Fiscal que investiga muerte de Nico: "Conducir bajo los efectos del alcohol ya no es delito"

El fiscal Óscar Delfino, quien investiga la muerte del joven Rubén Nicolás Fernández, alegó que el informe pericial señala que la responsabilidad del accidente no recae en el conductor Mauricio Matías Gulino Lird, a quien solo lo acusó por omisión de auxilio y lo liberó del homicidio culposo. Además de indicar que la víctima cruzó mal, remarcó que para la Corte Suprema de Justicia, ya no es delito conducir bajo los efectos del alcohol.

Con relación al caso del joven Rubén Nicolás Fernández Cañiza, quien murió en un accidente de tránsito en la vía pública, el fiscal Óscar Delfino indicó que Mauricio Matías Gulino Lird fue imputado inicialmente por Homicidio Culposo y Omisión de auxilio, pero que solo lo acusó por el segundo delito porque el peritaje realizado por el perito de la Policía Nacional, Oficial 1ro Carlos Javier Rotela, concluyó que no había responsabilidad por parte del conductor.

Según el fiscal, el perito informó que la velocidad determinada al momento del impacto era de 59,07 KM/h. De acuerdo con dicho informe pericial, “el accidente era inevitable para el conductor”, porque la zona del cruce que realizó el peatón no fue en área peatonal, la luminosidad jugó en contra, entre otros aspectos.

“Aquella responsabilidad recae en el factor humano (peatón) quien ejecuta una maniobra de cruce en lugar no habilitado para dicha acción, además de hacerlo en forma intempestiva lo cual no le dio espacio, ni tiempo suficiente para finalizar la acción del cruce constituyendo un peligro para su propia integridad física con lo cual se produce el atropello. El mismo falleció a causa de las lesiones”, concluye.

CONDUCIR EBRIO YA NO ES DELITO

Mauricio Matías Gulino Lird fue sometido a la prueba de alcohol y el resultado fue de 0,04 mg/l (miligramos de alcohol por litro de aire espirado), según los antecedentes del caso.

En ese sentido, el fiscal recurre a una Jurisprudencia de la Corte (marzo de 2019) para mencionar que “conducir bajo los efectos del alcohol ya no es delito”. Al repecto, ahonda que conducir bajo los efectos del alcohol se subsumía en “Exposición a peligro en el tránsito terrestre, que a su vez se remitía a una ley especial que establecía las graduaciones (ley de tránsito y seguridad vial). Pero la Corte, en una resolución de 2019, determinó que dicha Ley tenía una laguna en lo relativo a la graduación y determinó que conducir bajo los efectos del alcohol es una conducta atípica. Con esta posición la Corte excluye la intervención del Ministerio Público por no ser delito.

El Ministerio Público anteriormente realizaba la investigación e imputación en los casos de alcotest positivo. Sin embargo, con esta postura de la Corte Suprema de Justicia que rechaza la intervención de la Fiscalía, estos casos quedan sin poder ser imputados por conducir en estado de ebriedad. En el 2019 se intentó una modificación de la ley pero no tuvo avances porque la misma fue vetada por el Poder Ejecutivo.

Si bien la ley dice que el Ministerio Público sólo puede actuar en casos de falta gravísima, tampoco la ley establece que graduación es gravísima y establece una sanción hasta 2 años o multa.

Incluso, el Juzgado Penal de Garantías afirmó en aquel entonces que la decisión de la Corte era correcta desde el punto de vista legal, la resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que interpreta que conducir en estado de ebriedad es falta administrativa y no delito que merece persecución penal.

También la Fiscalía informa que A fin de relevar más datos sobre los procedimientos realizados en dicha causa la misma será sometida a una auditoría de control de gestión a fin de un análisis exhaustivo de las diligencias realizadas.

OTRO CASO SIMILIAR

Para sustentar su argumento, el fiscal de la causa recuerda que la misma Sala de la Corte confirmó el pasado 1 de julio el sobreseimiento definitivo de una mujer que dio al alcotest 0.364 mg/L. En ambos casos, el ministro Manuel Ramírez Candia estableció que por la baja graduación alcohólica, los casos debían dirimirse en el ámbito administrativo, acorde a la misma ley de tránsito, y también advirtió que existe un obstáculo legal en casos así.

