Rusia quiere vacunar contra el COVID-19 a toda América Latina

Rusia se propone vacunar contra el COVID-19 a toda América Latina, región que es una prioridad en el desarrollo y producción de la vacuna Sputnik V, aseguró Kiril Dmítriev, jefe del fondo estatal encargado de suscribir contratos de venta y distribución con otros países.


Fuente: EFE

"Queremos salvar gente en Rusia, en América Latina y en todo el mundo", comentó Dmítriev, director del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR), por videoconferencia.

Desde que el presidente ruso, Vladímir Putin, anunciara en agosto el registro de la primera vacuna contra el coronavirus, los países latinoamericanos, que se encuentran entre los más afectados en el mundo por la pandemia del coronavirus, se mostraron más interesados que nadie en recibir las primeras dosis.

UNA VACUNA SIN IDEOLOGÍA

En respuesta, Rusia apostó por América Latina como una plataforma no sólo para la venta de Sputnik V, sino también para los análisis clínicos, la transferencia de tecnología y la producción conjunta.

"América Latina es una prioridad. Primero porque sus países son amigos de Rusia y segundo porque América Latina está abierta a un análisis honesto de la vacuna rusa", explica Dmítriev.

Recordó que la aparición de la vacuna despertó un "gran entusiasmo" en América Latina, Asia y Oriente Medio, mientras que algunos países de lo que el llamó "mundo occidental" reaccionaron con "gran envidia".

Se refería a declaraciones como la del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que en el ámbito de la salud, "no debe haber ideologías" y que, si se confirma la eficacia de la vacuna rusa, él sería el primero en ponérsela.

Dmítriev cree que fue crucial el hecho de que la medicina rusa se base en adenovirus humanos, lo que convierte a Sputnik V en una "vacuna orgánica", y no en vectores de adenovirus de mono o ARNm, que "están poco estudiados".

"Es una vacuna que vivió en nuestros antepasados 100.000 años. Cuando entendieron lo que diferencia nuestro enfoque (...), vimos un gran interés por parte de los países latinoamericanos", destacó.

Ahora se han subido otros países al carro de la vacuna rusa, pero el alto funcionario destaca que los países latinoamericanos son "un socio importantísimo", a lo que contribuye que "históricamente" las relaciones entre los Gobiernos y los pueblos han sido siempre "muy buenas".

DEMANDA DE 400 MILLONES DE DOSIS

Como ejemplo, Dmítriev adelantó a Efe que la demanda de la vacuna rusa en el continente asciende a día de hoy a los 400 millones de dosis, cerca de la mitad del total mundial.

"Esa cifra de 400 millones de dosis es muy significativa frente a los más de mil millones de demanda en todo el mundo", señaló.

Explicó que 100 millones de dosis corresponden a los acuerdos suscritos en los últimos días con Brasil y México, pero que la próxima semana se anunciarán nuevos contratos con países de la región.

"Hay un gran interés por parte de Venezuela, pero también de otros países. Algunos países lo dicen públicamente y muchos otros no lo hacen, pero están trabajando estrechamente con nosotros", señaló.

Dmítriev subrayó que "casi todos los países de América Latina" han establecido contacto con Moscú, que les ha proporcionado los resultados de las fases uno y dos de la vacuna para despejar dudas.

Según informó la prensa rusa, también están muy interesados en cooperar con fondo soberano ruso Argentina y Perú, países también muy golpeados por la pandemia.

BRASIL Y MEXICO, LOS PIONEROS

Rusia ha puesto su mirada en los dos países más poblados del continente: Brasil, el tercer país del mundo con más casos de coronavirus (más de 4,2 millones), y México, el séptimo de la lista (más de 650.000) por detrás de Rusia, Perú y Colombia.

"Brasil es un socio estratégico para Rusia. No proponemos producir la vacuna y también realizar análisis clínicos" en su territorio, destacó y precisó que los correspondientes acuerdos ya han sido firmados.

El viernes se conoció el acuerdo con el Estado brasileño de Bahía para el suministro de 50 millones de dosis después de que el FIDR suscribiera otro similar con Paraná.

El firmado con Paraná, que también se ha comprometido con Rusia y con China para experimentar la vacuna en humanos, contempla la transferencia de tecnología.

