"Lo que la gente quiere escuchar nomás hay que decir y ya está"

Marly Figueredo vuelve a aparecer en el foco de la polémica. En un momento en que el país sufre con la inundación de una de sus ciudades, la ex modelo y esposa del parlamentario Rodolfo Friedmann se aprende un libreto para "caer bien" a los damnificados.

​Lo que es peor: la ex “primera dama” de la gobernación del Guairá graba el instante en que el intendente de Pilar, Alfredo “Chulo” Stete repasa el libreto.

“Se va a hacer el muro en Pilar y la gente se va a calmar. Eso nomás tienen que decir a la gente y ya está”, menciona Stete mientras conduce su vehículo.

Figueredo comparte el video en sus redes sin percatarse de lo comprometedor de la postura del jefe comunal, que lo hace en un momento delicado para la ciudad y el país.

Marly no tiene una función específica en el gobierno, pero asiste de forma regular a las actividades oficiales del presidente Mario Abdo Benítez.

Ahora está inmersa en las campañas de ayuda a los pobladores del citado departamento, que viven sus peores momentos mientras el río se desborda.

En diversos medios regionales de prensa, el desafortunado comentario ya tomó estado público.

 

Bajan importante remesa de donativos en Ñeembucú

Al caer la noche en Ñeembucú llegaron varios camiones a la zona con víveres para los pobladores. El frío, sumado al agua que no cede conforman un panorama desierto en el duodécimo departamento.

Colchones, frazadas, ropas de diversa índole y víveres varios llegaron esta noche a la zona afectada por la creciente.

Asimismo, varias camionetas ambulancias arribaron al lugar con equipamiento para asistencia primaria y medicamentos.

Los donativos llegaron en varios camiones de gran porte para paliar la acuciante situación que atraviesa el departamento con el desborde del río y la serie de lluvias que agravaron el panorama.

Para este operativo emprendido por el Ministerio del Interior, el cuerpo de uniformados de la brigada Lince colaboró con la distribución del cargamento, que asimismo incluye alimentos no perecederos.

Asimismo estuvo presente el ministro de la Secretaría de Emergencia Nacional Joaquín Roa, para colaborar con tareas de apoyo a los pobladores.

 

Mayo, una de las peores épocas del año para pobladores de Ñeembucú

El quinto mes del calendario es clave para los habitantes del duodécimo departamento. Una situación de zozobra como la que atraviesan ahora ocurrió hace 36 años. Aquella vez, literalmente esa zona del país se borró del mapa.

El agua había alcanzado niveles insospechados. El agua no tuvo piedad y creció diez metros, cubriendo barrios y calles por varios días.

No había forma de asistir a los pobladores, quienes tenían hacia una estancia sureña un lugar donde los aviones enviados por el gobierno de turno podían bajar a distribuir asistencia.

La ciudad ahora tiene una crecida casi similar, con el desborde del río que alcanza una altura de aproximadamente ocho metros y que arrasa con plantíos, animales y todo cuanto encuentre.

En 1983, reportes periodísticos de la época refieren que más de cinco mil personas fueron evacuadas y trasladadas a la capital. La afamada Manufactura Pilar, una de las empresas más reconocidas de la zona había quedado asimismo bajo agua, perdiendo dinerales en producción.

Tras aquél histórico suceso, las autoridades construyeron un muro de contención y procedieron a la instalación de 17 motobombas. Hoy, todos los sistemas de prevención están colapsados y la ciudad vuelve a sufrir el terrible castigo de la madre naturaleza.

Expertos en meteorología explican que esta época del año es la más cruel para Ñeembucú. Coincidente con la llegada del otoño, las crecidas no tienen parangón y pueden llegar a topes inimaginables.

Cabe señalar asimismo que además de Ñeembucú, Concepción, Alberdi y parte de Asunción son las ciudades más castigadas con las crecientes de los ríos.

Y aunque esté de más resaltar, el impacto económico es brutal. Por lo que una respuesta concreta y categórica del gobierno de turno es fundamental para encontrar paliativos sustentables para ayudar a los pobladores que se resisten a abandonar sus pagos.

 

Acuden a Pilar con una brigada de salvataje, asistencia y seguridad

El ministro del Interior Juan Ernesto Villamayor está en Pilar, a donde fue con toda una brigada para apoyar a la población que por la inundación y las constantes lluvias quedo aislada.

El funcionario estatal indicó que el operativo contempla el comisionamiento de personal policial asunceno como de la agrupación Lince.

Villamayor detalló en ese sentido que Pilar tendrá el apoyo de aproximadamente 400 efectivos de la Policía Nacional, más una cantidad similar perteneciente a la zona y otros cuarenta de Lince que estarán asignados a la tarea de seguridad en la zona.

Sobre ese punto, el ministro del interior explicó que situaciones de zozobra como los que atraviesa el décimosegundo departamento “son invitaciones para los amigos de lo ajeno” y que van a prever que no ocurran casos de esa naturaleza.

Asimismo, la referida cartera estatal ya pone a disposición de los pilarenses ambulancias, personal médico procedente del Hospital de Policía Rigoberto Caballero y una importante carga de donaciones de emergencia.

También van a operar en la zona camiones tácticos que tienen la capacidad de ingresar a lugares a los que el acceso vehicular normal actualmente está imposibilitado.