“Al no hallarse en la norma el límite máximo de la falta gravísima el aplicador se encuentra en la imposibilidad de determinar a partir de cuánto la conducta podría ser punible”, menciona Ramírez Candia en la sentencia del año pasado. Peña se adhirió a su voto, según expone el Ministerio Público.

“La Corte hace un argumento basándose en un principio cardinal del derecho penal, el principio de legalidad. La ley no dice claramente a partir cuánto sería delito. Técnicamente hoy no hay un tipo penal, no sabemos a partir de qué momento se configuraría la exposición al peligro en el tránsito terrestre”, resalta el fiscal.

 

Caso Nico: Fiscal se ratifica en que el fallecido es el culpable y no el conductor ebrio

El fiscal Óscar Delfino en su escrito de pedido de sobreseimiento definitivo a favor de Mauricio Guilino Lird, quien conduciendo bajo los efectos del alcohol atropelló y mató a Rubén Nicolás Fernández el 17 de enero de 2020, concluye que el responsable del hecho fue la víctima fatal.

En un escrito, que a todas luces es parcialista, y está compuesto para beneficiar a Mauricio Guilino, el fiscal Delfino, primero señala que el conductor de la camioneta que ocasionó el mortal accidente fue imputado por los hechos de homicidio culposo y omisión de auxilio, sin embargo luego toma el peritaje hecho por el agente de Policía Carlos Javier Rotela, que concluye que no existe responsabilidad del chofer en el hecho, para llegar a la conclusión que el único responsable de lo ocurrido fue el joven fallecido.

Primer hecho que llama la atención de la pericia es que se señala que la camioneta guiada por Gulino iba a 59,07 kilómetros por hora, cuando en el vídeo del circuito cerrado no solo se ve que el móvil va a más velocidad, sino que se desvía y atropella a Nicolás Fernández quien trata de salirse de la dirección del vehículo, pero no lo logra debido al exceso de velocidad que traía el rodado.

“Según dicho informe pericial “el accidente era inevitable para el conductor”, entre varios puntos el perito explica la zona del cruce que realizó el peatón (no fue en área peatonal), la luminosidad, y otros elementos concluyendo que aquella responsabilidad recae en el factor humano (peatón) quien ejecuta una maniobra de cruce en lugar no habilitado para dicha acción, además de hacerlo en forma intempestiva lo cual no le dio espacio, ni tiempo suficiente para finalizar la acción del cruce constituyendo un peligro para su propia integridad física con lo cual se produce el atropello”, dice textualmente el informe en el que se base el fiscal Óscar Delfino, para pedir el sobreseimiento de Guilino.

En el informe se da a entender que Nicolás Fernández, es quien tiene la culpa del accidente y no el conductor que venía a gran velocidad, ebrio y que luego huyó de la escena del hecho.

A las claras se ve la manipulación que hace el fiscal Delfino del informe para blanquear a Gulino, se podría decir que en el caso que el joven Fernández no hubiese fallecido, hasta podría haber sido imputado por ser causante de un accidente de tránsito. A todas luces es claro que se maniobró a favor del imputado, para pedir su sobreseimiento definitivo.

Pedido que tiene que ser estudiado en la audiencia preliminar que debe afrontar Gulino el próximo martes 20 ante el juez Julián López, quien puede aceptar blanquear al imputado o solicitar un trámite de oposición que es una segunda opinión de la Fiscalía General del Estado.

 

COVID-19: Central registra aumento sostenido de casos desde hace 6 semanas

El Dr. Roque Silva, titular de la XI Región Sanitaria, manifestó que el promedio de contagios se mantiene desde hace 6 semanas en el departamento Central. Precisó que San Lorenzo, Luque y Lambaré están en la mira debido a que son las localidades con más casos confirmados de COVID-19.

El Dr. Silva explicó que desde hace 6 semanas se registra un aumento sostenido de casos en el departamento Central. Indicó que el mes de octubre finalizó con 1.300 casos confirmados y septiembre con 2.300.

“Desde ese entonces nuestro promedio va desde 2.400 hasta 2.800 contagios. Los distritos con más casos son San Lorenzo está con más de 3.000, luego le sigue Luque, Lambaré, Capiatá y Fernando de la Mora”, expresó en contacto con 1000 AM.