En el caso de México, admitió que aún no hay acuerdo definitivo para la producción conjunta, aunque Moscú ha sellado con la compañía farmacéutica Lansteiner Scientific un contrato de 32 millones de dosis, que permitirá abastecer a un cuarto de la población del país.

VACUNACIÓN EN NOVIEMBRE

Dmítriev es optimista en cuanto a los plazos y pronostica que "algunos países latinoamericanos" recibirán la Sputnik V ya "en noviembre".

Precisa que todo está a expensas del visto bueno de los reguladores de cada uno de los países, aunque cree que en diciembre a más tardar, "muchos países" podrán vacunar a su población.

"Por eso estamos incrementando el ritmo de trabajo, para aumentar la producción y ser capaces de distribuir grandes volúmenes de dosis" antes de que termine el año, señala.

El jefe del FIDR, que ha recibido pedidos de una treintena de países con la mitad de la población del planeta, calcula que esto año se producirán más de 200 millones de dosis de la vacuna rusa en el extranjero, cifra que en 2021 rebasará los 500 millones.

Además, resaltó que ya casi han sido reclutados los 40.000 voluntarios necesarios para completar la tercera fase de análisis clínicos, cuyos primeros resultados se conocerán en octubre.

FIN DE LA GUERRA FRÍA

Cree que la Guerra Fría que se desató con el registro de la vacuna rusa está llegando a su fin.

"Vemos un cambio muy importante en la postura de los países. Para todo el mundo es una evidencia que los ataques contra la vacuna rusa no resultaron exitosos y muchos de nuestros rivales han tenido que reconocer que la vacuna rusa es una de las mejores", asevera.

Destaca que los expertos occidentales han podido comprobar en la revista científica "The Lancet" que el fármaco ruso no tiene "efectos secundarios" y genera un nivel inmunológico "muy alto".

Dmítriev cree que los rivales de Rusia se han dado cuenta que el adenovirus del mono no era un buen comienzo y ahora compañías chinas y estadounidenses también han apostado por el adenovirus del hombre, una plataforma mucho "más segura" y "estudiada".

"Han entendido la diferencia. Aquí, en Rusia, se produjo una combinación de factores: científicos geniales y la vacuna contra el ébola que supimos modificar con rapidez y desarrollar una vacuna contra el coronavirus", subraya.

En su opinión, Rusia "estuvo en el lugar indicado en el momento indicado".

"Por eso, tenemos, bajo nuestro punto de vista, la mejor vacuna del mundo", sentenció.

 

Brasil retomará pruebas de la vacuna británica de AstraZeneca y Oxford

Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus, retomará este lunes las pruebas de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, según comunicó el regulador sanitario brasileño.


Fuente: EFE

"Después de evaluar los datos del evento adverso, su causalidad y el conjunto de datos de seguridad generados en el estudio, concluimos que la relación beneficio-riesgo se mantiene favorable y, por eso, el estudio podrá ser retomado", comunicó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil.

El órgano regulador "continuará acompañando todos los eventos adversos observados durante el estudio y, en caso de que sea identificada cualquier situación grave con voluntarios brasileños, tomará las medidas pertinentes para garantizar la seguridad de los participantes".

El sábado, en Londres, AstraZeneca había anunciado la retomada de las pruebas clínicas que se desarrollan en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica, tras ser interrumpidos por la reacción adversa sufrida por un voluntario.

Esta vacuna es una de varias que se están desarrollando en todo el mundo a gran velocidad a fin de contener la pandemia del coronavirus, que ha causado ya más de 28 millones de contagios, superado los 900.000 muertos y está castigando las economías.

El medicamento británico es considerado como uno de los más prometedores.

Esta semana, después de la suspensión de las pruebas clínicas, la Anvisa había informado que en Brasil "no hay relatos de eventos adversos graves en voluntarios" y manifestó que estaba en contacto permanente con AstraZeneca "para el acceso a la totalidad de las informaciones".

AstraZeneca había iniciado las pruebas de la fase 3 de su potencial vacuna contra el coronavirus en Brasil a finales de junio y, según explicó la estatal Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), una de las responsables de los ensayos en el gigante sudamericano, el estudio "avanza como esperado" en el país.

