"Me atacaron hasta mamás del grupo de WhatsApp del colegio de mis hijos"

La trayectoria y capacidad para ocupar un cargo no fueron cualidades tenidas en cuenta al momento de darse a conocer el ascenso dado a la funcionaria Celeste Rojas, luego de 18 años dentro de la institución. Fue blanco de críticas por fotos donde la se la ve en bikini y en sus prácticas como profesora de zumba. La profesional se sintió agraviada y decidió renunciar al cargo por el daño a su imagen.

“Esto que me hicieron es violencia a la mujer; difamación y calumnia a mi persona, desconociendo mi trayectoria. Estoy indignada”, escribió Celeste Rojas en su cuenta de Facebook. Fue tras la difusión de sus fotografías en bikini y en el gym luego de ser nombrada como directora en el Área de Capacitación de la Contraloría.

Desde ese momento, Rojas recibió todo tipo de comentarios dejando en segundo plano su preparación profesional y trayectoria dentro de la institución. Ella asegura que está preparada para asumir el cargo luego de 18 años como funcionaria, dos títulos universitarios uno en Ciencias Contables y otro en Administración de Empresas, 4 años en el área financiera y 14 años en auditoría.

“Fui varias veces jefa de equipo, estoy segura que me merecía ese cargo, esperé 18 años una oportunidad y destrozan mi imagen, por una foto sexy y por ser profesora de zumba”, agregó.

Rojas presentó su renuncia al cargo, aseguró que no permitirá que la humillen por un cargo. En contacto con la R800 la funcionaria contó que tuvo que renunciar porque no la dejaban en paz. “Muchas mujeres me dijeron que yo misma me busqué esto, por el hecho de posar de esa manera”, afirmó.

Aclaró que no es “yiyi de nadie” y que supo que hasta diputados y senadores se molestaron por su nombramiento.


“Siempre me cuidé para que no me tilden de corrupta, pero ahora por una foto me dicen que si lo soy”, lamentó y dijo que siempre se sacó este tipo de fotos y que no esperaba que le hagan tanto daño por ese motivo.


“Me atacaron incluso en el grupo de WhatsApp de madres del colegio de mis hijos”, señaló dolida.

Reflexionó diciendo que nadie sabe lo que se pasa hasta que le toca en carne propia y que fue atacada por todos lados. “Hoy estoy un poco mejor, recibí el apoyo de mis amigos”, destacó.

Invitó a las personas que la criticaron a que averigüen su trayectoria y la formación que tiene. “Tenía recién una semana en el cargo, yo me considero sumamente capaz. Me siento capaz, pero a la gente le preocupó más que yo sea profesora de zumba”, apuntó. ‏

“Yo creo que a muchos le dolió que yo haya accedido a ese cargo, que otras personas no hayan podido llegar” 

“Hay muchos cargos que pese a que no tiene rubro, son muy envidiados”

“Por lo visto el tema era el cargo que ocupaba, porque renuncié y todo volvió a la normalidad” 

“Soy de profesión contadora, pero siempre estuve en el área de auditoría” 
“Tengo 19 años de antigüedad en la Contraloría

”

Me hicieron mucho daño, me duele mucho lo que pasé” , puntualizó la profesional.

Apoyo en redes

La violencia temática a través de las redes sociales sufrida por Rojas fue denunciada por sectores feministas que desde el primer momento brindaron su apoyo a la profesional destacando que nuevamente una mujer es tildada por su figura desmeritando su capacidad como profesional.

Con algunos hashtag como #CeleNoEstasSola #NoALaViolenciaContraLaMujer comentaban sobre ejercida por grupos que denigran la capacidad en este caso de Roja para asumir un cargo al que accedió sin solicitarlo y para el que se tuvo en cuenta su trayectoria.

A manera de apoyo, la diputada Kattya González recordó su trayectoria académica con un par de fotos y en una de ellas se la ve posando en bikini destacando la etiqueta #NoALaViolenciaContraLaMujer

 

"Este gobierno democrático es el que va a construir más cárceles"

El presidente Mario Abdo Benítez aseguró que está encaminada la construcción de las nuevas sedes penitenciarias, y que en 4 años y medio que le queda de gestión las culminará.

“Acá hay que hacer un cronograma de construcción. Creo que la última se construyó durante el gobierno de Nicanor (Duarte Frutos), y nosotros en nuestro período vamos a hacer mínimamente cinco nuevas penitenciarías, es lo que se puede hacer en cuatro años y medio más que nos queda de gestión”, señaló Mario Abdo.

El mandatario anunció en charla con la prensa que para el año que viene se destinará mayor presupuesto para los recursos humanos de las instituciones penitenciarias, con más guardiacárceles. "Hicimos un esfuerzo presupuestario para darle un sueldo mínimo. Desde julio o agosto vamos a incorporarles también dentro del seguro médico a los guardiacárceles", añadió.

Abdo Benítez señaló que en los años que le queda de gestión, el sistema penitenciario quedará en mejores condiciones, siendo su gobierno que más cárceles construyó en la era democrática. “No puedo comprometerme a solucionar en 5 años años, pero sí acortar la brecha en términos de mejorar nuestra capacidad de recursos humanos también”, expresó.

