La ceguera afecta a cerca de 28.000 personas en Paraguay

Las graves dificultades de ver involucra a cerca 250.000 personas y de estas entre 30.000 y 50.000 no tienen la posibilidad de recuperar su capacidad visual, y necesitan de rehabilitación. Con una cirugía de cataratas alrededor de 15.000 podrían recuperar la vista, según estima la Fundación Visión.

En el país, alrededor de 28.000 personas viven con ceguera ya sea por haber perdido totalmente la visión o que nacieron con esta situación y de esta cifra se estima que 15.000 tendrían la posibilidad de recuperarla accediendo a una cirugía de cataratas.

Mientras, las graves dificultades para ver también afecta a 250.000 personas y de esta entre 30.000 y 50.000 no tienen la posibilidad de recuperar su capacidad visual, y necesitan de rehabilitación y de apoyo, de un sociedad capaz de incluirlas en el contexto y goce pleno de sus derechos, afirma Alexander Páez, coordinador de la Unidad de Proyectos de Fundación Visión.

Recordó el impacto que tiene para una persona y su familia la recuperación de la capacidad visual lo que repercute directamente en una mejor calidad de vida porque al hablar de una deficiencia visual es más que un aspecto biológico porque tiene que ver con la participación, inclusión, capacidad de desenvolverse, trabajar, mantener una familia.

“Estadísticamente hablando, la ceguera es una situación que afecta en mucho mayor medida a las personas en situación de pobreza y vulnerabilidad. Su prevalencia se ve principalmente en zonas de escasos recursos y en el interior del país. Esto tiene que ver con diversos factores, y no solo con una cuestión de precio de la cirugía de catarata; hay cuestiones relacionadas con el desconocimiento al tratamiento, el miedo al procedimiento o la falta de acceso a un lugar de atención cercano”, explicó Páez.

Los más afectados por esta condición son los bebés recién nacidos y adultos mayores que viven en el interior del país y a quienes se brinda un tratamiento y atención desde la fundación.

“Si pensamos, por ejemplo, en una persona de nuestro campo de 60 años, ciega por catarata, es probable que no conozca el tratamiento, o que tenga miedo de afrontarlo. Es por ese motivo que es fundamental, mediante una estrategia centrada en la promoción comunitaria, proveer de educación, proveer de un tratamiento de calidad entre otros aspectos”, agregó.

Páez destacó que son cuatro las áreas en las que se debe seguir trabajando para disminuir la discapacidad visual en los próximos años entre ellas: cataratas, retinopatía diabética, retinopatía de la prematuridad, baja visión y ceguera.

“Para atender esta creciente demanda tendremos que trabajar fuertemente en disponer como país de profesionales médicos especializados, y en crear alternativas que nos permitan llegar a cada persona del Paraguay, allí en donde estén. Insistimos en el hecho de que las personas ciegas por catarata de nuestro país viven en contextos rurales de escasos recursos y necesitamos saber en dónde están, y proveerles salud a cada uno de ellos y a sus familias”, puntualizó.

Hoy y mañana, la Clínica Central de la Fundación Visión realizará atención oftalmológica y cirugía de cataratas sin costo para personas a partir de 60 años. El horario de atención está fijado entre las 7:00 y 17:00 horas.

 

Tras persecución retienen vehículo repleto de marihuana

Efectivos antinarcóticos persiguieron a un vehículo que transportaba 1.146 kilos de marihuana prensada. Los ocupantes detuvieron la marcha pero abandonaron el rodado y lograron escapar. Ocurrió en Amambay.

El procedimiento se llevó a cabo alrededor de las 19:30 de ayer miércoles, sobre la ruta V General Bernardino Caballero, de la colonia Raúl Ocampos Rojas, departamento de Amambay.

Los agentes antinarcóticos persiguieron a un automóvil de la marca Hyundai, con chapa brasileña, cuyos ocupantes se percataron de la presencia policial y aceleraron la marcha.

Después de un buen tramo se detuvieron, descendieron del vehículo y posteriormente huyeron a pie, logrando burlar a los intervinientes.

Durante la verificación del habitáculo hallaron 1.146 kilos de marihuana prensada, distribuidos en panes y bolsas. El rodado estaba repleto de esta carga.