"En Brasil, el estudio involucra a 5.000 voluntarios y avanza como es esperado. Muchos ya han recibido la segunda dosis y hasta el momento no hubo registros de irregularidades graves de salud", expresó la institución en una nota.

El Ministerio de Salud, por su parte, indicó que "la prioridad de la cartera es la seguridad de todos los voluntarios involucrados en los test, que tiene como base el estándar internacional de Buenas Prácticas Clínicas, seguido rigurosamente por Brasil".

De acuerdo con la cartera, "además de la vacuna de AstraZeneca, el país también acompaña más de 200 estudios en proceso. El objetivo es encontrar una solución efectiva y segura para la cura y la prevención del COVID-19".

El Gobierno federal y varios regionales ya establecieron acuerdos internacionales para probar, producir y comercializar las diferentes iniciativas inmunológicas que están siendo desarrolladas en el Reino Unido, China, Rusia, Estados Unidos y Alemania.

"No serán economizados esfuerzos para disponerle a los brasileños, tan rápido como sea posible, una vacuna eficiente en cantidad y calidad para atender a la población" de 210 millones de habitantes y que suma más de 4,3 millones de casos confirmados y superó las 131.000 muertes, subrayó el comunicado del ministerio.

 

China alcanza los 28 días sin contagios locales de COVID-19

La Comisión Nacional de Sanidad de China informó hoy de que el país asiático detectó 10 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2 en viajeros provenientes del extranjero, mientras que la estadística de contagios locales se mantuvo en cero por vigésimo octavo día consecutivo.


Fuente: EFE

Los 10 nuevos positivos "importados" se diagnosticaron en Shanghái (este, 3) y en las provincias de Zhejiang (este, 2), Tianjin (noreste, 1), Henan (centro, 1), Cantón (sureste, 1), Guangxi (sur, 1) y Shaanxi (centro, 1).

En cuanto a los infectados asintomáticos, China agregó a esa estadística 70 nuevos positivos en este último informe (por los 8 del día anterior), todos ellos "importados" también, lo que sitúa el total de personas en esas circunstancias bajo observación en 357 (solo uno de estos es un caso local).

Asimismo, las autoridades sanitarias detallaron que, hasta la pasada medianoche local (16.00 hora GMT del sábado), se dio de alta a 13 pacientes, por lo que el número total de infectados activos en la China continental es de 151, 1 de los cuales permanece en estado grave.

En el parte publicado el pasado 8 de septiembre, la fuente precisó que todos los contagiados activos que quedaban ese día en China eran viajeros procedentes del exterior, circunstancia que se mantiene hasta hoy.

La Comisión Nacional de Sanidad no anunció nuevos fallecimientos por la COVID-19, por lo que la cifra se mantuvo en 4.634, entre los 85.184 infectados diagnosticados oficialmente en China desde el inicio de la pandemia y de los que 80.399 superaron la enfermedad y fueron dados de alta.

Hasta la fecha se ha realizado seguimiento médico a 822.554 contactos cercanos con infectados, de los cuales 6.729 continúan en observación.

 

Covid-19: más de 100.000 personas reciben la vacuna experimental de China

China ha tomado un atajo en el sprint global para desarrollar y entregar vacunas para el nuevo coronavirus. Sinopharm, la empresa estatal que desarrolla dos de las principales vacunas candidatas de China, dijo Radio Nacional de China el lunes que ya ha vacunado cientos de miles de ciudadanos chinos – a pesar de que los ensayos clínicos de fase 3 de la empresa aún no han concluido.


Fuente: Vox

Las personas recibieron una de las dos vacunas Sinopharm en desarrollo en un programa de uso de emergencia lanzado por el gobierno chino a finales de julio, que también autorizó una tercera vacuna, CoronaVac, desarrollado por la farmacéutica privada Sinovac Biotech. Debajo Ley de vacunas china, dicha autorización se permite dentro de un cierto alcance y período de tiempo durante una emergencia de salud. El principal funcionario de vacunas de China mencionó a los trabajadores médicos de primera línea y a los funcionarios de aduanas cuando anunció por primera vez el programa, lo que implica que se había dado prioridad a estos grupos de alto riesgo para recibir las vacunas aún experimentales.

