Retoma audiencias tras seis meses de aislamiento

El Papa Francisco retomó este miércoles las audiencias que las había pospuesto en razón de la pandemia de covid-19. De todas formas, las actividades del Sumo Pontífice están limitadas.

Hoy cumplió una ceremonia para 500 personas que no tuvieron mucho contacto con la máxima autoridad de la Iglesia Católica.

El Papa estuvo ausente de estas actividades por espacio de 189 días, lapso en que permaneció aislado por la pandemia y por ser una persona con edad de riesgo (83 años).

La última aparición en público en la Plaza San Pedro fue el 26 de febrero. En la jornada de hoy se mostró sin mascarillas, pero evitó contactos cercanos.

A pesar de su aparición de hoy, el Papa tiene restringidos los viajes, actividad principal con la que cumple su rol al frente del Vaticano.

 

Brasil roza los 4 millones de infectados y 124.000 muertos por COVID-19

Brasil registró 1.184 nuevas muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas y el total de fallecidos llegó a 123.780, en tanto que el número de contagiados roza ya los 4 millones, informó este miércoles el Ministerio de Salud.


Fuente: EFE

En el mismo periodo, fueron comprobados 46.934 nuevos infectados, por lo que el número de casos confirmados ascendió a los 3.997.865 en el país, de acuerdo con el boletín diario divulgado por ese despacho.

Brasil se mantiene así, en números absolutos, como el segundo país en el mundo más castigado por la emergencia sanitaria, detrás de Estados Unidos, donde los contagios sobrepasan los 6 millones.

La tasa de incidencia de la enfermedad en el país se situó en 1.902,4 contagios por cada 100.000 personas, en tanto que el índice de mortalidad por el patógeno escaló hasta las 58,9 muertes por cada 100.000 habitantes.

En su boletín, el Ministerio de Salud apuntó además que 3.210.405 personas ya están recuperadas de la COVID-19 en Brasil, lo que corresponde a un 80,3 % del total de infectados, mientras que otros 663.680 pacientes siguen bajo atención médica.

LAS MUERTES MENSUALES CAEN EN SAO PAULO

De acuerdo con los datos oficiales, Sao Paulo, el estado más rico y populoso con unos 46 millones de habitantes, sigue como la región con el mayor número absoluto de casos (826.331) y muertes (30.673) provocadas por el SARS-CoV-2.

No obstante, el estado paulista ha registrado en las últimas jornadas caídas consecutivas en las cifras y, este miércoles, el secretario regional de Salud, Jean Carlo Gorinchteyn, informó de que el número mensual de muertos disminuyó por primera vez desde el inicio de la crisis sanitaria, hace ya medio año.

Según dijo Gorinchteyn en una rueda de prensa, la cifra de fallecidos se redujo en un 14,8 % el pasado mes, desde los 8.324 decesos registrados en julio hasta los 7.017 en agosto.

"Es el primer mes de registro de caída desde el inicio de la pandemia" y "cerramos el mes de agosto con índices por debajo de las proyecciones para el número de casos y de forma bastante próxima al mínimo esperado con respecto a los óbitos", subrayó.

Por su parte, el gobernador paulista, Joao Doria, destacó que Sao Paulo ha alcanzado tres semanas consecutivas de reducción en el número de fallecidos y hospitalizaciones a raíz de la COVID-19.

"Tuvimos una reducción de un 4 % en los óbitos en la semana que pasó con respecto a la semana anterior", enfatizó Doria, quien, sin embargo, pidió "cautela" y "paciencia" a la población para evitar posibles rebrotes de la enfermedad en el estado, que vive su "nueva normalidad" desde hace dos meses.

 

Advierten riesgo de repunte de enfermedades de tipo epidémico en Haití

La pandemia de COVID-19 está perturbando el sistema de salud de Haití, donde existe un potencial incremento del número de personas en riesgo de contraer otras enfermedades prevenibles de carácter epidémico como resultado de la incidencia del coronavirus.


Fuente: EFE

Así lo pone de manifiesto un informe publicado este miércoles por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Haití.

"Un resurgimiento de las enfermedades prevenibles mediante vacunación (como la difteria, el sarampión y la poliomielitis) añadiría una carga adicional a un sistema de salud que ya está sometido a la presión de COVID-19", señala el documento.

