Libro contra el feminismo "revoltoso" y la ideología de género desata polémica

Dos escritores argentinos saltaron a la polémica al “desenmascarar”, según ellos, las pretensiones de la nueva izquierda, al implementar el feminismo y la ideología del género. Al parecer de los autores, el sexo no se cambia, las mujeres no tienen actualmente las de perder y no todos los hombres son “los malos de la película".

Los argentinos Nicolás Márquez y Agustín Laje presentaron en Paraguay su obra “Libro Negro de la Nueva Izquierda”, donde exponen su postura con relación a la ideología de género, el feminismo y otras cuestiones polémicas actuales. Esto causó roncha entre los integrantes de los grupos mencionados.

Laje dijo que no hay un material similar en el mercado y que en eso radica su éxito en ventas, pero también reconoció que existe una falta de adhesión a su posición por parte de más personas que comparten mismo pensamiento en cuanto a esos temas. Esto es a causa de las amenazas que reciben constantemente por parte de los grupos minoritarios, según sus propias palabras.

Con relación al mote de que son cavernícolas por la forma en que piensan, dijo que el problema no son ellos. Sobre el punto, juzgó que la zoofilia es apañada con la ideología del género y que los pedófilos argumentan sus ideologías de sexo intergeneracional. Resaltó además que en Suecia se pide la aprobación de la necrofilia (sexo con muertos) e incesto (entre parientes). “Eso me parece más grave de lo que nosotros decimos”, argumentó.

En el programa Cara o Cruz, el visitante sostuvo que existe mucha política detrás de la cuestión. “Hay intereses claros, de grupos de la izquierda, que al quedarse sin su sujeto revolucionario, que es la clase obrera, tuvieron que construir nuevos conflictos sociales”, resaltó al indicar que esto se registró en la década del 60, cuando ciertos autores marxistas vieron que el trabajador fue absorbido por el sistema y que no tenía interés en llevar a cabo una revolución en el occidente.

Es en ese punto, según refirió, que comenzaron a implementar los nuevos movimientos sociales: el feminismo, el “derechohumanismo”, el “ecologismo”, el multiculturalismo, entre otros. “Tienen en común que están articulados y capitalizados por la nueva izquierda”, contó. En 1992, la Unión Soviética cae por su propio peso y posteriormente fueron intensificándose los movimientos mencionados, agregó.

“EL SEXO NO SE CAMBIA”

“La ideología de género es una concepción anticientífica de nuestra sexualidad, que la desarraiga de todo su dato natural para dejarla en la explicación de la cultura. (…) La ideología de género es tan ridícula, tan contrario al sentido común inyectar la idea que uno es lo que autopercibe ser, no es un productos de las masas, sino que de laboratorio”, comentó.

Otro problema, a su parecer, es que las comunidades transexuales reciban ayuda estatal para hacer el cambio de género. “El sexo no se cambia. Se pueden amputar los genitales, pero no se pueden amputar los cromosomas. Uno pueden fantasear de ser otro sexo, pero detrás de eso está el Estado que obliga a toda la comunidad de ser participe con impuestos para financiar el cambio de sexo”, manifestó.

FEMINISMO “REVOLTOSO” E INCOHERENCIA DEL CHE

“Ahora aparece el feminismo revoltoso, cuando nunca en la historia de la humanidad la mujer tuvo tanto protagonismo y de desarrollar su potencialidad. Nunca hubo tanto bullicio callejero de un reclamo que creo que es inexistente, no tiene sentido porque la mujer hoy está en condiciones de ser presidente de EE.UU., por ejemplo”, dijo.

Laje comentó que atrás de la liberación se tapa la gran opresión que se realiza. Ejemplificó que en algunos hospitales del extranjero los médicos tienen prohibido decir “mamá, papá, hombre y mujer”.

Márquez argumentó que los integrantes del feminismo y de la ideología de género son violentos, porque la izquierda está detrás de todo. Acotó también que es irónico que estos grupos salen con los banderines de la diversidad (colores del arcoíris) y la imagen del Che Guevara, cuando este “diseñó en Cuba un campo de concentración para castigo de homosexuales”.

Los despotismos más crueles -según consideró el entrevistado- que relegaron a la mujer y castigaron con sanciones brutales, ahora son los abanderados de la diversidad sexual. “Hay muchos tontos útiles que se dejan arrastrar por ideólogos y partidos políticos, que los utilizan y jamás los han defendido”, acotó.

ENSEÑAN QUE SER HOMBRE ESTÁ MAL

Al indicarle que la izquierda tiene la potestad de ir mutando y exponer sus ideas, Laje consideró que lo malo de la cuestión para él es que lo hace con “discursos falaces”, como el alegato del patriarcado que no lo aplican contra las mezquitas o la embajada de Irán, sino que solamente van contra la Iglesia.