Los ensayos clínicos de fase 3, que analizan la eficacia de una vacuna candidata para prevenir la propagación de un virus en una comunidad, para las tres vacunas chinas recién habían comenzado en el extranjero cuando fueron aprobadas para uso de emergencia a nivel nacional. En julio, Sinopharm inició ensayos de fase 3 para sus dos vacunas candidatas en los Emiratos Árabes Unidos; una de las vacunas también comenzó los ensayos en Marruecos y Perú en agosto, según el Rastreador de vacunas del New York Times. Sinovac lanzó las pruebas de fase 3 de CoronaVac en julio en Brasil, seguido de Indonesia el mes siguiente. (Los ensayos se están llevando a cabo fuera de China porque la protección de las vacunas se puede evaluar mejor en regiones donde la transmisión de Covid-19 es alta).

China y Rusia son los únicos países que han dado luz verde provisional a las vacunas que aún no se han considerado seguras y eficaces a través de los ensayos de fase 3.

En los EE. UU., Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ha dicho Los estados se preparan para distribuir vacunas a grupos de alto riesgo para fines de octubre o principios de noviembre, lo que genera preocupaciones de que el proceso de aprobación de la vacuna pueda politizarse antes de las elecciones de 2020. Sin embargo, nueve importantes desarrolladores de vacunas se comprometieron a no enviar sus vacunas para su aprobación hasta que los datos de los ensayos de fase 3 muestren que cumplen con los umbrales predeterminados de seguridad y eficacia. Ninguna empresa china firmó el compromiso.

Hasta ahora, China no ha informado de problemas graves con su programa de vacunación de emergencia. Pero los expertos en vacunas dijeron a Vox que saltarse o acortar los ensayos de la fase 3 es riesgoso y podría someter a los ciudadanos a una vacuna ineficaz o insegura. Los riesgos son aún mayores en China, donde los productores de vacunas tienen un historial de escándalos y los medios de comunicación no pueden desempeñar un papel de vigilancia debido al control estatal.

Aunque la transmisión ha sido muy baja en China desde febrero, el control de los puntos calientes locales sigue siendo una prioridad para el gobierno, dijo. Yanzhong Huang, profesor de salud global en Seton Hall y autor de Política tóxica, un examen de la crisis de salud ambiental de China. “Tienen este fuerte incentivo para desarrollar vacunas que demuestren la capacidad de alta tecnología china, y también [to] dar a la gente el sentido de orgullo nacional ”, agregó Huang.

Esto es lo que sabemos sobre cómo se está desarrollando el programa de vacunas de emergencia de China hasta ahora.

Explicación del programa de vacunas sigilosas de uso de emergencia de China

Entre la multitud de compañías farmacéuticas que se han sumado al esfuerzo de las vacunas, las compañías chinas tuvieron un comienzo rápido y agresivo. Del 211 vacunas en desarrollo en todo el mundo al 11 de septiembre, nueve vacunas se encuentran en ensayos de fase 3, y cuatro de los nueve son de empresas chinas.

Estos ensayos permiten a los científicos determinar la eficacia de las vacunas e identificar efectos secundarios que pueden no haber aparecido en los ensayos de fase 1 o fase 2.

Pero en lugar de esperar los resultados de los ensayos, el gobierno chino comenzó a permitir que ciertos trabajadores fueran vacunados en una vía separada.

El programa de emergencia solo se hizo público a fines de agosto durante un segmento cuidadosamente orquestado sobre el desarrollo de vacunas de China que se transmitió en el país. CCTV de la estación de televisión estatal. El programa había sido aprobado por el Consejo de Estado el 24 de junio y se lanzó oficialmente el 22 de julio, explicó al aire Zheng Zhongwei, líder del programa de vacunas de China.

Zheng dijo que el programa se aplica solo a ciertos grupos de personas, y señaló a los trabajadores médicos que tratan el Covid-19 y otras enfermedades, los funcionarios de aduanas, los trabajadores del mercado de alimentos, los trabajadores del transporte y cierto personal de la industria de servicios. El programa de uso de emergencia está regulado a través de nueve planes que cubren el consentimiento médico, el control de efectos secundarios y la compensación. Zheng dijo.

