Tito El Bambino y Farruko celebran el amor propio y la magia del reggae

Miami. La primera colaboración de Tito El Bambino y Farruko, lanzada este viernes bajo el título de "Se va", es toda una celebración al amor propio y a la influencia del reggae en la música latina. Así la describieron los artistas a Efe durante la grabación de su video en Miami, uno de los últimos en prepandemia.

“Esta es una canción que defiende el amor a uno mismo. Es una despedida, pero con mucha autoestima”, dijo Farruko en un descanso de la filmación, que se realizó en el complejo de edificaciones de Little River Studios, en el noreste de la ciudad.

“¿Quién no ha pasado por algo así, que lo dejen a uno? Prácticamente todo el mundo, pero la mejor actitud es celebrar lo que uno vale”, indicó por su parte Tito el Bambino-El Patrón.

Precisamente, las dos estrellas puertorriqueñas de la música urbana en español, quienes se declararon “grandes amigos”, explicaron que se conocen desde hace muchos años y que para ellos trabajar juntos es una “verdadera celebración”.

Entre bromas y confidencias, los artistas grabaron sus partes por separado y luego juntos en varias de las estructuras de los estudios, que incluyen casitas de playa, una especie de invernadero y una estructura de madera curada que se asemeja a un gran granero.

La idea era recrear el ambiente de costa, playa y relajación que se siente cerca del mar y que evoca el reggae. Y es que “Se va” está más cerca de Jamaica que del reguetón.

Musicalmente, este tema es hermano de “Calma”, el gran éxito de Pedro Capó, que cobró popularidad internacional en el remix con Farruko.

Los artistas aseguran que no se trató de un esfuerzo por subirse a la ola que provocó esa canción, sino de mantener vivo el movimiento del reggae en español, que ven como un homenaje al género musical que inspiró al reguetón.

BUSCANDO RAÍCES

“Toda mi música tiene un toque de reggae. Es la base de mi música, el reggae y el dance hall”, explicó Farruko, quien hace dos semanas también formó parte de “One World, One Prayer”, el primer sencillo del nuevo disco de The Wailers, la banda que se hizo famosa con Bob Marley.

Por eso, su amigo Tito lo vio como el artista ideal para acompañarle en “Se va”, la primera canción en el género que considera la raíz del reguetón tradicional y “el abuelo de la música urbana en español de hoy en día”.

“Desde que los jamaiquinos llevaron el reggae a Puerto Rico quedamos fascinados con la música, el mensaje y los ritmos”, indicó el artista de 38 años, quien es considerado uno de los pioneros del reguetón, desde que formaba parte del dueto “Tito y Héctor”, con Héctor El Padre.

“Me encantó desde niño y me encanta escucharlo. Me sumo a Farru para que vuelva a resurgir”, indicó.

El tema, coescrito por los dos artistas, fue producido por John Paul Villasana aka Jhon Paul “El Increíble”.

ESCAPANDO DEL CÍRCULO VICIOSO

“Se puede ser feliz. Se puede respirar. La mayor riqueza de un ser humano es la felicidad”, manifestó Tito el Bambino. Ese es el mensaje que quiere enviar con sus canción y un tema que ha abrazado desde el inicio del confinamiento para contener la pandemia del coronavirus.

Farruko, quien ha sido un ejemplo de superación para sus fans, ha subrayado la necesidad de que hombres y mujeres dejen relaciones que les hacen mal y se concentren en acabar “con los círculos viciosos”.

Para ambos, la música tiene muchas funciones y, aunque hay algunas únicamente lúdicas, otras sirven para bailar y a la vez reflexionar. A “Se va” la ponen en esta categoría.

Morricone y Williams, los músicos del cine, Premio Princesa de las Artes

Oviedo. El compositor italiano Ennio Morricone y el estadounidense John Williams han obtenido este viernes de forma compartida el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020, al que optaban 42 candidaturas procedentes de veintiún países.

El de las Artes ha sido el segundo galardón en fallarse en esta 40ª edición de los galardones, después de que el miércoles se concediera el Princesa de la Concordia a los sanitarios españoles por su entrega y sacrificio para hacer frente a la pandemia del coronovirus.