El automóvil y los elementos fueron trasladados a la oficina regional del departamento de Antinarcóticos de la Policía Nacional, por disposición de la Fiscalía de la Unidad número 2.

 

Agreden a familia de joven desmembrada: “Así también te vas a morir, sinvergüenza”

La familia de Cinthia Carolina, quien fuera asesinada y posteriormente desmembrada en el año 2016, lamentó la agresión recibida por parte de los allegados de Esteban David González, quien fue condenado a 30 años de prisión tras ser hallado culpable.

Carlos Escobar, padre de Cinthia Carolina Escobar, en entrevista con Radio Monumental manifestó que el ideal que tenían desde que se enteraron de la muerte de su hija era que se haga justicia.

Por ello, celebró la decisión del Tribunal de Sentencia que finalmente condenó a 30 años de prisión a Esteban David González Da Silva, exesposo de la mujer, tras hallarlo culpable por el crimen cometido en la ciudad de Villa Hayes en el año 2016.

“Jamás vamos a recuperarle, la pérdida de una hija o de un ser querido nunca se recupera, pero la forma en la que le han matado es lo que más duele”, expresó el hombre a la 1080 AM.

Escobar acusó a la familia del ahora condenado por supuestamente amenazar tanto al fiscal de la causa como a los testigos y miembros del tribunal, inclusive, llegando a “atar de pies y manos a la Policía”. “En la escena del crimen la Policía no podía hacer bien su trabajo porque ellos se pasaron contaminando todo, derramaron cal y creolina, por eso no se pudieron sacar huellas digitales del arma”, refirió.

Considera que los familiares de González Da Silva deben ser investigados por todo lo que hicieron durante el proceso penal, sobre todo porque -según sus acusaciones- llegaron al punto de presentar testigos falsos.

Sobre el mismo punto, el hombre indicó que algunos agentes policiales que querían ayudar en el caso fueron trasladados. En tal sentido, citó el caso del encargado de la Comisaría 3º de Luque, Crio. Carlos Cáceres, quien fue llamativamente removido de dicho cargo.

“Esta familia es muy peligrosa y este señor (Esteban David González) es un gran psicópata, nunca se arrepintió, la madre se pasaba diciendo que era inocente”, afirmó Escobar durante la entrevista radial.

Finalmente, destacó la labor del fiscal de la causa que, a pesar de las presiones recibidas, siguió firme hasta llegar a esta instancia, al igual que los miembros del Tribunal de Sentencia.

Ayer durante la lectura de la sentencia, los familiares de Esteban González Da Silva agredieron físicamente a los allegados de Cinthia Carolina que también se encontraban presentes en la sala de juicios orales, hecho que fue duramente criticado por gran parte de la ciudadanía, sobre todo por la falta de respeto a la memoria de un ser querido que fue brutalmente asesinado.

“Así también te vas a morir, porque sos la misma cosa, sinvergüenza (le dijo a la madre de la víctima). Mi hijo es inocente. Toda la vida le mantuve a los tres, a toda esta familia. Infelices. El fiscal es un desgraciado. El fiscal va a ver lo que le pasará, porque los que vendrán ahora… los señores jueces también. No hay justicia en el Paraguay. No somos criminales, el pueblo nos conoce. Mi hijo va a salir en libertad y el fiscal es un haragán que no le busca a los verdaderos culpables. Como Cristo estuvo en la cruz, él está (preso) y va a salir (en libertad)”, indicó.

 

Terrorífico relato de cómo mató sin piedad a cinco y luego actuó normalmente

Bruno Javier Marabel Ramírez (19) trabajó normalmente en su puesto laboral hasta la medianoche en que ocurrió el macabro asesinato de toda una familia y luego actuó como si nada hubiera ocurrido ante su entorno. Tras el crimen llevó a su amante a la “casa del horror” para que lo acompañe, porque no podía dormir solo, y posteriormente organizó allí un karaoke.

El comisario Benicio Ramírez, jefe del departamento de Homicidios de la Policía, dio a conocer más detalles de la confesión que hizo Bruno Marabel en la comisaría. En charla con la 970 AM mencionó que el joven trabajó normalmente hasta la medianoche del 1 de octubre en el puesto de comidas rápidas (Burger King - Palma), local que tuvo que limpiar y luego cerrar; luego fue a asesinar a toda la familia.

