En el día de su cumpleaños y mientras cantaba con Serrat, Sabina cayó del escenario

Una caída del cantante español Joaquín Sabina en la parte frontal del escenario obligó a interrumpir y posteriormente cancelar el concierto que el músico jienense estaba coprotagonizando este miércoles en el Wizink Center de la capital española junto a Joan Manuel Serrat.


Fuente: EFE

Según confirmó la promotora del mismo, no fue un desmayo, sino una caída a causa de un foco que lo habría deslumbrado, lo que llevó al artista al suelo cuando el espectáculo apenas llevaba media hora de recorrido.

Sabina, que fue llevado en camilla fuera del escenario, sufrió un fuerte golpe en el hombro y, tras ser reconocido por los médicos del recinto, salió de vuelta para despedirse del público y pedir disculpas por la cancelación.

Tanto la megafonía del pabellón como la promotora apuntaron al 22 de mayo como fecha en la que Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat retomarán presumiblemente esta cita que, como la celebrada hace unas semanas en el mismo espacio, tenía todo el aforo agotado.

“Estas cosas solo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo”, se disculpó en esa reaparición y en un día aciago en el que casualmente cumplía 71 años.

No es la primera vez que el intérprete y compositor sufre un percance en el Wizink Center que le obliga a suspender un concierto. Ya sucedió en 2014 a pocas canciones del final, según él, a causa problemas de estómago, aunque en un primer momento afirmó que había sufrido una crisis de pánico escénico.

Volvió a suceder en 2018, dentro de la gira de “Lo niego todo” a la hora y media de actuación, por “una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico” que lo dejó “mudo” y obligó a cancelar los cuatro conciertos restantes de la gira.

La endeble salud de hierro de Sabina fue noticia en muchas más ocasiones, especialmente cuando fue víctima de un derrame cerebral en 2001 del que se recuperó.

 

Justin Bieber acerca a los fans su álbum más íntimo en Londres

Londres, 12 feb (EFE).- El canadiense Justin Bieber presentaba anoche en el recinto O2 Arena de Londres ante unos cuantos afortunados y por primera vez parte de su próximo álbum ‘Changes’ que lo lleva de nuevo a sus raíces en el r&b (rhythm and blues) y que saldrá a la venta el próximo 14 de febrero.


Fuente: EFE

El evento, que comenzaba con una ronda de preguntas, dio oportunidad a los fans de conocer un poco más al artista, quien admitía en las respuestas que el mayor cambio en su vida desde su último álbum en 2015 ha sido casarse, y señalaba que las canciones del disco muestran los contratiempos con los que ha tenido que lidiar durante los últimos años, desde la ansiedad y la depresión hasta otros problemas de salud.

Mencionó además que siente que ha madurado a la misma vez que esos fans que han estado a su lado desde el principio y han experimentado ese crecimiento y cambio personal junto a él, por lo que podrán sentirse identificados con las letras.

Después llegó el momento más esperado por el público cuando el canadiense comenzaba a cantar acompañado de guitarristas cinco canciones, de las cuales tres forman parte del próximo trabajo: ‘Changes’, que da nombre al álbum, 'Intentions' y 'Yummy', su último single.

El cantante busca con este disco y con iniciativas como la de este evento más íntimo, o la publicación en Youtube de su serie documental -que narra parte de su trayectoria en estos ultimos años- dar a conocer su lado más humano y cercano y mostrar que "no estamos solos; sea cual sea nuestra situación, alguien ahí fuera está experimentando lo mismo y nos tenemos los unos a los otros".

 

“En Borrador… Teatro en construcción” celebra 10 años con obra tributo a Rubén Vysokolán

El grupo teatral “En Borrador… Teatro en construcción”, celebra 10 años de vigencia con una puesta en escena para el próximo mes de marzo.

En el marco de su 10º aniversario, el grupo viene gestando una obra con sustento en tres ejes: el homenaje a Rubén Vysokolán, la trata de personas y la pieza Perdidas en un instante perfecto (2006).

El espectáculo será presentado en “El agujero de Vysoka”, centro cultural alternativo de Punta Karapã (Bo. Ricardo Brugada, conocido como Chacarita), erigido en la casona del actor fallecido en 2007.

