Atentado contra sobrino de Pavâo: hallan camioneta incinerada

Una camioneta fue incendiada y posteriormente abandonada en un descampado de la ciudad de Pedro Juan Caballero. Se presume que el vehículo fue utilizado en el atentado que tuvo como blanco a uno de los sobrinos del narcotraficante Jarvis Chimenes Pavão.

Raúl Ortiz, periodista de Radio Oasis de PJC, en contacto con la 650 AM mencionó que alrededor de las 05:00 horas la Policía Nacional recibió un aviso sobre el hallazgo de un vehículo.

Al momento de llegar al lugar, los intervinientes constataron que el rodado -un Chevrolet tipo Blazer de color blanco- ya había sido totalmente consumido por las llamas, lo cual hace presumir que fue utilizado por algún grupo criminal para cometer un hecho delictivo.

El lugar en el que se produjo es una zona despoblada, específicamente un camino vecinal de la colonia Cerro Cora’i, ubicada a unos 7 kilómetros del casco urbano de la capital departamental.

Esta hipótesis cobra mayor fuerza teniendo en cuenta que la citada camioneta posee características similares a la que aparentemente habría sido utilizada para atentar contra la vida de uno de los sobrinos del narcotraficante brasileño Jarvis Chimenes Pavão, según confirmó el periodista a Radio Uno.

En el atentado registrado el martes último, las cámaras de circuito cerrado captaron a un vehículo de color blanco persiguiendo a la Ford Raptor en la que se desplazaba Pedro Giménez alias “Pedrinho”, sobrino de Pavâo. Desde allí se efectuaron los disparos que terminaron hiriendo a cuatro personas, dos de las cuales viajaban en la misma camioneta que Giménez.

Los peritos están trabajando en estos momentos para levantar algunas evidencias en el lugar, comentó Ortiz a la emisora radial.

En otro contacto con la 780 AM, el Crio. Edgar Caballero confirmó que la camioneta no cuenta con chapa, por lo que no puede precisarse la identidad del propietario. De igual manera, tampoco existe un reporte sobre el robo de un vehículo de esa marca y modelo.

 

Confirman que Messer abrió cuentas en BNF durante gobiernos de Lugo y Franco

El expresidente del Banco Nacional de Fomento, Carlos Pereira, confirmó que el empresario prófugo había hecho la apertura de sus cuentas entre el 2011 y 2012. La primera en el gobierno de Fernando Lugo y la segunda en el de Federico Franco.

El senador Jorge Querey, miembro de la comisión legislativa que investiga a Darío Messer, dijo días atrás que el prófugo de la justicia logró abrir cuentas en el BNF burlando los controles y solo con una constancia de cédula de identidad en trámite. “Un elefante rosado se paseó y no lo vieron”, alegó.

Sobre el punto, el ministro de la Secretaría Técnica de Planificación (STP), Carlos Pereira, quien fue presidente del Banco Nacional de Fomento (BNF) desde el 21 de septiembre del 2012, indicó que la apertura de la cuenta de la empresa Chai SA fue hecha en agosto del 2011, en la sucursal de Ciudad del Este. En tanto que la segunda fue en mayo del 2013, cuando se solicitó un certificado del Ministerio de Justicia para corroborar que Messer no tenía antecedentes criminales en Brasil.

“Las cuentas estaban habilitadas conforme a las normas. Escuché que se habilitó con una constancia de cédula, pero como coordinador del comité de cumplimiento y especialista antilavado, lo primero que hice fue ver la estructura jerárquica para ejercer los controles dentro del banco”, refirió a la 970 AM.

Pereira contó que, según los registros que obran en el banco estatal, el brasileño consiguió su cédula paraguaya ya en mayo del 2003 y que en el 2012 se le renovó el documento de identidad.

Así también, mencionó que se hizo la trazabilidad para saber la procedencia del dinero que se estaba depositado en Fomento. “Se hizo el procedimiento de diligencia de vida ampliada. Las respuestas de los bancos internacionales confirmaban que eran cuentas legalmente constituidas”, dijo.

En ese sentido explicó que solicitaron al banco extranjero el tipo de entidad bancaria que proveyó los fondos iniciales antes de su remisión al Paraguay. Las respuestas estaban en inglés y decían que era una entidad regida por el sistema bancario y además estaba constituida legalmente en su país, de acuerdo con el entrevistado.

Por último manifestó que aún no fue convocado por la comisión especial en el Congreso que investiga a Messer. Añadió que al regreso de un viaje que tiene programado pedirá vía nota que lo citen. “Me gustaría que me convoque para que pueda explicar objetivamente porque se tocó parte de mi administración y porque hicimos todos los procedimientos que se tuvieron que hacer”, puntualizó.

 

Comprobaron calidad de combustibles en controles aleatorios

Funcionarios del MIC visitaron nuevamente varias estaciones de servicios ayer miércoles y comprobaron la calidad de los combustibles. Verificaron todos los picos de carga y no hallaron ninguna anomalía.

El coordinador del operativo de control de calidad, Juan Ignacio Paredes, explicó que esta vez visitaron tres surtidores en busca de posibles irregularidades.

El primero fue uno de Petropar, ubicado sobre la Avda. Mariscal López. La sucursal se abrió al público recientemente y los fiscalizadores no detectaron ninguna falla.

Posteriormente pasaron a una estación de Barcos y Rodados del grupo Bahía SA, sobre Mariscal López y Sebastián Gaboto, donde también verificaron los picos cargadores y la calidad de combustible. Todo estaba en óptimas condiciones.

La última visita fue a emblema Compasa, donde no hallaron a ningún empleado. Los fiscalizadores regresaron más tarde y constataron que el local se encontraba fuera de servicio. De esto dejaron constancia en un acta.

El operativo del Ministerio de Industria y Comercio se realiza en el marco de la festividad de la virgen de Caacupé y las verificaciones continúan este jueves de manera aleatoria.

 

Transeúnte murió arrollado y conductor huyó

Un grave percance ocurrió esta madrugada en el ramal que une Areguá con Ypacaraí, donde un peatón falleció arrollado por un vehículo, cuyo conductor huyó.

El accidente de tránsito se registró alrededor de las 2:30 de esta madrugada en el ramal que une Areguá con Ypacaraí, prácticamente llegando a Itauguá.

A esa altura fue atropellado un peatón identificado como Freddy Marín Centurión, de 27 años, quien lamentablemente murió pocos minutos después.

Se desconocen las características del vehículo que lo atropelló, ya que el conductor no se detuvo a auxiliar. Tampoco existen cámaras en la zona para tratar de identificar al autor del hecho.