Conforme al dato brindado por el uniformado, el autor confeso señaló que a la 01:00 de la madrugada del 2 de octubre salió de su trabajo y se dirigió a la vivienda donde estaban Dalma Rojas, sus dos hijos pequeños (de una anterior relación), su madre Elva Rodas y su padrastro Julio Rojas.

Bruno no contó el motivo que lo llevó a cometer tan drástica decisión de acabar con la vida de las cinco personas y tampoco por qué lo hizo con tanta saña, especialmente contra los más pequeños, atendiendo que una de las pequeñas víctimas fue estrangulada y luego apuñalada en 17 partes ya post mortem.

Tras esto, el joven salió de la casa y deambuló por las calles del microcentro a bordo de su motocicleta hasta que amaneció. El comisario no precisó dónde se refugió en los dos días posteriores al crimen, pero sí contó que al tercer día decidió volver a la vivienda en cuestión.

LLEVÓ A SU AMANTE PORQUE NO PODÍA DORMIR

Como “no podía dormir solo” entonces llevó al sitio a su “novia” Alba Rosalía Armoa Núñez (18), quien en realidad era su amante y está imputada en calidad de cómplice. La fiscal del caso Esmilda Álvarez contó que existe un certificado de matrimonio de Bruno Marabel y Dalma Rojas, que comprueba que la pareja se casó el pasado mes de enero en la ciudad de Itá, ciudad natal del sospechoso.

“Puedo afirmar (que eran esposos) porque tengo el certificado de matrimonio, tampoco hubo separación ni ruptura ni nada. Al contrario, él era el marido y vivía en esa casa en esa calidad. Una vez que la esposa desaparece de la escena (muere), la señorita Alba va a la casa en calidad de una amiga más cercana, a no olvidar que fue la persona con la que él pretendió fugarse del país”, refirió la representante del Ministerio Público a la 650 AM.

Al respecto el comisario Ramírez indicó que el investigado no dijo en ningún momento en su charla con los policías que estuviera casado con Dalma. Lo que sí manifestó fue que hace dos años estaban juntos. Tampoco mencionó que estuvieran separados. El entrevistado añadió que ahora están abocados a investigar la autenticidad del documento hallado en la vivienda sobre el matrimonio.

BRUNO VOLVIÓ A SU RUTINA

Bruno Marabel iba normalmente a su puesto laboral tras la matanza, como si nada hubiera pasado, mientras los cadáveres de los fallecidos comenzaban a descomponerse en la vivienda donde él iba a descansar cada noche.

A una semana del hecho, inclusive el joven invitó a sus compañeros de trabajo para cenar y luego compartir en la casa una noche de karaoke. Se trata de los hermanos María Araceli Sosa Díaz (22) y Marcelo Gabriel Sosa Díaz (23), quienes también están imputados en calidad de cómplices.

El comisario mencionó que tanto la novia, como la compañera y el hermano de esta dijeron que no percibieron nada macabro en la vivienda, pero sí que había un olor desagradable y sangre en varias partes de la casa. Le preguntaron a Bruno el motivo de esa situación y él les manifestó que la perra, a quien la tenía en pésimas condiciones, tuvo recientemente sus crías. Todos manifestaron que les llamó la atención que el sospechoso tenía un desodorante de ambiente en la mano rociando el contenido a cada rato.

Así también le preguntaron dónde estaba el resto de la familia. Bruno atinó a responder que habían viajado a otro país y que regresarían dentro de 15 días.

LA CARTA: “ESTOY DESTROZADA”

Una de las procesadas, la joven María Araceli, quien era compañera de trabajo de Bruno, escribió una carta en un papel higiénico que le entregaron en la comisaría para exponer su versión a la opinión pública.

En su escrito, mencionó que conoció hace tres meses a su compañero de trabajo y confirmó que estuvo en la casa del horror, pero que allí solo olió el hedor del orín del can.

“Estoy muy destrozada al igual que todo el Paraguay. Soy madre y padre de una niña de cuatro años, misma edad que uno de los angelitos inocentes que cayó en poder de este loco, psicópata, a quien consideré mi amigo. Pueden preguntar a mis padres o vecinos si llegué a pegar o maltratar a mi hija, yo ni puedo hablarle fuerte a mi hija”, refirió.