Cardiólogo del narco Aguayo reside en PJC, por eso el juez Valinotti lo remitió al penal fronterizo

Alegando una cuestión de salud y de humanidad el juez penal de Garantías Mirko Valinotti ordenó que el peligroso narcotraficante Faustino Ramón Aguayo, sea remitido a la cárcel de Pedro Juan Caballero, donde reside el cardiólogo del preso.

El juez Valinotti a sabiendas que Aguayo, era el narcotraficante más buscado del país y que estaba prófugo, cuando se presentó en mayo pasado a su despacho con sus abogados Hermelinda Benítez y María Rojas, no se le pasó por la mente avisar a la Policía Nacional, tampoco a la Senad de la presencia del prófugo.

Los abogados del narco señalaron que el mismo tenía un mal cardiaco crónico, que ya pasó por una cirugía de corazón, perdió la vista y que su médico tratante residía en la frontera, por lo que necesitaban que Aguayo sea llevado a Pedro Juan.

El magistrado hizo primar ante todo la salud del procesado y no la seguridad, eso se desprende de lo que señaló el mismo juez quien dijo que le dio trámite al pedido de la defensa ya que el médico de Aguayo vivía en Pedro Juan Caballero y para que tenga una atención personalizada de su doctor de confianza lo envió al norte, siempre en absoluta reserva.

Toda esta maniobra se hizo a espalda de la Policía y la Senad, nunca se les dio participación alguna y solo cuando se materializó el “favor judicial” se supo de la medida.

Ahora tras un allanamiento en el predio de Pedro Juan se supo que lejos de estar al borde de la muerte Faustino Ramón Aguayo, llevaba una vida de reyes tras las rejas. No se habla de lujos y confort, sino que convive con mujeres y hasta niños al parecer iban al presidio ya que se encontró un auto eléctrico en la celda.

 

Cae parte de un edificio céntrico y daña a un automóvil estacionado

El revoque y un aire acondicionado en desuso de un antiguo edificio céntrico cayó este miércoles sobre un automóvil que se encontraba estacionado en la vía pública.

Los escombros y el aire acondicionado en desuso pertenecen al edificio Ñasaindy que se encuentra ubicado sobre las calles 14 de Mayo y Oliva, en pleno microcentro asunceno.

Según informaciones, el edificio se encuentra en estado de abandono desde hace buen tiempo.

La caída de parte de la estructura afectó a un vehículo que se encontraba estacionado en la vía pública. El rodado sufrió daños en todo el techo y parabrisas, según pudo observarse a través de imágenes.

Hasta el lugar llegaron efectivos de la Comisaría 3ra. de Asunción para labrar acta acerca de lo ocurrido.

 

Documental paraguayo sobre ollas populares, seleccionado por National Geographic

Un documental realizado por dos fotógrafos paraguayos que muestra parte de la experiencia de las ollas populares organizadas durante la pandemia de COVID-19 logró ser seleccionado por la National Geographic Society.

“Tetã Japepo” se denomina el proyecto fotográfico sobre las Ollas Populares Solidarias de Paraguay que llegó a ser seleccionado por la National Geographic Society.

El trabajo fue elaborado en conjunto por Baro Brizuela y Juana Barreto, dos fotógrafos paraguayos que, a través de las imágenes que lograron captar, reflejaron la realidad detrás de las ollas populares.

Brizuela comentó a Radio Uno que esta recopilación es fruto del seguimiento que hicieron al trabajo de la Articulación Bañadense de Ollas Populares, conformado por varias mujeres quienes durante la etapa más dura de la pandemia organizaron distintas iniciativas para dar de comer a cientos de familias.

La idea fue dejar un registro sobre esta noble labor y exhibir la realidad que vivían estas personas, además de generar un debate sobre la situación que se vivió, mencionó.

El trabajo fue presentado en noviembre del año pasado a la National Geographic que había realizado una convocatoria a nivel mundial dirigida a periodistas, fotógrafos y audiovisualistas, con el fin de conocer cómo enfrentaron la pandemia en sus respectivos países. Ya en diciembre, recibieron la noticia de que el documental había sido seleccionado de manera oficial, siendo motivo de alegría para ambos autores.

“Es una historia que merecía ser contada y que se conozca no solo acá en Paraguay sino en todo el mundo”, expresó Brizuela.

El documental y las fotografías compiladas como parte de este proyecto pueden visualizarse en la página tetajapepo.com.

 

Elaboran protocolo para prevenir incendios en el Parque Guasú

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) informó que elabora un protocolo de prevención y acción en casos de incendios, además de identificar los puntos más vulnerables en el Parque Guasú Metropolitano.

Ramón Villalba, bombero forestal, quien está a cargo del proyecto, recordó que en el 2019 un incendio arrasó con varias hectáreas afectando también a la fauna, motivo por el que continúan trabajando para tener un buen sistema de prevención. Advirtió que aún persisten los factores para que se produzcan siniestros en el parque y citó especies exóticas como el pasto estrella que son muy inflamables.

“Nosotros sabemos perfectamente lo que iba a ocurrir. Esto estaba previsto y va a seguir ocurriendo”, afirmó Villalba, argumentando que los cambios radicales en humedad y ascenso de temperatura a nivel mundial dan condiciones especiales para la propagación de incendios.

Agregó que la amenaza no es solo para las zonas boscosas y los cultivos, sino también en las zonas urbanas, incluyendo al departamento Central, donde viven más de 2 millones de personas.

“Nos tenemos que dar cuenta. En Europa, en EEUU, en Argentina y en Chile, hay tremendos desastres por los incendios forestales. No están dañando exclusivamente reservas, bosques e incluso plantaciones, están produciendo una enorme pérdida. Creo que debemos ver la experiencia ajena y considerar las gestiones que deben hacerse en Paraguay”, expresó.

Cabe recordar que, finales del 2020, se realizó en el Parque Guasú un Plan Piloto de manejo de especies exóticas invasoras.

Previo al inicio, se realizó un relevamiento de datos que identificó que casi el 50% de la superficie del espacio verde está cubierto por el pasto estrella, una variedad catalogada como invasora y que representa una amenaza debido a su alta probabilidad de combustión y a que evita el desarrollo de otras especies naturales.

Villalba explicó que al ser un pasto de origen africano está adaptado a la sequía, por lo que el calor extremo y la humedad de nuestro país le otorgan un rápido crecimiento.

“El control de especies es un trabajo que no se va a ver hasta dos o tres años. El Parque Guasú es un lugar muy concurrido y en los alrededores existe mucho desarrollo urbano. En el caso que se registre un incendio, el humo afectará la salud de mucha gente e inclusive podría generar pérdidas lamentables”, indicó.

Por último, señalo que el control de especies invasoras es algo que debe continuar de manera a que los resultados se vean de forma inmediata y que desaparezca el riesgo latente que hoy en día existe en el Parque Guasú.