Buscan revertir el "infierno" en las prisiones

Un programa piloto de reinserción social del Gobierno paraguayo pretende cambiar el "infierno en la tierra" que los internos viven en las penitenciarías del país, la mayoría de ellas hacinadas hasta alcanzar condiciones inhumanas y que acumulan graves denuncias de abusos.


Fuente: EFE

El "Programa de Transformación Integral" consiste en un cambio fundamental en la gestión del centro, usando los mismos mermados recursos económicos, pero de forma efectiva, evitando los casos de corrupción y dando actividades alternativas al ocio y la droga.

El nuevo director de la prisión de Misiones, Aldo Ulises Martínez, comenzó hace unos seis meses a aplicar el programa de reinserción que Riveros lleva poniendo en práctica a pequeña escala desde que era directora del penal de mujeres de Ciudad del Este y que ahora también intenta asentar en el Buen Pastor.

"Antes parecía una cueva de ratas, cables colgados, todo quemado, un total desastre. El comportamiento de la gente era terrible, drogas, cuchillos, las puertas rotas, todo descontrolado", declaró a Efe Diego Verón, de 29 años, en uno de los dos pabellones reformados, condenado por tráfico de droga a tres años de cárcel.

Los dos módulos albergan a unos 140 internos de los casi 600 y han sido totalmente restaurados, las celdas acondicionadas para tres o cuatro personas, y no las diez o quince que llegan a entrar en Tacumbú, explicó Verón, que desde que llegó hace 4 meses desde la prisión de la capital, coordina las actividades de su pabellón.

El hacinamiento provoca que los internos no tengan acceso a servicios básicos, algunos de los encarcelados pagan por tener una celda donde dormir y para lograr comida digna cada día. Los que no tienen dinero o están enganchados a las drogas, sin tratamiento alguno, deambulan como indigentes día y noche por patios y pasillos.

 
 
 
 

“La mayoría de los médicos está contra la huelga"

Tras la asamblea de médicos que se llevó a cabo este domingo, el doctor Raul Latorre, aseguró que la mayoría de los médicos resolvió pronunciarse contra el paro escalonado y exigen el levantamiento de la huelga impulsada por trabajadores de la salud.

Pese a que el Círculo Paraguayo de Médicos cerró sus puertas, un grupo de directores de hospitales, médicos y enfermeros decidieron realizar la reunión en la vía pública, sobre la calle Cerro Corá, bloqueando una de las calzadas.

El Dr Latorre aseguró que la mayoría de los médicos que asistieron a la asamblea están en contra de la medida de fuerza y anuncian el levantamiento del paro escalonado.

“La mayoría de lo que asistieron a la asamblea tenemos la estimación de que el impacto será reducido, si es que algunos deciden ir a huelga, pero la mayoría disiente de la medida. (…) cerca de 300 colegas contra la medida de fuerza”, afirmó.

El médico informó además que varios colegas se han ofrecido como voluntarios para reemplazar a los médicos que decidan plegarse a la medida, asegurando que los servicios serán garantizados.

“Entendimos que debe ser levantada la medida porque tanto el presidente como el ministro de salud están abiertos al diálogo y confirmaron que el presupuesto será desembolsado en su totalidad”, anunció.

 

Acoso sexual en micros: el drama de paraguayas, bajo la lupa del Banco Mundial

El Banco Mundial junto a autoridades comunales y gubernamentales de países latinoamericanos, ha realizado estudios acerca del problema cada vez más acuciante de los acosos sexuales que sufren mujeres que viajan en colectivos, principalmente en horas pico.

Los estudios comprendieron encuestas con usuarias, en donde el factor común que saltó al tapete, es el sistemático incremento de testimonios que mujeres que afirman lidiar diariamente con ese problema.

En Paraguay, al igual que el resto de países de la región, se verifica episodios relatados cotidianamente por las víctimas que, sin embargo, no son traducidos en denuncias formales.

Esto se da principalmente - conforme señalaron las encuestadas- porque se tiene la sensación (bien fundamentada) de que no existe la posibilidad de que los acosadores sufran algún tipo de castigos por parte de las autoridades.

Los episodios son variados. Van desde miradas molestas, toqueteos, hasta roces de genitales contra la humanidad de mujeres que viajan en los buses atestados, en horas en que la mayoría concurren a sus lugares de trabajo.

“Se sabe que solo una fracción de estos eventos se reporta, lo cual nos hace pensar que el porcentaje real puede ser mucho mayor”, explica Shomik Mehndiratta, experto en transporte del Banco Mundial, al diario español El País, al abordar el problema que azota a todos los países latinoamericanos.

En algunos países, ya comenzaron a ensayarse algunas fórmulas de solución. En México y Colombia, en algunos estados y provincias, se aplicaron servicios diferenciados para horas pico: vagones (de trenes) y buses exclusivos para mujeres. En Brasil está en marcha un proyecto de ley que apunta a castigar a los acosadores.

En nuestro país el drama está instalado hace mucho, y las víctimas cuentan sus experiencias diarias a voces, pero ningun legislador (ni del parlamento, ni comunal) ha tomado como problema que amerita una legislación contundente.

 

Condenan a narco a 12 años

Abel Antonio Bobadilla Cañete fue condenado a 12 años de prisión por intentar traficar 540 kilos de marihuana a Bolivia.

El tribunal de sentencia encontró culpable de posesión y tráfico de drogas a Abel Antonio Bobadilla Cañete, quien quedó detenido tras un operativo antidrogas que se llevó a cabo el 12 de febrero de 2012 sobre la Ruta Transchaco en la zona del Cruce los Pioneros.

Tras la acusación por narcotráfico presentada por la fiscala antidrogas Zully Figueredo, el juzgado otorgó una condena de 12 años de prisión a Bobadilla Cañete.

El joven fue detenido durante un procedimiento de control realizado por la Policía Nacional a la altura del Km 390 de la Transchaco, cuando fue sorprendido con 15 bolsas de arpilleras, que contenían 405 panes de marihuana prensada.