Tras un año del colapso, los hospitales de Guayaquil están mejor preparados

Un año después de la peor tragedia que haya sacudido a Guayaquil, que entre marzo y abril de 2020 llegó a ser llamada la "Wuhan de Ecuador", los hospitales de esta ciudad han adquirido una vital experiencia en la lucha contra el covid-19, con una reducción considerable de los fallecimientos.

El hospital del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IEES), también conocido como “Los Ceibos”, en el norte de la urbe costera, fue el epicentro del combate de una por aquel entonces desconocida enfermedad que en sus primeros días se cebó con Guayaquil, la “Wuhan ecuatoriana”, y que condujo a la declaración de emergencia nacional por el presidente Lenín Moreno el 16 de marzo de 2020.

El caos y muerte de aquel primer mes y medio de incertidumbre ha sido sustituido hoy por la experiencia, medidas de bioseguridad y gestión de recursos, aunque entre su personal siempre persistirá el temor de contagio.

MÁS RIGOR Y EQUIPOS

Algunos “se quebraban” y los veían “llorar agachados” en algún rincón, recuerda Rachel (declina revelar su apellido) de aquellos dramáticos días, cuando la cantidad de fallecidos pasaba factura a todo el personal del hospital y ni siquiera existían equipos de protección contra el virus.

Enfermera de la Unidad de Emergencias de ese centro destinado desde el inicio a la atención de pacientes infectados con el virus SARS-CoV-2, la situación un año después es completamente diferente.

El personal trabaja con mucho más rigor, empezando por la protección personal, con trajes especiales de aislamiento, mascarillas, protectores visuales y faciales, constató Efe.

Médicos, enfermeras y auxiliares están allí a la espera de nuevos pacientes, porque los ingresos a su departamento con enfermedades respiratorias agudas es constante, día y noche, asegura la enfermera.

En su unidad no hay espacio para el cansancio, aunque todos parecen estar agotados por los turnos extenuantes, que se han hecho habituales con la pandemia.

LA WUHAN ECUATORIANA

El primer mes y medio de pandemia, la provincia de Guayas, de la que Guayaquil es capital, llegó a concentrar más del 60 % de todos los casos de contagio en el país andino, que superaban los 25.000 hacia finales de abril.

Un aparte merece la cifra de muertos, pues mientras las autoridades calculaban por aquella época menos del millar en esa provincia (sin incluir casos probables), el Registro Civil arrojaba alarmantes indicadores.

Y es que el desfase de fallecimientos no justificados entre marzo y abril superaba los 9.000, lo que explicaba las dantescas imágenes que dieron la vuelta al mundo de féretros en las calles y cadáveres acumulados en las morgues de los hospitales.

Pero un año después, los contagios y muertes en esa zona han bajado considerablemente.

“El desconocimiento y, a veces, hasta el exceso de protección que tuvimos, nos pasó una factura muy alta. El año pasado teníamos lamentablemente entre 35 y 40 muertos por día. Ahora, una mejor atención, y calidad de aire e insumos necesarios para este tipo de patología, nos ha frenado la tasa de mortalidad”, asegura Danilo Calderón, gerente general del hospital Teodoro Maldonado.

“Sin el ventilador se morían, ahora les da la oportunidad y una esperanza. De cada 10, por lo menos 9 se salvan o tienen la oportunidad de pelearla”, asegura.

Unidad médica que brinda contingencia al Hospital Los Ceibos, sin olvidar otros casos complejos porque en realidad es un centro de especialidades, el Teodoro Maldonado tuvo que pasar una reestructuración para hacer frente a la situación.

PEDIR PERDÓN A LOS MÉDICOS

“El primer paso estratégico que dimos fue pedirle disculpas a los médicos por las condiciones infrahumanas en las venían laborando los compañeros”, destaca el ejecutivo al recordar que ni el aire acondicionado funcionaba bien.

