Rusia abre investigación sobre presuntos hechos de tortura en cárceles

Las autoridades rusas anunciaron el martes una investigación tras la publicación de un video de la violación de un detenido, publicado por una ONG que afirma haber recibido cientos de pruebas de malos tratos carcelarios sistemáticos.


Fuente: AFP


La ONG Gulagu.net divulgó el lunes por la noche en su cuenta Telegram el video de casi tres minutos, en el que se ve a un hombre sodomizando con un palo a otro hombre, desnudo en una cama, con las manos y piernas atadas.

Un segundo hombre filma la escena, mientras que un tercero le tapa la cara a la víctima para sofocar sus gritos.

Según Gulagu.net, el hecho tuvo lugar el 18 de febrero de 2020 en un centro médico para prisioneros con tuberculosis en Saratov, en el centro de Rusia.

La ONG afirma que recibió de parte de un denunciante más de 1.000 videos sobre torturas en cárceles del país.

Según esta fuente, los prisioneros son maltratados para extraerles confesiones u obligarles a colaborar con los guardias.

Las autoridades penitenciarias rusas anunciaron el martes el envío de inspectores a Saratov para "verificar la autenticidad" del video. El comité de investigación de Saratov lanzó también pesquisas.

Preguntado al respecto, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que serían necesarios "procedimientos serios" si se establece la "autenticidad" de las imágenes.

Según dijo a la AFP el director de Gulagu.net, Vladimir Ossetchkine, los videos fueron enviados por un ex preso, de nacionalidad bielorrusa, que estuvo encarcelado en Saratov.

El sistema penitenciario ruso ya ha sido en el pasado objeto de acusaciones por torturas cometidas por guardias u otros reclusos bajo sus órdenes.

Según Ossetchkine, que vive como refugiado en Francia, las autoridades siguen haciendo todo lo posible por ocultar el alcance de estos abusos en el sistema penitenciario.

 

La mujer que filtró los "Archivos de Facebook" revela su identidad

La responsable de filtrar una serie de investigaciones confidenciales de Facebook reveló su identidad el domingo. Se trata de Frances Haugen, de 37 años, quien trabajaba como gestora de productos en el equipo de integridad cívica de dicha red social.


Fuente: BBC News Mundo

En una entrevista con el programa 60 Minutes de la cadena estadounidense CBS, dijo que los documentos que filtró demuestran que la empresa puso repetidamente “el crecimiento por encima de la seguridad” de sus usuarios.

Facebook alegó que la filtración es engañosa, una interpretación sesgada de los datos, y que pasó por alto la investigación positiva realizada por la compañía.

En la entrevista, Haugen dijo que había dejado Facebook a principios de este año después de exasperarse con la compañía. Antes de partir, copió una serie de memorandos y documentos internos.

La denunciante luego compartió miles de páginas de esos documentos con el diario The Wall Street Journal, que ha publicado el material por partes durante las últimas tres semanas. A la revelación se le ha denominado “Archivos de Facebook” o Facebook Files.

Las revelaciones incluyeron documentos que mostraban que celebridades, políticos y usuarios de Facebook de alto perfil fueron tratados de manera diferente por la empresa.

De acuerdo a lo filtrado, Facebook habría aplicado las políticas de moderación conocidas como XCheck (verificación cruzada) de forma diferente a estas cuentas o no las habría aplicado en absoluto.


Otra filtración dejó al descubierto la compleja demanda de un grupo de sus propios accionistas al que se enfrenta Facebook.

El grupo alega, entre otras cosas, que el pago de US$5.000 millones de Facebook a la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos para resolver el escándalo de datos de Cambridge Analytica fue tan alto porque fue diseñado para proteger al fundador Mark Zuckerberg.

Pero son las acusaciones sobre Instagram las que han sido particularmente preocupantes para los políticos estadounidenses.

Una investigación interna de Facebook (propietaria de Instagram) encontró que esta red social estaba afectando la salud mental de los adolescentes, pero no compartió sus hallazgos aún cuando sugirieron que la plataforma era un lugar “tóxico” para muchos jóvenes.

