Hay más de 200 personas en lista de espera de un órgano

El Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT) registra más de 200 personas en lista de espera de un órgano para mejor su calidad de vida, la cual puede cambiar con la decisión altruista de ser donante y posibilitar vida, incluso después de la muerte.

La doctora Elsa Escalante, coordinadora Médica del INAT, informó que hay 149 pacientes para trasplante de córnea, 52 pacientes para trasplante de riñón, 6 pacientes para trasplante de corazón y 5 pacientes para trasplante de hígado.

‘’El último trasplante que se realizó fue la semana pasada, tuvimos 2 operativos grandes, se pudieron operar riñón, córnea y tejido óseo’’, comentó.

La responsable comentó que la pandemia afectó incluso a la donación de órganos y tejidos porque los pacientes donantes estuvieron en terapia intensiva en una sala de reanimación y el hecho de que haya estado copado por cuadros respiratorios hizo una importante caída.

‘’El programa de notificación seguía activo ajustado a protocolos Covid, en todas las fases de la pandemia nosotros íbamos adaptando ese protocolo que sigue incluyendo PCR para el receptor, PCR para el donante, eso nos hizo trabajar y ajustar nuestras exigencias en cuanto a los tiempos, sobre las notificaciones, siguieron activas con un descenso importante’’, aseguró.

Por otra parte, Escalante recordó que, según la Ley Anita 6170/18, toda persona mayor de 18 años es considerada donante de órganos posterior a su fallecimiento.

‘’Lo más importante es comunicar a la familia y a los amigos el deseo de ser donante, y que ellos respeten la decisión. Según el INAT, hay mayor apertura a la donación por parte de la población, pero hace falta incrementarla, pues cada día se suman más personas a la lista de espera de un órgano, y algún día podría tocarle a uno mismo o a los familiares’’, mencionó.

 

Para combatir ola de inseguridad, Policía determinará "zonas rojas" mediante la tecnología

La Policía Nacional lanzó hoy el “Plan de Acción Temprana” contra la inseguridad, que contempla la localización de “zonas rojas” donde se registran mayor cantidad de hechos delictivos. De esta manera, se podrá direccionar una mayor dotación de agentes policiales.

Autoridades nacionales participaron este martes del lanzamiento del nuevo “Plan de Acción Temprana” de la Policía Nacional.

El mismo consiste en la ubicación de zonas con mayor índice de inseguridad en Asunción y otras ciudades del Área Metropolitana mediante el uso de la tecnología.

Para el efecto, se hará un georeferenciamiento de las denominadas “zonas rojas” donde se registra la mayor cantidad de denuncias de hechos delictivos, además de determinar los horarios de mayor frecuencia o los patrones de los delincuentes.

Para elaborar el mapa de calor se tendrán en cuenta las denuncias que ingresen a las comisarías a través del Sistema de Información Policial (SIP) como también por el Sistema 911.

Al determinar cuáles son las zonas más conflictivas, se podrá direccionar a agentes del Grupo Lince o a alguna patrullera para que puedan tomar intervención y hacer un recorrido de manera más frecuente.

El Crio. Gral. Carlos Benítez, director de Policia de Alto Paraná, manifestó al canal GEN que con esto buscarán que la función de la Policía sea más predictiva en el ámbito de seguridad, por eso utilizan la plataforma que les presenta datos en tiempo real.

 

Puesto de venta de yuyos era fachada para traficar crack

Agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) detuvieron a un hombre quien bajo la fachada de la venta de yuyos para el tereré, en verdad vendía drogas.

Claudio Ozuna (36), es el capturado luego que los antidrogas descubrieran que el puesto que montó en una escrita del barrio Boquerón II de Ciudad del Este no era otra cosa que una fachada, su principal ingreso era por la venta de crack.

Entre sus cosas Ozuna, tenía ocultos 41 dosis de crack y también dinero de baja denominación que sería fruto de la venta de drogas. Las denuncias señalaban que el hombre vendía la droga a jóvenes durante las horas de la mañana.

Tras la captura el hombre y los estupefacientes fueron llevados a la sede la Senad de Alto Paraná. Ozuna fue puesto a disposición del Ministerio Público.

 

Moderno laboratorio realiza estudios y ensayos de seguridad de presa de obras de Itaipu

El Laboratorio de Tecnología de Hormigón de Itaipu realiza el control de calidad y estudios en hormigón, suelo y otros materiales de obras civiles. Además, del laboratorio de microscopía electrónica de barrido, cuyas funciones principales son el estudio acerca de la durabilidad de la presa de la central hidroeléctrica.

“Estos análisis son realizados para el control de calidad de los materiales a ser utilizados en las obras ejecutadas por ITAIPU, así como en estudios para determinar la durabilidad y las patologías de los materiales de la estructura de la presa de la Central Hidroeléctrica”, explicó el Ing. Ricardo Rodríguez Báez, de la División de Obras Civiles de la Dirección Técnica (SOCC.DT) de la entidad.

Añadió que, para el estudio correspondiente, las muestras deben ser preparadas mediante reducción de tamaño, corte, pulido y recubrimiento con un material conductor, sea oro o carbono, para posteriormente ser colocados en el microscopio en donde se someten a la acción de un haz de rayos x.

Precisó que, posteriormente, las muestras son analizadas en el microscopio electrónico, donde se puede obtener una resolución de hasta 3 nanómetros y tiene una capacidad de ampliación de hasta 1 millón de veces; a modo de comparación el diámetro de un cabello humano es de 75.000 nanómetros.

Acotó que con esto se obtiene información precisa sobre la microestructura del material, es decir, su morfología, y también se pueden detectar micro fisuras o la forma de los cristales, entre otras informaciones relevantes. Mediante detectores específicos, es posible además determinar los elementos químicos presentes en la muestra analizada.

En el laboratorio además se analizan las muestras de materiales de obras civiles como cemento, agregados y materiales como argamasas, hormigón, suelos y ciertos metales para su caracterización microestructural y para obtener datos sobre su composición química, es decir, los elementos que la componen.

El Laboratorio de Tecnología de Hormigón fue una de las primeras estructuras que se conformó para realizar el control de calidad de los materiales durante la construcción de la presa de Itaipu.

Hoy en día, además de realizar el control de calidad de los materiales, brinda asistencia técnica para los sectores responsables de la seguridad estructural de la presa, por medio de la ejecución de estudios y ensayos de campo y laboratorio, empleando equipos de precisión y con recursos humanos altamente calificados.

El microscopio electrónico de barrido es considerado como único en la región del Alto Paraná, existiendo solo dos unidades a nivel país, destacó el Ing. Fernando Ramos, jefe de la División de Obras Civiles de la Dirección Técnica.