Esto "provocaría, inevitablemente, un aumento de la morbilidad y la mortalidad, especialmente entre los niños y otros grupos vulnerables", añade el estudio elaborado por la organización.

Entre enero y mayo de 2020, se redujo en un 16 %, en comparación con el mismo período en 2019, el número de niños que recibieron la tercera dosis de la vacuna pentavalente, que protege frente a la difteria, la tosferina, el tétanos, la poliomielitis e infecciones producidas por la bacteria Haemophilus Influenzae tipo b.

En 2020, también hubo reducciones significativas en el número de niños que recibieron la vacuna antipoliomielítica inactivada (un 14 % menos) y la primera dosis de la vacuna contra el sarampión y la rubéola (un 8 % menos).

"Estas estadísticas son preocupantes porque sugieren un posible aumento en el número de personas en riesgo de contraer enfermedades propensas a las epidemias", dice el informe, elaborado en colaboración con la OPS/OMS y otros organismos de las Naciones Unidas y entidades asociadas.

Además, durante el segundo trimestre de 2020, el número de niños admitidos en los centros de gestión de la malnutrición disminuyó en todo el país, con 9.536 menores en el primer trimestre frente a los 6.460 que fueron atendidos en el segundo.

"Aunque se están haciendo esfuerzos importantes para responder al COVID-19, la crisis sigue exacerbando los actuales problemas de atención de la salud', apunta el informe.

Haití ya se enfrentaba a una situación precaria de la sanidad, con escasez de profesionales de la salud, problemas de disponibilidad de medicamentos, suministros, dispositivos médicos y equipos de protección personal necesarios para la supervivencia.

Aunque el Gobierno indicó que había suficientes equipos de protección para el personal y que se habían distribuido en los distintos departamentos, en algunos de los centros de salud visitados por técnicos de la OCHA aún no los habían recibido.

"El sector de la salud informa de que esos factores han creado una reducción temporal de la disponibilidad de los servicios que ofrecen los centros de salud, incluida la atención de la salud reproductiva y la inmunización sistemática", dice el documento.

Se están realizando esfuerzos coordinados de sensibilización, ya que el nivel de comprensión y sensibilización del público en lo referente al COVID-19 es insuficiente y constituye un grave obstáculo para la prevención.

En este sentido, el texto indica que "circula información errónea sobre el virus, incluso a través de las redes sociales, y existe cierto nivel de desconfianza en el sistema de salud pública y el Gobierno", mientras que la población rara vez lleva mascarillas y las medidas de distanciamiento social no suelen respetarse o son difíciles de seguir en muchos hogares.

La estigmatización está muy extendida, especialmente en las zonas rurales, hasta el punto de que el uso de mascarillas o la observación de la cuarentena pueden dar lugar a amenazas o violencia.

Por otra parte, muchas personas infectadas rechazan la atención domiciliaria que se les ofrece por miedo al estigma o a la desconfianza, y el personal sanitario se enfrenta a la reticencia y a veces a la hostilidad de la comunidad.

La pandemia de COVID-19 también ha tenido un impacto socioeconómico, en particular en las zonas rurales del país.

La enfermedad ya se ha cobrado 206 vidas desde que se registró el primer caso en Haití, el 19 de marzo de 2020, hay un total de 8.258 casos confirmados mientras que 5.870 personas se han recuperado.

 

Casi 600 mil médicos cayeron presos de la covid-19 en América

De acuerdo a los registros de la Organización Panamericana de la Salud, 570.000 médicos se contagiaron de covid-19 y cerca de tres mil perdieron la vida en "combate".

Clarissa Etienne, salubrista dominicana y directora de la OPS dijo hoy en una videoconferencia que "nuestro continente tiene el mayor número de doctores infectados en el mundo".

Los números ascienden a 570.000 contagiados y 2.500 fallecidos. A diario se registran aproximadamente cuatro mil muertes en todo el continente. "Es inaceptable", manifestó.

Asimismo indicó que "Estados Unidos y México representan casi el 85% de todas las muertes por covid-19 entre los trabajadores de la salud de nuestra región".

Pero pese al impacto de la pandemia, Etienne señaló que "los casos se están estabilizando en Estados Unidos y Brasil", tras un inicio de contagios en galopada.

América Latina y el Caribe suman al inicio de setiembre un total de 280.367 fallecidos y un total de 7.437.660 contagios.