Más producción en Paraguay no significa menos hambre

Un análisis realizado revela que el éxito de América Latina en reducir el hambre en los últimos años demuestra que la clave para alimentar al mundo no es una mayor producción, sino programas que garanticen el acceso de la población más vulnerable a una dieta saludable.

América Latina y el Caribe es la región que ha logrado la bajada más rápida del número de personas que se acuestan sin haber ingerido suficientes nutrientes, según un reciente estudio de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un organismo de la ONU.

En Chile, Uruguay, Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba, México y Barbados ese porcentaje es ahora menor del 5%.

Gran progreso se ha registrado también en países como Perú, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, que han reducido en más de la mitad el porcentaje de la población con hambre desde 1990.

Haití es el país donde la situación es peor en el continente, pues más de la mitad de la población sufre malnutrición.

En América Latina quedan 29,5 millones de ciudadanos que no tienen qué comer y en el Caribe otros 7,5 millones.

La fórmula de éxito ha sido la intervención del Estado, con programas redistributivos de ayuda a los más pobres, en particular la alimentación escolar, según la FAO.

Esto supone un cambio de estrategia con respecto a los debates en los años 80, en los que la propia FAO apostaba por un aumento de la producción de alimentos como la panacea para dar de comer a la creciente población mundial, según dijo a Efe Sergio Faiguenbaum, un experto de esa organización.

Paraguay, uno de los mayores productores de soja y carne del mundo, es una prueba de que silos más llenos no aplacan el hambre. En el país sudamericano 700.000 personas están desnutridas, el mismo número que hace catorce años.

Al contar el aumento de la población en ese período, en términos de porcentaje el hambre afecta al 11% de la población, frente al 12,9% del 2000, una bajada leve.

En esos 14 años la economía paraguaya creció un 3,6% anual en media, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), una cifra que no sirvió para mejorar con mayor celeridad la situación de los más vulnerables.

Tampoco ayudó el enorme salto registrado en la producción agropecuaria per cápita, que subió un 50% entre 2000 y 2012, hasta los 753 dólares por cabeza, el tercer mayor valor de América Latina tras Uruguay y Argentina, según los datos de la FAO, que no incluyen la cosecha récord de 2013.

La gran mayoría de sus granos y su carne es cultivada en latifundios de monocultivo y dirigida a la exportación, por lo que más producción en Paraguay no significa menos hambre.

Para Eve Crowley, representante regional adjunta de la FAO, el factor principal para combatir el problema es la voluntad de los políticos.

En ese sentido destacó los logros de Brasil, cuyo programa de alimentación escolar da de comer a 43 millones de niños.

El Estado compra los alimentos a pequeños productores, un mecanismo que ella calificó como “una combinación mágica”, pues apoya a los agricultores a la vez que da a los menores frutas y verduras frescas, y comidas que mantienen las tradiciones gastronómicas del país.

Con ello, la iniciativa sostiene la biodiversidad y crea mercados para la agricultura familiar, dijo Crowley.

El Gobierno del presidente paraguayo, Horacio Cartes, que asumió en agosto de 2013, ha iniciado algunos proyectos que incorporan ese modelo, como parte de su programa contra la pobreza “Sembrando Oportunidades”.

“Es una buena señal lo que el Gobierno ha hecho. La voluntad (política) es el primer ingrediente y se aprende haciendo”, aseveró Crowley.

De cara al futuro, los retos de la región son acabar con los reductos de poblaciones que siguen sufriendo hambre, incluso en Brasil, mediante la intervención estatal, según la FAO.

“Una América Latina y Caribe casi sin hambre es un futuro cercano”, dijo Crowley.

Lograrlo requerirá adaptarse al cambio climático, que reduce la producción alimenticia en algunas zonas, afectadas por el avance de los desiertos, debido a la alteración del régimen de lluvias y el aumento de la temperatura.

Otro factor es simplemente aprovechar lo que ya tenemos, pues un tercio de todos los alimentos se desperdician en el mundo, según la FAO.

