"Terminemos con la payasada", dice presidente argentino sobre escándalo de vacunas

El presidente argentino Alberto Fernández dijo este martes que no hay delito que perseguir en el escándalo por la vacunación irregular contra covid-19 de 70 personas, incluidos políticos, y tachó de "payasada" las denuncias que se han presentado.


Fuente: AFP

Fernández, quien se encuentra en México de visita oficial y participó en la conferencia matutina del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, dijo que el tema de las vacunas es "muy sensible" y que debe ser tratado "con absoluta seriedad" para no ser politizado.

"He leído que han hecho una denuncia (...)¡Terminemos con la payasada! Yo le pido a los fiscales y a los jueces que hagan lo que deben. No hay ningún tipo penal en Argentina que diga 'será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila'. No existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente", dijo.

El escándalo de las llamadas "vacunas VIP" provocó la renuncia la semana pasada del ministro de Salud, Ginés González García y el presidente no descartó que vaya a pedir la renuncia de otros funcionarios.

"Se van a tener que ir los que se tengan que ir porque nunca promoví ni avalé nada de eso", dijo Fernández.

En la lista de 70 personas que recibieron la vacuna Sputnik V, divulgada por el gobierno, figura el mismo Fernández su ministro de Economía, Martín Guzmán, así como otros políticos y empresarios y periodistas.

Fernández y la vicepresidenta, Cristina Kirchner, fueron de los primeros en recibir la vacuna rusa Sputnik V. Ambos mayores de 60 años lo hicieron ante las cámaras para transmitir confianza.

"Yo me tuve que dar la vacuna porque los medios argentinos decían que no se podía confiar en la vacuna rusa", dijo Fernández. Justificó que era "estratégico" vacunar a otros altos funcionarios por el trabajo que desempeñan.

"Algunos protocolos se saltearon por la actividad estratégica que realizaron personas y algunos se saltearon porque en sus diarios ustedes escribían que estábamos envenenando gente", dijo.

Fernández pidió que "sean estrictos" al analizar la lista de los beneficiados por las vacunas anticipadas porque "lo más miserable es hacer política con la desgracia, con la pandemia".

 

Israel, el más rápido con las vacunas Covid-19 ya reabre su economía

Tras asegurar la inmunización de la mitad de su población, Israel reabrió grandes sectores de su economía e inició el retorno a la normalidad. Las restricciones que se mantienen son para los que todavía no recibieron la vacuna.

Luego de tres encierros nacionales y de alcanzar a la mitad de sus habitantes con la vacuna del Covid-19, Israel comienza caminar hacia la normalidad que se conocía antes de la pandemia.

El distanciamiento social se mantiene y el acceso a los gimnasios, teatros y hoteles son exclusivos para los que cuentan con un “green pass”, una condición que obtienen los que ya cumplieron más de una semana de haber recibido la segunda dosis o quienes se recuperaron recientemente del Covid-19 y por lo tanto conservan inmunidad.

En cuanto a la educación, las escuelas y colegios abren solamente en las ciudades en donde el virus se encuentra bajo control.

Israel procedió a emplear las vacunas de Pfizer-BioNTech y a nivel país, con las cuales llegó a un 50 % de cobertura.

 

En apenas dos meses, Israel ya vacunó a más del 70 % de su población mayor a 16 años

El gobierno anunció además que no habrá escasez de la dosis de Pfizer. De los más de 4.4 millones de israelíes inoculados, 3 millones ya recibieron la segunda inyección.

En hospitales, en farmacias, desde el auto, en centros montados especialmente y hasta en… bares. El exitoso plan de vacunación contra el coronavirus del gobierno de Benjamin Netanyahu -en alianza con Pfizer-, consiguió que hasta el momento ya haya sido inoculado más de un 70 por ciento de la población mayor a 16 años, según anunció este martes el ministro de Salud, Yuli Edelstein.

En total, ya han sido vacunados 4.456.000 personas, de las cuales 3.076.000 recibieron su segunda dosis, de acuerdo al diario The Jerusalem Post.

Según señaló el primer ministro Netanyahu, no habrá escasez de dosis para terminar con el proceso de inmunización de toda la población de casi 9 millones de habitantes.

“Tengo noticias importantes, hablé anoche con mi amigo, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, y acordamos que habría una cadena de suministro de vacunas de Pfizer. Sin escasez, sin interrupciones, sin descanso. Vaya a vacunarse”, dijo el jefe de estado, publica el portal Infobae.

Gracias al exitoso plan de vacunación, se reportó que actualmente existe un 77% menos de casos de contagio de coronavirus entre las personas de 60 años o más, incluido un 65% menos de enfermedades graves y un 63% menos de muertes. Además, según informó el profesor Eran Segal del Instituto Weizmann, hay un 68% menos de casos entre las personas de 55 a 59 años y un 54% menos de casos entre los menores de 54 años.

Para que el país comience lentamente a recuperar su vida normal, el Ministerio de Sanidad puso en marcha su programa de “pasaportes verdes”.

Este documento se exige desde este domingo para entrar en determinados lugares y participar en ciertas actividades. Sólo pueden obtenerlo las personas que se hayan vacunado o se hayan recuperado del coronavirus.

Como parte del programa, los gimnasios, teatros, hoteles, conciertos y sinagogas registrados ya pueden operar. “Este es el primer paso para volver a una vida casi normal”, explicó Edelstein días atrás, durante una amplia sesión informativa.

