Martes de la octava de Pascua

115 - “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”. Jn 20, 15

Esta pregunta de Jesús parece estar dirigida a todos los que lloran en su búsqueda de Dios. María Magdalena está llorando porque no encuentra el cuerpo de Jesús, que ella cree aún muerto. Ella lo está buscando desesperadamente, pero busca un cadáver. Hay muchas personas que sufren mucho por ideas equivocadas de Dios, pues lo piensan solo como un juez castigador, opresor o amenazador. Sin embargo, Jesús nos revela que el Dios vivo y verdadero es rico en misericordia y sale a nuestro encuentro. Aunque muchos no lo reconocen a primera vista, igual Él busca la manera de abrirle los ojos. Paz y bien.

Etiquetas:

Lunes de la cuarta semana de Pascua (años B y C)

“El buen Pastor llama a las ovejas por su nombre”. Jn 10, 3

Jesús, en su afán de hablar del Reino de Dios de un modo que los que le escuchaban pudieran entenderlo, se compara con un pastor, figura muy bien conocida por todos sus contemporáneos. Todos sabían que había pastores que trabajaban solo por la plata y no les importaba el rebaño, no vibraban con el trabajo. Jesús es el buen pastor, que se ocupa y se preocupa por cada oveja ya que las conoce a cada una por su nombre. Es un pastor que se desvive por su rebaño. De él se puede decir: “¡El Señor es mi pastor, nada me puede faltar!”. Paz y bien.

Etiquetas:

IV Domingo de Pascua (B)

“Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas” Jn 10, 11

Y Con estas bellísimas palabras empieza el Evangelio de este domingo, también llamado: “Domingo del Buen Pastor.”

La relación del hombre con Dios muchas veces en la Biblia es comparada a la relación de un pastor con sus ovejas. De hecho, en Israel todos conocían este trabajo y hablar del pastor para muchos era tocar recuerdos muy intensos de experiencias relacionadas con esta ocupación.

Cuando Jesús afirmaba: «Yo soy el Buen Pastor» todos entendían muy bien lo que significaba en la práctica lo que él estaba diciendo y ellos también recordaban que, en Ezequiel, Dios tenia regañado a los malos pastores y había prometido que un día, Él mismo sería el Pastor de Israel. Por tanto, en Jesús, Dios quiere conducir todo el rebaño a las verdes praderas de su Reino.

Algunas características de este Buen Pastor nos ayudan a conocer mejor el corazón de Dios:

El Buen Pastor conoce sus ovejas, para él cada oveja es particular. La conoce en sus hábitos específicos. Tiene una atención especial para cada una. Cada oveja tiene una identidad propia, generalmente caracterizada por un nombre particular, lo que significa que, ella no es solo un número. No es que al final del día el Buen Pastor las cuenta y si falta una él sale a buscar una oveja cualquiera que se perdió. Él mira su rebaño y se da cuenta de que falta justo “tal” oveja y sale a buscarla llamándola por su nombre, imaginando hacia donde se habrá ido porque la conoce muy bien, sabe sus gustos y sus tentaciones.

El Buen Pastor no abandona sus ovejas ante el peligro, Él sabe que su misión es defenderlas y conducirlas con seguridad hasta a los prados y a las fuentes de agua. Él es el primero en combatir el peligro. En todo lo posible Él no permite que las ovejas sean amenazadas. Delante del ladrón o del lobo, el buen pastor no se intimida más lo combate y lo ahuyenta, pues no acepta perder ni una de sus ovejas. El buen pastor corre el riesgo, se coloca Él en peligro para proteger su redil.

El Buen Pastor no es un mercenario, él no trabaja solo por intereses personales, solo para asegurar su sueldo. Quien así lo hace está mucho más preocupado consigo mismo y las ovejas son solamente un modo de ganarse la vida. Por eso, el mercenario jamás se colocará en peligro, jamás hará un esfuerzo más allá del estrictamente necesario, pero, al contrario, siempre buscará su propia seguridad y su propio bien antes de todo.

El Buen Pastor da la vida por sus ovejas, esto significa que el buen pastor en el día a día se consume, se gasta por sus ovejas. Son las necesidades de las ovejas que dictan al pastor cómo organizar su vida. Sus horas de descanso, su tiempo de comer, la dirección donde andar y otros, son establecidos de acuerdo al bien de las ovejas, y no según los gustos y deseos del pastor. O sea, en un cierto modo, el Buen Pastor es el servidor de las ovejas. Y él lo hace no por una obligación impuesta por otros, sino por una decisión personal, por realizar su vocación.

