Aparecieron los frascos de Moderna que habían desaparecido en Caacupé

La fiscal Zulma Benítez confirmó que los dos frascos de Moderna que habían desaparecido del almacén regional de Caacupé finalmente fueron hallados en Caraguatay. Con esto se descarta el robo de dosis como se creyó en un principio.

En entrevista con Radio Ñandutí, la agente fiscal comentó que durante estas semanas que duró la investigación hicieron un arduo trabajo para tratar de dilucidar lo ocurrido.

En el marco del caso de extravío de dos frascos de la vacuna Moderna en Caacupé se tomó declaración a varias personas, incluyendo directores del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

La fiscal confirmó que la semana pasada la jefa del PAI de la zona de Caraguatay reportó haber encontrado dos frascos de más de esta vacuna en su inventario, lo cual indica que no se trató de un robo como se pensó en principio.

Al enterarse del hallazgo de estos frascos, la encargada regional del PAI, Iluminada Flecha, fue hasta esa ciudad para buscarlos y volver a disponer de los mismos, asegurándose de no perder la cadena de frío.

Benítez mencionó que estos dos frascos (que representan en total 20 dosis) de la vacuna de Moderna ya fueron puestos a disposición luego del hallazgo, a fin de inmunizar a las personas a quienes correspondía.

Infectólogos advierten graves efectos adversos al consumir dióxido de cloro

La Sociedad Paraguaya de Infectología emitió un comunicado en el cual no recomienda tomar productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados, por vía oral o parenteral en pacientes con sospecha o diagnóstico de COVID-19. Esto debido a que no hay evidencia sobre su eficacia, ni seguridad.

El pronunciamiento de la sociedad señala que la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos.

Al respecto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) advirtió previamente a los consumidores que no compren o tomen productos de dióxido de cloro que se venden en línea como tratamientos médicos, ya que no hay conocimiento de ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia.

La Sociedad de Infectología resalta que la ingesta de estos preparados de dióxido de cloro y/o clorito de sodio pueden provocar cuadros digestivos irritativos severos con la presencia de úlceras orales, náuseas, vómitos y diarreas, trastornos hematológicos graves (metahemoglobinemias, hemolisis, etc.), cardiovasculares y renales, entre otros. Su inhalación a través de nebulizaciones implicaría riesgo de broncoespasmo, neumonitis química y edema de glotis. En contacto con la piel puede producir quemaduras y lesiones oculares al contacto con los ojos.

Explican que el clorito de sodio y el dióxido de cloro son los ingredientes activos de desinfectantes y tienen usos industriales adicionales, como blanquedores en la fabricación de papel y fibras textiles. No están destinados a ser consumidos por las personas.

“Alertamos a la población sobre la ingesta e inhalación de estos productos, que pueden poner en peligro su salud y a la vez retrasar una consulta médica oportuna, sumado a que ni el dióxido de cloro o sus derivados han demostrado ser seguros o eficaces para tratar ninguna enfermedad, incluida COVID19”, señalan.

Este pronunciamiento se da tras la presentación por parte del diputado Jorge Brítez de un proyecto para autorizar el consumo del dióxido de cloro como tratamiento contra el COVID-19.

MADES y pescadores buscan soluciones ante la grave bajante de los ríos

Representantes del Ministerio del Ambiente y gremios de pescadores iniciaron una serie de charlas con el objetivo de determinar acciones ante la grave bajante de los ríos y el comercio pesquero.

El foco del diálogo se centra en las acciones a tomar frente a la grave situación por la que atraviesan los ríos Paraná y Paraguay.

Asimismo, uno de los puntos debatidos fue el proyecto de ley que pretende prohibir la pesca de surubí y dorado, amenazados por la crítica bajante de ambos cauces.

Tanto el MADES como los representantes de pescadores comerciales y afines abordaron el posible adelanto de la veda pesquera, considerando que los cursos hídricos hoy están en un nivel que impide completamente la navegación, el comercio y la vida acuática.

Para los pescadores, frenar el comercio pesquero no es la solución y piden una salida de modo a no verse afectados en esa actividad que es su principal fuente de ingreso.

En la zona de Misiones, el Paraná ya no tiene agua e incluso, las personas atraviesan de Argentina a Paraguay a pie. Mientras que en la zona portuaria capitalina, para finales de agosto se espera que el nivel del río llegue a cero.

Quemas de pastizales pueden generar incendios de gran magnitud, alerta MADES

Desde el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) alertan sobre el peligro que representan las quemazones debido al riesgo de que estos siniestros puedan derivar en incendios de mayor envergadura. En las últimas semanas aumentó notablemente el número de reportes de focos de calor.

Hugo Javier Encina, coordinador departamental del MADES, en entrevista con Radio Nacional sostuvo que la práctica consistente en la quema de pastizales y toda actividad similar está totalmente prohibida por ley.

Asimismo, enfatizó el hecho de que este tipo de acciones pueden originar siniestros de gran magnitud, llegando incluso en ocasiones a incendios forestales.

En caso de que las quemas se lleven a cabo bajo la denominación de “quema controlada”, los responsables deben contar con todas las documentaciones pertinentes expedidas por los organismos autorizados a emitir este tipo de habilitaciones, como la municipalidad local, añadió.

Encima recomendó ante todo evitar cualquier actividad que implique prender fuego en zonas donde haya pasturas o terrenos con hojas secas, más aun con la situación climática que se vive hoy día en la que predomina el ambiente con fuertes vientos y pocas precipitaciones.

Según datos del Instituto Forestal Nacional (Infona), en el mes de julio se reportaron unos 20.900 focos de calor, con un notable aumento en comparación a meses anteriores.

LEY ESTABLECE QUEMAS CONTROLADAS

De acuerdo a la Ley N° 4014/10 “De prevención y control de incendios”, la única forma de quema autorizada es la “quema prescripta”, consistente en la técnica de encendido efectuada bajo condiciones tales que permiten suponer que el fuego se mantendrá dentro de un área determinada.

Los municipios locales tienen la potestad de otorgar las autorizaciones para este tipo de actividades, siempre y cuando se cumplan con ciertos requisitos relacionados a la velocidad del viento, la temperatura del aire y el nivel de humedad, así como el periodo del año establecido para quemas, las horas de inicio y la cantidad de personas mínimas provistas de elementos para iniciar la ignición, entre otros.

La ley prevé multas que van de 100 a 2.000 jornales mínimos para quienes incumplan con esta disposición, con posibilidad de que el caso llegue a instancias del Ministerio Público si se llegara a determinar que se trata de un delito ambiental.