Imputado policía que custodió casa de narcotraficante, la fiscalía no cree en su versión

La agente fiscal Lorena Ledesma Jara, imputó a Carlos Alfredo Mendoza por obstrucción y frustración a la persecución penal, en el marco a su supuesta vinculación miembros del Primer Comando Capital (PCC). Se solicitaron medidas para el oficial de la Policía Nacional.

La representación Fiscal tendría sospecha suficiente de que Carlos Alfredo Mendoza, quién cumplía funciones en la Comisaría 4º de Asunción, utilizó su rango de Oficial de la Policía Nacional a fin de custodiar a Eduardo Aparecido Almeida, alias Piska, y Marcelo Moreira Prado, personas identificadas del mencionado grupo criminal PCC.

La función del oficial Mendoza sería la de custodiar a los ciudadanos brasileños y facilitar documentos de identidad para transitar libremente dentro del territorio paraguayo y de esa forma eludir los controles.-

Ante la información sobre la presencia de un ciudadano de nacionalidad brasileña, quien sería miembro activo del grupo criminal Primer Comando Capital (PCC), el Ministerio Público procedió al allanamiento de la vivienda ubicada en la ciudad de Asunción, sobre las calles Austria entre Bélgica y Viena, que fuera autorizado por el Juez Penal de Garantias de Turno de la capital, Paublino Escobar Garay.

Es así que al realizarse el allanamiento de la vivienda mencionada, dentro de la misma se habrían encontrado a los ciudadanos Eduardo Aparecido de Almeida alias “Piska” quien tendría procesos en territorio brasileño por hechos punibles relacionados al tráfico internacional de drogas, Marcelo Moreira Prado, además al hoy imputado Carlos Alfredo Mendoza, oficial de la Policía Nacional.

En el procedimiento fueron incautados teléfonos celulares, chips, vehículos de alta gama, sumas de dinero, facturas y otros documentos varios.​

 

Condenado por fabricar aceite de cannabis acusa presión de embajada de EE.UU y a fiscales

Édgar Martínez Sacoman rompió el silencio este jueves y habló de la condena y la prisión en su contra por producción de aceite de cannabis. Dijo que todo forma parte de una persecución y que los fiscales reciben premios por parte de la Embajada de los Estados Unidos.

Un Tribunal de Ciudad del Este hizo lugar a la apelación de la Fiscalía para que Martínez Sacoman vuelva a la cárcel. En principio fue condenado a dos años y medio pero por pedido del fiscal Elvio Aguilera, la condena debe ser de cinco a 10 años y debe ser cumplida en prisión, sin posibilidad de una alternativa

“Es una situación ridícula y difícil de creer. Parece un chiste, una pesadilla no sé cómo llamarlo”, expresó Martínez Sacoman quien elabora aceite de cannabis que sirve para que miles de personas puedan realizarse tratamientos médicos y hacer mas llevaderas enfermedades como la parálisis o el cáncer, entre otras.

En conversación con la 1020 AM sostuvo que durante el juicio, que duró cuatro meses, habían médicos que corroboraron que nunca vendió aceite. Incluso, existe un antecedente en el que una persona fue sobreseída luego de haber sido encontrada con 12 kilos de marihuana para la elaboración del aceite. “Fue admitida la prueba pero no se tuvo en cuenta por la Fiscalía”, sostuvo.

En su caso, dijo que le encontraron 800 gramos de cannabis congelado, ya dentro de agua, un estado en el que ya es inservible como narcótico. Indicó que su defensa alegó un desistimiento, figura contemplada en el artículo 28 del Código Penal en el que una persona desiste de cometer un hecho punible.

Édgar Martínez Sacoman tiene 40 años, no es casado y tampoco tiene hijos. Vive en la casa materna y, durante el tiempo que duró su proceso, contempló dedicarse a la jardinería pero su preocupación le impidió por lo que sigue esperando sentado novedades sobre qué sucederá con él.

“Es una persecución. Es algo que a nivel jurídico y a nivel de justicia no tiene ningún tipo de objetividad. Es una persecución claramente. Tengo varias teorías, (el fiscal) pisa fuerte en la Embajada de EE.UU. y tiene que meter adentro a alguien”, dijo Martínez quien habló de que las políticas antidrogas de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) son impulsadas por la mismísima DEA, su similar pero de Estados Unidos.

Dijo que el fiscal del caso “persigue puntos” que los obtiene en la Embajada, entre otros intereses. “Se ensaña con todo el mundo. Nadie se anima a denunciar como yo estoy denunciando. La gente tiene miedo. Hay muchos rumores de que reciben sobresueldo de la DEA, el brazo ejecutor de la Senad. Los premios que van sumando cambian por puntos más elevados”, manifestó.

Finalmente dijo que su objetivo es reivindicar a los ciudadanos comunes quienes tienen el derecho a la vida, a la salud y a la libertad. “Ojalá este caso sirva de ejemplo para cambiar las cosas y con este nuevo gobierno ojalá se pongan las pilas”, indicó.