El escritor resaltó que la mujer tiene ciertos beneficios, porque vive cinco años más que el hombre e ingresa a la universidad en un 33 % más que el hombre. También dijo que el sector de servicios, el 54 % corresponde a las féminas. El 80 % de lo sintechos son del sexo masculino. El 65 % de los bienes de EE.UU. están en manos de mujeres. Y que el 80 % víctimas de homicidios son hombres.

“A nosotros nos han puesto en el lugar del género degenerado. Ahora a los chicos se les enseña que ser hombre está mal, que es el malo de la película, el golpeador, el violador, el acosador, el mirón… y no todos somos así. Les están metiendo eso en las escuelas”, lamentó.

SE LLEGÓ TARDE A “LA LUCHA”

En cuanto a la ley de paridad, para que las mujeres ocupen más espacios, por ejemplo en la política, Márquez refirió que es una consecuencia totalitaria de la ideología de género, ya que las mismas tienen la misma posibilidad de ingresar a la función pública. “Lo que termina ocurriendo es que al no poder ocupar el cargo de las listas, los políticos terminan colocando a sus amantes”, arremetió.

El extranjero comentó en otro momento que están padeciendo la intolerancia de los que se consideran tolerantes. “Esta ideología tiene todo un proceso de instalación en el sistema mundial”, dijo además al momento de agregar que llegaron tarde a “esta lucha”.

Márquez criticó que en todos los países a donde van, los referentes de ese sector no aceptan debatir con ellos, porque de lo contrario quedarán en descubierto. “Los ideólogos del género no forman parte de un club de autoengaño, como un club de yoga al cual entra el que quiere, sino que hacen lobby para que sus pretensiones sean impuestas coercitivamente mediante el aparato estatal y judicial”, acotó.

 

Suicidio: la mayoría da avisos evidentes

Las autoridades sanitarias piden prestar atención a las señales de alarma que dan las personas que piensan en suicidarse, para así poder ayudarlas a tiempo. De forma inconsciente la mayoría muestra signos evidentes de sus intenciones.

El cambio repentino de comportamiento o apariencia, agresividad, irritabilidad y aislamiento son algunas de la señales que dan los suicidas.

Por lo general dicen, escriben y hacen supuestas bromas acerca de la muerte y el suicidio en sí mismo.

Igualmente se ponen melancólicos, regalan sus cosas y hablan en tono de despedida. También disminuyen el desempeño en la escuela o el trabajo, pierden el interés en cosas que antes los motivaban, sienten total desesperanza e impotencia.

En caso de observar este tipo de signos, las autoridades sanitarias instan a alentar a la persona afectada e incluso acompañarlo a una consulta psicológica para obtener un diagnóstico inmediato.

La mayoría de los que piensan en sacarse la vida generalmente dan ciertas señales que evidencian sus intenciones y solo un escaso e ínfimo número de casos ocurre sin aviso.

Este trastorno también podría ocurrir en pacientes terminales con patologías dolorosas, que no tienen mucha chances de seguir viviendo o en gente que sufre depresión.

Alrededor de 800.000 suicidios se registran cada año en todo el mundo según la OMS. De esta cifra, el 75 % sucede en países de ingresos bajos y medianos.

Respecto a la edad, las tasas son más elevadas desde los 70 años para arriba, sin embargo, en algunos lugares el rango afecta a los más jóvenes, teniendo en cuenta que es la segunda causas de muerte entre los 15 a 29 años.

 

Mario sigue apagando "incendios" y con problemas del pasado

El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, reconoció que los problemas burocráticos y estructurales de la capital persisten. Dijo que no se puede dar una solución de fondo por la falta de presupuesto y reiteró que necesitan de US$ 1.000 millones por año.

En una extensa entrevista con la 1080 AM, Ferreiro dio una radiografía de la situación de la ciudad que actualmente padece el grave drama del mal estado de la carpeta asfáltica.

“Hay una realidad, cuando el bache tiene agua es que hay caño roto. Es un lamento reiterado pero no podemos dejar de decir lo que es real”, sostuvo el intendente quien responsabilizó a la Essap de los agujeros producidos por filtraciones en las cañerías subterráneas.

Sobre la rotura de la avenida Aviadores del Chaco en la zona del Superviaducto, expresó que el problema se resiente porque las calles alternativas no están en condiciones. Añadió que esta situación debió preverse con la empresa adjudicada con los trabajos y que la Comuna debe asumir esa responsabilidad.

La situación que se vive en la zona del Superviaducto, según expresó, volverá a tener con las obras civiles del Metrobus que implican cierres parciales de la avenida Eusebio Ayala. “No creo que se haya contemplado las obras de esas vías alternativas, con toda sinceridad”, vaticinó Ferreiro.

Sin embargo, expresó que la ciudad tiene proyectos a largo plazo y que el más importante será la construcción de un desagüe pluvial que cubra el 70% de la ciudad. Reiteró que las obras están en proceso licitatorio, que tendrán una inversión de US$ 90 millones y que se hará bajo la figura de la alianza público-privada. La empresa que resulte adjudicada recibirá un porcentaje de la tasa que cobra la Municipalidad por la canalización del agua de lluvia.