Por el área de emergencia del hospital han pasado 8.550 pacientes con sintomatología leve, moderada y compleja, y se han dado 955 altas hospitalarias a la fecha de pacientes covid-19.

Pero la contención en Guayas es generalizada gracias al aprendizaje, al reforzamiento de personal y a mejores equipos que no existían hace un año.

La provincia tiene constatados hoy 38.286 contagios, 12,73 % del total nacional, y los muertos confirmados y probables ascienden a 3.811 (23,5%).

Aunque siempre se registran picos que llevan al extremo la capacidad de sus hospitales, como ocurrió en enero y febrero, Rachel espera que la pandemia vaya remitiendo conforme avance el plan nacional de vacunación, con el que de momento, han recibido primeras dosis unas 120.000 personas.

El Gobierno ecuatoriano ha anunciado una inversión de más de 200 millones de dólares para inmunizar este año hasta el 60 por ciento de su población, unos 9 millones de personas, si bien el proceso va con retraso.

También Calderón, que hasta enero dirigía el hospital IESS Quito Sur, centinela del covid-19 en la capital ecuatoriana, ahora epicentro de la pandemia en Ecuador, confía en que poco a poco la situación se vaya normalizando, porque “después de un año, tenemos que verlo como una enfermedad más que enfrenta la civilización”.

“Nunca será una enfermedad normal, siempre presenta sus variantes, pero sí estamos preparándonos cada día mejor”, afirma al instar a la población a la disciplina social, a concienciarse, porque “no hay sistema nacional en el mundo que sostenga una arremetida si es que todos se enferman al mismo tiempo”.

Irán avisa que responderá a la “más mínima” reacción israelí

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, afirmó que su país responderá de forma “severa” a “la más mínima acción” de Israel contra “los intereses de Irán”, según un comunicado publicado este martes por su oficina.

Israel prometió replicar al inédito ataque con drones y misiles lanzado la noche del sábado por Irán contra su territorio.

“Ahora, declaramos con firmeza que la más mínima acción contra los intereses de Irán suscitará una respuesta severa, extensa y dolorosa contra todos sus autores”, declaró Raisi durante una conversación telefónica con el emir de Catar, Tamim ben Hamad Al Thani, la noche del lunes.

Refiriéndose al ataque del fin de semana, el primero desde territorio iraní contra Israel, Raisi dijo que Teherán ejerció “su derecho a la autodefensa”.

El mandatario explicó que su país apuntó a los “centros” desde los que se organizó el bombardeo del 1 de abril, imputado a Israel, del consulado iraní en Damasco. En dicho ataque murieron siete miembros de los Guardianes de la Revolución, incluido un general responsable de las operaciones en Líbano y Siria de la unidad de élite Quds, Mohamad Reza Zahedi.

Según Raisi, la operación del sábado noche “fue llevada a cabo con éxito, con el objetivo de castigar al agresor”.

El ejército israelí dijo a su vez que el ataque “fue frustrado”, ya que fueron derribados el 99% de los 350 drones, misiles balísticos y misiles de crucero lanzados con ayuda de Estados Unidos, Jordania, Francia y otros países.

Según el portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, los pocos proyectiles que siguieron su trayectoria “golpearon ligeramente” la base aérea de Nevatim, en el sur del país, que siguió operativa.

Raisi denunció de nuevo “el apoyo ciego de ciertos países occidentales al régimen sionista”, lo que según él es “una causa de tensión en la región”, de acuerdo con el comunicado.

Confirman que restos de estación espacial cayeron en una casa en EEUU

Un objeto que cayó del cielo y se estrelló contra la casa de un estadounidense resultó ser un trozo de escombros expulsado desde la Estación Espacial Internacional (EEI), confirmó la agencia espacial estadounidense NASA.

Fuente: AFP

La extraña historia salió a la luz el mes pasado cuando Alejandro Otero de Naples, residente del estado de Florida (sureste), publicó en la red X que un objeto metálico “atravesó el techo y dos pisos” de su casa repentinamente y casi golpea a su hijo, el 8 de marzo.

