Astrid Poletti, una marca registrada, en jaque por lío judicial y familiar

La reconocida marca de joyas “Astrid Poletti” está envuelta en un lío judicial por nulidad de registro de marca. El caso tiene un trasfondo familiar y un fuerte vínculo con una ministra de la Corte.


Fuente: La Caja Negra

Según expone el programa televisivo La Caja Negra, la marca de joyas, que lleva el mismo nombre de su creadora, posee registro de marca, sin embargo, una acción judicial por nulidad de registro fue entablada por la empresa Tondegold S.A. propiedad de la hermana de Astrid Poletti, Cynthia Poletti. La abogada de Cynthia es Denisse Módica, hija de la Ministra de la Corte Gladys Bareiro de Módica.

Mediante esta acción judicial el pasado 27 de junio la jueza Julia Alonso decretó una medida cautelar de prohibición de innovar y contratar así como la suspensión de los efectos del registro y del uso de marcas interín se sustancia el proceso.

Invocando la ley de marcas, sin haberse acreditado debidamente que la firma accionante Tondegold S.A. posee la titularidad de las marcas que han sido objeto de esta demanda, consigue una medida cautela a medida en abierta violación a lo que establece la ley.

La firma Tondegold S.A. no posee legitimación en relación al objeto litigioso, lo cual constituye un requisito sine qua non para interponer una demanda en tal carácter, más aún cuando se impugnan títulos de marcas.


Al no acreditar tal carácter no se le debió otorgar medida cautelar alguna ya que así lo dispone el articulo 693 del Código Civil que entre los presupuestos para solicitar medidas cautelares se debe acreditar, prima facie, la verosimilitud del derecho que se invoca.

En este caso de la firma Tondegold S.A. no ha demostrado ser titular de las marcas que han sido objeto del juicio y mucho menos titular de algún nombre comercial que guarde relación con Astrid Poletti.

Así también la ley exige acreditar el peligro de pérdida o frustración de su derecho o la urgencia, en todo el expediente no se constata la frustración porque la firma Tondegold S.A. no es titular de las marcas objeto del litigio.

La defensa de Astrid Poletti interpuso una excepción por falta de acción. Tras varias recusaciones e inhibiciones la causa a quedado a cargo de la jueza Mafalda Cameron.

Astrid Poletti nació en una familia dedicada a la joyería, por lo que desde muy pequeña se vio inmersa en el mundo de las piedras y los metales. Es la menor de cuatro hermanos (Cynthia, Sandra y Darío) que, apenas terminó la secundaria en el Colegio Internacional, decidió dedicarse a hacer sus joyas y venderlas durante un año. Ser emprendedora fue su primer trabajo, según cuenta.

Luego viajó a EE.UU donde estudió Administración de Empresas y apenas finalizó la carrera tres años y medio después, la contrataron en Banco Santander. Allí estuvo trabajando ocho años en la banca privada. Sin embargo, en ningún momento de ese periodo, ella dejó de hacer joyas.

Su amor por las joyas se mantendría intacto. Impulsada por las ganas de dar a conocer la cultura de su tierra fue incursionando en el rubro de la filigrana tradicional paraguaya. Así fue desarrollando poco a a poco su marca y concepto que pronto tomaron forma de una micro empresa.

Astrid Poletti es una marca registrada no solo cumpliendo los requisitos que establece la ley, sino registrada por el prestigio que ha adquirido en los últimos años como embajadora de la artesanía y la cultura paraguaya.

 

Captores y asesinos de peón serían al menos dos paraguayos

La Fiscalía ya tendría identificados a los autores del secuestro y asesinato del peón Heriberto Sánchez. Serían más de dos paraguayos, pero de momento se desconoce el trasfondo del crimen.

El fiscal Leonardo Cáceres confirmó que ya cuentan con elementos concretos sobre las identidades de los presuntos autores del secuestro exprés y posterior homicidio del peón Heriberto Sánchez.

“Tenemos informaciones de que serían más de dos personas, todas de nacionalidad paraguaya”, comentó el fiscal Cáceres en entrevista con la 730 AM.

Esto, mediante el mensaje de texto que recibió la hija de la víctima, a quien le indicaron el pago de 8 millones de guaraníes por el rescate de la víctima. También hubo llamada, las cuales permitieron hallar más pistas sobre los responsables.