 

¿Hay cosas que el dinero no puede comprar...? En lío por una publicidad disparan a la Corte

La Sala Constitucional de la Corte decidió hacer lugar a la acción de inconstitucionalidad promovida por la firma de tarjetas MasterCard ante la denuncia realizada por el publicista Eduardo Apesteguía, en reclamo a derechos de autor.

Apesteguía había demandado en el año 2010 a la marca de tarjetas MasterCard por el supuesto plagio de una frase que esta utilizó desde 1997. Reclamó ser reconocido como autor moral de la publicidad y exigió una indemnización de 120 millones de dólares.

La frase original de la publicidad creada por Apesteguia en 1994 dice: “Hay cosas que el dinero no puede comprar. Pero, todo lo demás, se compra con Bancard”, mientras que el eslogan utilizado por MasterCard desde 1997, cuya autoría se adjudica la firma McCann Erickson dice: Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, MasterCard”.

El caso siguió mucho tiempo sin resolverse y en el proceso saltaron groseras maniobras, según el demandante, para “cocinar” el caso en el Poder Judicial.

La defensa del publicista había detallado que todas las irregularidades comenzaron cuando la empresa denunciada presentó una acción de inconstitucionalidad y en tribunales se dio trámite, siendo que era extemporánea.

Esto generó una cadena de inhibiciones, hasta que finalmente quedó conformada la sala constitucional con los camaristas Neri Villalba, Óscar Paiva Valdovinos y Arnaldo Martínez Prieto.

Lo que hizo aun más grave la cuestión -sostiene la parte demandante- fueron las presiones que estaría ejerciendo el ministro de la Corte Suprema, Antonio Fretes, quien a pesar de haberse inhibido, siguió participando en las decisiones de los magistrados encargados de emitir sus votos en la presente causa.

Los abogados de Apesteguia plantearon una recusación con expresión de causa contra los magistrados Oscar Paiva Valdovinos y Nery Villalba Fernandez, alegando que los magistrados citados demostraron abierta parcialidad e interés en el presente juicio violentado así los derechos procesales del publicista.

La recusación fue rechazada el pasado 12 de julio por los mismos magistrados, quienes argumentaron que el planteamiento es extemporáneo e improcedente.

La sentencia del caso sale el mismo día que se rechaza la recusación y favoreciendo de esta manera a la acción de inconstitucionalidad planteada por la empresa de tarjetas.

En su descargo, el camarista Martínez Prieto, dejó constancia de las reiteradas irregularidades en los autos, donde se invocaban el nombre del ministro Antonio Fretes.

Martínez Prieto señaló que elevó su denuncia a la Dirección General de Auditoría de Gestión Judicial, dependencia encabezada por el abogado Mario Elizeche y ante el entonces presidente de la Corte, Luis María Benítez Riera. Sostuvo que ninguno de ellos se dignó en asumir algún tipo de intervención en salvaguarda del manoseo del proceso.

El camarista finalizó su descargo diciendo que esta circunstancia impidió que ejerza sus funciones jurisdiccionales, imposibilitando la emisión de su criterio.

 

Artesanas indígenas venden sus productos vía 'online'

Las artesanas indígenas presentes en la Expo 2018 presentan una nueva innovación, se trata de una página en internet a través de la cual se puede seleccionar los productos, comprarlos y recibirnos en cualquier punto del país o del extranjero.

Esta plataforma denominada E-paca está siendo promocionada en el stand de la Secretaria Nacional de Turismo (Senatur) y desde ahí los interesados son guiados hasta los artesanos que están en plena labor de tejido y armado en su stand del Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA).

Esto forma parte del esfuerzo para incluir la artesanía en la rueda del desarrollo económico nacional, como un motor más de la producción y la comercialización que genera divisas para el país y mejora la calidad de vida de los sectores que involucra, como son los artesanos, sus familias, sus comunidades, y las organizaciones que los acompañan, según los directivos de la Asociación para el Desarrollo Sustentable Mingara y la Municipalidad de Filadelfia que impulsan este esfuerzo con el apoyo de la embajada de Australia.

La conjunción de estas organizaciones hace que el arte indígena esté presente en el stand del Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) y de la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur).

Y en esta línea en la Expo 2018 están artesanos indígenas con novedosas propuestas para vestir, decorar la casa, el jardín, regalar y en este lugar, podes relacionarte con los artesanos indígenas que están instalados en el stand de arte indígena cedido por el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) conocerlos, verlos tejer, pintar, escuchar su idioma.

Las distintas culturas indígenas se encuentran en el pabellón de artesanas indígenas en la Expo de Mariano Roque Alonso. Las nativas invitan a la ciudadanía a conocer sus productos y a comprarlos. Este año están nativas ishir, chamacocas, nivaclé, enthel y ayoreas. Cada una realiza sus artesanías a mano y elabora su materia prima con la naturaleza.

“Son hechas por las mujeres, cada una con sus propias habilidades. No existe como una serie de una sola cosa porque es arte, por lo tanto cada cosa es única, que no se puede encontrar en el shopping por ejemplo”, manifiesta Daniela Benítez, del pueblo Nivaclé, mientras indica con sus manos las variedades con las que cuentan en sus mesas de exposiciones.