Ocurrió en un momento y lugar que coincidían estrechamente con las predicciones oficiales sobre la ignición atmosférica de un fragmento de una plataforma espacial de carga que transportaba baterías viejas y que fue desechado del puesto orbital en 2021, lo que lo convierte en una coincidencia probable, según los observadores espaciales.

Puede interesar: La fórmula “y/o” cae en desuso en el español, recomiendan no emplearla

La NASA, que posteriormente recogió el objeto caído en la casa de Otero para su análisis, confirmó en una nueva publicación de su blog que las conjeturas eran ciertas.

“En base al análisis, la agencia determinó que los escombros eran un montante del equipo de apoyo de vuelo de la NASA utilizado para colocar las baterías en la plataforma de carga”, precisó.

“El objeto está hecho de la aleación de metal Inconel, pesa 0,7 kilogramos, mide 10 centímetros de altura y 4 centímetros de diámetro”, detalló.

Lea también: Paraguay exporta árbol “Samu’u” al Medio Oriente

La NASA también se comprometió a investigar cómo resistieron los escombros a la destrucción total en la atmósfera, añadiendo que actualizaría sus modelos de ingeniería a partir del incidente.

“La NASA sigue comprometida en operar responsablemente en la órbita terrestre baja y a mitigar el mayor riesgo posible para proteger a las personas en la Tierra cuando se deba liberar hardware espacial”, dijo.

Un hombre apareció con los genitales amputados en su casa: acusa a su propio perro

La expareja del hombre fue quien lo encontró gravemente herido y alertó a las autoridades. Debieron operarlo de urgencia y permanece internado.

Un hombre de 70 años fue encontrado en su vivienda con los genitales amputados y cuando fue asistido por médicos, aseguró que su perro lo atacó y le produjo las graves heridas. Debió ser operado de urgencia y permanece internado.

El dramático episodio ocurrió este viernes cerca de las 21 en una casa del barrio San Martín de Córdoba, Argentina. De acuerdo a lo informado por los investigadores, la expareja de la víctima fue quien lo halló gravemente lastimado.

La mujer enseguida dio aviso a la Policía y cuando el patrullero se dirigió al lugar, el hombre aseguró que fue atacado por su perro, un mestizo con cruza de pitbull. Rápidamente fue trasladado por el servicio de emergencias por “laceración genital con ausencia de miembros externos”.

Cuando llegó al Hospital Italiano, debido a la gravedad del cuadro le diagnosticaron “amputación de pene y testículos”. Debieron operarlo de urgencia para completar la extirpación y quedó internado.

“Ingresó con necesidad de cirugía inmediata”, explicó Lucas Gallardo, jefe de terapia intensiva del centro de salud. “Se identificó una pérdida de tejido en abdomen bajo y región escrotal, además una amputación parcial del pene y ambos testículos”, dijo el especialista, en diálogo con Cadena 3.

Hasta el momento, los médicos que lo asistieron no lograron determinar si el ataque fue efectivamente hecho por un perro o si el escenario fue otro. Un urólogo cirujano explicó al personal policial que el hombre tenía “corte triangular”, situación que pone en duda lo relatado por la víctima.

Más allá a la gravedad de las lesiones, su condición es estable. “Pese a las heridas graves que sufrió, no parece haberse afectado otros órganos”, añadió Gallardo.

En la vivienda fueron halladas cuatro armas de fuego: una pistola Caníbal, una escopeta Magnum, un revólver calibre 32 y otro calibre 22. Por su parte, el perro fue encontrado en el patio y quedó bajo el cuidado de la Policía Ambiental.

La Unidad Judicial N° 15 es quien investiga el caso y ordenó el resguardo del perro y el secuestro de las armas encontradas en la escena. En tanto la Policía Ambiental y personal de Veterinaria están colaborando en la evaluación del animal para determinar si representa algún peligro para la comunidad.

Con información de TN Noticias.