Indígenas piden al Senado garantizar recursos para atender necesidad del sector

La Articulación Nacional Indígena por una Vida Digna (ANIVID) insta a la Cámara de Senadores de Paraguay a aprobar un Presupuesto General de la Nación (PGN) 2022 con recursos suficientes para atender las demandas del sector de forma urgente y a mediano/largo plazo.

El Senado estudiará el proyecto de ley durante una sesión extraordinaria este miércoles 24 de noviembre, a las 9 horas.

En la versión original el Ministerio de Hacienda contempla para el Instituto Paraguayo del Indígena (INDI) un plan de gastos de Gs 67.310.284.412, de los cuales solamente Gs. 13.317.471.354 están previstos para restitución de tierras (apenas unas 216 hectáreas).

Luego de escuchar una propuesta de la ANIVID sobre urgencias de varias comunidades, la Comisión Bicameral y la Cámara de Diputados dictaminaron un aumento de solo Gs.10 mil millones más al INDI para restitución de tierras, con lo que el presupuesto del ente iría a Gs. 77.310.284.412 y el de restitución de tierras a Gs. 23.317.471.354.

Haciendo valer su derecho a la participación en el diseño de políticas públicas, en el mes de octubre la ANIVID presentó a los tres poderes de Estado una propuesta de solución a diversas problemáticas.

Entre las principales resalta la restitución de cerca de 43 mil hectáreas a comunidades indígenas que forman parte de la ANIVID, para lo cual propone una inversión estatal de cerca de 86 millones de dólares, distribuidos a lo largo de 10 años.

En Paraguay viven 122 mil personas indígenas pertenecientes a 19 pueblos, que se distribuyen geográficamente en más de 600 comunidades en las regiones Chaco y Oriental.

Los Pueblos Indígenas son la población con peores indicadores sociales en el país, con un 66,2% viviendo en la pobreza y 34,4% en la extrema pobreza, a consecuencia de la exclusión de las políticas públicas como la desposesión de sus tierras y recursos naturales por parte de actores económicos agroexportadores.

En el centro de las problemáticas se encuentra la restitución y aseguramiento de sus tierras ancestrales por parte del Estado paraguayo. Se calcula que un 37% de las tierras indígenas en Paraguay está en manos de terceros.

Hace una semana nuevos conflictos de tierra reflejan cómo la falta de soluciones estatales oportunas propicia un recrudecimiento de la violencia y vulneración de derechos de las personas indígenas, empeorando aún más la situación precaria en que viven las comunidades.

A pesar de que el Presupuesto General de la Nación puede ser una herramienta estratégica para revertir esta realidad cada año, los recursos que se destinan al INDI no logran impactar decisivamente y más bien reproducen la situación actual de las cosas.

La problemática indígena y la situación de los derechos de las personas indígenas demandan de Paraguay una inversión mucho mayor, que contemple acciones urgentes y a mediano y largo plazo.

De no darse un cambio drástico en la gestión y dotación de recursos en torno a las políticas para los Pueblos Indígenas, Paraguay no alcanzará a cumplir las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030 con que se comprometieron los países, especialmente los ODS 1 (Fin de la pobreza) y 2 (Hambre cero).

Notificaciones de dengue superan las 200 por semana

La Dirección de Vigilancia de la Salud informa que actualmente, la curva de notificaciones de dengue supera las 200 por semana. Señala que las cifras alertan que se atraviesa el periodo epidémico del virus.

Así lo confirmó la titular interina de dicha institución, la Dra. Sara Irala, quien advirtió que incluso las notificaciones pueden llegar a 700 por semana.

En esa línea, recordó que las lluvias junto con el calor son factores que favorecen la proliferación del mosquito, y por supuesto, la transmisión del virus, por lo que insistió en realizar la revisión periódica de entornos y la eliminación de potenciales criaderos de mosquitos.

“En estos momentos tenemos dos enfermedades – dengue y COVID-19 – que pueden producir un gran número de casos y eventualmente de fallecidos Si se logra la adherencia de toda la comunidad en la luchar contra el vector, estaremos evitando tres enfermedades: dengue, zika y chikungunya, que tienen síntomas parecidos y son transmitidos por el mismo vector, el Aedes aegypti”, sostiene la Dra. Irala.

De acuerdo al reporte semanal de la Vigilancia de Arbovirosis, el promedio de notificaciones de cuadros sospechosos de dengue es de 268, registrado en las últimas tres semanas.

En este periodo, el 46% de las notificaciones se concentra en Central y Asunción, mientras que en los departamentos de Caaguazú, Presidente Hayes y Paraguarí se observan un leve aumento de notificaciones.

El informe señala que en esta última semana se detectaron 2 casos nuevos de dengue con identificación del serotipo DEN-2 en Asunción, perteneciente al barrio Nazareth.

Detalla que todas las regiones del país registran notificaciones. Hasta la fecha se han reportado 14.820 notificaciones de sospecha, de los cuales 2.020 son casos de dengue.

La mayor cifra de infectados con el virus se registró en el departamento de Presidente Hayes (416) y en Concepción (307), le siguen Central (278), Alto Paraguay (241) y Asunción (205).

A nivel país se cuenta con una tasa de incidencia acumulada de 201,5% por cada 100.000 habitantes.

El serotipo predominante en el territorio nacional es el DEN-2. Los departamentos de Concepción y Boquerón cuentan con cocirculación de DEN-2 y DEN-4, mientras que Asunción e Itapúa se hallan con cocirculación de DEN-2 y DEN-1.

