Director de Aduanas asume culpa por haber nombrado a Benítez en Detave

El director de Aduanas, Julio Fernández, asumió la responsabilidad por el nombramiento del Gral. (SR) Ramón Benítez al frente de DETAVE, aunque no logró explicar cómo fue que tomó tal decisión si era de público conocimiento que el militar había sido destituido de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) por casos de chantaje.

En entrevista con ABC Cardinal, Fernández indicó que el Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (DETAVE) quedará inactivo y solo funcionará para ciertas operaciones menores. Asimismo, se tomó la determinación de desvincular a todos los funcionarios contratados y reasignar a aquellos que no pueden ser despedidos directamente.

Los trabajadores de la institución que se encuentran involucrados en el caso de la rosca de coimas detectado hace unos días atrás ya fueron puestos a disposición de Recursos Humanos para ver cuál será su destino final, refirió.

Desde la Dirección Nacional de Aduanas solicitarán apoyo a otras instituciones del Estado para llevar adelante las labores de control de ingreso de mercaderías y actividades relacionadas a este ámbito, según Fernández, de manera a suplir la función de DETAVE.

Respecto a cómo se produjo el nombramiento del Gral. (SR) Ramón Benítez al frente de esta unidad aduanera, recordó que en una oportunidad el mismo se había acercado hasta una oficina alquilada durante la campaña presidencial de Mario Abdo Benítez en el World Trade Center para intentar conseguir algún cargo.

“Él no vino a presentarse para ser jefe de DETAVE, él planteó ser jefe de la SENAD, algo mucho más delicado y peligroso. Pasó como uno más de los que habían pasado por ahí, pero quedó registrado el nombre. Cuando me eligen como director de Aduanas, tuve que tomar decisiones y ver quiénes podrían ocupar el cargo. Al principio cuando empecé a trabajar no fue nombrado inicialmente él [...] cuando veo las anotaciones encuentro a este señor y para mí tenía los mejores antecedentes por el tema de liquidar a ACA y compañía”.

De acuerdo a las propias palabras de Fernández, el excomandante de la FTC “había llegado como Rambo”, en alusión a su buen perfil como militar, hecho que terminó por convencerlo a él y a otras personas de su entorno para concretar el nombramiento.

Al principio Benítez “funcionó muy bien” -afirmó-, pero la duda surgió cuando DETAVE no lograba capturar cigarrillos de contrabando y también cuando la unidad anticontrabando del Ministerio Público a cargo del fiscal Emilio Fuster empezó a tener más resultados con un equipo más pequeño.

Según Fernández, este hecho generó mucha suspicacia porque el Departamento de Vigilancia Especializada contaba con una estructura mucho más grande y con más recursos pero no producía lo mismo que la citada unidad anticontrabando de la Fiscalía.

Durante la entrevista radial, el director de Aduanas se hizo responsable por el nombramiento ya que fue él quien eligió al general en situación de retiro de entre los demás candidatos. “Quería a una persona con autoridad y poder de mando. Nadie me lo recomendó a mí, asumo la total responsabilidad”.

Pese a todo lo mencionado anteriormente, Julio Fernández no logró precisar cómo fue que designó a Ramón Benítez siendo que era de público conocimiento que había sido destituido de la FTC por denuncias de chantaje, entre otras cuestiones que llegaron a trascender a nivel mediático.

 

Tras ubicarla en puesto clave, Petta se deshace de esposa del general Benítez

Luego de haberla nombrado en puesto clave, el ministro de Educación Eduardo Petta adoptó “una medida para la gradería” y decidió apartar a Liz Torres Laconich, esposa del general (SR) Ramón Benítez.

Este lunes, el ministro Eduardo Petta resolvió desvincular -sin previo sumario y juicio- a Liz Torres Laconich, esposa del general (SR) Ramón Benítez, quien está siendo investigado por una red de coimas que habría instalado en el Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave), donde era el titular.

Petta firmó la resolución 5400, mediante la cual da por finalizado el comisionamiento de Torres Laconich, quien estaba al frente de Auditoría del MEC y además era la encargada de Despacho de la Dirección de Programas y Proyectos del la Unidad Ejecutora de Programas y Proyectos UEPP que administra el Fonacide.

De esta manera la funcionaria deberá retornar a su institución de origen, que es la Contraloría General de la República.

Torres Laconich llegó a ser candidata a senadora en las últimas elecciones por el movimiento de su marido, quien a su vez se postuló a la Presidencia de la República.

 

Piden garantizar que urnas electrónicas no sean hackeadas

El legislador colorado Bernardo Villalba está de acuerdo con el desbloqueo de listas, pero cree que se debe garantizar que las urnas no sean vulneradas, para prevenir una nueva forma de fraude.

El voto preferencial siempre será la expresión de la gente, por lo cual el método es fantástico, a criterio del diputado de la ANR, Bernardo Villalba, quien sin embargo, opina que hay ajustes que hacer.

“Si un liberal quiere darle muchos escaños a su partido, pero de repente está encantado con el servicio público de uno que no es de su partido, entonces puede darse que la lista tenga derecho a más escaños, pero que los votos preferenciales favorezcan a gente sin partido”, afirmó el parlamentario colorado en contacto con radio UNO.

Argumentó que con este proyecto tampoco se pudo desbloquear la lista de suplentes, lo cual también representará un problema y habrá que solucionarlo.

“Así como están las cosas y sin un sistema de voto electrónico, sin un software que nos dé la certeza de que eso no puede ser hackeado, esto pareciera que va a ser impracticable”, sentenció Villalba.

La propuesta planteada propone votos preferenciales, con los cuales los electores podrán ubicar en los primeros lugares de la lista a los candidatos de su elección, mientras que los votos al partido solo servirán para determinar cuántas bancas le corresponde a cada partido.

 

Guardaba debajo el colchón la coima por hacer vista gorda a “pelotitas rojas”

Ramón Benítez, quien era titular del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave), supuestamente guardaba el dinero de la coima debajo de su colchón y en sus llamadas telefónicas se refería a los tomates de contrabando como las “pelotitas rojas”.

La información fue confirmada este lunes por el ministro de la Senad, Arnaldo Giuzzio, en entrevista con la radio ABC FM.

El secretario de Estado comentó que el dinero en cuestión era entregado al general en situación de retiro, por hacer la vista gorda al ingreso de las “pelotitas rojas” (tomates), tal como decía en sus conversaciones telefónicas con los demás funcionarios implicados en el esquema.

El pasado viernes, en la vivienda de Ramón Benítez, ubicada en el barrio Salvador del Mundo, de la ciudad de Asunción, se desplegó un operativo y se halló la suma de 2.600 dólares. “El dinero que se encontró estaba debajo del colchón del general”, detalló.

Antes de esto, los intervinientes fotocopiaron USD 1.500, que luego fueron entregados al general retirado Benítez.

“El operativo arrancó allá por el 10 de marzo, pero las andanzas del general ya datan de diciembre del año pasado”, contó el Secretario de Estado y confirmó que el propio presidente Mario Abdo estaba al tanto de esta situación y acompañaba la investigación.