Según los documentos publicados por The Wall Street Journal, el 32% de las adolescentes encuestadas dijeron que cuando se sentían mal con su cuerpo, Instagram las hacía sentir peor.

Haugen testificará ante un subcomité del Senado de Estados Unidos este martes en una audiencia titulada “Protegiendo a los niños en línea”, relacionada con la investigación de la compañía sobre el efecto de Instagram en la salud mental de los usuarios jóvenes.

La semana pasada, Antigone Davis, la directora global de seguridad de Facebook, testificó frente a los senadores estadounidenses. Dijo que las filtraciones no habían logrado resaltar el impacto positivo que tuvo la plataforma en los adolescentes.

Haugen, por su parte, condena lo que hizo su antiguo empleador.

“Había conflictos de intereses entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook”, dijo.

“Facebook una y otra vez eligió optimizarlo para sus propios intereses, para ganar más dinero”.

Haugen también habló sobre los disturbios del Capitolio en enero, afirmando que Facebook ayudó a alimentar la violencia.

Dijo que Facebook activó los sistemas de seguridad para reducir la desinformación durante las elecciones estadounidenses, pero solo temporalmente.

“Tan pronto como terminaron las elecciones, los descartaron, o cambiaron la configuración a la que eran antes, para priorizar el crecimiento sobre la seguridad, y eso realmente se siente como una traición a la democracia”.

El vicepresidente de Asuntos Globales de la plataforma, Nick Clegg, le dijo al medio estadounidenses CNN que era ridículo sugerir que Facebook era responsable de los disturbios.

“Creo que le da a la gente un falso consuelo asumir que debe haber una explicación tecnológica o técnica para los problemas de polarización política en Estados Unidos”, dijo.

 

Johnson & Johnson solicita en EEUU uso de emergencia de dosis de refuerzo

La compañía ha entregado a la FDA resultados positivos de sus ensayos sobre la dosis de refuerzo de su vacuna monodosis, inoculada tanto 2 meses como 6 meses después de la primera.


Fuente: EFE

La farmacéutica Johnson & Johnson (J&J) ha anunciado este martes que ha solicitado a los reguladores de Estados Unidos que autoricen el uso de emergencia para la dosis de refuerzo de su vacuna contra el covid-19 en adultos.

En un comunicado, J&J dijo que ha entregado a la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) resultados positivos de sus ensayos sobre la dosis de refuerzo de su vacuna monodosis, inoculada tanto dos meses como seis meses después de la primera.

Según los datos de la fase avanzada de su ensayo, la dosis de refuerzo suministrada ocho semanas después de la primera generó un 94% de protección contra infecciones sintomáticas en EEUU, y un 100% contra la enfermedad grave de covid-19.

"Nuestro programa clínico ha hallado que un refuerzo de nuestra vacuna incrementa los niveles de protección de quienes recibieron la dosis única en un 94 %", dijo el jefe global de investigación y desarrollo de Janssen, Mathai Mammen.

Mammen dijo en la nota que espera hablar con la FDA y otras autoridades sanitarias para "apoyar sus decisiones respecto a los refuerzos" y planea dar también sus resultados a la Organización Mundial de la Salud y a grupos asesores nacionales.

El ejecutivo dijo a CNN que la empresa presentará a las autoridades de EEUU sus datos sin pedir un intervalo concreto, ya que a ellas les corresponde la decisión de quién y cuándo debería recibir una dosis extra.

J&J agregó que también ha entregado datos de una fase intermedia que muestra que la dosis de refuerzo suministrada seis meses después de la primera multiplica por nueve los niveles de anticuerpos una semana después.

El regulador estadounidense ha aprobado ya la dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech para mayores de 65 años y personas de riesgo, y tiene pendiente una reunión para discutir la de Moderna, que también la ha solicitado.

 

El 'infierno' en la Iglesia Católica: 330.000 niños abusados por sacerdotes y laicos en Francia

Más de 216.000 menores fueron víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica en Francia desde 1950, reveló este martes un esperado informe independiente que ahondó en este "infierno" que ya golpeó en el pasado a Estados Unidos y Australia.


