Asume nuevo ministro de Corte

Alberto Martínez Simón asumió este martes como nuevo ministro de la Corte Suprema de Justicia, con el compromiso de mejorar la institución.

En la Sala Bicameral del Congreso, los senadores y diputados tomaron juramento este martes a Alberto Martínez Simón, quien así asumió como integrante de la máxima instancia judicial.

“Hoy día todo es público y todo se conoce al instante. Hoy día la injerencia política está disminuyendo visiblemente”, comentó la nueva autoridad en charla con la prensa. El mismo prometió mejorar la institución y destacó control de la prensa y la ciudadanía para avanzar sobre la independencia del poder judicial.

El ministro expresó que también tratarán de evitar que las chicanas sean utilizadas recurrentemente como herramienta para alargar los juicios.

Martínez Simón asume en reemplazo del exministro Sindulfo Blanco, quien fue destituido vía juicio político. El mismo podría estar 25 años en la Corte, si es que no es echado.

 

¿Se graduó o no? Trasladarían consulta a Harvard sobre embrollo de Benjamín

Ante el actual escándalo, los exlumnos de Harvard, mediante su contacto de Paraguay, evalúan consultar a la alta casa de estudios si Benjamín Fernández Bogado es o no graduado de esa universidad.

Un verdadero embrollo se generó en torno a Benjamín Fernández Bogado, quien dice contar con un postgrado en administración pública en Harvard, de Cambridge, Massachussets, Estados Unidos. Sin embargo, al parecer solo hizo un curso como visitante para lo cual no requería de una selección o exigencias elevadas.

La información fue revelada por Juan Manuel Gustale, quien fue el único paraguayo graduado de dicha prestigiosa universidad en el 2017 (junto con el creador de Facebook, Mark Zuckerberg). Se sumó también el expresidente del Banco Central del Paraguay, Carlos Fernández Valdovinos, quien pidió a Benjamín que muestre sus títulos.

Ante esto, la asociación exalumnos de Harvard estaría consultando a Harvard si el connacional se graduó o no en esa institución educativa.

El máster en leyes Luis Breuer, representante de Paraguay en Harvard, explicó a HOY que la asociación citada es un grupo local y que a pedido de la misma puede trasladar la consulta a la alta casa de estudios, a raíz de las preguntas de los medios periodísticos y de la ciudadanía.

Sin referirse al caso de Benjamín Bogado, Breuer indicó que para ser considerado exalumno, el interesado debe realizar un curso bajo ciertos requisitos, como un masterado o doctorado, y no así seguir un curso breve o de investigación.

 

Plantean anular sesión donde archivaron proyecto del Parlasur

El diputado liberal Édgar Acosta propone dejar sin efecto la sesión pasada en la que se archivó el proyecto para eliminar las elecciones directas al Parlasur, pues alega que no se cumplieron los requisitos par a la convocatoria.

“Es un acto nulo, nosotros tenemos que cuidar que se cumplan las leyes, los reglamentos, tenía que tener 12 horas de anticipación (la convocatoria), tenían que ser notificados todos, yo al menos no voy a acompañar esto”, adelantó el diputado liberal Édgar Acosta.

Anunció que insistirá en la nulidad de la sesión extraordinaria pasada en la que se envió al archivo el proyecto que buscaba eliminar la elección de parlamentarios del Parlasur y delegar dicha responsabilidad de la presentación a diputados y senadores nacionales.

La proyectista Kattya González recordó hoy que carecen de validez todos los actos de autoridad que hayan sido dictados por fuera de las normas constitucionales y legales vigentes.

“Aunque ustedes hayan remitido al sitio donde se depositan los archivos en este sepulcro blanqueado llamado Cámara de Diputados, el proyecto Parlasur y Fonacide no tienen la virtualidad de tener efectos jurídicos válidos”, afirmó.

Sostuvo que el propio Poder Ejecutivo sintonizó con este proyecto después del acuerdo alcanzado ayer lunes con los presidentes de Brasil, Uruguay y Argentina, quienes resolvieron dejar sin efecto las elecciones directas para el Parlasur.

 

Tras caso de Notre Dame, advierten que Paraguay podría perder un patrimonio nacional

El arquitecto Ramón Duarte Burró, de la Comisión de Bienes Culturales de la Iglesia, expresó su pesar por el incendio del Notre Dame y advirtió de la terrible situación de la iglesia de Yaguarón, cuya restauración está paralizada desde hace cuatro años.

La iglesia de Yaguarón, fundada por franciscanos, es un Patrimonio Histórico Cultural del Paraguay y es candidata a ser Patrimonio Mundial de la Unesco. Pese a esto, la misma está completamente abandonada, denunció Ramón Duarte Burró, de la Comisión de Bienes Culturales de la Iglesia.

El arquitecto, en conversación con radio Cáritas, señaló que teme que aquí ocurra algo similar o peor al incendio del Notre Dame. "El tema de la iglesia de Yaguarón es que la obra hace años está parada. La catástrofe de ayer nos hace un llamado. Aquí nos ocupamos las cosas cuando ya se queman todo. No se puede esperar cuatro años para llamar a nueva licitación para la restauración”, indicó.

Señaló que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) debe acelerar los trabajos para evitar cualquier catástrofe. “Es la única institución capaz de llevar adelante esto, porque la comunidad ni la Conferencia Episcopal posee los recursos necesarios”, refirió.

Argumentó que la ciudadanía manifestó en las redes sociales su preocupación recién tras lo ocurrido en Notre Dame, siendo que él hace cuatro años busca que se retomen los trabajos de restauración. “Facebook se llenó de comentarios, de personas preocupadísimas de lo que pasará en Yaguarón, pero hace cuatro años que no duermo porque no se lleva adelante el trabajo, no porque se quemó el Notre Dame”, lanzó.

Duarte Burró señaló que actualmente la sacristía desmontada y algunas tablas están embaladas para su protección. Aún falta trabajar en el retablo principal, que fue atacado por los kupi’i.

“Este es el patrimonio más grande que tenemos en el país”, subrayó.

ANTECEDENTES

Los trabajos de restauración fueron adjudicados en enero de 2015 a la firma C&C por un monto de G. 12.000 millones (unos US$ 2.000.000) y estaba previsto que durasen alrededor de 18 meses.

Sin embargo, la empresa fue excluida de los trabajos en octubre, después de que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) comprobara que el consorcio adjudicatario había presentado documentos de contenido falso en la licitación pública en la que concursó.

La puesta en valor de la iglesia incluye el cambio de maderamen, la restauración de la policromía de madera y la mejora de pilares, techado y revoque de paredes.

También contempla la restauración de la balaustrada del comulgatorio, de la sacristía del altar mayor, del púlpito, y de los altares laterales y el colateral. La obra se completará con el desmonte de 250 metros cuadrados del techo, la actualización del sistema eléctrico y sanitario y el cambio de pisos.