Madre vendió a precio regalado su terreno para comprar medicamentos para su hijo

La madre de un paciente internado desde hace 15 días en el INERAM tras dar positivo al COVID-19, relató que vendió prácticamente a un precio mínimo su terreno, ubicado en zona residencial en Caacupé, a G. 40 millones cuando su precio actual asciende a G. 500 millones. Señaló que la venta fue con el fin de comprar medicamentos debido a que ya no puede con los gastos.

Lidia de Marecos, es la mujer que encaró al viceministro de Salud, Julio Rolón cuando este fue a recorrer el INERAM esta mañana tras la denuncia presentada por los profesionales de la salud sobre la falta de medicamentos en el centro asistencial el día de ayer.

La mujer relató su situación a radio Unión y las medidas extremas que tomó debido a que su hijo, de 46 años, está internado desde hace 15 días en el referido hospital, ya que dio positivo al COVID-19.

“Ya empeñé todos mis artículos. Vendí también un terreno normal cerca de la Terminal de Ómnibus de Caacupé, ubicado en una zona residencial. Pedí por lo menos G. 30 o G. 40 millones en efectivo, no en cuotas, porque quiero para gastar ahora en medicamentos. En estos momentos, el terreno vale entre G. 400 millones y G. 500 millones en cuotas. Sé que es muy poco lo que pido pero ya no aguanto más con los gastos”, expresó doña Lidia.

Entre los artículos empeñados, detalló que fueron: una heladera, televisor, equipos de sonido, entre otros. “También empeñamos cosas que eran de mi hijo a precio regalado. Por ejemplo algo que cuesta G. 4 millones tuvimos que dar por G. 500.000”, comentó.

La entrevistada, a su vez, agradeció a sus vecinos, quienes mediante actividades como tallarinadas o polladas, le brindan ayuda. “Me ayudan, no puedo quejarme de los vecinos y amigos que tengo, lo cual yo agradezco muchísimo, pero no puedo más”, lamentó.

“Esta mañana le iban a hacer la traqueotomía. Si todo va bien, a lo mejor pasado mañana le sacan otra vez, hasta ahora no pude hablar con él o verlo. Si Dios permite, tal vez mañana o pasado”, afirmó.

Finalmente, Lidia de Marecos señaló que lo más importante es salir del hospital con su hijo, ya que volverá a trabajar de vuelta y así poder recuperar todo lo que vendió para costear los medicamentos que este precisa.

La realidad de la afectada es la misma que atraviesan todos los familiares de pacientes internados en el centro asistencial debido a que no hay medicamentos.

 

Otro calvario por medicamentos: pacientes oncológicas no pueden seguir tratamiento

Ni las pacientes que ya siguen tratamiento ni las que deben iniciar uno acceden a los medicamentos oncológicos necesarios. Las afectadas aseguran estar cansadas de las mentiras que reciben desde el Ministerio de Salud Pública.

En días más se cumple un año del desalojo que vivieron en el Hospital Nacional de Itauguá (HNI) y fueron trasladadas al Hospital San Pablo donde se encontraron con dificultades en cuanto a provisión de insumos, atención de especialistas y realización de estudios y lo de siempre y nunca resuelto: la falta de medicamentos.

María Estela Galeano, una de las pacientes e integrante de la Asociación de Pacientes con Cáncer de Mama y Familiares del HNI (Apacmafa- HNI) reiteró el pedido de las afectadas que es recibir la atención en tiempo y forma para poder seguir viviendo y para esto necesitan la provisión de medicamentos oncológicos.

Galeano explicó que tanto las que ya iniciaron sus sesiones de quimioterapia como las que deben empezar no tienen los fármacos indicados. “Ni las que empiezan la quimio tienen los medicamentos y estamos cansadas de las mentiras del Ministerio de Salud”, señaló.

Hasta las pacientes que llegan de lejos solo con el pasaje se ven obligadas a retornar sin medicación y viniendo solo con el pasaje, sin viático y sin pasaje de regreso.

Irma González es una de las que llegó desde Coronel Oviedo y se encontró con que en la farmacia interna no hay medicamentos para retirar.

Ella llegó hasta la Capital solo con el pasaje y gracias a la colaboración de sus compañeras juntó algo de dinero para volver a su casa.

“Estamos pidiendo a gritos así como los pacientes con Covid, porque estamos también los otros, los que tenemos cáncer”, manifestó la mujer.

Los medicamentos que están en falta son: Ciclofosfamida, Anastrozol, Palbociclib, Nab-Paclitaxel.

“El Anastrozol es la pastilla para la quimio que se toma por 5 años y te dan para un mes y al siguiente ya no hay y no podemos seguir así”, puntualizó Galeano.

 

Sugiere restricción horaria para evitar que el comercio sea afectado por covid-19 en Ciudad del Este

El neumólogo Carlos Pallarolas, de la décima región sanitaria está de acuerdo con que se reglamente el horario en Alto Paraná, de manera a aplacar el avance de la enfermedad.

“Tenemos que cerrar todo al menos de 20:00 a 05:00 como hacen en Foz. No queremos que sea muy severo para el comercio”.

Esas fueron las declaraciones de Pallarolas, neumólogo de la Regional de Ciudad del Este en conversación con Radio UNO.

El reconocido médico, quien además postula para la intendencia esteña comentó que “a la covid-19 se le gana en las calles, porque parece que olvidamos eso”.

Sobre el punto reforzó la idea pidiendo que la gente no deje de aplicar las medidas básicas de cuidado para que la pandemia no avance más.

“Lastimosamente el pabellón de contingencia ya se llenó, por lo que en breve vamos a habilitar el otro sector que construyó el MOPC en el hospital”, indicó.

 

Senado pide la renuncia de Mazzoleni, Rolón y Sequera

La Cámara de Senadores aprobó este jueves el proyecto donde se insta a las autoridades del Ministerio de Salud a renunciar a sus respectivos cargos. Los parlamentarios colorados en su mayoría votaron por el no.

Por amplía mayoría este jueves el Senado aprobó el Proyecto de Declaración “Que insta al ministro de Salud Pública y BS, Dr. Julio Mazzoleni, al viceministro Dr. Julio Rolón y al director general de Vigilancia de la Salud, Dr. Guillermo Sequera, a presentar renuncia a sus respectivos cargos”.

Un total de 30 senadores votaron a favor del proyecto, mientras que Juan Carlos Galaverna y Silvio Ovelar lo hicieron por el “No”. Por otra parte, hubo 7 abstenciones y 6 ausentes.

El proyecto se da en medio de la crisis en la administración del Ministerio de Salud, por la falta de insumos y medicamentos para pacientes internados con COVID-19.

La situación se agravó tras las últimas declaraciones del viceministro Rolón y el doctor Sequera, que causaron repudios entre los trabajadores de salud.

Por otra parte, desde algunos sectores políticos advierten que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, corre el riesgo de ser destituido si sigue la crisis sanitaria. Cuestionan que el mandatario y el titular de Salud Pública “no dan la cara” para responder a la situación.