En una palabra, el Buen Pastor ama a sus ovejas. Todas estas características que nosotros reconocemos plenamente en Jesús Buen Pastor, la Iglesia desde el inicio las propone como las características auténticas de los obispos y de los que son llamados a cooperar con su ministerio, en el caso, los presbíteros. De hecho, este domingo es la fiesta del obispo, a quien somos invitados a reconocer como imagen viva de Cristo en nuestro medio, que gobierna, instruye y santifica todo el aprisco.

Todavía, si de un lado reconocemos las características del Buen Pastor, debemos también por otro lado reconocer las características de las ovejas.

Las ovejas conocen su Pastor, son capaces de reconocer su voz. No seguirán a otro. Tienen plena confianza en la dirección indicada por el pastor. Delante del peligro corren en su dirección. Se protegen atrás de él. Las ovejas deben permanecer unidas al redil, pues solo así el pastor puede protegerlas del lobo o del ladrón. Si las ovejas se esparcen, aunque que el pastor sea bueno no será capaz de atender a todas. No basta que tengamos un Buen Pastor para salvarnos, es necesario que seamos también una buena oveja.

Muchas veces en nuestros días no nos gusta mucho este lenguaje de redil, de ovejas. Nos suena como un desprecio a nuestra condición humana, a nuestra libertad, a nuestra inteligencia y capacidad de decisión. No queremos ser una masa. Seguramente este rechazo viene del hecho de que el mundo nunca estuvo tan masificado como ahora. Los medios de comunicación, están realmente haciendo de todo el mundo una sola cosa. Es la moda, son las ideologías trasmitidas hasta de modo oculto, los modismos que están haciendo del mundo una masa uniforme. La propaganda despacito va hipnotizando a las personas, y éstas pensando que actúan libremente, hacen exactamente lo que la moda les manda.

La propuesta de Jesús Buen Pastor, no tiene nada de esto. Sí, es verdad que debemos estar unidos en el redil que es la Iglesia, es también verdad que él continúa teniendo una relación personal con cada uno de nosotros, conociéndonos por el nombre, valorizando todos nuestros dones particulares y llamándonos a una vida intensamente asumida en primera persona. En el lenguaje de Jesús ser una de sus ovejas, significa tener la posibilidad de realizarnos personalmente en nuestra más auténtica vocación.

El Señor te bendiga y te guarde,

El Señor te haga brillar su rostro y tenga misericordia de ti.

El Señor vuelva su mirada cariñosa y te dé la PAZ.

Hno. Mariosvaldo Florentino, capuchino

Para ayudarte en tu crecimiento espiritual me gustaría proponerte un pequeño ejercicio para toda esta semana. Que reces todos los días el salmo 23 (22), si es posible que lo memorices y después que los uses en tus oraciones personales, por ejemplo, cuando entres a una iglesia, o cuando hagas la comunión, o cuando te despiertes. Salmo 23 (22):

El Señor es mi pastor: nada me falta;

en verdes pastos él me hace reposar

y a donde brota agua fresca me conduce,

fortalece mi alma;

me guía por el recto sendero por amor de su Nombre.

Aunque pase por quebradas oscuras,

no temo ningún mal,

porque tú estás conmigo:

tu bastón y tu vara me confortan.

Tú preparas ante mí una mesa,

frente a mis adversarios;

con aceite perfumas mi cabeza

y mi copa rebosa.

Me acompañarán tu bondad y tu favor

durante toda mi vida;

mi mansión será la casa del Señor

por largo, largo tiempo.

Etiquetas:

Sábado de la tercera semana de Pascua

“Señor, ¿a quién iremos? Solo tú tienes palabras de vida eterna”. Jn 6, 68

Cuando no conocemos bien a Jesús, pensamos que él es solo una alternativa entre tantas. Hay quien dice que todas las religiones son buenas y que lo importante es tener un credo. Sin embargo, los que conocemos un poco más profundamente al Señor descubrimos que solo él es capaz de satisfacer todas nuestras necesidades, incluso aquella de vivir para siempre. Pueden existir muchas palabras en el mundo que son sabias, consoladoras, placenteras o que nos, animan, pero solo la palabra de Cristo puede darnos aquella plenitud que transciende la historia y nos lanza a los brazos de la eternidad. Paz y bien.

Etiquetas: