Tras caída del gobierno en Líbano, ¿un nuevo 'statu quo' o un cambio verdadero?

La explosión apocalíptica ocurrida en el puerto de Beirut destruyó barrios enteros de la capital libanesa, pero, ¿será suficiente para hacer caer a una clase política juzgada responsable de la tragedia por su corrupción y negligencia?


Fuente: AFP

Los principales políticos que digitan la vida política del país son los mismos que durante la mortífera guerra civil de 1975-1990 encabezaban diferentes milicias.

Numerosos libaneses les exigen rendir cuentas y quieren ver caer sus cabezas, tras la explosión del 4 de agosto que provocó 160 muertos y más de 6.000 heridos. Atacado desde todos los sectores, el gobierno del primer ministro Hassan Diab renunció el lunes.

¿Cuáles son los escenarios posible para la formación de un nuevo gobierno en un país en un país habituado a las crisis?

- ¿Hacia un cambio verdadero?

Como lo demuestra la historia, formar un gobierno en el Líbano no es tarea fácil.

Oficialmente, el sistema político permite el equilibrio entre comunidades religiosas.

Extraoficialmente, ha sido monopolizado durante décadas por los mismos dirigentes y partidos, adeptos a un sinfín de componendas sobre atribución de cargos y carteras, que pueden durar varios meses.

Ahora queda por ver si la amplitud de la catástrofe los obligará a una mayor rapidez.

La explosión del 4 de agosto tuvo su origen en el incendio de un depósito en el que se habían almacenado 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hacía seis años. Una sustancia química peligrosa sin "medidas preventivas" admitió Diab.

Este drama ha alimentado la cólera contra la clase dominante, ya denostada el año pasado por un amplio movimiento de protesta que movilizó a centenares de miles de libaneses.

Optimista, el profesor de ciencias políticas de la Universidad Americana de Beirut, Hilal Khashan, considera que esta explosión podría "cambiar la situación".

Como consecuencia de la ira en aumento, predijo una "nueva república" y pronosticó le emergencia de "nuevas formaciones políticas", reivindicaciones populares que afectarían profundamente a los partidos tradicionales.

- ¿Regreso al punto de partida?

Otros analistas se muestran más cautelosos.

"Es casi imposible considerar e inclusive imaginar que la explosión arrastrará a la clase política del poder", señaló Jeffrey G. Karam, politólogo de la Universidad Libanesa Americana de Beirut.

Para Karam, la renuncia del gobierno es una táctica destinada a "absorber una parte de la cólera y la frustración que impera en las calles".

"La clase dominante absorberá el golpe, la cólera, la frustración (...) y prometerá soluciones a corto plazo", advierte.

Teme un escenario aún peor, un "gobierno de unidad nacional", integrado por supuestos independientes y tecnócratas, pero formado por los mismos partidos.

"Sería un regreso al punto de partida", asegura.

Antes de renunciar, el primer ministro había evocado la posibilidad de elecciones legislativas anticipadas, una de las reivindicaciones de la protesta. Pero, estas elecciones, sin una revisión de la actual ley electoral sólo mantendrían al 'statu quo'.

"Esto permitiría a lo sumo algunos cambios en los bloques parlamentarios y en la distribución de los escaños, en lugar de una reforma absoluta de una clase política minada por la corrupción y el sectarismo", añadió.

- ¿Qué rol juega la comunidad internacional?

Desde hace meses, la comunidad internacional ha endurecido su tono hacia un gobierno que promete reformas sin jamás concretarlas.

El país está en medio del colapso económico, con una devaluación histórica de la divisa. Pero esta vez, Beirut no cuenta con Washington ni con los tradicionales aliados del Golfo, particularmente hostiles al movimiento pro-iraní Hezbolá.

Las autoridades están obligadas a reducir el gasto público, ampliar la recaudación de impuestos combatiendo la evasión fiscal y, sobre todo, sanear el sector eléctrico, actualmente moribundo. Resumiendo: un verdadero abismo financiero.