Morricone (Roma, 10 de noviembre de 1928) se formó en todas las especialidades de la composición musical y en 1961 realizó su debut cinematográfico con la banda sonora de la película El federal, de Luciano Salce, para adquirir después fama internacional con la música de western de Sergio Leone, como Por un puñado de dólares o El bueno, el feo y el malo.

Autor de más de cuatrocientas bandas sonoras para cine y televisión, entre sus obras figuran también las de películas como La misión (1986), Cinema Paradiso (1988), Frenético (1988) o El hombre de las estrellas (1995) y ha compuesto además música de cámara, piezas sinfónicas, óperas y cientos de canciones para artistas de música ligera y pop.

En 2018, al cumplir 90 años, Morricone inició la gira «The Final Concerts World Tour» para despedirse definitivamente de los escenarios, con la que recorrió más de 35 ciudades europeas en más de cincuenta conciertos.

El palmarés de premios de su dilatada carrera incluye 27 Discos de Oro y 7 de Platino, varios BAFTA, Globos de Oro, Grammy, David de Donatello, el León de Oro a toda una carrera en Venecia (1995) y el Óscar honorífico a toda su carrera que le fue concedido en 2007, once años antes de que la Academia de Hollywood le premiara por Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino.

Por su parte, John Williams (Nueva York, 8 de febrero de 1932) está considerado uno de los más populares compositores de orquesta de la era moderna tras crear la banda sonora más conocida de la historia del cine, la de la saga Star Wars, de George Lucas, y la de películas como Tiburón, E.T., el extraterrestre, Superman, Indiana Jones o La lista de Schindler.

Parque Jurásico, Memorias de una geisha o las tres primeras películas de la serie de Harry Potter también forman parte de su obra, unida a directores como George Lucas o Steven Spielberg, en la que aúna influencias del jazz y en la que va desde el sonido sinfónico de las grandes orquestas al intimismo, pasando por estilos populares o folclóricos.

Autor de la música de más de cien películas, en 1980 fue nombrado director de la Boston Pops Orchestra, de la que se retiró en 1993, y mantiene relación con otras muchas orquestas, como la Boston Symphony y la Filarmónica de Nueva York.

Ha recibido cinco Óscar de la Academia en las categorías de mejor música adaptada por El violinista en el tejado (1971) y mejor música original por Tiburón (1975), La Guerra de las Galaxias (1977), E.T., el Extraterrestre (1982) y La lista de Schindler (1993).

Sus 52 nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood lo convierten en la persona viva con más nominaciones a estos premios, el segundo después de Walt Disney, y cuenta además con veinticinco premios Grammy, cuatro Globos de Oro y siete BAFTA.

Morricone y Williams recuperan así para el mundo de la música el Premio Princesa de las Artes, que no se había concedido a esta disciplina desde 2011, cuando fue distinguido el director de orquesta italiano Ricardo Mutti, y que incluye a una nómina en la que figuran, entre otros, Bob Dylan, Paco de Lucía, Barbara Hendricks, Joaquín Rodrigo y Jesús López Cobos.

Qué fue de… Natalie Imbruglia tras su éxito musical global “Torn”

Nueva York. A finales de los años 90, la británica-australiana de grandes ojos azules Natalie Imbruglia copó las emisoras de radio de todo el mundo con el pegadizo himno de desamor "Torn", pero pese a ese "hit" internacional, la cantante no logró desarrollar una carrera musical estable.

Aunque el rostro angelical de Imbruglia y su suave voz recorrieron el planeta en 1997, año en el que se lanzó “Torn”, Australia, el país que la vio nacer, ya la reconocía por su paso por la exitosa telenovela australiana “Neighbours”, que también llegó a ser muy popular en el Reino Unido.

Su carrera comenzó en el mundo de la actuación, después de que a los 16 años dejara los estudios de lado para dedicarse a la interpretación, y tras un paso por la serie que duró dos años, se lanzó a conquistar las listas de éxitos.

Curiosamente, la base de su éxito, “Torn”, ni siquiera era una canción original, sino una versión de una pieza lanzada un par de años antes por el grupo “Ednaswap”.

