Gobierno ningunea a nativos y estos anuncian medidas más fuertes para forzar salida de Ana Allen

Más de 40 familias pertenecientes a diferentes comunidades indígenas, siguen apostados en el microcentro de Asunción a la espera de una respuesta a sus reclamos por parte del Gobierno.

Estos indígenas habían llegado a la capital hace más de 3 meses, en reclamo a una serie de irregularidades ocurridas en el departamento de Canindeyú, específicamente en la localidad de Tacuara’i.

Entre una de las denuncias manifestadas, está la muerte de Isidoro Barrios, supuestamente en manos de colonos brasileños durante un ‘violento’ operativo de desalojo meses atrás.

Los nativos aseguran que los propios colonos se llevaron el cuerpo del fallecido, y hasta hoy día sigue sin aparecer.

A este hecho, se le suma el reclamo hacia la titular del Indi, Ana María Allen. Según manifiestan, la misma no los recibe alegando “falta de tiempo”, además de discriminarlos en todo momento.

A raíz de estas situaciones, el pasado 11 de diciembre remitieron una nota al presidente Mario Abdo Benítez, pero hasta el momento no obtuvieron respuestas por parte del mandatario ni de otra autoridad.

Otro de los grupos presentes en la capital es el perteneciente a la Plataforma de Mujeres y Jóvenes Indígenas del Chaco, También solicitan la destitución de la presidenta del Indi y respuestas de las autoridades nacionales.

Este viernes, poco después del mediodía realizaron una movilización por las calles del microcentro, llegando hasta la sede del Indert. En ese lugar, los indígenas denunciaron que fueron víctimas de un desmedido uso de la fuerza por parte de los efectivos de la Policía Nacional para repelerlos.

Por último, anuncian que de no tener respuesta favorable en los próximos días, más indígenas estarían llegando hasta la capital y hasta hablan de realizar cierre de rutas en todos los departamentos de la República.



 

La 'trampa' de Arrom para zafar de caso secuestro y de paso sacarle plata al Estado

La Dirección de DDHH de la Fiscalía reveló que Juan Arrom pidió en el 2009 una indemnización como víctima de la dictadura de Stroessner, utilizando el mismo informe psicológico que se le practicó cuando alegó ser víctima de secuestro y tortura en el caso María Edith. Aquel documento lo firmó el esposo de Esperanza Martínez (Frente Guasu), doctor Carlos Portillo.

La abogada Alejandra Peralta, directora de Derechos Humanos del Ministerio Público, defiende al Estado paraguayo ante la Corte Interamericana de DDHH, por las acusaciones de desaparición forzada y tortura de Juan Arrom y Anuncio Martí.

En este sentido reveló que desde el Brasil Arrom solicitó recién en el año 2009, una indemnización como víctima de la dictadura de Alfredo Stroessner. En este pedido incluyó entre las documentaciones el mismo informe psicológico que se le practicó en el 2002, como supuesta víctima de tortura por parte de policías.

Aquel informe está firmado por el doctor Carlos Portillo, actual esposo de la senadora del Frente Guasu, Esperanza Martínez. “En ese entonces ellos se negaron someterse a la inspección médica del Ministerio Público, y presentaron sólo el certificado médico expedido por ellos”, dijo a Paraguay TV la abogada Peralta.

Este detalle será uno de los aspectos que se incluirá entre los expedientes que Paraguay presentará el próximo 7 de febrero en San José de Costa Rica, con el objetivo de dar un mensaje a la comunidad internacional.

“Al declarar la Corte IDH que el Estado paraguayo es culpable de secuestro y tortura a estas personas evadiendo el proceso de investigación interno que se realizó, indirectamente los hacen inocentes del caso de secuestro de María Edith Bordón, por tanto sería como matar 2 pájaros de un solo tiro”, afirmó.

Recordó que se demostró mediante un proceso penal, que no hubo elementos probatorios contra los policías por el supuesto secuestro y la presunta tortura que denunciaron Arrom y Martí.

 

Eutanasia: cuando a la familia le toca despedir a un integrante de cuatro patas

La decisión de terminar con una situación de mucho sufrimiento para la mascota implica un proceso médico que debe realizarse con respeto ya que se trata de despedir a un miembro de la familia, explica el doctor Hugo Brown. El propietario debe estar de acuerdo con el procedimiento, ser informado de el paso a paso, las drogas que serán utilizadas y que el animal de su último suspiro sin reacciones adversas.

La eutanasia es un procedimiento que realiza un profesional veterinario cuando fueron agotadas todas las instancias para mantener con vida a una mascota sea perro o gato y por sobre todo es para dar término a una situación de mucho dolor para el animal, explica el doctor veterinario Hugo Brown.

Por lo general, la eutanasia se practica en casos de enfermedad terminal del animal como el cáncer cuando ya hizo metástasis dañando órganos como el hígado, el hueso, también en accidentados o en los que quedan con serias secuelas tras algún episodio de ataque por parte de otro animal.

El primer paso es la propuesta del profesional a los miembros de la familia y saber si están o no de acuerdo con llevar adelante el procedimiento una vez que se constata que tanto médica como técnicamente las cosas no están avanzando positivamente.

