Transexualidad ya no es enfermedad mental y abuso de videojuegos es un desorden

Ginebra - La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha excluido la transexualidad como una enfermedad mental y ha incorporado el uso abusivo de los videojuegos como un desorden de comportamiento en la primera actualización de su Clasificación Internacional de Enfermedades en casi tres décadas publicada hoy.

Tras once años de trabajos, la OMS ha decidido que la transexualidad, que es un desorden de la identidad de género, salga del apartado de enfermedades mentales -algo que llevaban años reclamando las asociaciones LGTBI-, y entre en el de los comportamientos sexuales.

Se mantiene de esta forma dentro de la clasificación para que cuando una persona busque ayuda médica la obtenga ya que en muchos países, si la diagnosis no está incluida en la lista, el sistema sanitario público o privado no reembolsa el tratamiento.

“Queremos que las personas que padecen estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten”, explicó en rueda de prensa el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS, Shekhar Saxena.

Pero deja de ser considerada una enfermedad mental “porque no hay evidencias de que una persona con un desorden de identidad de género deba tener automáticamente al mismo tiempo un desorden mental, aunque suceda muy a menudo que vaya acompañado de ansiedad o depresión”.

Además, “si a las personas con un desorden de identidad de género se las identifica automáticamente como alguien con un desorden mental, en muchos países se les estigmatiza y puede que se les reduzca las oportunidades de buscar ayuda”.

Otra de las modificaciones más llamativas de la clasificación es la inclusión de los videojuegos en un nuevo desorden, el del “juego” pernicioso, que se incorpora a la misma lista donde también está la acción dañina de apostar.

“Incluimos el desorden de jugar de forma adictiva tras analizar las pocas evidencias que tenemos y tras escuchar a un Comité Científico que sugirió que este nuevo fenómeno se incluyera como una enfermedad que puede y debe ser tratada”, resaltó Saxena.

Precisamente, esta falta de datos empíricos es una de las razones para incluir este desorden en la lista, porque las informaciones que se han analizado apuntan hacia una dirección, pero la OMS quiere cerciorarse y valorar su alcance real.

De hecho, la OMS estima que entre un 2 y un 3 por ciento de los que juegan a videojuegos tienen un comportamiento abusivo y pernicioso, pero quieren tener certeza científica.

Asimismo, el hecho de que este desorden esté incluido en la lista de enfermedades permite a las personas que lo padecen contar con ayuda de forma oficial, dado que el sistema lo reconoce como una dolencia, por lo que está cubierto por los sistemas públicos de salud y por los seguros.

Saxena especificó que el hecho de jugar a un videojuego no es nocivo por si mismo, igual que no lo es ingerir alcohol, algo que hace regularmente el 40 por ciento da la población mundial o entre un 70 y 80 por ciento de los europeos.

El problema es cuando el consumo es abusivo y cambia el comportamiento de la persona que lo ejerce, por eso se ha incluido en el apartado de uso de sustancias perniciosas y otros comportamientos adictivos.

“Si el niño, adolescente o adulto que juega lo hace sin parar y deja de salir con sus amigos, deja de hacer actividades con sus padres, se aisla, no estudia, no duerme y solo quiere jugar, eso son signos de alerta de que podría tener un comportamiento adictivo y que tiene que buscar ayuda”, señaló Saxena.

“Si encima hay incentivos como dinero cuando se juegan con otras personas, eso incrementa el comportamiento adictivo y por lo tanto, el desorden”, agregó.

La Clasificación Internacional de Enfermedades es una codificación estandarizada de todas las dolencias, desórdenes, condiciones y causas de muerte que sirve para que los países obtengan datos estadísticos y epidemiológicos sobre su situación sanitaria y puedan planear programas y recursos en consecuencia.

La última revisión de esta norma se hizo hace 28 años, y durante 11 años se ha analizado la información científica más reciente para crear un nuevo estándar que está disponible para ser usado por el personal médico del mundo entero, aunque los Estados tienen tiempo para adaptarse hasta el 1 de enero de 2022.

Este proceso ha servido para actualizar una clasificación que en muchos casos estaba desfasada, no reflejaba la realidad o no incluía comportamientos que ahora se consideran enfermedades o desórdenes.

La clasificación incluye 55.000 códigos distintos.

