Damnificados reclaman energía eléctrica en refugio y protestan con cierre de Artigas

Un grupo de damnificados cerró hoy la Avenida Artigas, en reclamo a la falta de energía eléctrica en el refugio ubicado en la Plaza Mburicaó. Son aproximadamente 700 familias las que se encuentran en esta situación.

Los damnificados por las inundaciones, cerraron esta tarde la Avenida Artigas, en su intersección con la Avenida Venezuela, en reclamo a la falta de energía eléctrica en el refugio de la Plaza Mburicaó.

Unas 700 familias fueron ubicadas hace 20 días en la Plaza Mburicaó a consecuencia de la crecida del río.

Mónica Pintos, una de las afectadas, manifestó a la 970 AM que además de energía eléctrica, falta más suministro de agua potable y materiales para las viviendas provisorias.

“Creemos que esta es la solución para presionar y tener una respuesta favorable”, resaltó Pintos en relación al corte de la calle Artigas.

 

Paraguay, 6 de las 19 lenguas nativas en peligro, lo raro: vida de un dialecto depende de 4 mujeres

Paraguay teme que en los próximos años puedan desaparecer seis de las 19 lenguas indígenas con las que cuenta el país, donde, además del guaraní, otros pueblos nativos se esfuerzan por mantener sus dialectos originarios.


Fuente: EFE

El guaná, perteneciente a la familia lingüística maskoy, es el más expuesto a la extinción, ya que solo cuatro mujeres de esta comunidad, oriunda del departamento de Concepción, se esmeran en su preservación.

Así lo señaló este martes la titular de la Secretaría de Políticas Lingüísticas (SPC), Ladislaa Alcaraz, durante un acto en línea con el Año Internacional de las Lenguas Indígenas.

“La lengua guaná es catalogada como la lengua en estado crítico, ya que cuenta solo con cuatro abuelas, con cuatro ancianas, hablantes de este idioma nativo, depositarias de este tesoro cultural del pueblo”, comentó Alcaraz.

Esta lengua es el idioma materno de 393 paraguayos, apenas un 1,01 % de la población total del país.

Su riesgo de desaparición responde a la adopción del guaraní por parte de los miembros de la comunidad.

Al igual que el guaná, a la SPC también le inquieta la situación del tomáraho, el angaité, el manjúi, el sanapaná y el ishir.

La titular de la SPC señaló que la “vitalidad lingüística” se ve expuesta a “muchos factores que presionan e influyen en la vida de los pueblos”, como el territorio y el medio ambiente, e insistió en que “no hay ningún pueblo que quiera renunciar a su lengua”.

“Respetar las lenguas significa respetar a los hablantes y proteger los espacios donde ellas se transmiten”, recalcó Alcaraz en un acto en el que también participó el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

Por eso, instó a las autoridades presentes a proteger y cuidar este patrimonio lingüístico tanto en el hogar como en los espacios públicos y educativos.

Además, propuso que todos los paraguayos puedan aprender una lengua indígena, al margen del guaraní, que es hablada por buena parte de la población.

“Que todos los paraguayos tengamos la oportunidad de aprender una lengua indígena, que muchas veces es extraña a nuestro contexto, y, sin embargo, están tan próximas a nosotros”, agregó.

También a la defensa de esas lenguas indígenas salió la líder nivaclé Daniela Benítez, que habló en representación de esas minorías.

“El idioma no es un obstáculo para que podamos ser parte de la sociedad como paraguayos”, puntualizó.

Benítez se mostró satisfecha con este reconocimiento de las lenguas indígenas, que servirá para poner de manifiesto que ellos también existen “como paraguayos”.

“Agradecemos que se valoricen nuestros idiomas, porque también es parte de nuestra existencia. No importa dónde estemos, no importa la presencia que tengamos”, expresó la líder nivaclé.

La ONU declaró el 2019 como el Año Internacional de la Lenguas Indígenas.

Las cifras de la organización apuntan que unos 370 millones de personas en más de 70 países hablan idiomas indígenas, que se están perdiendo a un ritmo alarmante.

De las alrededor de 6.700 lenguas que hay actualmente en el mundo, un 40 % está en peligro de desaparecer, principalmente idiomas de comunidades nativas, y se cree que para final de siglo podrían haber desaparecido un 90 %.

 

El Hospital de los pobres y sus médicos de referencia que se codean con mejores del mundo

El Hospital de Clínicas cuenta con el Departamento de neurocirugía dirigido por el Prof. Dr. Fabrizio Frutos que ha realizado un viaje hasta Phoenix, Arizona - E.E.U.U. En el Barrow Neurological Institute.

Considerado el centro de investigación y tratamiento de enfermedades neurológicas más grande del mundo. El Dr. Frutos fue para ser partícipe de las cirugías del Prof. Michael Lawton, un ilustre neurocirujano especializado en patologías vasculares y de base de cráneo.

El Barrow Neurological está constantemente clasificado como uno de los mejores centros de capacitación en neurocirugía en los Estados Unidos.

Por sus tratamientos para trastornos como aneurismas cerebrales, malformaciones arteriovenosas y otros tumores cerebrales, trastornos complejos de la columna vertebral, accidente cerebrovascular y enfermedad de Parkinson.

*El objetivo de este viaje es captar conocimientos nuevos sobre tratamientos e innovaciones quirúrgicas, que puedan mejorar aún más el pronóstico de los pacientes con enfermedades neurológicas en nuestro país*, manifestó el Dr. Frutos.

El Departamento de Neurocirugía del Hospital de Clínicas dependiente de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, cuenta con el primer laboratorio de microcirugía del país. Además es visualizado como centro de referencia nacional de las patologías vasculares cerebrales; atendiendo a pacientes de distintas partes del país, con tratamientos de clipado de aneurismas además de otras malformaciones vasculares; cirugías de alta complejidad, con exitosos resultados.


 

Hombre que mató a golpes a su mujer y luego se suicidó no siguió tratamiento psiquiátrico

Otro caso de feminicidio con dos muertes. El marido golpeó a su mujer hasta dejarla inconsciente para luego suicidarse.

El hecho se produjo en el barrio barcequillo, Sebastian Bach y Divaldi Mosar de la ciudad de San Lorenzo.

Mauricio Javier Garcete Sosa, (52), según los indicios agredió a su esposa, Daisy Belén García (47), dejándola con heridas mortales en el cuerpo. El crimen ocurrió en el dormitorio matrimonial.

La hija al salir rumbo a su trabajo encontró a su padre en la entrada de su casa colgado por una soga, tras lo cual fue en busca de su mamá a la habitación hallándola desvanecida.

Recurrió rápidamente a la policía y trasladaron a la madre a un centro asistencial de Villa Elisa donde se constató su deceso, según datos proveídos por la policía nacional.

A pesar de que no existían denuncias por agresión, teniendo en cuenta que vecinos ni familiares escucharon lo sucedido, el hombre padecía de depresión, mencionado por una de las hijas, él ya había consultado pero se negó a la medicación.

En este año ya son 17, los casos de feminicidio en nuestro país.