ESCASO PRESUPUESTO

Ferreiro reiteró que Asunción solo dispone de un presupuesto de US$ 200 millones anuales de los cuales 70% van a gastos rígidos, es decir, a cubrir los salarios de los más de 8.000 funcionarios que mantiene la estructura comunal.

“Hay que reconocer que destinar el 70% del presupuesto a gastos rígidos y el resto a obras de infraestructura es insuficiente. Asunción necesita de US$ 1.000 millones para construir por lo menos unos 10 viaductos, ofrecer un sistema de desagüe cloacal pero no hay esa plata. Estamos haciendo lo que se puede mientras”, apostilló.

Teniendo en cuenta las cifras, Asunción solo dispone de unos US$ 60 millones anuales para obras de infraestructura y gran parte de ese dinero se utiliza para “apagar incendios” como los bacheos, el desborde de los arroyos, los desagües pluviales, entre otras necesidades.

Si bien dijo que “hay plata en el mundo” para costear la inversión, cuesta un poco que los grandes financistas inviertan en Asunción ya que, para invertir en la capital requieren el aval del Estado. “Ahí va a haber un pa’a (traba)”, expresó.

“8.000 funcionarios tiene Asunción… se replica con exactitud el mismo sistema de la administración central. Los porcentajes son idénticos y las soluciones no son fáciles. Todo cuesta dinero. Una con ONG alemana hicimos un estudio de cuánto costaría sacar 500 personas. Pagándoles todos sus derechos serían US$ 20 millones. Estamos en el círculo vicioso. Aparte del costo social y político tiene un costo financiero”, sostuvo.

Finalmente, dijo que existen planes para atraer nuevamente a los asuncenos que fueron “expulsados” por el alto costo que supone vivir en la capital. Expresó que con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) están elaborando un nuevo plan regulador de manera a dar un mejor ordenamiento a la ciudad y que con la Cámara Paraguaya de Desarrolladores Inmobiliarios (Capadei) están impulsando un plan de viviendas para la clase media.

 

Guardias de seguridad: Los más olvidados y explotados

Uno de los sectores fuertemente afectados por la informalidad laboral es el de los guardias de seguridad, quienes en muchos casos trabajan más de 8 horas diarias sin percibir el salario mínimo. La situación es reconocida por las propias autoridades.

El ministro de Trabajo, Guillermo Sosa, en contacto con Radio Monumental aseguró que uno de los temas pendientes por el que siguen trabajando desde el gobierno es la formalización del empleo, considerando la gran cantidad de personas que trabajan de manera informal.

Mencionó que la tasa de subempleo, entre las que se incluye a aquellas personas que no tienen un trabajo estable o que trabajan de manera informal, es más elevada que la tasa de desempleo, que actualmente alcanza un 5,3% según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La informalidad e incluso la ilegalidad laboral es una asignatura pendiente. Paraguay tiene ese flagelo de la informalidad que no se expresa sólo en el hecho de que el trabajador no percibe el salario mínimo, sino que es más grave porque no está asegurado en el IPS”, refirió Sosa a la 1080 AM.

En ese sentido, comentó que venimos de una sociedad en la que se está acostumbrado a “trabajar en negro”, lo cual podría considerarse como un reflejo de las empresas que han estado y siguen estando de manera irregular, producto de una cultura evasora en la que no se ha querido pagar impuestos.

“Si existe una empresa evasora, tampoco se preocupa de tener a sus trabajadores en regla, considera que es oneroso pagarle más al trabajador cumpliendo las leyes”, refirió el titular del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Así también, comentó que existen sectores que son fuertemente afectados por la informalidad laboral, como es el caso de los guardias de seguridad.

En la actualidad existen alrededor de 45.000 guardias de seguridad, de los cuales la gran mayoría trabaja sin percibir el salario mínimo legal vigente. En muchos casos, inclusive cumpliendo más de 8 horas diarias sin que las empresas les abonen por las horas extras o sin cobrar el aguinaldo.

Tratando de combatir esa situación, el Ministerio de Trabajo ha multado fuertemente a las empresas de seguridad que no cumplan con las normas establecidas en el Código Laboral. Un total de 10 empresas fueron sancionadas con multas de entre 200 y 300 millones de guaraníes.

Guillermo Sosa refirió que también se han encargado de convocar a una mesa de trabajo entre la Policía Nacional, la Dirección de Material Bélico (Dimabel) y las empresas de seguridad para elaborar un esquema de regularización de dicho sector, apuntando a que las empresas puedan trabajar formalmente y trasladar ese grado de formalidad a sus empleados.

En los últimos años se han regularizado alrededor de 150.000 empresas que anteriormente trabajaban de forma irregular o “en negro”, según confirmó el ministro de Trabajo. Se espera que este año se sumen otras 45.000 empresas más.