Sin embargo, fue el toque pop y el dominio de la guitarra acústica del “Torn” de Imbruglia lo que convenció al público, especialmente del Reino Unido, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, EE.UU., Islandia y Suecia, donde se llegó a situar en lo más alto de las listas de éxitos.

Poco después, su disco “Left In The Middle” cosechó un par de éxitos más, pero el álbum que presentó en 2001, “White Lilies Island”, pasó mucho más desapercibido.

No fue hasta 2005 cuando lanzó otro disco, “Counting Down the Days”, con alguna canción que se llegó a escuchar con insistencia en las radios del Reino Unido, como “Shiver”, y a finales de 2009, tras romper con su segunda discográfica, llegó el álbum “Come to Life”, que fue recibida con escaso entusiasmo en su país natal.

Tanto así que los planes de lanzarlo en el Reino Unido fueron retrasados, y después cancelados.

Ese fracaso llevó a Imbruglia a tomarse un descanso del mundo de la música de cinco años, hasta 2014, cuando lanzó su quinto disco de estudio, “Male”, compuesto por una serie de versiones de éxitos de cantantes masculinos que tampoco hizo mucho ruido.

En 2018, anunció en las redes sociales que sacaría al mercado nuevas canciones en 2019, pero eso luego se retrasó a 2020 tras firmar nuevamente con su discográfica original, BMG, lo que llevó a que se volviera a posponer la fecha a 2021.

Al margen de la música, la cantante y actriz llegó a participar en algún programa televisivo en 2010 y 2011, y después de eso prácticamente desapareció de la pequeña pantalla.

Pese a nacer en Australia, se mudó al Reino Unido en los 2000, una situación que precipitó en 2008 el divorcio de su marido, el australiano Daniel Johns, después de cinco años de matrimonio, ya que él residía en su país.

La cantante ha utilizado su fama para impulsar campañas solidarias relacionadas, por ejemplo, con el cáncer de mama, pero ha apoyado sobre todo la iniciativa de la reconocida doctora británica Catherine Hamlin para evitar y tratar la fístula obstétrica en Etiopía.

Además, Imbruglia forma parte de la creciente tendencia de las celebridades de dar voz a campañas que tratan de proteger el medioambiente, y es embajadora oficial de la Fundación para la Conservación de las Islas Eolias, un archipiélago volcánico situado al norte de Sicilia con un frágil ecosistema.

Hace tan solo siete meses, la artista, de 45 años, fue madre por primera vez, cuando dio la bienvenida al mundo a Max Valentine Imbruglia en octubre de 2019: “Mi corazón va a explotar”, dijo en las redes sociales.

En esa misma plataforma, anunció en julio de 2019 que estaba embarazada, algo que confesó había querido “durante mucho tiempo”: “Soy afortunada que esto ha sido posible con la ayuda de la fecundación in vitro y un donante de esperma. No voy a decir nada más públicamente”.

Desde que se ha convertido en madre, Imbruglia publica en Instagram fotos que reflejan una vida plácida en la campiña inglesa, rodeada de naturaleza y acompañada por su querido perro Mr. Wilson.

Junto a ellas, instantáneas que muestran el estudio de grabación improvisado que ha montado en su casa durante la pandemia del coronavirus para continuar trabajando en el álbum de 2021.

“Sangre Latina” en las redes de Cultura de la Municipalidad de Asunción

La agrupación nacional Sangre Latina animará al público este jueves 4 de junio a las 19:00, desde las redes de la Dirección de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Asunción, como parte de su ciclo cultural Nde Rógape.

“Un recorrido por América” se denomina el concierto de la banda entonará la música más representativa de Paraguay, Argentina, México, Perú, y otros países.

Sangre Latina es un grupo de jóvenes que tras tres años de ser compañeros en la universidad y trabajar en distintos proyectos musicales independientes decidieron, en octubre de 2019, se juntaron como grupo.

Ariel Cáceres en la voz, Esteban Romero en la guitarra, Marcos Palyga en piano, Juan Romero en Percusión y José García en el bajo, conforman la banda.

El lanzamiento musical oficial como agrupación de Sangre Latina tuvo lugar el 17 de diciembre de 2019 en el Auditorio Ruy Díaz de Guzmán de la Manzana de la Rivera como parte del ciclo cultural Manzana Abierta.