La segunda parte sigue con la decisión familiar, todos los integrantes deben estar de acuerdo, de lo contrario el proceso no continúa, aclara Brown. “Tiene que haber un consenso general porque se firma un documento que autoriza la eutanasia y es con el que se ingresa al cementerio”, explica el profesional.

La misión del veterinario es acompañar en todo momento al propietario porque es una situación de mucho dolor porque la persona está perdiendo a una parte importante de su vida y su familia.

“El profesional que no siente el dolor del otro no puede estar acá ni hacer el procedimiento, nosotros estamos capacitados para salvar la vida de los animales y ponerle fin cuando hay dolor pero humanitariamente porque la despedida es a ese ser que está partiendo a otro mundo”, señaló.

En comparación con años anteriores, la práctica de la eutanasia se fue humanizando ya que se realiza sin dolor, con rapidez y sobre todo para que el animal no tenga ninguna reacción adversa a la droga que se le aplica.

Primeramente, se le inyecta sedantes, analgésicos que permite que el animal se desconecte de la realidad sin sufrimiento y el segundo paso es la aplicación de la droga definitiva. Todo dura aproximadamente un minuto tiempo en que se recomienda acompañar al perro o gato y por lo general los propietarios acceden a presenciar todo el proceso.

“Es parte de la familia, es un sentimiento y un dolor despedirlo en su último suspiro y el profesional debe explicar paso por paso y mostrar cada droga que va siendo aplicada”, destacó Brown.

“Luego nos retiramos unos 5 o 10 minutos y nos mantenemos pendientes de la persona. Todo lo hacemos con respeto porque esa mascota dio tanta alegría a esa persona y a su familia y esos son los últimos minutos juntos”, reflexionó.

Recomendó a los propietarios que soliciten al profesional que les muestre todas las drogas que serán aplicadas y asegurarse que no produzca reacciones adversas. Luego se llama a una fundación que es la encargada de retirar al animal hasta su lugar definitivo.

“Las drogas no tienen que hacer daño al animal , ahora son más finas, delicadas y puras y con eso se logra una analgesia profunda y una eutanasia humanitaria y sin dolor ni sufrimiento”, indicó.

Las enfermedades más comunes que llevan a una instancia como esta es el cáncer de hueso, hígado y de mama que afecta a los perros, se daña el pulmón y el animal puede sufrir una asfixia, morir desangrado por la rotura de bronquios o por una insuficiencia renal que produce una intoxicación, para esto existe la posibilidad de una dialisis peritoneal que permite alargar la vida del animal por unos años más.

Las causas del cáncer en un animal no están determinadas, afirmó Brown y explicó que existen casos como el cáncer de piel en los perros con el pelaje blanco, el de mama en las perras que reciben la anticelo que le va formando carcinomas mamarias y luego hace metástasis en huesos y pulmones.

Estas patologías detectadas a tiempo pueden curarse y el animal llevar una larga vida junto a su familia.

La leshmania

El diagnóstico de leshmania permite que el animal sea tratado, con drogas que reducen los daños en articulaciones, vasos y otros órganos pero existe la posibilidad de mantener a la mascota con una gran responsabilidad por parte del propietario ya que está latente la transmisión de la enfermedad por el mosquito.

“El tema leshmania es Salud Pública netamente porque mantener a un animal con la enfermedad es una responsabilidad muy grande y existe el riesgo de transmisión a mujeres embarazadas, niños, ancianos, diabéticos, personas con VIH y alcohólicos”, agregó.

Sobre el punto, recomendó recurrir a un veterinario infectólogo que podrá dar la información y diagnóstico preciso del animal y la posibilidad de mantenerlo con vida.

 

Antidrogas retienen camioneta con más de una tonelada de marihuana

Efectivos policiales y antidrogas interceptaron una camioneta repleta de droga en Ñeembucú. Los intervinientes incautaron 1.120 kilos de marihuana y detuvieron al conductor. La carga se dirigía a la Argentina.

El equipo compuesto por la Senad, la Policía y las fuerzas especiales, montó el operativo de control a 30 kilómetros de la ciudad de Pilar.

En el lugar interceptaron una camioneta al mando de Alberto Ramírez (52), quien quedó detenido después de la verificación del vehículo, donde encontraron 1.120 kilo de marihuana.

“El cargamento no contaba con ninguna medida de seguridad de ocultamiento”, comentó Raúl Riveros, del departamento de Comunicación de la Senad, en entrevista con la 970 AM.

El destino final de la carga era el mercado Argentino. El conductor pretendía llegar hasta orillas del río Paraná, para a partir de allí contactar con narcos del sector argentino, quienes desde ahí transportarían la droga hasta Itatí, luego a Corriente, posteriormente a Rosario y finalmente a Buenos Aires.

Se desconoce quién es el propietario de la carga, ya que el único detenido que es el conductor, se abstuvo de declarar. No obstante, los investigadores saben que el sujeto solo cumple la función de trasladar la droga. La fiscal Zully Figueredo decidirá qué medidas aplicar al implicado.