Aplazan en Colombia juicio contra acusado por el asesinato de Pecci

La audiencia para iniciar el juicio contra Francisco Luis Correa Galeano, acusado de ser el supuesto cerebro del asesinato de fiscal paraguayo antimafia Marcelo Pecci ocurrido en mayo pasado en Colombia, fue aplazada y se realizará el 20 febrero de 2023.


Fuente: EFE

“Como quiera que el volumen de los elementos dados en traslado por la Fiscalía Delegada para el presente caso es tan voluminoso, la defensa y su equipo aún no han terminado de analizar los mismos (…) y para la fecha de la audiencia 24/11/2022, no será posible estar listos”, dijo la defensa en la solicitud que fue acogida por Luis Machado, juez cuarto penal del circuito de conocimiento de Cartagena de Indias.

Pecci, uno de los fiscales antimafia más importantes de Paraguay, fue asesinado por sicarios que se movilizaban en una moto acuática cuando estaba de luna de miel en la playa de un hotel en la isla de Barú, cercana a Cartagena de Indias, el 10 de mayo pasado.

La defensa de Correa explicó en un memorial dirigido al juez que este aplazamiento, el segundo que pide, no puede considerarse una “maniobra dilatoria ya que no lo es y en cambio sí una labor propia de la defensa”.

Nota relacionada: Caso Pecci: jefe de sicarios pidió rebaja de pena para delatar

Por su lado, el apoderado de la familia Pecci, el abogado Francisco Bernate, dijo que la audiencia será el 20 de febrero de 2023.

La Fiscalía colombiana acusó formalmente en agosto pasado a Correa Galeano por el asesinato del fiscal Pecci y según Bernate este se declaró inocente en una audiencia previa y debe ir a juicio como presunto “responsable de los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones agravado”.

Las autoridades detuvieron en operativos realizados en Medellín el pasado junio a Correa Galeano y otras cuatro personas por el homicidio.

Lea también: Unidad del Crimen Organizado investigará muerte del exfiscal Ibarra

Wendret Carrillo, Eiverson Zabaleta, Marisol Londoño y Cristian Camilo Monsalve Londoño aceptaron los cargos y tras llegar a un acuerdo, un juzgado de Colombia los condenó en junio pasado a más de 23 años de cárcel en una sentencia que inicialmente era de 47 años, pero fue reducida a la mitad después de que los acusados aceptaron los cargos de homicidio y porte ilegal de armas.

Mamá ladrona y mitómana: se valía de sus hijos para robar en comercios

Una mujer fue descubierta utilizando a sus hijos menores de edad para cometer robos en locales comerciales de la ciudad de Limpio. Finalmente, acabó siendo detenida.

Agentes de la Comisaría 9na de Limpio procedieron a la detención de una mujer de 39 años acusada de perpetrar un intento de hurto en un local comercial.

El comisario José Acosta, jefe de la citada comisaría, comentó al canal C9N que esta mañana fueron alertados por el propietario del negocio sobre el actuar de una ladrona que había utilizado un llamativo (y repudiable) modus operandi.

Te puede interesar: Salud tilda de “falta de humanidad” lo ocurrido en el Hospital de Barrio Obrero

De acuerdo al relato de la víctima, la acusada se valió sus hijos 8 y 12 años para robar algunas mercaderías del comercio, aunque finalmente fueron descubiertos ‘in fraganti’ antes de abandonar el lugar.

Tras ser detenida y llevada a la comisaría, la mujer alegó tener un bebé de 6 meses en periodo de lactancia, buscando con ello ser puesta nuevamente en libertad, aunque esto acabó siendo falso. “Hemos corroborado que mintió”, indicó el comisario.

Leé también: El post Covid: hospitales colmados y dolencias respiratorias que empeoran

De igual manera, trató de justificar su actuar delictivo en compañía de sus hijos diciendo que su esposo estaba enfermo, lo cual también era mentira ya que el hombre fue posteriormente a retirar a los niños de la sede policial.

La madre ladrona permanece detenida en la comisaría de Limpio y a disposición de la Fiscalía, que abriría una causa penal en su contra por el hecho punible de violación al deber del cuidado.

El post Covid: hospitales colmados y dolencias respiratorias que empeoran

El escenario de las enfermedades, tras el covid, plantea nuevos posicionamientos de gravedad de las dolencias. Una de ellas, las referidas a pulmonares, pasó al frente en cifras de altos niveles de mortalidad.


El doctor Sergio Aquino, especialista en neumología, dijo que las afecciones en ese aspecto verificaron un incremento exponencial, después de la pandemia de Coronavirus, que además de los 20 mil muertos que determinó en nuestro país, dejó consecuencias relevantes en el sistema sanitario.

Indicò en ese sentido que los cuadros de asma, alergias y enfermedades pulmonares obstructivas, acarrean problemas en hospitales, por la gran cantidad de pacientes que colman los centros.

El doctor Aquino indicò que a esa situación, se suma los azotes que imprime el cambio climático, que con episodios bruscos, poco habituales, empeoran los síntomas de enfermedades de índole respiratoria.

“Hasta hace poco teníamos temperaturas de calor extremo y ahora está ola de frío. Los hospitales están colmado con pacientes que presentan cuadros pulmonares”, expreso el especialista en comunicación con la 1020 AM.

Subrayo que desde hace un tiempo, las enfermedades respiratorias desplazaron a las cardíacas, como focos con alta tasa de mortalidad.

Un policía comprometido y la tecnología desnudan mal de muchos hospitales: la insensibilidad

José Giménez, oficial Inspector de la Policía Nacional, se convirtió en el ejemplo de compromiso con su institución y de sentido humanitario, durante el episodio en el que una anciana que sufrió graves heridas, fue ninguneada en el Hospital Barrio Obrero de la capital


El agente fue el encargado de llevar de urgencia a la ciudadana que sufrió la desgracia, en el móvil policial. Y lo hizo aplicando la lógica de llevarla al centro sanitario más cercano, considerando el dolor grande que afligía a la persona herida.

Y fue en esta ocasión en que entró la tecnología, en favor del policía comprometido, ya que el mismo portaba en su uniforme una cámara encargada de grabar los operativos en que se halla inmerso.

Mediante las imágenes y sonidos de la misma, quedó documentado la significativa insensibilidad que exhiben algunos personales de salud, al momento en el que un prójimo herido o sufriente necesita urgente atención médica.

Te puede interesar: Video:: anciana con triple fractura, llorando de dolor, ninguneada en hospital

Los sonidos captados fueron muy dramáticos. Se escucha excusas irrelevante en tono apático, inhumano, de personas que escuchaban y venían como la anciana gritaba y se retorcía de dolor, y a un policía desesperado que podía, a la vieja usanza, exhibir prepotencia verbal y física para que atiendan la paciente, pero que optó por la calma en vez de la rabia, para que cada cual cumpla con su deber, y compromiso con el que le paga su sueldo: el contribuyente.