En 2018, una conferencia de ayuda internacional organizada por Francia recolectó unos 11.000 millones de dólares. Pero este monto nunca fue desbloqueado ante la falta de reformas.

Una vez más, Líbano se había comprometido a concretar estos cambios antes de iniciar negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a mediados de mayo. Tres meses después, el proceso quedó en punto muerto.

Francia y otros países se han movilizado para brindar ayuda de emergencia, pero con la condición de entregarla directamente a la población.

El gobierno "no tiene margen de maniobra (...) le será difícil evitar las reformas estructurales para recibir ayuda", señala el politólogo Bassel Salloukh. "¿Esto va a desarraigar al sistema político? No, pero podría obligarlo a hacer concesiones que no quiere", apostilla,

 

Wuhan, epicentro de la pandemia, vuelve a la normalidad: habitantes dejan la mascarilla

En el corazón de China, su ciudad fue la primera del planeta en estar en cuarentena. Pero seis meses después, los habitantes de Wuhan disfrutan el regreso a una vida normal, a tal punto que muchos de ellos no dudan en dejar la mascarilla.

Jóvenes bailando en una fiesta tecno, puestos de comida abarrotados y embotellamientos por todas partes: el paisaje de Wuhan (centro) ya no tiene nada que ver con la atmósfera de ciudad fantasma que vivieron las costas del Yangtsé desde el 23 de enero.

La metrópolis de 11 millones de habitantes vivió un duro encierro de 76 días, finalmente levantado a comienzos de abril. Pero con la casi desaparición de la enfermedad en la totalidad de China, el movimiento se ha adueñado de las calles.

Miles de wuhaneses hacen fila todas las mañanas frente a caravanas que venden desayunos. Una escena que contrasta con la multitud que acudía en masa a los hospitales de la ciudad durante el invierno, angustiados por el nuevo coronavirus.

Mientras que la mascarilla es obligatoria en Berlín y en París, en Wuhan el objeto símbolo de la pandemia, así como los trajes completos y los anteojos de seguridad dejan su lugar a las sombrillas y los anteojos de sol. Estos últimos días las temperaturas alcanzaron los 34 grados.

Los turistas volvieron y se fotografían sonrientes frente a la Torre de la Grulla Amarilla, uno de los monumentos emblemáticos de Wuhan, con sus artesanías rojas y naranjas.

- Mercado cerrado -

Pero el retorno a la normalidad no es completo y la actividad económica continúa afectada.

“La primera mitad del año, solo reactivamos ciertos proyectos que estaban previstos antes de la epidemia”, explica a la AFP Hu Zeyu, empleado de una agencia inmobiliaria. “El volumen de negocio se vio fuertemente reducido”.

Lo mismo le ocurrió a Yang Liankang, dueño de un puesto de comida. La actividad se reactiva lentamente y las ventas cotidianas pasaron de alrededor 300 yuanes (43 dólares) el mes pasado a más de 1.000 yuanes (143 dólares) actualmente.

“Pero no van tan bien como imaginé”, señala.

Entre las primeras personas contaminadas en Wuhan, muchas trabajaban en el mercado de productos frescos Huanan, que fue cerrado por las autoridades a comienzos de enero.

Librado al abandono detrás de altas rejas azules, no ha reabierto. Algunos vendedores reinstalaron sus puestos más lejos.

Después del desconfinamiento, Wuhan se tomó el tiempo de recordar su traumatismo.

En el Museo de la Revolución, una exposición sobre la covid-19 presenta objetos representativos de la lucha contra la pandemia. Los visitantes pueden observar trajes de cuerpo entero con dedicatorias que fueron usados por el personal sanitario durante la crisis.

Muchos wuhaneses aseguran ahora querer disfrutar del día a día.

