Es imperiosa una reforma penitenciaria, insiste exviceministra de Política Criminal

La abogada Cecilia Pérez, exviceministra de Política Criminal, cuestionó la falta de voluntad del actual gobierno para solucionar la problemática penitenciaria y sostuvo que una reforma en este ámbito es más que necesaria, sobre todo tras el incidente ocurrido ayer en la cárcel de San Pedro.

En entrevista con Radio La Unión, Pérez habló sobre el terrible amotinamiento registrado ayer en la Penitenciaría Regional de San Pedro y que derivó en la muerte de 10 reclusos, además de varios heridos.

Al respecto, lamentó lo ocurrido en dicha cárcel y sostuvo que “no se pueden hacer milagros con cero presupuesto”, cuestionando así la falta de recursos para solucionar el problema penitenciario.

“El eterno problema del Ministerio de Justicia es la falta de presupuesto y no es solamente de este gobierno sino también de los gobiernos anteriores”, expresó, al tiempo de afirmar que con los recursos disponibles apenas alcanza para contener la situación actual.

Durante el tiempo que ocupó el cargo de viceministra de Política Criminal “se hicieron muchas cosas con voluntad y compromiso” pero no fue suficiente debido a este problema presupuestario, según indicó.

Pérez también cuestionó el hecho de que exista un déficit de funcionarios técnicos que estén preparados para trabajar en las penitenciarías del país, lo cual dificulta el seguir operando bajo las actuales condiciones.

“No estoy viendo que esto sea una prioridad para el gobierno en general. La reforma penitenciaria es un problema de seguridad nacional, no es una cuestión meramente de reinserción social porque esta gente que hoy está dentro (de la cárcel) algún día va a salir”, apuntó la abogada.

De igual manera, cuestionó que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) haya cancelado la licitación para construcción de nuevas cárceles y que hasta la fecha no se haya adjudicado dicha licitación a alguna empresa para empezar los trabajos lo antes posible.

Finalmente, pidió que las demás instituciones del Estado puedan colaborar para de alguna manera para tratar de paliar la actual problemática que existe en este ámbito.

 

Virus de influenza queda en las manos durante cinco minutos y en superficies hasta 48 horas

Las medidas de protección como el lavado frecuente de manos y la desinfección de lugares comunes de uso como picaportes, teléfonos y otros pueden evitar la dispersión del virus gripal que tiene la posibilidad de permanecer por horas o días en estos sitios.

La persona con una cuadro de influenza puede regar el virus a su paso si no toma las precauciones debidas ya que luego de tocarse la boca, la nariz o los ojos permanece hasta cinco minutos, de 24 a 48 horas en superficies duras como picaportes, teléfonos, computadora, baranda y de 8 a 12 horas en papeles, telas y otras fibras.

Esta enfermedad es altamente transmisible y quien esté infectado puede no presentar síntomas pero ya dispersar el virus con las secreciones expulsadas al hablar, toser o estornudar sin las barreras de protección a la hora de hacerlo.

Ante la alta circulación, las autoridades sanitarias recomiendan medidas de protección para disminuir el riesgo como no tocarse la cara sin antes lavarse las manos, al toser o estornudar cubrirse la boca y la nariz con pañuelo o la flexura del brazo, nunca con la mano para así no dispersar el virus.

La desinfección de superficies de manera frecuente si existe algún integrante con un cuadro respiratorio.

Por lo general, los cuadros gripales se presentan con fiebre alta, dolor de garganta y dificultad para respirar y dentro de esta clasificación resalta la influenza. En caso de presentar tos, congestión nasal, estornudos, dolores de cabeza, garganta y oídos, aumento de la temperatura corporal o malestar general se debe acudir al médico y no automedicarse para evitar complicaciones del caso.

 

Campesinos regresan a la capital y reclaman que se cumplan acuerdos

Productores de 13 departamentos se encuentran hoy en Asunción en reclamo al cumplimiento de los acuerdos alcanzados en la gran marcha de marzo pasado.

La reactivación económica y productiva, la reestructuración de las deudas y la adjudicación de tierras son algunos de los puntos que reclaman los campesinos instalados desde hoy en Asunción.

Así lo explicó a la 970 AM Esther Roa, representante de los productores. “Venimos de vuelta para pedir el acuerdo que firmó el Gobierno, de ese documento no hay ninguna señal”, comentó Roa.

Señaló que si bien se instalaron mesas de trabajo y que al principio hubo avances importante, posteriormente todo quedó estancado.

Anunció que en caso de no conseguir una respuesta de las autoridades volverán a iniciar una medida de fuerza como la de marzo pasado, hasta tanto sean escuchados.

Paralelamente los campesinos trajeron víveres para distribuirlos entre los damnificados por la crecida del río Paraguay.

 

PCC ya reclutó a más de 300 reos paraguayos: afuera de las cárceles hay más alistados

El Primer Comando Capital (PCC) se asentó plenamente en las cárceles del país y ya reclutó a más de 300 paraguayos. La cifra de los que se unieron a este grupo brasileño es mayor afuera de los centros penitenciarios.

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, señaló a radio Cardinal que existe un crecimiento del poder del Primer Comando Capital (PCC) dentro y fuera de las cárceles del país. “Estamos superando los 300 con holgura, solo dentro de las cárceles. Afuera de las cárceles hay muchos más“, dijo sobre la cantidad de paraguayos que se han asociado a este grupo organizado.

Argumentó que muchos internos se someten a los líderes criminales para vivir un poco más cómodos en las cárceles. “El negocio del Primer Comando Capital y también del Comando Vermelho es asentarse en las cárceles, es su zona de comodidad. Allí nacieron y de ahí operan”, lanzó.

Actualmente, de los 42 integrantes brasileños del PCC que están en las cárceles paraguayas, más de 20 no poseen requerimientos en Brasil y por lo tanto no pueden ser expulsados. “Vamos a echar a todos que tengan causas pendientes en el Brasil. No podemos echar a un delincuente si no tiene algún requerimiento, porque de lo contrario sería ponerlo en libertad”, aclaró.

Por otra parte detalló que el clan Rotela es el mayor grupo de microtráfico, porque se encarga de introducir las drogas en las escuelas o colegios. Mientras que el PCC es el mayor macrotraficante de las sustancias ilegales. No supo precisar cuál es el conflicto entre ambos bandos.