Dirigida por Paola Irún y creada en conjunto con el elenco conformado por Sonia Amarilla, David Amado Cañete, Lía Benítez Flecha, y Florencia Bonzi. La apuesta comprende, asimismo, un homenaje-prólogo a Vysoka a cargo de la hija del desaparecido artista Lou Mei Vysokolán.

En lo que respecta al guion, contempla una multihistoria (multiplot) a partir de la problemática social que configura la trata de personas, con énfasis en las mujeres. En palabras de Irún, la compañía pretende, además de rendir honores a Vysoka y retrotraerse a la obra Perdidas en un instante perfecto (2006).

Esta puesta, presentada en contexto del entonces masivo éxodo de paraguayos a España –principalmente mujeres–, fue dirigida por Tito Chamorro, versión de Paola Irún y Tito Chamorro, y contó con las actuaciones de la propia Paola Irún y Sonia Amarilla.

Manuel Alviso lleva adelante la asistencia de dirección y Visualización; y Pali Mallorquín, en segunda asistencia de dirección. Con música original de Hernán Melgarejo y dramaturgia musical de Dahia Valenzuela.

 

El mexicano Guadalupe Esparza prefirió no ver la serie sobre su grupo Bronco

México. Después de la buena acogida que tuvo la serie dedicada al grupo Bronco, de la que se transmitió su último capítulo en diciembre, Lupe Esparza, vocalista de esa banda de música regional mexicana, reveló que no vio ninguno de los episodios porque no le gusta recordar el pasado.

"La serie ya terminó, estamos muy contentos porque fue bien recibida por nuestra gente. Te confieso que yo no la vi, no quise volver a llorar, lloré cuando me pasaron los escritos para autorizarlos, con eso tuve, por eso no la vi", dijo a un grupo de periodistas.

Con respecto a la demanda que el integrante Ramiro Delgado entabló contra él y Bronco para reclamar regalías económicas por la marca, los discos y la serie, el intérprete de "El Sheriff de Chocolate" fue contundente en su respuesta.

Dejó entrever que están a la espera de lo que decidan las autoridades y el dolor que causaron las declaraciones de quien fuera miembro de la agrupación.

"Nosotros estamos esperando acatamientos, ordenes, nada más. Eso está parado hasta que se resuelva y nunca hemos agarrado un peso que no nos corresponda. No está en nuestras manos, los abogados están arreglando eso. Él (Ramiro) ya no habla de eso, antes hablaba mucho" dijo.

Esparza aseguró que le desea a Delgado "que esté muy bien, sobre todo de su salud" y dijo que están bien, ya que incluso están trabajando con su hijo, Ramiro Jr.

El teclista supuestamente abandonó el grupo por su estado de salud pero el vocalista opinó que no lo hizo de la manera adecuada. "Yo no puedo ser un delincuente, un maltratador y un ratero. Eso sí que me dolió muchísimo de alguien a quien siempre protegí", sentenció.

El intérprete de "Sergio el bailador" fue enfático en asegurar que siempre hubo equidad en ganancias para la agrupación y aunque le desea lo mejor a su excompañero, y quien también es su compadre, Esparza aseguró que la posibilidad de reunirse en el escenario es nula.

"Cuando éramos Bronco, los originales, había gente que me decía 'Lupe, tú tienes que ganar más porque tú cantas, bailas, llevas la Virgen, asustas a los niños y ganas exactamente los mismo que ganan los demás'. Yo les respondía que así lo quería porque es la única manera de que los grupos subsistan, siendo iguales. Nosotros rompimos récords de unión, por más de 25 años", destacó.

Esparza terminó diciendo que, aunque en su momento le dolió mucho la situación, no puede seguir pensando solo en las cosas negativas. Además, confesó que le daría vergüenza subirse con Delgado al escenario porque no sabría qué decirle y sería como una burla para él.

Los inicios de Bronco se remontan a 1979 en Apodaca, ciudad del norteño estado de Nuevo León y, aunque tuvieron varios parones en su actividad, son uno de los grupos más reconocidos y con más seguidores de regional mexicano.