 

Ministro responsable de las cárceles: "¿Por qué tendría que renunciar?"

El ministro de Justicia Julio Javier Ríos aclaró que el responsable del penal de San Pedro es el director y anunció que no va a renunciar ya que no tiene la culpa del hacinamiento. Argumentó que la cantidad de miembros del PCC recluidos en el país es inédita.

“¿Por qué tendría que renunciar? El responsable del penal es el director, cada institución tiene su reglamento y organigrama, (…) tengo varias responsabilidades dentro del Ministerio, ¿también voy a ser responsable del hacinamiento?”, se preguntó Ríos y aclaró que todas las instituciones deben responder.

Detalló que existen 400 miembros del PCC distribuidos en las cárceles del país, 250 de ellos, “iniciados aquí”, algo inédito pera el sistema penitenciario, así como lo es la cifra histórica de 16.800 personas privadas de su libertad.

Ríos subrayó que el crecimiento del PCC no es solo un problema de Paraguay sino de la región, pues inclusive causa temor a la Unión Europea. El Brasil lleva 20 años luchando contra este flagelo.

El ministro acudió hoy a la Cámara de Diputados, donde presentó un proyecto de ley que declara estado de emergencia penitenciaria a nivel nacional por un periodo de tres años.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, ratificó que el ministro de Justicia seguirá en el cargo y también atribuyó el amotinamiento a una situación inédita que vive el país con la alta cantidad de reos, en especial, del PCC.

 

Ahora la bomba explotó: estaba todo listo pero Gobierno dilató construcción de cárceles

La sangrienta matanza entre reclusos en la cárcel de San Pedro reveló la cruda realidad: nunca se avanzó en la política penitenciaria, pese a que el Gobierno anterior dejó todo listo para la construcción de cuatro nuevas cárceles.

La bomba ya explotó en las penitenciarías, que se encuentran abarrotadas de presos, la mayoría de ellos sin condena todavía. El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, constantemente manifiesta la imperiosa necesidad de contar con nuevos centros penitenciarios de alta seguridad.

Llamativamente el nuevo Gobierno tenía todo listo para arrancar la construcción de las nuevas cárceles, pero como primera medida dispuso cancelar todos los proyecto de la administración anterior y arrancar de cero.

Ever Martínez, exministro de Justicia, recordó en charla con la 650 AM que durante los últimos años del gobierno anterior se hicieron muchas inversiones en materia de política penitenciaria y que el primer llamado de licitación para construcción de cuatro nuevas penitenciarías se realizó en marzo del 2018 pero que ante el cambio de gobierno se postergó. “Eran cuatro cárceles nuevas. Quedó todo listo a manos del nuevo gobierno para darle continuidad, con la evaluación y adjudicación“, acotó.

A finales del 2017, el MOPC había llamado a licitación para la construcción de nuevos establecimientos penitenciarios en Emboscada y la provisión de equipamientos, en una modalidad Ad referéndum. La inversión estatal iba a ser de G. 397 mil millones y las ofertas fueron recibidas en febrero de 2018.

Sin embargo, el 16 de agosto del 2018, el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens, decidió cancelar el llamado a licitación pública internacional para la construcción de estos establecimientos, alegando que se iba a realizar una profundización del proceso a los efectos de garantizar que su ejecución reúna los presupuestos de transparencia, eficiencia e igualdad de oportunidades.




El 26 de septiembre de ese año el presidente Mario Abdo Benítez se vio en la necesidad de declarar en “situación de emergencia” a las distintas penitenciarías del país, a raíz del hacinamiento y las deplorables condiciones existentes en las mismas, permitiendo el desembolso más rápido de dinero para dar una solución.

A su vez, el ministro de Justicia, Julio Javier Ríos, anunció la construcción de cinco nuevas cárceles para paliar esta situación. Sin embargo, en los siguientes meses solo se avanzó en tres proyectos de licitación pública nacional, para la instalación de dos sedes en Emboscada y una en Minga Guazú.

Recién en mayo de este año se realizó la apertura de sobre de ofertas de los interesados en construir estas penitenciarías, que poseen un plazo de ejecución de 16 meses con una inversión de USD 36 millones financiado por bonos del Estado.

Sobre el punto, Ever Martínez explicó a la emisora que estos proyectos son parecidos al que propuso el gobierno anterior y que el cambio introducido por las nuevas autoridades fue pasar de una licitación pública internacional a una nacional, permitiendo que solo las firmas paraguayas participen de la disputa.

El entrevistado insistió que existe una mala experiencia con las empresas nacionales en la construcción de penales y recordó que las obras de dos pabellones nuevos tardaron cuatro años, cuando debían estar listos en unos meses. El problema que ve en las firmas paraguayas es que no poseen los recursos necesarios para cumplir con las exigencias requeridas.

Ya casi será un año de mandato del nuevo gobierno y presidente Mario Abdo Benítez sigue echando la culpa a las anteriores administraciones por la desidia en que está asumida la República. Ayer el mandatario habló de la importancia de construir políticas públicas para mejorar el sistema penitenciario y afirmó que espera culminar su gobierno con cinco nuevas cárceles y con mejores condiciones para los guardiacárceles.