos británicos querían comprar una mascota.

Los precios se dispararon y esto atrajo la codicia de algunos.

Según el informe, siete de cada diez robos de animales registrados por la policía fueron de perros. El precio de algunas razas especialmente codiciadas ha subido hasta un 89% en comparación con los precios anteriores a la pandemia.

"El robo de un animal de compañía es un delito horrible que puede causar una gran angustia emocional a las familias y, mientras tanto, los insensibles delincuentes se llenan los bolsillos", lamentó la ministra de Interior, Priti Patel.

El nuevo delito penal "dará a la policía una herramienta adicional" para llevar a estas personas ante la justicia, añadió.

La pena de cárcel a la que se exponen no fue precisada.

El director de RSPCA, una asociación de defensa de los animales, Chris Sherwood, dijo confiar en que "esto anime a los tribunales a imponer sentencias mucho más duras a los ladrones de mascotas".