Conductor que transportó 920 kilos de tomate fue imputado por contrabando

El conductor fue detenido el sábado pasado durante un control de rutina que se realizó en el microcentro de Ciudad del Este.

La fiscal Claudelina Corvalán imputó al conductor de una furgoneta detenido transportando productos frutihortícolas que habrían ingresado ilegalmente al país. Se trata de Elvio Medina Salinas (62), quien quedó a disposición del Juzgado de Garantías.

Según la investigación fiscal, la aprehensión del encausado se produjo el sábado pasado, durante un procedimiento realizado por funcionarios de la Dirección General de Prevención y Represión del Contrabando y el Comercio Ilícito, dependiente de la Dirección Nacional de Ingresos Tributarios (DNIT).

El operativo se llevó a cabo en pleno microcentro de Ciudad del Este, ocasión que el sospechoso transportaba 46 cajas de tomates de origen brasilero, totalizando 920 kilos, en una furgoneta, con matrícula CBT 840.

Medina Salinas no contaba con la documentación que avalara el ingreso de los productos al territorio nacional, por lo que los intervinientes procedieron a su incautación, así como también del vehículo. Posteriormente, tanto la carga como el rodado fueron trasladados hasta la sede de la Aduana ubicada en la cabecera del Puente de la Amistad para su guarda y custodia.

Asimismo, se informó del procedimiento a la Unidad Especializada Nº 3 en la Persecución de Hechos Punibles contra la Propiedad Intelectual, el Contrabando, Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo. A continuación, intervino la fiscal Claudelina Corvalán, quien abrió el proceso contra Elvio Medina Salinas y solicitó su arresto domiciliario.

En 7 meses, muerte súbita de octavo camionero boliviano: ¿obesidad, alcohol, hojas de coca?

La Policía reportó el fallecimiento de un ciudadano boliviano, en la ciudad de San Antonio, departamento Central. El mismo se desempeñaba como camionero, y estaba aguardando en el sitio para realizar carga de combustibles, para llevarlo a Bolivia.

Al hombre lo encontraron en el interior de su vehículo, y hasta ahora se desconoce la causa de su deceso, aunque hay presunción de que se trataría de muerte súbita.

Con este episodio suman ocho los trabajadores bolivianos que mueren en la misma ciudad y en las mismas circunstancias. El detalle es que todos los fallecimientos, en siete meses de lo que va del año, tienen similares características.

El lugar del hallazgo del cadáver es el estacionamiento denominado “Avispón”, en donde se congregan habitualmente los camioneros del vecino país, en espera del turno que les corresponde para realizar las cargas de combustible.

El subcomisario Gustavo Paiva, uno de los intervinientes, dijo que el fallecido habría participado de alguna reunión en donde se ingirió abundante bebida alcohólica, ya que en el escenario del hecho se hallaba gran cantidad de “bebidas fuertes” (alto contenido alcohólico), además de hojas de coca, un producto que bolivianos utilizan habitualmente para macar, ya que su efecto es estimulante, lo que les permite estar despiertos en los largos viajes.

Te puede interesar: Política Criminal: del trabajo reactivo al preventivo, clave para hacer frente a la inseguridad

“Llama al atención, creo que es también por cuestión de salud deteriorada, en el sitio se encontraron botellas de bebidas fuertes, además de hojas de coca”, dijo el oficial en comunicación con la 1020 AM.

Arquitecto que estafó por más de G. 1.000 millones al Pájaro Benítez fue condenado

Un arquitecto fue condenado por una estafa de más de G 500 millones a Édgar, el Pájaro Benítez, a quien prometió una vivienda familiar. El jugador llegó a transferir G 1.040 millones, pero el condenado le entregó una casa cuyo valor no superaría los G 300 millones.

El tribunal de sentencia integrado por los jueces Víctor Hugo Segovia, Lilian Flores y Carmen Román, condenó a 4 años de cárcel al arquitecto Marcelo Alejandro Shulz por estafa tras haber prometido y cobrado para construir la vivienda familiar al jugador de selección paraguaya, sin embargo, entregó una por un valor inferior a lo pactado y en pésimas condiciones.

Para el Tribunal quedó probado fehacientemente que el arquitecto buscó un lucro indebido al realizar la obra por valor inferior a lo acordado con lo que perpetró la estafa y perjudicó al Pájaro Benítez por un valor superior a los G 500 millones.

La familia del jugador entregó más de 1.040 millones, pero se expidió factura por G. 900 millones, que es el monto que el tribunal determinó como las trasferidas al arquitecto desde el 13 agosto del 2018 hasta al 17 de diciembre del 2019.

“Para el tribunal resulta trascendental la declaración de los testigos, las documentales y principalmente los mensajes vía WhatsApp, entre el condenado Marcelo Alejandro Shulz y la esposa del Pájaro Benítez, Patricia González, en la que se hace mención en forma espontánea a todas las situaciones relacionadas a la construcción en la vivienda en cuestión. El daño y peligro ocasionado es consideración atendiendo a que alcanza sumas millonarias”, señala parte del fallo íntegro del tribunal.

El acusado cuenta con varios antecedentes penales por el tipo penal de estafa, de hecho, varios de ellos comparecieron ante tribunal de sentencia a declarar para referir que fueron perjudicados por el arquitecto en la construcción de sus viviendas, situaciones que fueron determinantes para que el tribunal condene al arquitecto a cuatro años de pena privativa de libertad.

El condenado seguirá en libertad hasta que el fallo quede firme según lo resuelto por el tribunal.

El matrimonio tuvo que demoler la construcción según mencionó el abogado Secundino Méndez, quien representa los intereses del exjugador de la selección nacional quien dijo estar satisfecho con la condena aplicada.

Anciano degenerado violó por años a hermanitas y primita

Un adulto mayor abusó sexualmente de manera sistemática de dos hermanitas y a una primita de estas. Recibió una condena de 22 años de cárcel.

La agente fiscal Marta Leiva logró la condena de 22 años de pena penitenciaria para un hombre de 64 años quien fue hallado culpable del hecho de abuso sexual en niños.

El hombre era abuelastro de las menores, debido a que era pareja sentimental de la abuela de las víctimas.

Mediante juicio oral y público llevado a cabo en el Palacio de Justicia de Villarrica, la representante del Ministerio Público, pudo probar que el hoy condenado abusó sexualmente de dos hermanas de 4 y 5 años y una prima de 4 años de edad, respectivamente, de forma sistemática desde el 2014 hasta el 2021.

El Tribunal de Sentencia estuvo presidido por Ever Chamorro Duarte e integrado por Ricardo Gómez y Paternio Vera, como miembros.