Queen evoca el espíritu Live Aid en concierto contra la pobreza en Nueva York

Nueva York. Con un concierto solidario ante 60.000 personas en Central Park (Nueva York), la banda de rock Queen evocó este sábado el espíritu Live Aid (1985) en el festival Global Citizen, que mezcla música y activismo para reclamar el fin de la pobreza extrema, en cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU.


Fuente: EFE/Nora Quintanilla

Queen, con Adam Lambert como vocalista, puso el broche final a seis horas de entretenimiento comprometido junto a cabezas de cartel como Alicia Keys, OneRepublic, H.E.R. y Carole King, cuyas actuaciones se intercalaron entre mensajes reivindicativos dirigidos tanto a la sociedad civil como a los gobiernos de todo el mundo.

El Global Citizen Festival, que se celebra desde 2012 en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, solo da entrada a quienes superan una serie de retos en su plataforma “online”, como tuitear o enviar correos a líderes políticos para que cumplan con los objetivos de desarrollo sostenible.

Ese entregado público enloqueció cuando el actor Rami Malek, que ganó el Óscar por su papel de Freddie Mercury en el biopic “Bohemian Rhapsody”, presentó en el escenario a la considerada “una de las mejores bandas de todos los tiempos”, que tocó éxitos como “Don’t stop me now”, “Radio Ga Ga” y “Another One Bites The Dust”.

Aunque Lambert sustituía a Mercury, el fallecido cantante hizo acto de presencia desde la pantalla, en un dueto con el guitarrista Brian May y como protagonista de un divertido momento, apareciendo por sorpresa cuando el público se iba y exclamando “fuck you” (que os jodan) antes de dar paso a “We Will Rock You”.

Queen no fueron los únicos en desatar los gritos del público: los más jóvenes habían dormido en el parque la noche anterior para esperar a la banda de pop coreana NCT 127, que tocó dos temas; Pharrell Williams contagió de buen humor con su himno “Happy” y Carole King recuperó clásicos como “I Feel The Earth Move”.

Por su parte, Alicia Keys dio un sentido espectáculo en el que no faltó “Empire State of Mind”, un tributo a su Nueva York natal, o “This Girl is On Fire”, aunque sin duda quedó para el recuerdo una potente versión de “Dream On”, de Aerosmith, que interpretó junto a la aclamada cantante H.E.R. a la guitarra.

No todo fue música: presentado por el actor Hugh Jackman, el festival acogió también a primeros ministros, como la noruega Erna Solberg o la barbadense Mia Mottley; y ejecutivos de grandes corporaciones, como el consejero delegado de Verizon, Hans Vestberg, o el vicepresidente de Johnson & Johnson, Paul Stoffels.

No obstante, las que más captaron la atención fueron celebridades activistas como la actriz Dakota Johnson, que presentó un podcast de concienciación contra la violencia sexual, o la cantante Becky G, que aplaudió la primera iniciativa de “política feminista” en la diplomacia de México.

Natalie Portman urgió a incrementar los fondos para combatir el VIH, la tuberculosis y la malaria; mientras que Laverne Cox defendió los derechos de la comunidad LGBTQ y homenajeó a las enfermeras del hospital de San Francisco que pertenecieron a la unidad especial para pacientes con sida en la epidemia de los 80.

Por sorpresa apareció un combativo Leonardo Di Caprio, que instó a luchar contra el cambio climático, criticó el negacionismo de los políticos y pidió respeto para Greta Thunberg, además de ceder la palabra a un grupo de jóvenes activistas como Alexandria Villaseñor, que comenzó protestas estudiantiles los viernes ante la ONU.

Desde que comenzó a organizarse, Global Citizen ha logrado captar unos 47.000 millones de dólares en compromisos de gobiernos y ha emprendido acciones que han impactado a 880 millones de personas, según explicó su fundador, Hugh Evans, quien aseguró que “los líderes mundiales han respondido a vuestras llamadas”.

El año que viene, para marcar la cuenta regresiva de 10 años hasta 2030, Global Citizen se convertirá en un macroevento llamado Global Goal Live, que se celebrará simultáneamente en los cinco continentes y a lo largo de diez horas, lo que seguro lleva unido un espectáculo a la altura de esas circunstancias.

 

Foo Fighters y Whitesnake muestran la vigencia de su rock en Río de Janeiro

Río de Janeiro. El rock alternativo y los clásicos de los 90 mandaron la parada este sábado en Rock in Río, una jornada en la que destacaron Foo Fighters, Whitesnake y Tenacius D, sin que por su parte la banda estadounidense Weezer lograse una completa conexión con el público de Río de Janeiro.


Fuente: EFE/María Angélica Troncoso

Foo Fighters, el grupo más esperado de este segundo día de la nueva edición del mayor festival de música del mundo, cerró la jornada en la Ciudad del Rock ovacionado por sus fans tras un concierto cargado de fuerza y energía, y sin la lluvia que horas atrás había amenazado con aguar la noche.

Tras gritar a la tribuna "¡están listos!" Dave Grohl comenzó la presentación más esperada del día con "All my life", uno de sus mayores éxitos y con el que la banda se entregó por completo a un público sediento de su estilo en esta ciudad brasileña.

Un solo de Taylor Hawkins, el baterista de la banda, se llevó los aplausos de los fans casi en la mitad del concierto, calificado de histórico por algunos de los asistentes y en donde el grupo estadounidense mantuvo al público animado al interpretar lo mejor de su repertorio.

"Run", "My hero", "Monkey Wrench", "Big me" y "Best of you" fueron algunas de las canciones que tocó Foo Fighters, en una presentación que la banda terminó con "Everlong", uno de sus mejores temas y con el que acostumbra a finalizar sus conciertos.

Otra banda que tuvo público a reventar fue la británica Whitesnake, que tras 34 años regresó a Rock in Río para hacer vibrar a sus fans y cerrar, ya caída la noche, las presentaciones del "Sunset", un palco alternativo que comienza a funcionar más temprano.

El característico timbre de voz de David Coverdale se mantiene casi intacto a sus 69 años, una edad en la que la energía del cantante y la de su banda no decae en una entrega total al público que no entendía por qué Whitesnake no actuaba en el palco principal.

"Love aint to stranger" fue el primero de los éxitos que lo conectó de inmediato con sus fans, al que luego le siguieron "Is this love", que el público acompañó con los brazos en alto mientras tarareaba junto a la banda la canción, y "Here I go again", que terminó de exaltar los ánimos de los aficionados.

En el "Mundo", el palco principal, la sorpresa la dieron los brasileños CPM 22 y Raimundos, dos bandas de punk rock que encendieron la noche en el concierto que abrió la programación de este sábado, mientras que la estadounidense Weezer pasó sin pena ni gloria por el escenario privilegiado de la Ciudad del Rock.

La banda norteamericana no convenció a un público que exigía más allá de covers y que solo llegó a emocionarse cuando el grupo interpretó los reconocidos temas "África", original de la banda Toto, y "Take on me", de A-ha, así como Lithium, de Nirvana.

Tenacious D, la banda integrada por los actores Jack Black (Escuela de Rock) y Kyle Gass, también cautivó al público de la Ciudad del Rock con el carisma de sus cantantes, a pesar de que el concierto no contó con su repertorio más conocido.

Uno de lo momentos más memorables se dio cuando el bajista brasileño Junior Bass Groovador, invitado especial en el escenario, interpretó con la banda estadounidense "Smells Like Teen Spirit", un clásico de Nirvana a ritmo de forró, un género típico en la región nordeste del país sudamericano.

"Tribute", el primer sencillo de la banda y que los lanzó a la fama, así como "Kickapoo" y "FHG" (Fuck her gently), formaron parte del repertorio, que además de rockero, destacó por el humor de los comentarios de los artistas y sus actitudes durante la presentación.

Este fue el segundo día de conciertos de la primera etapa programada en Rock en Río que termina este domingo con Bon Jovi como estrella central.

La segunda etapa comienza el jueves 3 de octubre y se extiende hasta el 6, cuando la banda británica Muse clausurará la vigésima edición de Rock in Río.

 

Richard Marx hizo vibrar al público paraguayo en el BCP

Junto a una proyección con un resumen de sus 30 años en la música, Richard Marx inició un show que se extendió por 90 minutos en la noche del jueves en el teatro del Banco Central del Paraguay.

La velada arrancó con “Limitless”, lo que dará nombre a su nuevo álbum que saldrá próximamente, según el mismo artista afirmó en diferentes entrevistas. Siguió con “Endless Summer Nights”.

Los éxitos de toda su carrera fueron, sin duda alguna, los más celebrados durante el transcurso de la noche. “Take This Heart” fue el primero de ellos, como también “Angelia”, un tema de 1991, como él mismo lo describió, de cuando tenía todo el pelo parado.

Debemos suponer que la influencia latina de su esposa, la ex presentadora de MTV, Daisy Fuentes, es bastante fuerte como para que Marx llegue a comunicarse en español haciéndolo de una manera muy descontracturada. “Hola Asunción. Gracias. Es mi “primero time” en Paraguay. Mi español es muy caca” y prosiguió en inglés avisando que la noche iba a continuar con todos las canciones que los presentes conocían.

Más tarde, sentado al piano y con luces más tenues, y presentó Suddenly, algo de su nuevo repertorio. También formaron parte del set “Hazard”, en una versión adaptada y semi acústica.

Ya entrando en confianza con el público se puso a tocar estrofas de canciones de Hall and Oates (Kiss on my list), The Commodores (Easy), Phil Collins (In the Air Tonight),Sinatra (“Fly me to the Moon”) y especuló con algo de Coldplay haciendo bromas.

Luego de presentar a la banda que lo acompaña, se ubicaron al frente para una versión acústica de “Keep Coming Back”. Cuando le tocó el turno a la canción “When You Loved me”, el artista presentó a sus tres hijos en pantalla e interpretó la canción junto a sus hijos mediante la tecnología de estas imágenes sincronizadas con lo que pasaba en el BCP.

“Another one Down” fue otro tema nuevo incorporado. según mencionó Marx, es la segunda vez que la tocan en vivo, confirmando que sigue siempre activo en cuanto a composición e interpretación, ya que el tema perfectamente sonaba a alguna canción que podría ser interpretada por cualquier artista pop de la actualidad. Como por ejemplo, la canción que siguió, “This I Promise You,” que la conocimos a través de NSYNC.

Momento súper intimo donde el público participó cantando y aplaudiendo la interpretación de Marx se vivió con “Hold on to the Night” y “Now and Forever” que son los éxitos que más llegamos a conocer en los principios de los 90s. .

Saliendo del repertorio habitual e incursionando más en el rock también incluyó “Forgot to Remember”, “Sould’ve Known Better” y “Satisfied”.

Hay que admitir que, antes de iniciar el concierto, sentíamos alguna duda en cuanto a la calidad de voz e interpretación de Richard Marx. Sin embargo, hay que admitir que el artista hechó dejó por tierra todas nuestras dudas. Show de primer nivel, con lo justo para poder apreciar a un artista completo brindarse al público que lo sigue desde hace décadas.

 

Cantante paraguaya propone una nueva forma de disfrutar del folklore

La artista nacional, Tania Duarte, propone un repertorio distinto al folklore nacional con su más reciente versión de la canción “Puerto Tirol”.

Tania Duarte, se proyecta con mix de temas populares como Lucerito Alba y Puerto Tirol con un estilo urbano moderno. Ambos temas suenan con la fusión de estilos paraguayo y argentino, adquiriendo un pegadizo ritmo que busca permear en el gusto no solo popular sino también juvenil.

La cantante alcanzó éxito con Élite, pero ahora emprende su carrera como solista, acompañada de Luis González, Cristian Peralta, Nadia Alvarenga y Fabricio Ojeda, algunos integrantes de su anterior banda.

Sus inicios en la música se dieron a los 20 años. El primer tema que aprendió a cantar fue precisamente Puerto Tirol, obra de Oscar “Chaqueño” Palavecino.

La intérprete de 25 años, es estudiante de la carrera Licenciatura en Música en la Universidad Nacional de Asunción, mientras trabaja intensamente para seguir cosechando éxitos en tierra guaraní.