Fuente: AFP

Sacerdotes y religiosos abusaron de 216.000 menores entre 1950 y 2020, si bien la cifra ascendería a 330.000 si se tiene en cuenta a los laicos que trabajaron en instituciones religiosas, apunta la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase).

Hasta inicios de 2000, la Iglesia católica francesa mostró una "cruel indiferencia" con las víctimas de estos abusos que tuvieron un "carácter sistémico", subrayó durante la presentación del informe el presidente de la Ciase, el exalto funcionario Jean-Marc Sauvé.

Este católico practicante de 72 años entregó el informe de más de 2.000 páginas, "una pesada carga tanto en el sentido literal como figurado", a la Conferencia Episcopal (CEF) y a la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Francia (Corref), que lo encargaron.

La respuesta del episcopado no se hizo esperar. "Mi deseo en el día de hoy es pedirles perdón", dijo el presidente de la CEF, monseñor Éric de Moulins-Beaufort, que expresó su "vergüenza" y "determinación a actuar" con las víctimas.

Francia no es un caso aislado. Al menos 3.677 niños fueron víctimas de abusos de religiosos en Alemania entre 1946 y 2014, según un informe de 2018, y, según abogados independientes, se presentaron en Estados Unidos más de 11.000 denuncias.

Otros escándalos estallaron en Chile, Canadá o Australia. En abril, expertos mandatados por la ONU, pero que no hablan en su nombre, pidieron al papa Francisco que actúe y expresaron su "gran preocupación" por las numerosas acusaciones.

El pontífice argentino ha convertido sin embargo la lucha contra las agresiones sexuales, conductas que hacen del clero un "instrumento de Satán", en una de sus prioridades y publicó en 2020 un manual para gestionar denuncias en la Iglesia católica.

- "Regresan del infierno" -

Los 22 miembros de la Ciase iniciaron sus trabajos en febrero de 2019 tras una serie de escándalos, como el del sacerdote Bernard Preynat, condenado en 2020 a cinco años de prisión por abusos en los años 70 y 80 y cuyo caso inspiró el premiado film "Grâce à Dieu" (Gracias a Dios), de François Ozon.

"Ustedes, miembros de la comisión, regresan del infierno", dijo durante la presentación François Devaux, fundador de La Parole Libérée, una antigua asociación de víctimas que en 2016 denunció el caso de Preynat y la inacción de cardenal Philippe Barbarin.

Las primeras cifras avanzadas ya dieron muestra del horror. De los 115.000 sacerdotes o religiosos hombres censados en los últimos 70 años en Francia, hubo "entre 2.900 y 3.200 pederastas", dijo el domingo a la AFP Sauvé, precisando que era una "estimación mínima".

Además de evaluar el alcance de los hechos, los expertos (abogados, teólogos, psicólogos, historiadores,...) evaluaron la respuesta de la Iglesia y formularon 45 propuestas para reconocer el dolor de las víctimas, evitar otros casos y reformar el derecho canónico.

"Quiero que la Iglesia reconozca esa extrema violencia", que dé nuevas directrices a los clérigos, pero, sobre todo, que "no pase página", les había dicho Jean-Marie, un hombre de 82 años que fue víctima de abusos por religiosos en su infancia.

La Ciase pide así a la Iglesia que reconozca su responsabilidad "sistémica", que ponga en marcha ceremonias públicas para honrar a las víctimas y que deje claro que el secreto de confesión no cubre esos delitos, que deben ser denunciados a la justicia.

Otras de las recomendaciones es indemnizar a las víctimas por los "daños sufridos", pero con el patrimonio de los agresores o de la Iglesia y no con aportaciones de los fieles. "Ustedes deben pagar por todos estos crímenes", les urgió François Devaux.

Los hechos ya están prescritos en su mayoría y sus autores ya fallecieron, por lo que es improbable un recurso a la justicia. El episcopado francés ya prometió para 2022 indemnizaciones financieras, algo que no suscita unanimidad entre las víctimas.

El informe será examinado de cerca en El Vaticano. El papa Francisco, que debe tener una audiencia privada el 18 de octubre con el primer ministro francés Jean Castex según el diario La Croix, ya abordó la cuestión con obispos franceses en septiembre.