Niños deben recibir vacunas contra sarampión, polio y rubéola

El Ministerio de Salud recuerda que todos los niños y niñas de 1 a 6 años deben recibir una dosis adicional de la vacuna Sarampión, paperas y rubéola (SPR) y, los niños de 6 meses a 4 años, la vacuna polio oral (OPV). Se insta a los padres a acudir al servicio de salud más cercano con sus hijos, con su cédula de identidad y carnet de vacunación.

Paraguay realiza la Campaña Nacional de Vacunación de Seguimiento, aplicando a todos los niños y a todas las niñas de 1 a 6 años una dosis adicional de la vacuna Sarampión, Paperas y Rubéola (SPR) y a los niños de 6 meses a 4 años la vacuna polio oral (OPV).

En 1998, se reportó el último caso de sarampión en Paraguay, este logro se debe a la vacunación masiva y al sistema de vigilancia de la salud del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Son años donde, desde el Programa Ampliado de Inmunizaciones, se sigue promoviendo la vacunación oportuna como única forma de mantener al Paraguay sin casos de sarampión.

La OPS/OMS ha seguido de cerca el impacto de la pandemia sobre las coberturas de vacunación en la Región. Al respecto, comparando el periodo de enero a mayo de 2019 con el mismo periodo en 2020 y 2021, se observó una disminución de dosis de SRP1 administradas durante mayo 2020 (en 22 % en comparación con el 2019) y 2021 (en 18% en comparación con el 2020). Asimismo, en 2020, la notificación semanal de casos sospechosos de sarampión y rubéola disminuyó en un 73%, en comparación con el 2019. En 2021, entre la semana epidemiológica 1 y la 38, se registra una baja notificación de casos sospechosos, con una mediana de cuatro casos.

En este contexto, los logros como país se ven amenazados ante casos en la región. Según los datos de la Organización Panamericana de la Salud. De acuerdo con los datos de la OPS/OMS, estos son los países que notificaron casos y defunciones por sarampión en 2020: Argentina (61 casos, incluida una defunción), Bolivia (2 casos), Brasil (8.448 casos, incluidas 10 defunciones), Canadá (1 caso), Chile (2 casos), Colombia (1 caso), Estados Unidos de América (13 casos), México (196 casos) y Uruguay (2 casos). El contacto de población susceptible (no vacunados) con personas portadoras de estos virus, puede generar brotes de gran magnitud, provocando no solo la enfermedad, sino la presencia de complicaciones y muerte por esta misma causa.

Pese al aplazo, Marito sostiene al ministro más cuestionado: las ‘perlitas’ de Giuzzio

A pesar de las constantes metidas de pata de su ministro del Interior Arnaldo Giuzzio, el presidente Mario Abdo Benítez se resiste a cambiar al cuestionado miembro de su gabinete. Son varias las 'perlitas' de la autoridad encargada de velar por la seguridad del país.

El ministro Arnaldo Giuzzio sigue completamente inamovible en el cargo pese a su desastrosa gestión al frente del Ministerio del Interior que a estas alturas ya resulta insostenible.

Ayer, dos horas después del millonario asalto a jubilados en San Antonio (se llevaron G. 1.600 millones de los jubilados), el ministro Giuzzio dijo que no sabía de ese hecho y argumentó que “ni la Scotland Yard redujo a cero los hechos de violencia”, dejando en claro que no puede hacer mucho por la ola de inseguridad en la República.

Ese mismo día, se daba el terrible caso del colono menonita Helmut Ediger, y dos de sus peones, que fueron secuestrados y posteriormente asesinados. Lo cual puso una vez más en cuestionamiento el actuar del Secretario de Estado. Esto atendiendo que la autoridad sigue minimizando el actuar de estos grupos criminales, al punto de negar la existencia de la “industria del secuestro en Paraguay”.

“Hablar de industria significa una empresa que genera rédito, que genera recursos y en realidad acá no está ocurriendo eso. Acá los únicos beneficiados son un grupo reducido, el EPP. Tenemos tres secuestros vigentes, pero somos optimistas, creemos que las acciones que se hicieron posteriormente también desmotivaron mucho la instalación de esa acción, que hoy quiere ser una industria. No lo es aún”, había dicho Giuzzio.

Desde el 8 de setiembre pasado, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, tiene en su despacho la “renuncia en blanco” del ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio. Entonces, este mismo lo había confirmado, cuando por “enésima vez”, el pico de ola de asaltos callejeros, a comercios, hogares y episodios de sicariatos en Asunción y Central llegó a poner en jaque su continuidad al frente de la cartera de Estado.

“Si no hay resultados, vamos a dar también un paso al costado. La exigencia es generar resultados para todos y nosotros a todas aquellas dependencias”, dijo en aquel momento el ministro Giuzzio, enfatizando que el plazo que el mismo se dio era de 60 días, tiempo que a la fecha ya sobrepasó, mientras cada día se reportan más casos de inseguridad.

Giuzzio es uno de los ministros más cuestionados dentro del gabinete del jefe de Estado. La ciudadanía le reclama la inseguridad reinante y los colorados su afinidad con el Partido Democrático Progresista (PDP).

Otras de sus “perlitas” son la ninguneada que hace al Grupo motorizado Lince, a las trabas para la implementación de un moderno sistema informático en Identificaciones para expedir cédulas con chips y por el cual ya se pagó una importante suma de dinero, y su permisiva actuación con las movilizaciones, como la de los camioneros que pararon toda la industria nacional por varias semanas y la de los campesinos e indígenas que protagonizaron incidentes en el microcentro.

Pese a todo ello, Giuzzio sigue atornillado en el cargo gracias a la bendición del presidente Mario Abdo Benítez.