Biden hace oídos sordos y prevé retomar la campaña electoral

El presidente estadounidense Joe Biden no se amilanó este viernes ante los demócratas que le piden que tire la toalla y prevé retomar la campaña la próxima semana para combatir la visión “oscura” de su rival Donald Trump.

En las últimas horas se especulaba que este fin de semana Biden podría retirarse de la carrera por su reelección ante la creciente presión de su Partido Demócrata, preocupado por su capacidad física y mental para gobernar un segundo mandato.

Pero Biden, obstinado y optimista por naturaleza, parece haberlo descartado por el momento.

“Hay mucho en juego y la elección es clara. Juntos ganaremos”, escribió el presidente, de 81 años, en un comunicado desde su casa de la playa en Delaware (este), donde se ha autoaislado tras dar positivo por covid-19.

Sus síntomas “han mejorado significativamente” aunque todavía toma medicación, informó su médico en la Casa Blanca, Kevin O’Connor.

Pese a su pésimo desempeño en un debate contra Trump a finales de junio que ha desmoralizado a sus filas, Biden sigue al timón, convencido de que es la persona más cualificada para derrotar al republicano en las urnas, como hizo en 2020.

“La oscura visión de Donald Trump para el futuro no representa lo que somos como estadounidenses”, afirma en el comunicado, sobre el discurso que el magnate de 78 años pronunció para cerrar la convención republicana días después de sobrevivir a un intento de asesinato.

Varias encuestas recientes dan ganador al republicano, incluso en los estados bisagra (aquellos en los que los votantes eligen en función del candidato y otros factores y no del partido) que son esenciales para obtener la victoria.

Citando fuentes anónimas, la prensa estadounidense afirma que Biden está elaborando un plan para una salida digna en los próximos días.

Fuente: AFP

Gimnasta japonesa expulsada del equipo olímpico por fumar y beber alcohol

La gimnasta japonesa Shoko Miyata, capitana del equipo japonés de gimnasia artística para los Juegos Olímpicos de París-2024, se perderá la cita tras haber sido excluida por haber fumado y bebido alcohol, anunció este viernes la federación del país asiático.

Tokio, Japón | AFP | 

La joven deportista de 19 años, medalla de bronce en el Mundial de 2022, fue repatriada a su país desde el lugar de concentración del equipo nipón en Mónaco por haber violado las reglas de comportamiento.

“Tras su confesión y luego de conversaciones entre todas las partes, se ha decidido que se retira” de los Juegos, declaró el secretario general de la federación de gimnasia, Kenji Nishimura, a la prensa en Tokio.

Según Nishimura, la federación fue informada de que Miyata había sido vista fumando a finales de junio y principios de julio y de que también bebió alcohol en una sala del centro nacional de entrenamiento en Japón, país en el que está prohibido fumar y beber antes de los 20 años.

“Ser miembro del equipo nacional de gimnasia de Japón es una posición de la que se espera mucho de todos, todo el tiempo”, declaró el presidente de la federación, Tadashi Fujita.

Se amputó un dedo para poder competir en París-2024

El jugador australiano de hockey Matt Dawson decidió amputarse una parte de un dedo de una mano con el fin de poder participar en los Juegos Olímpicos de París-2024, explicó el propio deportista este viernes.

Sídney, Australia | AFP 

Dawson, de 30 años y que formó parte del equipo que ganó la plata en Tokio en 2021, se rompió recientemente el dedo anular de su mano derecha, lo que hacía peligrar su participación en París-2024.

Los médicos le aconsejaron enyesarse el dedo y recuperarse poco a poco o... ¡cortarse la parte superior! Eligió la segunda opción y se operó esta misma semana.

“Tomé esta decisión con el aval del cirujano, no sólo para tener la ocasión de jugar en París, sino para mi vida futura”, declaró a la cadena australiana Channel Seven cuando subía al avión que traslada a la delegación a Francia.

“La mejor opción era quitarme la parte superior del dedo. Es un pequeño cambio y un desafío excitante”, aseguró.

El seleccionador australiano Colin Batch destacó la demostración de compromiso del jugador: “No es algo que un entrenador pueda decidir por un jugador”, señaló.

“Todo el mérito es de Matt. Es evidente que se ha implicado de tal manera para jugar en París... No estoy seguro de que yo hubiese hecho lo mismo”, añadió.

Australia, que perdió la final de Tokio en los penales contra Bélgica, será el primer rival en el torneo olímpico de Argentina, campeona en Rio-2014, el próximo 27 de julio.