El especialista resaltó que la gran ventaja que se presenta es que la mayoría de los infectados son asintomáticos o presentan cuadros leves que no requieren internación.

Por último, dijo que tanto en Central y Capital, 7 de cada 10 habitantes cumple con los protocolos sanitarios.

“Necesitamos que esos 3 que no cumplen, cumplan y ahí vamos a estar mejor”, apuntó.

En su conferencia de prensa realizada ayer, El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, confirmó que el departamento Central sigue manteniéndose como el epicentro de casos de COVID-19 a nivel país, con las ciudades de San Lorenzo, Lambaré, Capiatá y Luque como las más críticas en cuanto a cantidad de contagios.

Reiteró que actualmente Paraguay se encuentra en una especie de “meseta”, con una estabilización en la cantidad de casos.

 

"Nico volvió al país porque su abuela estaba muriendo, era un muchacho maravilloso"

Rubén Fernández, padre de Nicolás Fernández Cañiza (23), quien falleció tras ser atropellado por un vehículo al mando de Mauricio Matías Gulino Lird (27), relató cómo fueron los últimos meses de vida del brillante estudiante que encontró la muerte tras retornar del extranjero porque su abuela estaba muriendo.

En entrevista con el canal GEN y radio Urbana FM, Rubén Fernández comentó que el 17 de diciembre del 2019 su hijo Nicolás retornó al país luego de culminar sus estudios universitarios en Brasil tras conseguir una beca de la embajada de ese país.

“Él terminó su tesis muy rápido, con excelente nota y antes del plazo previsto, y ya vino a Paraguay porque su abuela, mi mamá, estaba muriendo lentamente de un cáncer. Diez días después de su llegada, su abuela fallece”, recordó en medio de las lágrimas.

El afligido padre comentó que luego de los días de luto, en el mes de enero se dedicó más a sus amigos tras reencontrarse con ellos. “Él era muy cercano a sus excompañeros. Se levantaba y dormía con una sonrisa, siempre hacía bromas pesadas. Era un muchacho maravilloso”, contó.

Es así que el 17 de enero de este año fue a un encuentro con sus amigos y cuando retornaba a su casa caminando fue arrollado por Matías Gulino Lird, quien por coincidencias de la vida es el hermano del excompañero de Nico, según comentó su padre. “Esa noche yo le recomendé (al ahora fallecido) que no lleve el auto si es que iba a tomar, que tome un taxi o vuelva caminando porque era cerca de nuestra casa. Mi hijo volvía caminando cuando cruzó en la esquina de Perú y no se percató de la velocidad en que venía el auto”.

Fernández cuestionó que Mauricio Matías Gulino Lird huyó del sitio tras atropellar al joven y recién volvió a la escena tras ser perseguido por un testigo y allí solo se limitó a mirar lo que ocasionó. Además criticó que la pericia fiscal haya concluido que solo iba a 59 km/h cuando ocasionó el fatal accidente, siendo que las imágenes de una cámara de seguridad de la zona y un software que se trajo de Europa revelan que supuestamente transitaba entre 90 a 100km/h, además estaba alcoholizado.

Respecto al bajo nivel de alcohol que salió en el examen, el padre mencionó que se tardó en hacer ese procedimiento. “Casualmente salió muy bajo teniendo en cuenta que muchas personas dijeron que él (Matías Gulino Lird) se encontraba en un local tomando cerveza”, acotó.

TRATOS OSCUROS

En otro momento, el padre comparó el caso de su hijo con el de la joven madre Natalia Godoy que fue arrollada en una parada de bus en Fernando de la Mora, porque la defensa -según sus palabras- pretende manchar la imagen de una persona que ya no se puede defender, de modo a quitar la responsabilidad del conductor que conducía ebrio.

“Hay sospecha de manos oscuras y tratos oscuros. Si un fiscal no quiere mirar las pruebas que tenemos y solo acepta lo que dice un perito que no es juez. Si esto no es caballo de Troya, no sé qué es”, arremetió.

El martes 20 de octubre a la mañana se hará la audiencia preliminar ante el juez Julián López para evaluar el pedido de sobreseimiento definitivo que pidió el fiscal Óscar Delfino a favor del procesado. De modo a presionar para conseguir justicia, A las 07:00 se hará una manifestación frente al Palacio de Justicia.