Falleció el segundo obispo de Misiones y Ñeembucú

Se confirmó el deceso de Monseñor Carlos Milciades Villalba Aquino (80), quien era obispo emérito de Misiones y Ñeembucú.

En su página del Facebook, la Diócesis de Encarnación comunicó el fallecimiento que ocurrió anoche en el Hospital Universitario de Asunción, donde Monseñor Carlos Milciades Villalba Aquino se encontraba internado.

Villalba Aquino nació en San Pedro del Ycuamanyyú, del departamento de San Pedro, y fue el segundo Obispo de las Diócesis de Misiones y Ñeembucú. Tomó posesión del cargo el 3 de setiembre de 1.978, en reemplazo de Ramón Pastor Bogarín Argaña.

En agosto del 2010, luego de 21 años de actividad pastoral, renunció al cumplir 75 años. El Santo Padre lo nombró obispo emérito y designó en su reemplazo a Monseñor Mario Melanio Medina.

“La Diócesis de Encarnación y el Mons. Francisco Javier Pistilli Scorzara, participan con hondo pesar del fallecimiento (...) Cristiana resignación a toda la familia, esperanzado en saber que por su entrega incondicional al Señor, debe estar gozando de la presencia de Dios y estará intercediendo por todos”, señala la publicación.

Los restos del prelado serán llevados hoy a su ciudad natal (San Pedro) y mañana a San Juan Bautista (Misiones), donde será velado en la catedral del mencionado distrito sureño.

Monseñor Villalba
Monseñor Villalba dando la bendición a una anciana. Imagen de gentileza
 

"Impresiona la forma criminal cómo operaban"

Arsenio Correa, jefe de Antinarcóticos de la Policía Nacional, dijo que fue sorprendente encontrar tanta cantidad de medicamentos vencidos y reetiquetados en una vivienda de Lambaré. En la misma casa hallaron casi tres kilos de cocaína. El uniformado lamentó que la pareja detenida por el hecho no haya dimensionado el daño que causaba.

“Impresiona la forma criminal cómo operaban, yo le pregunté al señor (Jorge Antonio Penayo) si no dimensionó el daño que estaba causando, me asustó todo lo que encontramos”, sostuvo el jefe policial que estuvo a cargo del operativo realizado el martes último, en una vivienda ubicada sobre Cacique Lambaré esquina Humaitá, de la ciudad de Lambaré.

En conversación con radio Primero de Marzo, Correa indicó que le alarmó ver frascos de anestesia general vencidos y tirados en el suelo. De acuerdo a los investigadores, los remedios hallados eran reetiquetados y comercializados en farmacias situadas en inmediaciones de conocidos hospitales.

“Imaginate si esa anestesia le aplican a tu pariente, omanoite verata ndehegui (se va a morir de vos). Eso me asustó, quién no tiene un pariente enfermo, era muy grave lo que estaban haciendo y yo le dije eso al señor”, declaró.

El comisario manifestó que manejaban el dato que en la vivienda había droga, sin embargo, dieron con lotes de medicamentos aparentemente robados del Ministerio de Salud y el Instituto de Previsión Social. Ayer volvieron a realizar una verificación de la casa y hallaron casi 3 kilos de droga.

Con esto se complica la pareja imputada, Jorge Antonio Penayo y su esposa Ethelvina Alcaraz Sosa, por los hechos punibles de producción de documentos no auténticos con contenido falso, comercialización de medicamentos no autorizados y hurto. Tanto la cartera sanitaria como el IPS abrieron sumario administrativo, para llegar a los funcionarios que ayudaban a los detenidos.

 

Detienen a presunto implicado en robo a Ibarra

El comisario Abel Cañete, jefe del Departamento Contra Delitos Económicos de la Policía Nacional, confirmó la detención de uno de los delincuentes que presuntamente robó cuatro armas de la camioneta del viceministro de Seguridad Interna, Javier Ibarra.

El detenido fue identificado como Alfredo Martínez Zárate, según indicó el jefe policial a la 780 AM. “El sospechoso cayó en la vía pública del barrio Villa Guaraní. Ahora estamos tras la pista de los demás involucrados”, sostuvo.

El robo de tres armas de guerra y una pistola se registró en la madrugada del viernes, cuando el viceministro de Seguridad Interna Javier Ibarra dejó estacionada su camioneta blindada frente a la casa de su madre, en la ciudad de San Lorenzo.

Los ladrones rompieron el ventilete del techo del vehículo, para ingresar al habitáculo y sustraer un fusil de asalto M4, calibre 5.56 y con dos cargadores, así como un subfusil FAMAE, calibre 9 mm. Además se llevaron un fusil de asalto Galil, calibre 5.56 con dos cargadores, y una pistola Glock modelo 17, calibre 9 mm y con cinco cargadores.

Las dos primeras armas están registradas en la Dirección de Material Bélico (Dimabel), a nombre de Ibarra. Las restantes son propiedad de la Policía Nacional. El viceministro de Seguridad Interna charló con la 650 AM acerca del robo que sufrió y dijo que “el cargo no le da un blindaje, cualquiera puede ser víctima, tenga el cargo que tenga”.

Dijo que sospecha de que alguien conocía sus movimientos, ya que se sabía cuáles eran las armas que contaba consigo. Comentó que sus armas no estaban aseguradas. “Yo soy consciente de que yo soy responsable de no haber chequeado, porque yo les liberé (a los custodios). Ellos son humanos también”, añadió.

 

Pequeño Cottolengo recibirá asesoramiento de Pro Bono

En el marco del Programa “Abogacía Pro Bono", del Centro Interdisciplinario de Derecho Social y Economía Política de la Universidad Católica (CIDSEP-UC), se firmó un convenio entre el Estudio Jurídico Gross Brown y el Pequeño Cottolengo Don Orione, que asiste a personas con discapacidad. El objetivo: asesorar legalmente a dicha organización.

El convenio constituye un paso importante para los objetivos del Programa Pro Bono, según la coordinadora Mónica Cáceres La Serna.

"Es un inicio para el proceso de consolidación de los servicios legales pro bono hacia las organizaciones de sociedad civil, colaborando con las mismas para el cumplimiento de sus fines", agregó.

El Pro Bono en el Paraguay se gestiona a través del CIDSEP UC, Institución dependiente del Rectorado de la Universidad Católica, sito en Alberdi 855 de la ciudad capital.

En el acto de firma estuvieron presentes, el Dr. Eduardo Gross Brown y la abogada Sandra Andrada en representación del Estudio Jurídico Gross Brown. Por parte del Pequeño Cottolengo participaron el Presbítero Hernán Mereles y Miguel Montiel. Las abogadas Cristina Boselli y Mónica Cáceres La Serna, estuvieron firmando el acuerdo por parte del Programa Abogacía Pro bono.

Los interesados en formar parte informarse llamando al CIDSEP: Telefax: (021) 445-429, escribiendo a cidsepuca@gmail.com/ Cidsep@uc.edu.py, visitando la web: http://www.cidsep.org.py o su fan page en la red social http://www.facebook.com/cidsepUC.