El cuerpo de Heriberto Sánchez fue encontrado ayer por la tarde en la colonia Mariscal López de Capitán Bado Amambay, con dos heridas de armas punzantes. Al momento del hallazgo llevaba entre ocho a 12 horas de rigidez cadavérica.

El fiscal aclaró que hasta ahora no se manejan los posibles motivos del asesinato, no obstante, los trabajos de investigación ya se enfocan en descubrir el móvil del extraño caso.

 

Así fueron los inicios del Banco Basa, según su presidente: “No es ningún secreto”

El presidente del Banco Basa, Eduardo Campos Marín, explicó que Ramón Telmo Cartes y Guiomar De Gásperi crearon Cambios Amambay SA (luego pasó a ser Banco Amambay y hoy en día es conocido como Basa) al comprar las acciones de una casa de cambios que había sido constituida por Darío Messer y otros empresarios cambiarios.

Eduardo Campos Marín, presidente del Banco Basa, explicó a la radio 970 AM que durante la época stronista había un mercado regulado y que tras el golpe de Estado se cambió el régimen de cambio, pasando a ser un mercado libre. Recién ahí comienzan a aparecer más casas de cambios.

Señaló que en los años 80 el grupo estaba en el mercado pero como una casa de turismo que realizaba cambios, se denominaba Hamaitá Turismo SRL. En contrapartida, en 1989 Darío Messer formó parte de la constitución de Cambios Amambay SRL, junto con Mariano Roque Alonso y César Monti.

“Nosotros estábamos trabajando en la utilidad cambiara pero a través de Hamaitá Turismo SRL y existía esta casa de cambios (la que había sido creada por Messer), entonces nosotros compramos esa sociedad porque era más fácil comprar que abrir una nueva. Tenía un capital de 800 millones”, dijo.

Ahondó que fue en agosto de 1991 que Ramón Telmo Cartes y Guiomar De Gásperi fundaron Cambios Amambay SA (cada uno con el 50 % de las acciones), lo que al año siguiente pasó a ser Banco Amambay SA. El 15 de octubre de 1992 el Banco Central del Paraguay (BCP) autorizó la habilitación del banco, siendo los principales accionistas Telmo Cartes y De Gásperi, no así Messer.

Campos Marín remarcó que desde la tarde de ayer estuvo compartiendo con la prensa la historia del banco de Cartes y resaltó que conversó sobre el punto con los periodistas Carlos Peralta y Luis Bareiro. Es por ello que lamentó que desde el medio ABC no lo llamaran para que brinde detalles de los inicios del banco y que sus periodistas se limitaran a mencionar que se manejaba con mucho hermetismo el tema.

“No es novedad, secreto o pecado. En esa época yo tenía 21 años y si yo supiera que a los 50 años iba a tener problemas con la justicia, no iban a querer ser mis socios. Esto es historia, pasó hace 30 años, fueron épocas diferentes, contextos diferentes”, remarcó.

Hoy el diario ABC Color publicó que Messer fue el fundador del grupo Cartes, siendo esto un dato falso.

 

Se acercan las fiestas y piden precaución con los petardos

La Policía Nacional emitió una serie de recomendaciones, a fin de evitar accidentes con petardos durante las fiestas de fin de año. Piden especial atención para los niños.

Evitar terminar estas fiestas en la comisaría o en un servicio de emergencias es lo que propone el Ministerio del Interior mediante unas recomendaciones para el uso seguro de petardos.

Las autoridades advierten que son los niños y adolescentes los que generalmente disfrutan más de jugar con los fuegos artificiales y bombas, pero que debido a la falta de cuidado son las principales víctimas de quemaduras y hasta pérdidas de algún dedo o parte de la mano.

La Policía recuerda nunca tratar de volver a encender una bomba que falló o no estalló. Antes bien piden esperar 15 a 20 minutos y posteriormente colocarla en un balde de agua.

Además recomiendan usar estos artefactos solamente fuera de la casa y asegurarse de tener acceso a alguna manguera o balde de agua por cualquier circunstancia.

Igualmente solicitan especial supervisión a los niños para prevenir accidentes por una mala manipulación de los petardos.