Edelstein añadió que pronto habrá lugares de trabajo que tendrán que exigir a su personal que se vacune o, de lo contrario, se someta a una prueba de coronavirus cada 48 horas. El pasaporte verde se concede a quienes lleven una semana vacunados contra el coronavirus, o a las cerca de 740.000 personas recuperadas del virus que actualmente no tienen derecho a la vacuna.

El levantamiento de restricciones forma parte de la segunda fase de la desescalada que Israel inició el pasado 7 de febrero, después de un tercer confinamiento nacional de seis semanas para contener la propagación del coronavirus.

La tercera fase arrancará el próximo 7 de marzo, cuando se prevé la reapertura de cafés y pequeños restaurantes y la vuelta al colegio para los alumnos de los cursos que hasta entonces seguirán en modo virtual, concretaron las autoridades.

El país lleva a cabo una desescalada gradual para evitar un nuevo pico de contagios, mientras sigue con la campaña de vacunación más avanzada del mundo e intenta reducir la tasa de morbilidad, que ha ido bajando ligeramente los últimos días.

En torno al 47% de israelíes ya recibieron al menos una dosis de la vacuna, y el Gobierno pretende inmunizar a la mayor parte de población a fines de marzo, cuando el país celebrará elecciones generales.

Eficacia de la vacuna Pfizer

El Ministerio de Salud de Israel informó que los últimos datos de estudios realizados en el país revelaron que la vacuna Pfizer/BioNtech posee una efectividad del 98,9% para prevenir la muerte causada por COVID-19. Además, la vacuna tiene un 99,2% de protección contra enfermedades graves, reduce la morbilidad en un 95,8% y disminuye la posibilidad de hospitalización en un 98,9%.

Los datos representan a israelíes que han recibido ambas dosis de la vacuna, 14 días después de su segunda dosis, frente a personas que no han recibido ninguna inoculación, hasta el 13 de febrero, dijo el Ministerio de Salud.

“La vacuna reduce significativamente la morbilidad y la mortalidad y este efecto se puede ver en la información sobre morbilidad en el país”, señaló el director general del Ministerio, Hezi Levy.

El impacto de la vacunación se ha sentido también en la cifra de pacientes graves, que en los últimos 14 días se redujo en casi un 25%.

Además, medios locales informaron que nueve de cada diez pacientes ingresados este viernes con COVID-19 a uno de los principales centros médicos del país, el Hospital Ichilov, eran personas sin vacunar.

El país lanzó el 19 de diciembre una gran campaña de vacunación contra el COVID-19 tras un acuerdo con Pfizer que permitió a Israel obtener rápidamente millones de dosis a cambio de suministrar datos biomédicos sobre el efecto de la vacuna.

 

El jueves por la noche Uruguay tendrá sus primeras 192.000 dosis contra el COVID-19

Las primeras vacunas contra el covid-19 llegarán a Uruguay el jueves 25 por la noche, según informó este lunes en rueda de prensa el presidente, Luis Lacalle Pou.


Fuente: EFE

Después del Consejo de Ministros celebrado en la Torre Ejecutiva de Montevideo, el mandatario compareció ante los medios junto al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, y el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, para informar de que las primeras dosis que arribarán a Uruguay son las del laboratorio chino Sinovac.

"En la noche del 25, madrugada del 26, va a estar llegando un embarque de 192.000 dosis de Sinovac, que va a ser complementada a partir del 15 de marzo con 1.558.000 dosis de la vacuna china", comentó el mandatario uruguayo, quien agregó que entre el 8 de marzo y el 26 de abril arribarán al país suramericano unas 460.000 dosis del laboratorio estadounidense Pfizer.

Las dosis de Sinovac comenzarán a administrarse el 1 de marzo a docentes, policías, bomberos y militares en servicio, y a trabajadores del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), mientras que a partir del 8 se vacunará con Pfizer al personal de la salud, informó Lacalle Pou.

"Es una decisión técnica, no política. Si el lapso entre la llegada de la china y Pfizer era extendido, íbamos a proceder a vacunar al personal de la salud. Como la distancia entre una y otra no excede los 10 días se entendió que era bueno esperar la llegada de Pfizer", argumentó sobre la prioridad en la inoculación.

Lacalle Pou consideró que habrá "un proceso fluido y continuo" de vacunación, ya que "no va a haber tiempo muerto" entre las llegadas de las ya anunciadas y las que completen la compra hecha por Uruguay de 3,8 millones de dosis -entre Pfizer y Sinovac- y la reserva de 1,5 millones de la plataforma Covax, creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una distribución entre los países menos favorecidos.

Respecto al resto de medidas en ejecución, no se consideró cambio alguno, si bien Lacalle Pou expresó su deseo de "ir rumbo a la apertura de fronteras y a la apertura de actividades".

Por ahora, rigen en Uruguay el cierre de fronteras al turismo (solo pueden entrar uruguayos y residentes, además de excepciones por cuestiones económicas, diplomáticas o personales, previa autorización del Poder Ejecutivo) y la apertura de bares y restaurantes hasta las 02.00 horas (si bien en Montevideo es la medianoche por disposición del Gobierno local).

Además, el pasado viernes se conoció la prórroga por 30 días más de la ley aprobada por el Parlamento uruguayo y promulgada el 21 de diciembre pasado, que permite restringir el derecho de reunión "por razones de salud pública".

Uruguay, que es el último país de Sudamérica en comenzar la vacunación a la población, registra desde el 13 de marzo de 2020 53.310 contagios (5.882 activos, 68 de ellos en cuidados intensivos) y 583 fallecidos.