Condenan a padre irresponsable por incumplir deber alimentario

La justicia dispuso una condena de tres años de prisión a un padre por incumplimiento del deber alimentario.

El fiscal de Curuguaty, Christian Roig, obtuvo una condena de 3 años de pena privativa de libertad para un hombre de 37 años que fue acusado por el Ministerio Público por incumplimiento del deber legal alimentario. El Tribunal de Sentencia de Saltos del Guairá encontró culpable al procesado, quien fue denunciado por su expareja.

Los antecedentes del caso refieren que el 15 de setiembre de 2014, ante la oficina de Mediación del Poder Judicial la pareja llegó a un acuerdo en el que el acusado asumió su compromiso de depositar la suma de G. 350.000, en concepto de prestación de alimentos a favor de su hijo menor, homologando dicho acuerdo el 11 de diciembre de ese año por S.D. n.º 102 ante el Juzgado de Primera Instancia de Curuguaty.

La citada resolución fue incumplida por el acusado, teniendo en cuenta el informe del Banco Nacional que data que desde la apertura de la cuenta judicial en fecha 12 de marzo de 2015, no se hallan registrados los depósitos en la forma que establece la sentencia en cuanto al monto y de manera mensual incumpliendo la sentencia que establece la obligación legal a favor de su menor hijo.

El tribunal integrado por los magistrados Cynthia Espinola, Benito González y Victor Villaverde luego de analizar las pruebas presentadas por el Ministerio Público resolvieron condenar al procesado a 3 años de pena privativa de libertad.

Peña se reunirá en Miami con empresarios interesados en invertir en Paraguay

El presidente Santiago Peña, partió este miércoles para Estados Unidos, específicamente, a la ciudad de Miami, donde tiene previsto mantener varias reuniones con grupos empresariales interesados en invertir en Paraguay.

El mandatario viajó acompañado por la primera dama Leticia Ocampos, y el ministro de Relaciones Exteriores, Rubén Ramírez Lezcano.

Te puede interesar: Uruguay niega a Paraguay la extradición de Juan Peirano

Su agenda incluirá una serie de conferencias y reuniones con autoridades del sector de la academia y la sociedad del estado de Florida.

Peña será condecorado con una mención especial este viernes 31 de mayo durante uno de los encuentros, según mencionó el canciller Nacional.

Posteriormente, el jefe de Estado y su comitiva se trasladarán desde Miami a El Salvador para la asunción al mando del presidente Nayib Bukele, prevista para el 1 de junio. Peña retornará al país al concluir ese acto.

Che Róga Porã: implementan facilidades tributarias

En el marco del programa Che Róga Porã, el Gobierno dispuso implementar facilidades tributarias, de modo a estimular el acceso a la casa propia de los paraguayos.

El Gobierno del presidente de la República, Santiago Peña, estableció hoy un nuevo incentivo con el fin de que más paraguayos accedan a la primera vivienda. Es así que, mediante la Resolución General N°10/24, la Dirección Nacional de Ingresos Tributarios (DNIT) dispuso medidas de facilitación y simplificación de las obligaciones tributarias en favor de los Fideicomisos de Garantía que participan del programa Che Róga Porã.

Estos pasos importantes permiten aliviar la carga operativa en la gestión de cuentas fiduciarias para los emprendimientos de desarrollo inmobiliario, como también, reducir los costos financieros para los préstamos de la vivienda dentro del programa, beneficiando directamente a las familias de ingresos medios que sueñan con una casa propia.

Che Róga Porã se ha ido fortaleciendo con la participación de diversos actores de la sociedad a lo largo de tres fases de implementación y avanza para consolidarse como una política pública con capacidad para encarar el déficit habitacional a nivel país.

El Gobierno está incentivando decididamente al rubro de la construcción y las gestiones financieras para que más familias puedan tener acceso a un techo digno que mejore su calidad de vida y traiga bienestar a sus comunidades.