El alcance del programa se mantuvo en secreto hasta principios de septiembre, cuando nueva información reveló que la participación no había sido tan limitada como sugirió inicialmente el gobierno. Sinopharm reveló que cientos de miles de personas han recibido sus vacunas como parte del programa. El director ejecutivo de Sinovac, el otro fabricante de vacunas involucrado, dijo que el 90 por ciento de los empleados de la empresa y sus familiares, hasta 3000 personas – ha tomado la vacuna voluntariamente, Reuters informó. Para justificar el uso de emergencia de la vacuna, el director ejecutivo explicó que ayudaría a garantizar que los trabajadores de la empresa pudieran continuar produciendo vacunas.

El protocolo sobre quién, exactamente, recibirá la vacuna bajo el programa de emergencia sigue sin estar claro. “Eso todavía está envuelto en un misterio”, dijo Huang.

Fuera de este programa oficial de emergencia, el ejército chino a finales de junio autorizado el uso de una vacuna candidata creada por CanSino Biologics para personal militar. Por separado, los trabajadores de empresas estatales que viajan al extranjero también se les permitió tomar una de las dos vacunas de Sinopharm en junio.

Los riesgos de eludir los ensayos de fase 3

Después de que el brote inicial de China alcanzó su punto máximo en febrero, el gobierno rápidamente controló la propagación, informando cero casos locales a mediados de marzo. Desde entonces, han surgido nuevos puntos calientes en regiones como Beijing y Xinjiang. En Xinjiang, donde más de un millón de uigures y otras minorías étnicas han sido detenidas durante los últimos tres años, el gobierno chino ha impuesto un estricto bloqueo para frenar la propagación, y algunos residentes han informado verse obligado a beber la medicina tradicional china.

Fuera de estos puntos calientes, la transmisión en China ha permaneció muy limitado desde marzo.

“La ironía es que en China, en este momento, las tasas de infección son realmente muy bajas”, dijo. John Moore, inmunólogo del Weill Cornell Medical College. “En realidad, se encuentran en una situación en la que podrían permitirse esperar el resultado de los ensayos de fase 3 en curso, comprender la seguridad y la eficacia correctamente, sin comprometer a su población”.

Con grupos ocasionales de transmisión nacional y casos importados, China todavía tiene un incentivo para lanzar una vacuna. Sin embargo, la introducción prematura de una vacuna conlleva graves riesgos. Los ensayos de fase 3 requieren un gran grupo de personas, en parte para poder identificar efectos secundarios más raros que no se descubrieron en ensayos anteriores. La vacunación de cientos de miles de personas antes de que concluyan los ensayos de fase 3 significa que esas personas podrían verse perjudicadas por cualquiera de estos posibles efectos secundarios. La Organización Mundial de la Salud enfatizó recientemente que los ensayos de fase 3 son esenciales para evaluar la seguridad y eficacia de las candidatas a la vacuna Covid-19.

“Es necesario realizar ensayos clínicos de tamaño adecuado con tiempo suficiente para el seguimiento, observar tanto la eficacia como la seguridad, y esos datos deben revisarse con mucho cuidado antes de comenzar a administrar la vacuna a personas fuera de un ensayo clínico cuidadosamente diseñado ,” dijo Daniel Salmon, director del Instituto para la Seguridad de las Vacunas en Johns Hopkins.

Hasta aquí, Informes de Sinopharm que nadie que haya recibido sus vacunas a través del programa de emergencia ha experimentado efectos adversos obvios y ninguno se ha infectado con Covid-19. Resultados provisionales de los ensayos de fase 1 y 2 de la compañía de la vacuna desarrollada por la subsidiaria del Instituto de Productos Biológicos de Wuhan mostró tasas bajas de efectos adversos. Sinopharm aún no ha publicado los resultados de los ensayos de fase 1 y 2 de su otra vacuna, desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing.

Sinovac tampoco ha publicado un estudio revisado por pares de sus datos de fase 1 y 2, pero no informó efectos secundarios graves en esos ensayos, y el director ejecutivo de la empresa dijo a Reuters que la tasa de reacciones adversas hasta ahora ha sido muy baja en todas las personas vacunadas.

Cuando China comenzó a permitir que los trabajadores que viajaban al extranjero se vacunen, un par de académicos chinos y un ejecutivo farmacéutico expresaron su preocupación por la practicidad y la ética de la decisión, según informó el New York Times. Pero Huang dijo que no ha visto críticas explícitas al programa de uso de emergencia por parte de científicos chinos.