Obispos se solidarizan con la familia de Fehr y critican inacción de la FTC

El Consejo Episcopal Permanente expresó su solidaridad con la familia de Abraham Fehr, quien fuera secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y cuyos restos óseos fueron encontrados el jueves. El cuerpo religioso condenó las acciones criminales de los grupos armados y criticó a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

En un comunicado, el consejo que asume funciones en nombre de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), expresó su tristeza e indignación ante el hallazgo de los restos óseos del colono. Expresó su solidaridad y cercanía espiritual a su familia y a la comunidad que vive su duelo en tan dramáticas circunstancias.

“Rechazamos y condenamos los secuestros de personas y las acciones criminales de los grupos armados que operan en la zona, movidos por turbias ideologías o por todo tipo de negocios ilícitos. Hacemos un llamado a estos grupos delictivos, que siguen manteniendo cautivos a otros compatriotas, que los liberen y abandonen definitivamente el camino equivocado de la violencia y del terror. La vida humana es sagrada, y en ningún caso debe ser utilizada para manipulaciones políticas, transacciones lucrativas, especulaciones homicidas o trofeos ideológicos”, sostiene.

Posteriormente cuestionó la eficacia de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en el norte del país y solicitó a los responsables de la conducción nacional que se haga una evaluación seria de su trabajo con un análisis inteligente y un replanteamiento de sus estrategias para garantizar la vida, los bienes y la seguridad de las personas.

“El norte quiere paz; el Paraguay quiere paz. El camino de la paz es el diálogo, que favorezca el desarrollo humano y social en el marco del estado de derecho que nos rige. Instamos a los tres poderes del Estado, a los organismos de seguridad del Estado, a las autoridades departamentales y distritales, a los actores económicos y políticos, a las organizaciones sociales y a todos los ciudadanos de bien, a colaborar para crear condiciones de equidad social, de participación y de comunión, donde pueda prosperar la concordia, la justicia y la paz, libre de violencias y derramamiento de sangre”, añade el comunicado.

Alentó a todas las comunidades eclesiales que promuevan y acompañen todas las iniciativas que propicien la consecución del bien común como camino efectivo para la convivencia pacífica de nuestro pueblo.

 

"El Norte quiere paz", dicen los Obispos de la CEP

Comunicado mediante, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) lamenta la muerte de Abrahan Fehr en manos del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y cuestiona la eficacia de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en la lucha contra el grupo criminal y terrorista.

"Rechazamos y condenamos los secuestros de personas y las acciones criminales de los grupos armados que operan en la zona, movidos por turbias ideologías o por todo tipo de negocios ilícitos", empiezan diciendo los Obispos en el escrito difundido a la prensa.

"Hacemos un llamado a estos grupos delictivos, que siguen manteniendo cautivos a otros compatriotas, que los liberen y abandonen definitivamente el camino equivocado de la violencia y del terror. La vida humana es sagrada, y en ningún caso debe ser utilizada para manipulaciones políticas, transacciones lucrativas, especulaciones homicidas o trofeos ideológicos" agrega.

La CEP "cuestiona la eficacia de la Fuerza de Tarea Conjunta en el Norte del país" y solicita . En a los responsables de la conducción nacional "una evaluación seria de su trabajo con un análisis inteligente y un replanteamiento de sus estrategias para garantizar efectivamente la vida, los bienes y la seguridad de las personas".

"El Norte quiere paz; el Paraguay quiere paz. El camino de la paz es el diálogo, que favorezca el desarrollo humano y social en el marco del estado de derecho que nos rige", señala en otra parte al tiempo de instar a los tres Poderes del Estado y otros actores gubernamentales "a crear condiciones de equidad social, de participación y de comunión, donde pueda prosperar la concordia, la justicia y la paz, libre de violencias y derramamiento de sangre".

 

ARP habla de "retirar la confianza" al Gobierno

La Asociación Rural del Paraguay (ARP) repudió la muerte del colono Abrahan Fehr y exigió al Gobierno combatir el terrorismo que azota al norte del país.

​A través de un comunicado, la rural "lamenta tener que seguir contando más muertes en el norte" y se solidariza con los secuestrados y familiares de los mismos. Además resalta "la incapacidad de las fuerzas de seguridad para resolver el problema".

"La ARP reconoce que, en una democracia constitucional como la nuestra, el monopolio de la fuerza lo tiene el Estado, pero frente a los magros resultados obtenidos en la defensa de la seguridad de las personas y de sus bienes en la zona de influencia de estos terroristas, se pregunta si vale la pena seguir considerando capaces de combatir este flagelo a quienes conducen las estrategias y la táctica para enfrentarlos", señala el escrito.

Para el gremio "llegó el momento de exigir con vehemencia la reformulación del combate al terrorismo del norte" y agrega que "si el Gobierno no trajera resultados efectivos, la ciudadanía se verá obligada a retirar su confianza en las autoridades que dirigen los órganos de seguridad, no por los principios que los establecen, sino por el fracaso de sus acciones".

 

Policías y Militares custodian casa de los Fehr

Poco movimiento se registra en la Colonia Manitoba (San Pedro), específicamente en la vivienda de la familia Fehr donde son velados los restos de Abrahan que murió en manos del EPP. El sepelio será mañana al mediodía.

La periodista de la 970 AM, Angélica Giménez, informó que a estas horas continúa el velatorio del colono en medio de una fuerte custodia policial y militar.

Hoy se espera la llegada de parientes del extranjero, para dar el adiós final al productor que había sido secuestrado el 8 de agosto de 2015 y murió, según el médico forense, unos días después del plagio.

El cuerpo fue encontrado, con ayuda de los criminales, el pasado jueves en el predio de la estancia San Eduardo de TacuatÍ, en el segundo departamento.

Giménez detalló que en la entrada a la colonia se colocaron banderas blancas, pidiendo la liberación de los demás secuestrados: Edelio Morínigo (1289 días), Félix Urbieta (458 días), Franz Hiebert Wieler (145 días) y Bernhard Blatz Friessen (134 días).