“Ahora, disfruto de cada día como si fuera el último”, declara una habitante llamada Hu Fenglian. “No tengo ganas de preocuparme mucho”.

 

La advertencia de la OMS sobre la vacuna rusa contra el coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reaccionó con prudencia al anuncio realizado por Rusia este martes sobre el desarrollo de una vacuna contra la covid-19 y recordó que la "precalificación" y la homologación de una vacuna pasan por "procedimientos rigurosos".


Fuente: AFP

"Estamos en contacto estrecho con los rusos y las discusiones continúan. La precalificación de toda vacuna pasa por procedimientos rigurosos", puntualizó Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, durante una videoconferencia de prensa.

"La precalificación comprende el examen y la evacuación de todos los elementos de seguridad y de eficacia requeridos recopilados durante los ensayos clínicos", recordó.

El presidente ruso Vladimir Putin anunció el martes que Rusia había desarrollado la "primera" vacuna contra el nuevo coronavirus y aseguró que ofrece una "inmunidad duradera" y que una de sus hijas se inoculó con ella.

Hasta ahora, Rusia no ha publicado un estudio detallado de los resultados de sus ensayos que permitan establecer la eficacia de los productos que dice haber desarrollado.

La semana pasada la OMS se mostró dubitativa cuando Rusia había afirmado que su vacuna estaba casi lista y recordó que todo producto farmacéutico debe "ser sometido a todas las distintas pruebas y testeos antes de ser homologado para su uso".

Por ahora, "resulta vital aplicar medidas de salud pública que funcionen. Debemos continuar invirtiendo en el desarrollo de vacunas y tratamientos que nos ayuden a reducir la transmisión en el futuro", dijo también el portavoz de la OMS, quien aseguró estar "motivado por la rapidez con la cual se desarrollan algunas vacunas candidatas".

"Esperamos que algunas de ellas resulten eficaces", continuó Jasarevic.

Según la OMS, hay 26 vacunas candidatas en etapa de ensayos clínicos (probadas en seres humanos) en todo el mundo y otras 139 se encuentran en estado de evaluación pre-clínica.

Entre las 26, seis habían alcanzado a fines de julio la fase tres de su desarrollo. La desarrollada por el centro ruso Gamaleia se encontraba clasificada en la fase 1.

El ministro de Salud ruso Mijaíl Murashko precisó que "van a seguir haciéndose ensayos clínicos sobre varios miles de personas".

 

Vacuna contra Covid-19: comunidad científica desconfía del “descubrimiento” ruso

Son varias las voces de la comunidad científica que expresaron su cautela respecto a la vacuna contra el coronavirus anunciada por el gobierno ruso.

El periodista científico argentino especializado en historia de la ciencia, Federico Kukso, explicó a través de Twitter que la vacuna rusa se conoce como Sputnik V, un detalle que expone cómo en esta peligrosa jugada está en juego el orgullo ruso, y que es un nuevo episodio de una carrera más política que científica. Si bien argumentó que la búsqueda de la vacuna es un “show” geopolítico, lo grave de la situación rusa es que no hubo presentación de sus datos en las revistas científicas con revisión de sus pares científicos, además los ensayos clínicos empezaron recién hace dos meses.

Esta jugada podría tener consecuencias terribles, según considera el periodística científico, ya que Rusia de por sí ya tiene un fuerte movimiento antivacunas. Es así que esta supuesta vacuna para prevenir COVID podría llevar a que la gente desconfíe más y evite vacunar a sus hijos contra el sarampión, paperas, etc.

“En el anuncio no hablaron científicos. Fue Putin quien dijo que la vacuna Sputnik V es “eficaz y forma una inmunidad estable”. La propia Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica de Rusia durante esta semana mostró su escepticismo”, remarcó.

Durante la conferencia de prensa, a los periodistas se les mostró un video en el que se observa un satélite, una imagen convencional de una vacuna que “vuela” hacia el coronavirus y destruye el patógeno.